CNDH nombra defensor de migrantes a funcionario que ignoró caso de torturas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CNDH

CNDH nombra defensor de migrantes a funcionario que ignoró un caso de torturas, según la propia institución

Se trata de Raúl Ramírez Ramírez, exombudsman de Sonora. Llega en sustitución de Elizabeth Lara Rodríguez, quien renunció el martes pasado.
CNDH
Por Alberto Pradilla y Manu Ureste
5 de marzo, 2021
Comparte

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) nombró el miércoles pasado como nuevo defensor de migrantes a Raúl Ramírez Ramírez, exombudsman de Sonora, que en 2011 ignoró un caso grave de torturas, desaparición forzada y detención arbitraria a manos de policías estatales y ministeriales. Fue la propia CNDH, en una recomendación de 2013, la que constató que Gisela Peraza, exempleada doméstica del antiguo gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, fue torturada y víctima de detención arbitraria y desaparición forzada a manos de policías. La institución federal retomó el caso después de que la defensoría estatal presidida por Ramírez Ramírez lo cerrase por no encontrar pruebas.

Desde el miércoles, Animal Político quiso conocer la versión del nuevo visitador y solicitó una entrevista, así como la postura oficial de la CNDH, pero al cierre de la edición no había recibido respuesta alguna.  

Ramírez Ramírez es el nuevo quinto visitador general de la CNDH y entre sus principales áreas tendrá la defensa de los derechos humanos de las personas migrantes. El exombudsman sonorense llega en sustitución de Elizabeth Lara Rodríguez, quien renunció el martes pasado, un mes después de que Animal Político revelase que la institución presidida por Rosario Piedra Ibarra ocultó por más de un año múltiples testimonios de extranjeros en su camino hacia Estados Unidos que fueron víctimas de secuestros masivos y otras violaciones graves.

Lee más: Quinta Visitadora de CNDH renuncia un mes después de publicación de informes secretos sobre migrantes

El perfil de Ramírez Ramírez viene marcado por su trabajo al frente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) de Sonora, institución que presidió en dos períodos: de 2010 a 2014 y de 2014 a 2018. Es en el primero de ellos en el que tiene lugar la denuncia por torturas a la que dio carpetazo. 

En marzo de 2011, Gisela Peraza, que trabajaba para el entonces gobernador Guillermo Padrés -quien hoy cumple condena por lavado de dinero en libertad condicional-, denunció haber sido detenida ilegalmente por funcionarios de seguridad y acusada de un robo en casa del mandatario sin pruebas. El 13 de ese mes fue arrestada e interrogada violentamente en la casa del exgobernador, donde ella laboraba. Un mes después volvió a ser arrestada y denunció nuevamente torturas. En el relato de la recomendación 54/2013, que puedes consultar aquí, habla de cómo un funcionario público “la trató de asfixiar con una bolsa de plástico, le vendó la cara, le quitó los zapatos, la golpeó en la planta de los pies con una tabla de madera, la jaló del cabello, la enrolló en una cobija, y junto con otros agentes le vertía agua sobre las vendas que le pusieron en la cara”.

A pesar de que en 2013 la CNDH le dio la razón, la mujer permaneció en prisión durante cuatro años, hasta que recuperó la libertad en 2015. 

Posteriormente presentó una denuncia contra Padrés y 19 personas, de las que tres ya fueron condenadas por actos de tortura: dos policías ministeriales de Sonora y el entonces encargado de seguridad del exmandatario.

Esta es una de las polémicas que acompañan a Ramírez Ramírez, pero no la única. En 2018 fue empujado por Movimiento Ciudadano como candidato a una diputación federal plurinominal. En aquel momento, la revista Proceso señaló que, además de ignorar las torturas de Peraza, también fue acusado de presunto blanqueo de divisas, riqueza inexplicable y ejercicio abusivo de funciones, motivos por los que previamente, en febrero de 2017, el abogado sonorense Juan Antonio Ortega interpuso una denuncia ante el Congreso local para que se llevara a cabo un juicio político en contra del hoy quinto visitador de la CNDH, mismo que a la fecha no ha originado ningún resultado. 

“Un insulto a las víctimas”

Juan Antonio Ortega Luna sustituyó a su padre tras su fallecimiento en 2019 como abogado de Gisela Peraza. En entrevista telefónica, el letrado dijo que el nombramiento de Raúl Ramírez al frente de la Quinta Visitaduría de la CNDH lo dejó “consternado y sorprendido” por los antecedentes del exombudsman sonorense en el caso de su representada. 

“Está plenamente probado que sí hubo tortura y que sí hubo violaciones a derechos humanos en contra de Gisela. Tan es así que ya hay tres funcionarios sentenciados por este caso. Sin embargo, el ex ombudsman le dio carpetazo al caso. Y este es el funcionario a quién hoy la CNDH está premiando de manera incomprensible”, recalcó Ortega. 

