Lo que se sabe de la mafia rumana que opera en México clonando tarjetas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Lo que se sabe de la mafia rumana que opera hace años en México clonando tarjetas

Se estima que de 2014 a 2019, la banda de rumanos robó alrededor de mil 200 millones de dólares a través de diversos cajeros automáticos.
Cuartoscuro
13 de febrero, 2021
Comparte

Hace casi seis años, en septiembre de 2015, el diario birtánico Daily Mail reveló los primeros indicios de un grupo criminal extranjero dedicado a la clonación de tarjetas a través de cajeros automáticos, en zonas turísticas de Quintana Roo. 

La investigación, hecha por el experto en ciberseguridad Brian Krebs, señala que por lo menos 19 cajeros automáticos ubicados en la Riviera Maya estaban intervenidos con dispositivos de Bluetooth que permitían el robo de los datos bancarios.

Leer más: De Rumania a Cancún: los bandidos globales que roban cajeros en la Riviera Maya

Según el artículo, la información robada era vendida con el fin de clonar tarjetas y efectuar compras por internet. Con este sistema, los criminales habrían obtenido hasta 5 millones de dólares mensuales.

Los dispositivos colocados podían almacenar los datos de hasta 32 mil personas y se encontraban en cajeros de Cancún, Playa del Carmen, Tulum y Cozumel, los sitios más visitados de Quintana Roo. 

En aquel entonces, Daily Mail denominó a este grupo criminal como la ‘Mafia Rusa’ por el presunto lugar de origen de los criminales. 

Tras esta publicación, las autoridades mexicanas iniciaron una investigación sobre el caso descubriendo que en realidad se trataba de una red de criminales rumanos.

En junio de 2020, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en conjunto con Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y la organización Quinto Elemento Lab, presentó una investigación en la que reveló que la organización criminal originaria de Rumania, en realidad llegó a México desde marzo de 2014 y se extendió a otros estados como Jalisco y Guanajuato. 

Desde entonces hasta mediados de 2019, según la investigación de MCCI, el grupo delictivo robó alrededor de mil 200 millones de dólares a través de diversos cajeros automáticos. 

De acuerdo con MCCI, en 2014, la banda rumana se estableció en México como una empresa llamada Top Life Servicios y firmó un contrato con el banco Multiva para instalar cajeros automáticos en diversos puntos turísticos. Fue a través de esos cajeros que efectuaron el robo de datos durante años. 

Las tarjetas clonadas eran usadas para sacar dinero en otros países. Además de México, los integrantes de la banda operaban desde países como Indonesia, India, Barbados, Paraguay, Japón y Taiwán. 

Investigación internacional

Al tratarse de una banda con sede en diversos países y que afectaba a turistas nacionales e internacionales, la investigación del caso la tomó la Fiscalía General de la República, en México, y agencias como el FBI en Estados Unidos. 

En 2019, las autoridades mexicanas clausuraron todos los cajeros automáticos operados por el grupo criminal e iniciaron una investigación en contra del empresario de origen rumano, Florián Tudor, al estar presuntamente relacionado la banda delictiva. 

Tudor fue detenido a mediados de 2019 en Quintana Roo y liberado horas después al no encontrar sustento para retenerlo.

Igualmente, las autoridades de Rumania lograron la detención de algunos de los integrantes del grupo criminal. Uno de ellos declaró a Fiscalía de su país que controlaban alrededor de 10 cajeros y que cada uno de ellos copiaba alrededor de mil tarjetas al mes. 

“Retirábamos alrededor de 200 dólares de cada una de estas tarjetas. 20 millones de dólares retirados cada mes”, se lee en la declaración, a la cual tuvo acceso MCCI. 

Por su parte, el empresario Florián Tudor, a través de una carta enviada a Animal Político en mayo de 2020, negó tener relación alguna con los criminales rumanos y dijo que desde hace años se le ha querido involucrar con la mafia rumana. 

“Ese estigma ha servido para desprestigiarme y discriminarme, desde el año 2015 hasta la fecha, por diversos medios informativos, y que a través de éstos he sido objeto de varias extorsiones a la fecha (…) Esa mafia de rumanos es el grupo de los hermanos Marcu, a los cuales ya he denunciado anteriormente”, se lee en la carta recibida por este medio. 

