SEP suspende Orquestas Azteca y adeuda salarios a maestros de música
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A un año de absorber Orquestas Azteca, SEP las suspende y adeuda salarios a maestros de música

Más de 700 maestros fueron convencidos para firmar renuncias voluntarias sin obtener finiquito tras los años trabajados y deslindando de responsabilidad a Fundación Azteca con la promesa de tener mejores condiciones al ser contratados por la SEP.
Cuartoscuro
16 de febrero, 2021
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) absorbió las Orquestas de Fundación Azteca, propiedad Ricardo Salinas en 2019, y con ello se hizo cargo de la contratación de los maestros de música que habían trabajado con el empresario durante años. Sin embargo, un año después, la dependencia suspendió el proyecto por falta de presupuesto y aún debe tres meses de salario a los profesores. 

Para convertir el proyecto “filantrópico” a programa gubernamental, la administración del exsecretario de Educación, Esteban Moctezuma, quien dirigió Fundación Azteca entre 2001 y 2018, creó la Dirección General de Coros y Orquestas en la SEP.

Te puede interesar | Al ritmo de Salinas Pliego: el gobierno de AMLO rescata a las orquestas Azteca

A partir de entonces, los 12 o 15 profesores que impartían clases por cada una de las 50 orquestas Azteca que operaban en el país hasta 2019, es decir, más de 700 personas, fueron convencidos para firmar renuncias voluntarias sin obtener finiquito tras los años trabajados y deslindando de responsabilidad a Fundación Azteca con la promesa de tener mejores condiciones al ser contratados por la SEP, explicaron maestros y coordinadores de Nuevo León, Quintana Roo y Estado de México entrevistados por Animal Político.

De ganar 8 mil pesos mensuales en la Fundación, comenzaron a ganar 10 mil pesos en la SEP, pero no tuvieron otras prestaciones. Firmaban contratos temporales como “prestadores de servicio de asesoría externa especializada” con las secretarías de educación estatales, y los pagos provenían de recursos federales del programa Escuelas de Tiempo Completo, de acuerdo a los contratos entregados a este medio. 

Lo que cambió fue el “patrón”, pues los mismos maestros fueron contratados por la SEP enseñaban a los mismos niños y jóvenes que participaban en las Orquestas Esperanza Azteca, aunque también comenzaron a enseñar a alumnos de las escuelas públicas, lo que implicó doblar su tiempo de docencia.   

Las sedes de ensayo tampoco cambiaron en estados como Nuevo León o Quintana Roo, pues esos gobiernos estatales había prestado las instalaciones de escuelas públicas al proyecto del empresario. En Valle de Bravo, Estado de México, Fundación Azteca rentaba una casona para las clases, pero al pasar a la SEP, les asignaron una secundaria para las clases.

En tanto, los recursos públicos que sostenían las Orquestas provenía de Escuelas de Tiempo Completo, el programa mediante el cual los alumnos tenían actividades extracurriculares como deportes o recibían alimentos dentro de los planteles. 

Sin embargo, Escuelas de Tiempo Completo, creado desde el sexenio de Felipe Calderón, sufrió recortes primero de 5% en 2019, luego de 50% en 2020; y para el presupuesto de egresos de 2021, el Ejecutivo no le había asignado presupuesto, aunque después informó que le daría 5 mil millones de pesos, lo mismo que tuvo en 2020. 

Esto impactó en los profesores de música, pues la SEP no les ha pagado el periodo laborado de julio a octubre de 2020, pese a que aún en pandemia siguieron dando clases en línea, con la promesa que recibirían los pagos retroactivos junto con la firma del contrato semestral que, hasta ese momento, no habían signado, dice una de las maestras de Nuevo León que pidió no publicar su nombre. 

En octubre se enteraron que el programa de orquestas tampoco continuaría debido a los recortes presupuestales. “Nos vemos en la necesidad de aplazar el programa de orquestas hasta nuevo aviso, por lo que estaremos en pausa hasta que contemos con los recursos necesarios para cumplir a cabalidad”, les informó Ricardo Cerrillo, director general de Educación Musical y Orquestas Escolares de la SEP y quien antes fue el director de Finanzas de Fundación Azteca. 

