Reducir 906 asesinatos de mujeres y 3% brecha salarial, metas del Proigualdad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Reducir 906 asesinatos de mujeres y 3% brecha salarial con los hombres en 6 años, metas del Proigualdad

El Programa tiene seis objetivos prioritarios con 37 estrategias y 267 acciones que todas las dependencias de gobierno deben ir tomando para lograr ciertas metas.
Cuartoscuro
19 de febrero, 2021
Comparte

Que los asesinatos de mujeres bajen de 3 mil 836 cuando empezó el sexenio a 2 mil 930 cuando termine en 2024 o que la diferencia entre lo que ganan los hombres y las mujeres en el trabajo se reduzca en 3%, son algunas de las metas que se han fijado en el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (Proigualdad) 2020-2024, presentado este jueves en Los Pinos.

Aunque el camino de diminución planteado empieza casi sin avances, ya que el año pasado cerró con 3 mil 752 feminicidios y homicidios de mujeres, apenas 2% menos, que abona poco a la meta final de reducirlos en 24%.

Lee: CEPAL advierte retroceso de 10 años para las mujeres en el mercado laboral por pandemia de COVID-19

El Proigualdad fue presentado apenas este jueves, cuando faltan poco más de dos semanas para el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, en las que se anunció que habrá una campaña denominada “mujeres en el centro de la transformación” para difundir las acciones que ha tomado este gobierno a favor de la igualdad. Sin embargo, se publicó desde el pasado 22 de diciembre, año y medio después del Plan Nacional de Desarrollo, del cual emerge, tras la realización de 32 foros en todo el país en los que participaron más de 4 mil mujeres.

El Programa tiene seis objetivos prioritarios con 37 estrategias y 267 acciones que todas las dependencias de gobierno deben ir tomando para lograr ciertas metas: potenciar la autonomía económica de las mujeres; generar condiciones para redistribuir los trabajos domésticos y de cuidados en las familias, el Estado, la comunidad y el sector privado; mejorar las condiciones de acceso a la salud de niñas, adolescentes y adultas; combatir los distintos tipos de violencia de género; una mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones; y construir entornos seguros y de paz para ellas.

En el primer objetivo, por ejemplo, las metas incluyen que la brecha salariar entre mujeres y hombres baje de ser una diferencia de 25%, a una de 22% al concluir el sexenio, o que la cantidad de mujeres que participan en el mercado laboral suba de ser el 43.7% a ser el 48%.

Sin embargo, estas metas se fijaron con datos de 2018 y muchos de ellos empeoraron abruptamente con la pandemia de COVID-19, como la desocupación entre mujeres que subió en 1.3 millones y provocó una caída de su participación laboral hasta el 42.4% al cierre de 2020, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Cuestionada al respecto por Animal Político, Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), responsable del Proigualdad, señaló que si esos objetivos eran importantes en 2019, ahora se vuelven aún más porque las necesidades aumentaron.

“Lo que nos da el Proigualdad en el marco de la recuperación es como mucha claridad de cómo tenemos que acelerar el paso. Todo mundo, la CEPAL, han dicho que el impacto de la pandemia va a ser un retroceso muy importante, sobre todo en la parte del mercado laboral, lo hemos visto, tenemos los datos en México de cómo las mujeres han regresado menos a trabajar porque pues por el tema de cuidados. Entonces ¿cómo va a impactar y si vamos a tener que ajustar las metas?, depende de la posibilidad que tengamos de acelerar, de compensar, de hacer como más rápido, invertir esfuerzos, voluntad política, recursos a nivel federal, estatal y municipal para compensar este año”, consideró.

Aquí un resumen de las principales metas propuestas para 2024:

1.Potenciar la autonomía económica de las mujeres para cerrar brechas históricas de desigualdad

La primera meta es aumentar de 43.7 a 48 la tasa de participación económica de las mujeres.

La segunda, reducir de 25% a 22% la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres, solo 3 puntos, cuando en el sexenio pasado disminuyó 8.

En tercer lugar, que el porcentaje de viviendas que son propiedad de una mujer suba de 35.3% en 2015 (último dato disponible) a 38% para 2024.

2.Generar las condiciones para reconocer, reducir y redistribuir los trabajos domésticos y de cuidados de las personas entre las familias, el Estado, la comunidad y el sector privado

En 2018, había 79.9% de mujeres que no tenían acceso a guarderías para dejar a sus hijas e hijos; la meta del actual gobierno es que esto se reduzca solo 5 puntos, a 74%.

En cuanto al tiempo que dedican las mujeres a tareas domésticas y a cuidar a otras personas, todo esto sin ningún pago, la propuesta es que baje de 46.9 horas semanales (6.7 al día) a 40 horas (5.7 diarias).

El Proigualdad también apunta a un cambio en los hombres: proyecta que ellos pasen de dedicar solo 15.7 horas a la semana a estas tareas (2.2 diarias, tres veces menos que las mujeres) a 21.7 horas semanales (3.1 al día, que seguiría siendo la mitad).

