Fábricas de ataúdes y funerarias, con sobredemanda por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Fábricas de ataúdes y funerarias, con sobredemanda por rebrote de COVID; fallecidos tardan hasta 8 días en ser cremados

Con las fiestas decembrinas se disparó la demanda de servicios funerarios. Una fábrica de ataúdes vio cómo se vaciaba su bodega por el rebrote.
AFP
Por AFP
4 de febrero, 2021
Comparte

Cuando Miguel enfermó de COVID-19 en México, a finales de diciembre, comenzó un viacrucis para su familia, que tuvo que buscarle frenéticamente oxígeno y cama en un hospital y luego esperar varios días para cremarlo.

El aumento de las defunciones es escalofriante, con 32,593 solo en enero, el mes más mortal de la pandemia. La situación desborda hospitales, funerarias, cementerios y crematorios.

“Nos decían que (el abuelo) estaba en la fila, por todas las personas que ya fallecieron y habían comprado el servicio, que había muchísimas personas”, relata la nieta, de 32 años, a la AFP.

Lee: La estrategia de vacunación contra COVID-19 en México: a tiempo de cambiar el rumbo

Ese día habían muerto en el país otras 1,064 personas, así que la funeraria les notificó: “tienen que esperar”, recuerda la mujer. Miguel finalmente fue cremado el 8 de enero. 

México, de 126 millones de habitantes, acumula 159,100 decesos por COVID-19. Entre enero y agosto de 2020, el exceso de mortalidad fue del 38% respecto al mismo periodo del año anterior, según cifras oficiales.

Es el tercer país más enlutado por la epidemia en números absolutos y el decimonoveno en muertes por 100,000 personas. Se suman 1.8 millones de contagios, incluido el del presidente, Andrés Manuel López Obrador. 

Apocalíptico  

Roberto García, líder gremial y director comercial de la funeraria Olimpia, en Ciudad de México, dice que en promedio están pasando ocho días entre el fallecimiento y la cremación. 

Antes de la pandemia, la espera máxima era de 24 horas, cuenta García, luego de que su equipo se encargue del ataúd envuelto en plástico de una víctima del coronavirus. 

A sus espaldas, un pizarrón señala los nombres de los difuntos que esperan ser recogidos al día siguiente en los centros médicos.

Entérate: México registra más de 1,700 muertes por COVID y supera las 161 mil defunciones

Mientras el crematorio asigna turno, los cadáveres pueden permanecer en el hospital, pero ante el riesgo de saturación algunas funerarias los llevan a sus instalaciones refrigeradas.

“Es ya una sobredemanda”, afirma García en medio de los féretros y urnas de exhibición. 

Aunque un gran número de familias busca cremaciones, otras prefieren inhumar a sus seres queridos. Para ello también hay lista de espera. 

Pedro Jaramillo, administrador de una fábrica de ataúdes metálicos, dice que la demanda se “disparó” en diciembre, durante las festividades navideñas. 

“Teníamos las bodegas llenas, pero en el momento en que revienta (el brote) se empiezan a vaciar, hasta que se volvió una situación apocalíptica”, explica Jaramillo.

Su empresa, ubicada en el suburbio de Ecatepec, próximo a Ciudad de México, fabrica diariamente 70 féretros. Cerca de él, un grupo de mujeres da los últimos toques colocando herrajes en las esquinas y tela satinada al interior.

Aunque quisiera, Jaramillo no puede aumentar la producción de la noche a la mañana. “Es un oficio especializado, lo tienen que mover manos que conozcan el proceso. Decir ‘duplicamos la producción’ no es posible”. 

Servicio negado

El panteón Jardines del Recuerdo, en el norte de la capital, no da abasto, cuenta su gerente de ventas, Margarita Beristáin.

“La demanda de servicios por defunciones covid incrementó enormemente (…), hasta el grado de nosotros no tener la capacidad de proporcionarlos y tener que negarlos”, afirma Beristáin en este parque repleto de tumbas. 

Lee: Alerta la OPS por aumento de casos de COVID en estados turísticos de México

Vestida de negro, la mujer explica que la capacidad depende de la “sala blanca”, el recinto donde están los cuerpos en refrigeración para poder cremarlos o inhumarlos, y que puede albergar 44 cadáveres. 