“Estamos viendo el tema de los pagos de julio al 16 de octubre. Tu coordinador regional operativo te contactará para darles mayores informes. Y si estás interesado en colaborar voluntariamente y seguir atendiendo a tus alumnos, avísanos, trabajaremos a distancia”, dijo el funcionario a través de un video difundido en redes sociales. 

A cuatro meses de ese anuncio, los profesores no han recibido el pago de los cuatro meses trabajados, que sumarían 40 mil pesos para cada uno y, en algunos casos como Nuevo León, les argumentan que los maestros trabajaron porque quisieron, y no existe contrato que ampare la obligación de la SEP a pagarles. 

Tanto en Quintana Roo como en el Estado de México, los profesores reconocen que no firmaron el contrato para el segundo semestre de 2020, pero creyeron que se trataba de un retraso como el que habían tenido un año antes. Lo que sí tuvieron fue la asignación de grupos y horarios para impartir clases. 

Pero hasta el momento, el problema sigue sin resolverse. “Nadie nos dice nada. Según nuestro coordinador dice que el coordinador regional no le contesta ni los mensajes”, dice uno de los maestros del Estado de México que pidió no publicar su nombre. 

Animal Político preguntó a la SEP por las orquestas y, sobre todo, por el adeudo a los profesores, pero no respondió. 

La falsa filantropía 

Los maestros de música que tenían años trabajando para Orquestas Azteca, en casos como Quintana Roo, ni siquiera se enteraron del cambio. El 15 de agosto de 2019 “faltando 10 días para cobrar nos dijeron que cobraríamos hasta nuevo aviso porque desde julio ya no pertenecíamos a Fundación Azteca”, explica Roberto Valadez, quien trabajó con la fundación desde 2012”. 

Los coordinadores estatales del programa, a cargo del director del proyecto Julio Saldaña, les indicaron que a partir de ese momento serían profesores de la SEP y, por tanto, debían firmar la carta de renuncia a las orquestas, “para librar de cualquier responsabilidad al Fideicomiso Esperanza Azteca No. F/10222; Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes, A. C.; SINOT, S. C.; Fundación Azteca IAP; Fundación Tv Azteca, A. C.; Tv Azteca S. A. de C. V.; Tv Azteca SAP de C. V. y Televisión Azteca, S. A. de C. V.”, de acuerdo con los documentos entregados a este medio. 

La renuncia advertía que durante el tiempo prestado de servicio, “siempre se me fueron cubiertas las prestaciones que tuve derecho, por lo que me reservo acción o derecho alguno que ejercitar en contra de ustedes por ningún concepto, otorgándoles el finiquito más amplio que en derecho proceda”. 

Además, que “jamás habían laborado tiempo extra, ni séptimos días, ni días festivos de descanso obligatorio”, pese a que los conciertos que debían dar siempre eran fuera del horario laboral y no recibían ningún pago extra, aseguran los entrevistados y boletines de la Fundación promoviendo los eventos en fines de semana. 

Los maestros, con hasta 8 o 10 años de antigüedad que podían demostrar a través de las facturas emitidas a nombre de Fundación Azteca, accedieron a firmar la renuncia sin obtener algún finiquito con la promesa que como empleados de la SEP obtendrían prestaciones, pero no fue así. 

Las Orquestas Azteca en realidad se trató de una “falsa filantropía”, de acuerdo con la investigación de Quinto Elemento Lab en la que demostró que el empresario Salinas Pliego obtenía recursos públicos que aportaban la mayor parte del capital que financiaba el proyecto privado. 

Desde 2009 y hasta el primer trimestre de 2018 se entregaron al menos mil 689 millones de pesos de recursos públicos a ese proyecto de Grupo Salinas. Y el dinero le llega desde el Congreso, la SEP, Conaculta y 29 gobiernos estatales. 

Sin embargo, a inicio de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno dejaría de otorgar donativos a organizaciones o asociaciones de la sociedad civil.