Lee: Tortura, asesinatos, violaciones: lo que CNDH ha ocultado sobre secuestros a migrantes en 2019 y 2020

Por su parte, Gisela Peraza recordó también en entrevista telefónica que ella y su familia fueron muchas veces a la Comisión estatal de Derechos Humanos que dirigía el hoy quinto visitador a pedirle ayuda para documentar las torturas que sufrió. 

“Pero este señor (Raúl Ramírez) dijo que no era cierto que me torturaron. Incluso, me revictimizó diciendo que, como se trataba del gobernador, que era un personaje público importante, yo quería sacar un provecho económico”, acusó Gisela, que enfatizó que tuvo que ser la Comisión nacional la que tuvo que ir desde México a Sonora “a hacer el trabajo que el ombudsman no quiso hacer y ponerse a investigar”. 

“De haber sido por Raúl Ramírez, mi caso hoy aún seguiría siendo una terrible injusticia. Por eso me parece un insulto a las víctimas que este señor ahora ocupe un cargo nacional en la misma CNDH que en su día me ayudó a demostrar que fui torturada”. 

Polémica renuncia de antecesora

La llegada de Ramírez Ramírez también viene marcada por un contexto turbulento. Especialmente, por la salida de su antecesora, Elizabeth Lara Rodríguez, de la que se anunció su dimisión apenas 48 horas antes de que llegase su sustituto. Un mes antes, Animal Político hizo públicos duros testimonios de secuestros, extorsiones y torturas sufridas por migrantes en la ruta hacia Estados Unidos y que la CNDH mantuvo ocultos durante un año. Tanto Lara Rodríguez, como la titular actual de la CNDH, Rosario Piedra, tenían conocimiento de estos testimonios, según prueban documentos en poder de este medio. Sin embargo, la CNDH no los hizo públicos ni en comunicados, ni en recomendaciones, ni en informes especiales de violaciones sistemáticas a migrantes, como los que la Comisión sí publicó en 2009 y en 2011. 

Tras la publicación, la institución que dirige Rosario Piedra Ibarra pidió a Elizabeth Lara que diera una “explicación” sobre los testimonios ocultos, y anunció una investigación interna de la que más de un mes después no se conocen las conclusiones. 

Aunque la CNDH anunció que Lara Rodríguez dejó el cargo por voluntad propia, activistas de apoyo a los migrantes han denunciado que fue la dirección de la institución la que le hizo marcharse.

Por ejemplo, Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericano, denunció que “Rosario Piedra le solicitó la denuncia” y defendió la trayectoria de la exvisitadora. También Pueblo Sin Fronteras, organización que integra a estadounidenses, mexicanos y centroamericanos, emitió un comunicado en el que mostró su inconformidad con la “destitución” y aseguró que con la marcha de Lara Rodríguez “se pierde el único interlocutor y contrapeso” con las organizaciones. 

Animal Político se puso en contacto con la antigua visitadora para conocer su versión de los hechos pero esta declinó hacer declaraciones. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: dejan cadáveres y cementerio de tanques en Bucha tras la retirada de tropas rusas

Un equipo periodístico de la BBC registra la total destrucción en la localidad de Bucha.
4 de abril, 2022
Comparte

Advertencia: esta nota incluye imágenes que pueden herir su sensibilidad.

Una avenida en el suburbio de Bucha se convirtió en el primer lugar donde quedaron enterradas las esperanzas de Rusia de rodear y entrar a Kiev e intentar deponer el gobierno del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Sucedió dos o tres días después de que las primeras fuerzas rusas cruzaran a Ucrania el 24 de febrero, cuando militares ucranianos destruyeron una columna de tanques y vehículos de transporte blindados rusos que pasaban por el pueblo de Bucha hacia la capital, Kiev.

El convoy quedó destruido en una de las primeras de muchas emboscadas ucranianas que frenaron en seco el avance ruso.

Nuestro equipo de la BBC pudo llegar a Bucha porque los últimos soldados rusos se retiraron durante el pasado viernes, como parte de lo que el Kremlin ha descrito como una decisión calmada y racional de concentrar la guerra en el este de Ucrania.

Moscú afirma, sin pruebas ni confiabilidad, que sus objetivos en el centro de Ucrania han sido alcanzados y que nunca incluyeron la toma de Kiev.

La dura resistencia ucraniana

La verdad es que una inesperadamente feroz y bien organizada resistencia ucraniana los detuvo en las afueras de la capital, y la evidencia de esto incluye los restos oxidados y torcidos de la columna que todavía yacen donde fue destruida en esa calle suburbana.