Otro elemento que se mide en este rubro es el tiempo dedicado a actividades de esparcimiento, cultura y convivencia. Las mujeres dedican, según se midió en la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo 2014, 20.3 horas semanales a eso, por lo que se propone aumentarlo a 22.4, que es lo que invierten los hombres.

3.Mejorar las condiciones para que las mujeres, niñas y adolescentes accedan al bienestar y la salud sin discriminación desde una perspectiva de derechos

Se plantea que la mortalidad materna baje de 35.8 por cada 100 mil nacidos vivos a 24.3. Aunque como publicó Animal Político en octubre pasado, la contingencia por la pandemia ha provocado aumentos de 46% en esta problemática.

Respecto a embarazo adolescente (en mujeres menores de 20 años), se propone que baje de 70.5 por cada mil mujeres a 65.5.

Y que la necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos baje de 10.8% a 10.4%. Un tema en el que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ya advirtió que más bien pudo haber crecido hasta un tercio durante 2020.

4.Combatir los tipos y modalidades de violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes, preservando su dignidad e integridad

La violencia familiar fue uno de los problemas que más aumentó con el confinamiento, con 25 denuncias registradas cada hora, pero sobre esa modalidad de violencia no hay una meta específica en el Proigualdad.

Se toman solamente dos datos: el de la prevalencia de mujeres de 15 años y más que refieren haber sufrido un incidente violento en el último año, y se propone una reducción mínima, de 44.8% a solo 44%; y el de actos violentos sufridos “en el ámbito comunitario”, que quiere bajar de 23.3% a 21%.

En este objetivo se enumera también la meta de que las muertes violentas de mujeres bajen en 906 durante el sexenio.

5.Posicionar la participación igualitaria de las mujeres en la toma de decisiones en los ámbitos político, social, comunitario y privado

El Programa Nacional de Igualdad propone varias acciones para fortalecer la promoción política de las mujeres, como aumentar el gasto que los partidos están obligados a destinar a ese rubro, que actualmente es del 3% de su financiamiento y muchas veces se gasta en acciones que no son relevantes para ese objetivo.

Las metas a cumplir son que en la Administración Pública Federal pase de haber 36.6% de mujeres, a 40%, y en lo municipal, que de haber solo 15.9% de alcaldesas en los más de 2 mil 500 municipios del país, lleguen a ser 40%

Este apartado incluye una meta respecto al porcentaje de mujeres que responden en una encuesta que tomaron de manera independiente la decisión de trabajar a estudiar. Se mide cada cinco años, por lo que solo se aspira a que de ser 52.4% en 2016, suba a 55% en 2021.

6. Construir entornos seguros y en paz para las mujeres, niñas y adolescentes

De un 82.1% de mujeres mayores de 15 años que en 2018 consideraban que su colonia, localidad, municipio o entidad de residencia es insegura, una cifra que fue en aumento durante todo el sexenio pasado, la meta del Proigualdad es que se reduzca progresivamente al 77%.

Igualmente, se propone que la percepción de inseguridad en el transporte público baje de 83% a 80%, lo cual es apenas el nivel que se tenía a principios del sexenio anterior.

Y retoma la tasa de mujeres que han sido víctimas de delitos, para proyectar que baje de 28.3 por cada 100 mil habitantes, a 22.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La ingeniosa estrategia de una banda de rock para tocar en medio de la pandemia por COVID

Un par de conciertos en Oklahoma, EU, recurrieron a burbujas inflables individuales para que el evento se pudiera realizar respetando las medidas de distanciamiento social.
25 de enero, 2021
Comparte
Concierto de Flaming Lips

Flaming Lips
Cada burbuja tiene una capacidad máxima de tres personas.

A situaciones complicadas, soluciones ingeniosas.

La respuesta de la banda estadounidense de rock Flaming Lips a la necesidad de mantener la distancia social en tiempos de pandemia ha sido colocar tanto a los músicos como al público dentro de burbujas individuales inflables.

Cada uno de los dos shows, llevados a cabo en Oklahoma, contó con 100 burbujas, con capacidad para hasta tres personas en cada una de ellas.

La ingeniosa idea provino del líder de la banda, Wayne Coyne, quien desde hace tiempo suele “rodar” por entre el público en una de estas cápsulas durante sus conciertos.

Concierto en Glastonbury, en 2010

BBC
Desde hace tiempo que Coyne utiliza la burbuja. En el pasado, lo hacía para rodar por entre el público.

Antes de tocar, Coyne dijo que ir a ver a la banda utilizando este sistema era “más seguro que ir a la tienda de comestibles”.

Cada burbuja estaba dotada de un parlante suplementario de alta frecuencia, para evitar que el sonido se escuchara distorsionado, así como de una botella de agua, un ventilador a pila, una toalla así como un pancarta que indicar necesidades básicas como “Tengo que ir a orinar/hace calor aquí dentro“, para llamar a un asistente de la sala.

Los conciertos estaban planificados originalmente para diciembre, pero en ese momento tuvieron que ser suspendidos por el aumento de casos de coronavirus en Oklahoma.

El éxito del show hace pensar en la posibilidad de que otras bandas puedan replicar la experiencia, siempre y cuando se encuentre una sala adecuada y el público tome las medidas de precaución necesarias.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5nrw3i70k8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.