“Cuando negamos un servicio es porque no tenemos dónde resguardar el cuerpo y no vamos a engañar a las familias”, dice. 

Ante esta situación, los responsables del cementerio comenzaron a cavar más fosas y extendieron los horarios, lo que implica a veces terminar las cremaciones en la madrugada. 

A unos metros de la mujer, decenas de personas entran y salen de las oficinas; otras, cargando coronas de flores, escoltan las carrozas que no cesan de pasar. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Carlos III es proclamado formalmente rey en una histórica ceremonia

El nuevo monarca fue proclamado rey en el palacio de St. James por el Consejo de Ascensión, un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.
10 de septiembre, 2022
Comparte

Carlos III fue proclamado rey.

Su ascenso al trono fue oficializado en una ceremonia celebrada este sábado en el Palacio de St. James, en el centro de Londres.

Carlos se convirtió en rey inmediatamente después de la muerte de su madre, la reina Isabel II, pero no fue hasta este sábado cuando su nuevo rol fue oficialmente confirmado.

El monarca fue proclamado por el Consejo de Ascensión y prestó juramento durante una elaborada y tradicional ceremonia, que no se había llevado a cabo en más de siete décadas.

Durante el acto, que fue televisado por primera vez en la historia, las banderas que se habían bajado a media asta en duelo por el fallecimiento de la reina Isabel se izaron de nuevo para celebrar al nuevo rey.

Más proclamaciones tendrán lugar en todo Reino Unido hasta el domingo, cuando las banderas volverán a estar a media asta durante el período de luto que sucede a la muerte de la reina, el pasado 8 de septiembre.

Cómo fue la ceremonia

El evento se divide en dos partes, y el rey solo está presente en la segunda.

En la primera parte, el presidente del Consejo Privado -en este caso la parlamentaria Penny Mordaunt, nombrada recientemente por la actual primera ministra Liz Truss- oficializó la muerte de Isabel II.

Proclamación del nuevo rey.

BBC

Luego el secretario del Consejo leyó en voz alta el texto de la Proclamación de Ascención, incluido el título elegido por Carlos como rey, Carlos III.

La proclamación está firmada por un grupo que incluye a la reina consorte, el príncipe de Gales, el arzobispo de Canterbury, el lord canciller, el arzobispo de York y la primera ministra. Antes de la firma, los asistentes pronunciaron el “Dios salve al rey”.

El rey entró para la segunda parte del Consejo, al que asisten solo consejeros privados. En ella dio una declaración personal sobre la muerte de la reina.

“Es mi obligación más dolorosa anunciar la muerte de mi querida madre, la reina”, señaló.

Rey Carlos III.

Getty Images

“Sé cuán profundamente ustedes, la nación entera -y diría que el mundo entero- simpatizan conmigo en esta irreparable pérdida que hemos sufrido”.

“La simpatía expresada por tanta gente a mi hermana y hermanos es mi mayor consolación. Y ese abrumador cariño y apoyo debería ser extendido a toda nuestra familia en nuestra pérdida”.

También rindió homenaje a Camila, la reina consorte. “Estoy profundamente alentado por el apoyo constante de mi amada esposa”, dijo.

Qué es el Consejo de Ascensión y quién lo forma

El Consejo de Ascensión es un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.

Históricamente (desde el tiempo de los reyes normandos), participan en el consejo todos los miembros del también llamado Consejo Privado (Privy Council, en inglés), que está integrado por un grupo de políticos de alto rango que asesoran formalmente al monarca, el alcalde de la ciudad de Londres y jueces y funcionarios importantes.

El Consejo Privado se remonta a los primeros años de la monarquía, cuando estaba formado por aquellas personas designadas por el rey o la reina para que los asesoraran en asuntos de Estado.

Actualmente hay cerca de 700 miembros -la mayoría políticos del pasado y del presente-, pero solo 200 de ellos participaron este sábado para firmar la proclamación. Entre ellos se encuentran los ex primeros ministros Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

El líder laborista, Keir Starmer, y los ex primeros ministros Tony Blair, Gordon Brown, Boris Johnson, David Cameron, Theresa May y John Major estuvieron entre los asistentes.