Incluso, Tudor denunció ante la FGR diversos abusos e irregularidades cometidos por agentes federales durante el cateo hecho a su casa como parte de la investigación.

Los hermanos Marcu a los que se refiere Tudor, son viejos conocidos suyos que con el paso del tiempo se convirtieron en sus rivales. En la investigación de MCCI se menciona que uno de ellos, de nombre Constantin Marcu, fue asesinado en 2018 frente a la casa de Tudor por uno de sus escoltas, quien aseguró haberlo hecho en legítima defensa. 

En ese momento, la versión que Fiscalía General de Quintana Roo dio a los medios locales fue que Marcu fue atacado a disparos porque había intentado secuestrar a un primo de Tudor, además de que se dedicaba a extorsionar a empresarios. 

Al momento la FGR no ha brindado mayor información sobre la investigación de Florián Tudor. 

Retienen a rumanos y congelan cuentas

A inicios de febrero, el caso de la mafia rumana retomó importancia luego de que decenas de ciudadanos de Rumania, que dijeron ser turistas, fueron retenidos en el Aeropuerto Internacional de Cancún. 

Las autoridades mexicanas confiscaron sus documentos y argumentaron que realizaron esta acción porque las personas de origen rumano no pudieron comprobar los motivos de su viaje. 

El Instituto Nacional de Migración señaló que tras la revisión de documentos descubrieron que algunas personas contaban con alerta de viaje. 

Luego de tres días, las autoridades mexicanas permitieron la entrada a nuestro país a 136 turistas rumanos, mientras que 4 fueron repatriados.

Eduardo Albor, cónsul honorario de Rumania en Quintana Roo, agradeció la intervención de la Cancillería de México y del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín Gonzalez, para el libre paso de los ciudadanos rumanos. 

En tanto, el encargado de negocios de Rumania en México y Centroamérica, Ionuț Vâlcu, acudió al aeropuerto de Cancún para supervisar que se respetaran los derechos de sus conciudadanos. 

Por su parte, las autoridades mexicanas no emitieron ninguna información sobre el motivo por el cual los ciudadanos fueron retenidos y sus documentos revisados. 

Un día después de la liberación de los turistas rumanos, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, habló sobre el caso de la mafia rumana. 

El funcionario informó que por un acuerdo con el gabinete de seguridad nacional del gobierno federal, la dependencia a su cargo bloqueó las cuentas de 79 personas físicas y morales de nacionalidad mexicana y rumana, “que se dedicaban a clonar tarjetas de crédito y débito en los destinos turísticos”. 

En los días posteriores se conocieron algunos nombres de las personas cuyas cuentas fueron bloqueadas. Entre ellos hay empresarios y políticos, de acuerdo con un documento de Hacienda al que tuvo acceso Reforma

Algunos de los políticos, funcionarios y empresarios que aparecen en la lista de la UIF son: José de la Peña Ruíz de Chávez, diputado local de Q. Roo por el partido Verde; José Luis Jonathan Yong, exsecretario de Seguridad Pública del municipio de Benito Juárez; Jonathan Medina Nava, exfiscal del fuero común en el estado, y Adrián Nicolae Cosmin, socio del empresario Florian Tudor. 

Luego de conocer esta información, el Consejo Estatal del PVEM en Quintana Roo anunció la destitución de José de la Peña Ruíz de Chávez, quien también era coordinador de la bancada del Partido Verde y presidente de la Comisión de Hacienda en el Congreso estatal. 

Apenas este jueves, José de la Peña Ruíz de Chávez informó que se encuentra en la Ciudad de México en atención a la notificación de la UIF. 

“Contrario a los que muchos pensarían estoy atendiendo la investigación de manera formal y frontal (…) Una investigación de la cual les digo con la frente en alto; que no tengo, no he tenido, ni tendré relación, amistad o negocios con presuntos grupos y personas criminales”, escribió. 

Otro de los nombres que circuló como unos de los políticos con cuentas bloqueadas fue el de René Bejarano, actual aspirante a diputado federal por Morena, sin embargo esta información fue desmentida por él mismo y por el titular de la UIF, Santiago Nieto. umania

Con información de Reforma (suscripción necesaria), Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y Por Esto de Quintana Roo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.