Un residente de Bucha con un pan molde

BBC/Kathy Long
Los lugareños dicen que durante semanas no había podido tener pan.

Tras dos o tres semanas de guerra, los invasores rusos se quedaron sin impulso. En las calles de Bucha se puede ver.

Las tropas élite de las fuerzas aerotransportadas de Rusia entraron en el pueblo en vehículos blindados, suficientemente ligeros para ser trasladados en avión.

Llegaron desde el aeropuerto de Hostomel, a unos pocos kilómetros de distancia, que fue atacado y tomado por paracaidistas rusos que descendieron de helicópteros el primer día de la invasión.

Entonces, la fuerzas ucranianas opusieron una resistencia feroz. Cuando la columna se desplazó por Bucha camino a Kiev, tuvieron un duro despertar.

La emboscada

La carretera es estrecha y recta, el lugar ideal para una emboscada. Los testigos dicen que los ucranianos atacaron el convoy con drones Bayractar que le compraron a Turquía. Otros lugareños indicaron que los voluntarios de la defensa territorial de Ucrania también se encontraban en la zona.

Fosa común en Bucha

Getty Images
Tras la recaptura de la ciudad se han cavado fosas comunes debido a la cantidad de cadáveres hallados.

De cualquier manera que lo hubieran logrado, los vehículos de vanguardia y retaguardia fueron destruidos, atrapando a los de en medio. Los escombros no han sido tocados. Cinturones de munición con proyectiles de 30 mm yacen en los linderos de césped, con muchas piezas abandonadas de artillería peligrosa y dañada.

Los jóvenes reclutas salieron corriendo, rogando que no los entregaran a la defensa territorial ucraniana, dijeron los lugareños.

Un hombre de unos 70 años, que dijo llamarse Hrysta, expresó: “Me dieron lástima. Eran tan jóvenes, entre 18 y 20 años, con todas sus vidas por delante”.

Cadáveres en la calle

Parece que los rusos, a medida que preparaban el retiro de Bucha, no tuvieron la misma compasión. Había por lo menos 20 hombres muertos en la calle cuando las tropas ucranianas entraron en el pueblo.

El alcalde dijo que enterraron a 280 personas en fosas comunes.

Los pocos civiles que permanecieron dijeron haber intentado evitar cruzarse con los rusos. Encendieron hogueras frente a sus edificios de la era de Khrushchev, para cocinar al aire libre porque habían cortado el gas, la electricidad y el agua.

Civil muerto en Bucha

Getty Images
Las tropas ucranianas que han retomado el control de la ciudad han tenido que encargarse de los cuerpos dejados atrás.

Los voluntarios están trayendo suministros de Leópolis, en el occidente de Ucrania, y de países muy alejados de la guerra, al menos en términos geográficos.

“Este es el primer pan que he comido en 38 días”, dijo una mujer llamada Maria, mirando una bolsa plástica con unos modestos panecillos. Su hija Larysa me guio una visita al edificio residencial de la era soviética.

Muchas personas que se habían ido a lugares más seguros, o al exterior, habían trancado sus puertas de seguridad con cerrojos. Los rusos las abrieron arrancándolas de los linteles de concreto y las jambas.

Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha

BBC/Kathy Long
Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha.

Golpe al orgullo nacional

A unos kilómetros de distancia, el rastro de la devastación conduce al aeropuerto de Homostel. Las tropas aerotransportadas de Rusia intentaron usarlos como base de su avanzada hacia Kiev.

El avión de transporte más grande del mundo fue destruido al comienzo. El techo del enorme hangar que se construyó para guardarlo estaba agujerado con una constelación de huecos de metralla. El avión, conocido por la palabra ucraniana Mriya, que significa sueño, yace ahí roto desde el dorso, con grandes trozos de fuselaje y motores alrededor.

Su suerte es un reflejo de lo que le está pasando a Ucrania. Una enorme cantidad de orgullo nacional fue invertido en la construcción de esa aeronave, un símbolo de la capacidad de Ucrania de realizar grandes proyectos por todo el mundo.

Reacciones

Ya retirado el ejército ruso, los cadáveres de civiles encontrados en Bucha y en otros lugares cerca de Kiev se están convirtiendo en una de las imágenes más impactantes de los estragos de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Alemania lo ha condenado como un “crimen de guerra terrible”. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó las imágenes como “insoportables”. Y el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó que esos “horribles ataques” son evidencia de crímenes de guerra.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, describió las escenas de cuerpos tirados en las calles como “una patada en el estómago”.

El avión Mriya destruido dentro de un hangar en el aeropuerto de Hostomel

BBC/Jeremy Bowen
El avión más grande del mundo, el Mriya, era símbolo de orgullo de Ucrania. Así quedó destruido.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gyrC55QhAPA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.