Por esta decisión en 2019 y 2020, de acuerdo con el registro de donativos en el Presupuesto de Egresos ya no hubo donaciones para Orquestas Azteca, pero tampoco apoyos a las estancias infantiles para madres trabajadoras u organizaciones que pagaban tratamientos contra cáncer, por ejemplo. 

Pero a diferencia del resto de proyectos de la sociedad civil, el gobierno federal rescató a las orquestas creando una dirección general exclusivamente para eso en la SEP, recontratando a los profesores y hasta a directivos de la Fundación

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Puede Japón evitar que Juegos Olímpicos se conviertan en un evento de supercontagio?

Una medallista olímpica y experta en salud pública explica cómo es competir en los Juegos y cómo Tokio será diferente para combatir la propagación de covid-19.
23 de julio, 2021
Comparte

La covid-19, pese a las muchas precauciones tomadas, es el gran temor de estos Juegos Olímpicos.

En los últimos días, las noticias del número de contagios de covid-19 entre atletas y personas que hacen parte de la organización van en aumento.

Y las estadísticas acrecientan los temores de que las justas terminen siendo afectadas de manera definitiva con una alta concentración de infecciones en un grupo o, lo que es peor, que los Juegos terminen siendo un evento “supercontagiador”.

Si hay alguien que entiende el riesgo de recibir los Juegos Olímpicos durante una pandemia es la doctora Tara Kirk Sell.

Su carrera como nadadora de elite llegó a su cúspide cuando ganó la medalla de plata para EE.UU. en Atenas 2004. Después se dedicó a la investigación médica.

Ahora hace parte del equipo de seguridad en salud pública del Instituto Johns Hopkins.

Y le cuenta a la BBC, desde su experiencia como atleta y como experta en salud, lo que las autoridades de Japón están planeando para mantener seguros a los atletas.

Tara Kirk Sell saludando en un extremo de una piscina

Getty Images
Tara Kirk Sell ganó una medalla de plata como parte del equipo de relevos combinados de 4×100 metros femenino del equipo de EE.UU. en Atenas 2004.

Potencial de contagio

A los Juegos viajan más de 11.000 deportistas de 205 países, de todos los rincones del planeta. Eso lleva a los científicos a pensar que Tokyo 2020 podría permitir el contagio de las distintas variantes de covid-19 de manera muy efectiva.

“Cuando los atletas llegan al país, están siendo examinados”, anota la científica.

Este examen se suma al que tienen que hacerse todos los participantes por obligación antes incluso de subirse al avión que los lleva a Japón.

La mala noticia es que varios de los atletas que llegaron a la Japón ya han dado positivo en los exámenes de control del virus.

Creo que los procedimientos de testeo prácticamente garantizan que continuaremos viendo casos positivos a medida que lleguen más atletas”, anticipa Sell.

Una vez alojados en la villa olímpica, los aspirantes a medallas necesitan transportarse hacia sus lugares de entrenamiento y competencia, una labor logística que ha sido ambiciosa y caótica en el pasado.

Sell recuerda que una vez le tocó ir sentada en un bus repleto de atletas cuando estaba compitiendo en Atenas para poder llegar a tiempo a una de sus competencias.

Ahora, los desplazamientos por Tokio serán muy distintos a los de otras justas, como parte de las medidas de protección.

El transporte tendrá “más camionetas privadas pequeñas que grandes buses donde la gente vaya mezclada”, explica la académica.

Vida en la Villa Olímpica

Cercas y cola de gente fuera de la Villa Olímpica

Reuters
Hay estrictas medidas de seguridad en la Villa Olímpica.

Otra gran diferencia será la experiencia dentro de la villa olímpica.

“Estar en la villa olímpica es bastante impresionante. Tienes la oportunidad de ver a personas de todo el mundo y conocer a personas que no son como tú”, señala la nadadora.

“Estar cerca de otros atletas que viven en el mismo lugar, comer juntos, es una experiencia en la que aprendes sobre otras personas”.

Esto es totalmente lo opuesto de lo que las autoridades quieren que pase durante una pandemia.

