Así logró Arturo obtener una vacuna COVID, pese a vivir en calle
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino

Sin techo, ni internet: así logró José Arturo vacunarse contra la COVID pese a vivir en calle

José Arturo es la primera persona de poblaciones callejeras que, apoyada por El Caracol, recibió una vacuna contra COVID en la CDMX; hay 9 más registradas en lista de espera.
Eréndira Aquino
27 de marzo, 2021
Comparte

Son las 8:00 am y José Arturo, de 65 años, llega a tiempo a la cita en la Plaza de la Solidaridad, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Vive en una de las calles aledañas y espera que personal de la asociación El Caracol llegue por él para llevarlo a darse un baño y que lo acompañen a ponerse la vacuna contra COVID.

Es la primera persona de poblaciones callejeras que, apoyada por El Caracol, va a recibir una vacuna en la Ciudad de México, de las 10 que hasta ahora han logrado registrar en la lista de espera.

-¿Se imaginaba que fueran a vacunarlo?

-Pues eso de las vacunas es una posibilidad general. El gobierno y la ONU nos beneficiaría, entonces sí estaba esperando.

Una vez que llega el personal de Caracol, José Arturo esconde las bolsas de plástico con sus pertenencias -ropa, comida y algunos materiales para reciclar- en una jardinera, para que nadie se las robe ni las tiren a la basura.

José Arturo llega puntual a la cita con personal de El Caracol, quien lo acompañará a recibir la vacuna contra COVID.

Minutos después de las 8:30 am, arriba un taxi de aplicación hasta el parque, para que pueda ir a tomar un baño y desayunar.

Al subir, el chofer escucha la conversación entre José Arturo y Karen, la educadora de Caracol que lo acompaña. Pregunta si van a vacunarlo, y al escuchar que sí lanza una mirada amable por el retrovisor.

-Hay choferes que no lo dejarían subir, y es que uno escucha cada cosa… pero qué bueno que lo apoyen. Felicidades, don, felicidades.

Te puede interesar: ‘Es como si no existieras’: Gente que vive en la calle batalla por tener documentos de identidad

***

Mientras espera que llegue la hora de su cita para vacunarse, José Arturo desayuna. Aunque esté sentado a la mesa, carga una mochila rota con su mayor tesoro: libros.

-¿Le gusta leer?

-Sí, leo mucho. Me gusta la crítica literaria, traigo los libros porque si los dejo me los roban… la gente no lee, pero se los llevan si los dejo en la calle.

Cuenta que hace 30 años vino desde Guanajuato al entonces Distrito Federal para estudiar economía en el Instituto Politécnico Nacional. Vivía en una casa de estudiantes, hasta que terminó la carrera y tuvo que dejar el inmueble.

Luego comenzó a estudiar letras, pero pronto se terminaron sus recursos económicos y fue así como terminó viviendo en la calle. Aunque tiene familia, no le han permitido reintegrarse, por lo que sus compañeros en las calles y El Caracol son su única red de apoyo.

Mientras espera la hora de su cita para vacunarse, José Arturo desayuna en las instalaciones de El Caracol.

La soledad, dice, aumentó con la recomendación de “quédate en casa” y del distanciamiento social. Ante el miedo de contagiarse de COVID, las pocas personas que transitan por las calles y a veces les ofrecen apoyos, fueron menos durante el último año.

Termina de desayunar y corrobora que trae su credencial de elector. Es hora de salir de Caracol. El segundo conductor de taxi se muestra menos amable que el primero al ver a Arturo cargar con una mochila rota llena de libros y dos bolsas que le acaban de regalar con ropa, pero de cualquier forma lo acerca hasta el Internado no. 17 de la Secretaría de Educación Pública, ubicado en la alcaldía Venustiano Carranza, donde le dijeron que será inoculado.

-¿Tiene nervios por la vacuna?

-No, estoy tranquilo, sólo tengo sed y calor.

José Arturo fue citado en el Internado no. 17 de la SEP, en la alcaldía Venustiano Carranza, para recibir su vacuna contra COVID.

De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, hasta este 24 de marzo se han aplicado 537 mil 233 vacunas contra la COVID a personas adultas mayores, que equivale al 68% de los 785 mil 798 registrados. Además, hay 150 mil 987 (86%) que ya recibieron la segunda dosis.

Las autoridades federales han reportado 99 mil 690 contagios de COVID en personas adultas mayores en la Ciudad de México: 60 mil 584 de entre 60 y 69 años, 28 mil 23 de entre 70 y 79 años, 9 mil 678 de entre 80 y 89 años, así como mil 405 de entre 90 y 99.

El Caracol no ha detectado hasta ahora casos de COVID entre quienes viven en las calles de la Ciudad de México, aunque han tenido reportes de dos personas sospechosas, quienes ya viven en un cuarto que rentan, pero conviven y trabajan con sus compañeros. Sin embargo, no han podido corroborar el contagio porque no se practicaron pruebas.

Lee más: De vendedores a fotógrafos y escritores: Mi Valedor, la revista que ayuda a poblaciones callejeras en CDMX

***

Media hora antes de la cita, José Arturo llega al centro de vacunación. Se forma y por un momento parece que será rechazado para recibir su dosis, pues su credencial tiene registrado un domicilio en Guanajuato, de cuando vivía ahí con su familia.

Karen explica al personal de la Secretaría del Bienestar federal que José Arturo vive en la calle y que se inscribió para recibir la vacunas en Venustiano Carranza por ser la alcaldía donde se ubican las oficinas de Caracol, que lo acompaña.

Debido a que su credencial de elector tiene un domicilio distinto al de CDMX, José Arturo tuvo que obtener un folio especial de registro para la vacuna.

Debe esperar en una fila para recibir un folio especial por su situación particular y, después de aproximadamente una hora, finalmente recibe la vacuna SinoVac. Ya está ansioso y quiere irse, pero le piden que aguarde 20 minutos más para estar en observación y descartar posibles reacciones.

Al salir, Karen respira aliviada. Dice que venía preparada para defender el derecho a la salud de José Arturo, en caso de que le negaran la vacuna. Sin embargo, señala que hay incertidumbre sobre cómo será el proceso para que también reciban su dosis quienes no cuentan con documentos, que son por lo menos el 22% de las más de 6 mil 700 personas en situación de calle censadas por la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México en 2017.

José Arturo recibe dosis de vacuna anti COVID de SinoVac.

Ahora faltan otras nueve personas en la misma condición que José Arturo para vacunar en la capital que ya tienen un registro, ocho hombres y una mujer.

José Arturo está contento pero aún no canta victoria, pues debe volver a recibir la segunda dosis en un par de semanas. Por ahora, se va contento rumbo a la Plaza de la Solidaridad: tuvo su vacuna y hasta le regalaron otra mochila para su biblioteca andante.

 

José Arturo muestra el comprobante de la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra COVID de SinoVac.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2021
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.