Getty Images
El líder laborista, Keir Starmer, y los ex primeros ministros Tony Blair, Gordon Brown, Boris Johnson, David Cameron, Theresa May y John Major estuvieron entre los asistentes.

Entre los asistentes también estuvieron la reina consorte, Camila, y el hijo del rey, William, el nuevo príncipe de Gales.

La proclamación de Carlos III también se leyó en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, respectivamente.

El juramento

El nuevo monarca está obligado a prestar juramento para preservar la seguridad de la Iglesia de Escocia en su ascenso.

En Escocia existe una división de poderes entre la Iglesia y el Estado, cada uno supremo en su propia esfera.

La Iglesia se gobierna a sí misma en todo lo que concierne a sus propias actividades. Su autoridad suprema es la Asamblea General de la Iglesia de Escocia, presidida por un moderador elegido cada año por la propia Asamblea.

Este juramento ha sido proclamado por todos los monarcas durante su ascención, desde Jorge I en 1714.

El rey firmó dos documentos del juramento para registrarlo, con la reina consorte y el príncipe de Gales entre los testigos de su firma.

Carlos III, la reina consorte Camila y el príncipe de Gales, William.

PA Media

Después tuvo lugar lugar la primera proclamación pública desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James, a través de un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera, acompañada de un espectáculo centenario, con trompetistas tocando una fanfarria y sonó el himno nacional, con las palabras “Dios salve al rey” y no “Dios salve a la reina” por primera vez desde 1952.

También se dispararon 41 salvas desde Hyde Park y 62 en la Torre de Londres.

La proclamación desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James por un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Getty Images
La proclamación desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James por un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Tras la finalización de la ceremonia St. James, se leyó la proclamación en la City, el distrito financiero de Londres.

Ahora puede pasar un tiempo antes de que se lleve a cabo la coronación de Carlos III, que será el gran momento simbólico de su ascenso al trono.

Pasaron unos 16 meses entre la muerte del padre de la reina Isabel, el rey Jorge VI, en febrero de 1952 y su coronación en junio de 1953.


Análisis de Sean Coughlan, corresponsal de la Casa Real

El nuevo rey rindió un cálido homenaje a su madre, pero este fue el momento en que Carlos comenzó a pensar en el futuro de su propio reinado.

Ante las filas del Consejo de Ascensión, el rey Carlos prometió dedicar el resto de su vida a servir como monarca.

Fue una mezcla de lenguaje ritual, ornamentado y practicidad constitucional.

Carlos es ahora el jefe de Estado y esta fue el traspaso simbólico y sin incidentes de un reinado al siguiente, con juramentos y firmas.

El tintero utilizado para ello se lo habían regalado sus hijos, el príncipe William y el príncipe Harry.

Los anuncios también confirmaron que el día del funeral de Estado de la reina será un día feriado.

Pero aquí estaba el rey asumiendo públicamente sus nuevas responsabilidades, prometiendo seguir el ejemplo de la reina. Fue una coreografía de la continuidad.


Cómo será la coronación

En los últimos 900 años la coronación se ha celebrado en la abadía de Westminster. Guillermo el conquistador fue el primer monarca en ser coronado allí y Carlos III será el número 40.

Se trata de un servicio religioso anglicano, oficiado por el arzobispo de Canterbury. En el momento cumbre de la ceremonia, el arzobispo colocará la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos, una pieza de oro sólido que data de 1661.

La corona es la pieza principal de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres y solo la usa el monarca en el momento de la coronación (especialmente por su peso de 2,23 kg).

A diferencia de las bodas reales, la coronación es un evento de Estado, y el gobierno paga por esta y, en última instancia, decide la lista de invitados.

Habrá música, lecturas y el ritual de unción del nuevo monarca, utilizando aceite de naranja, rosas, canela, almizcle y ámbar gris.

El nuevo rey realizará el juramento de coronación frente a un mundo expectante. Durante esta ceremonia recibirá el orbe y el cetro como símbolos de su nuevo papel y el arzobispo de Canterbury colocará la sólida corona de oro sobre su cabeza.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.