“La mayoría de esas oportunidades para conocer a otros, para aprender de las culturas de los demás, se reducirá. Se supone que la mayoría de los atletas debe comer en sus dormitorios”, anota.

Aquellos que se aventuren al comedor encontrarán pantallas de plástico entre los asientos y toallitas con alcohol para limpiar la mesa después de que hayan terminado de comer.

Las restricciones de Covid son estrictas en todos los sitios olímpicos

BBC
Covid restrictions are tight across all the Olympic sites

Tampoco se venderá alcohol y las medidas de distanciamiento social afectarán sin duda cualquier posible romance entre los atletas.

Estarán allí para competir y representar a su país, eso es algo que no debemos olvidar”, señala la investigadora.

“Porque para mí, como atleta, esa fue sin duda la principal razón por la que estaba en los Juegos Olímpicos: no era para festejar, era para competir y hacer que el entrenamiento de los últimos cuatro años valiera la pena”, añade.

Y una vez que los atletas ingresen a la villa olímpica, competir será la única razón por la que se les permitirá salir hasta que vuelvan a casa.

“Los lugares de interés son parte del atractivo de los Juegos Olímpicos para la ciudad anfitriona: que la gente venga y puedas demostrar lo gran anfitrión que eres”, concluye Sell.

“Así que es una pena que Tokio no pueda hacer eso este año”.

Competencias

Tara Kirk Sell nadando haciendo braza

Getty Images
Además de ser medallista de los Juegos Olímpicos, Sell también rompió el récord mundial de carrera corta de 100 metros en 2004.

“Otro gran momento es cuando llegas al estadio y te reciben decenas de hinchas gritando tu nombre o el de tu país”, recuerda Sell.

Ese es tal vez el gran momento para cada deportista. Poder competir por tu país en unas olimpiadas es un gran honor y creo que nunca lo voy a olvidar”, anota.

Y una ciudad que aloja los Juegos Olímpicos y Paralímpicos normalmente recibe miles de turistas durante las competencias.

Estos Juegos serán diferentes porque no se permiten fanáticos. Los atletas estarán allí, el personal estará allí, habrá algo de prensa”, señala la médica. Pero no habrá aficionados.

Las autoridades organizadoras primero prohibieron la llegada de espectadores del extranjero y después la asistencia del público local a los escenarios, en un intento por evitar la propagación del virus.

Y la ciudad además fue declarada en estado de emergencia debido a que las tasas de infección habían aumentado.

El único apoyo va a venir de tus compañeros de equipo. Se va a sentir la ausencia de público”, señala Sell.

“Creo que podría estar bien para algunos atletas que ya están acostumbrados a lidiar con eso, pero otros que generalmente se alimentan de la multitud pueden no ser capaces de lograr los mismos resultados”, señaló.

¿Un evento supercontagiador?

Conos dispuestos para las líneas de prueba en un sitio olímpico

EPA
Habrá una gran cantidad de pruebas de Covid en los Juegos.

A pesar de todos los riesgos que traerá a Japón la celebración de un evento masivo como los Juegos Olímpicos, la doctora Sell sigue siendo optimista de que puede evitarse un escenario de supercontagio.

Tenemos que ver qué tan bien se implementa sobre el terreno, para ver qué tan exitoso es“, alerta.

“Ciertamente, si están examinando a todos, todos los días, hay una alta población de atletas vacunados y están poniendo a las personas en cuarentena rápidamente si presentan un caso positivo, creo que las recetas están allí para que sean capaces de controlar los casos cuando se los identifica”, agrega.

Aunque varios atletas hayan dado positivo, señala la analista, esto no significa que el sistema no esté funcionando.

“Es una buena cosa, el sistema está diseñado para detectar casos y eso es lo que está haciendo. Pero por otro lado, cada caso es una oportunidad para que las cosas salgan mal y se genere una transmisión adicional”, dice.

“La clave es: ¿se van a controlar estos casos? Yo creo que los japoneses tienen un buen plan para eso y tenemos que ver ahora si la implementación de sus medidas va a funcionar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.