Contra el reloj y la burocracia: así es la búsqueda en Edomex de Raúl Ferreyra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Contra el reloj y contra la burocracia de las autoridades: así es la búsqueda en Edomex de Raúl Ferreyra

Los padres del joven denuncian que se perdieron días vitales por la lentitud de la Fiscalía del Edomex, que aún no entrevista a los potenciales testigos de la desaparición.  
Especial
11 de marzo, 2021
Comparte

Con la rodilla hincada en la tierra arcillosa, Raúl y su pareja Araceli observan abrazados el estrecho canal de agua turbia donde se acumulan toneladas de vegetación muerta, mientras a escasos metros de distancia un par de ‘pateros’ que van arriba de unas canoas rudimentarias rastrean la ciénaga clavando largos remos de madera sobre el fondo pantanoso. 

Precisamente ahí, en esa misma orilla del canal donde se abraza el matrimonio, el pasado viernes 5 de marzo se halló la única pista que se tiene hasta el momento de Raúl Ferrerya García; el hijo de 21 años de Raúl y Araceli, estudiante de Desarrollo de Software y campeón nacional de Taekwondo, que el pasado 27 de febrero desapareció tras hacer una visita en una casa que está a un kilómetro de la ciénaga, en una zona despoblada de San Pedro Tlaltizapan, Estado de México.  

Para ese viernes, la familia de Raúl ya llevaba una semana buscando. Una semana agónica en la que Araceli García denuncia que se perdieron horas y días vitales por la lentitud y burocracia de la Fiscalía mexiquense que todavía no entrevista a los potenciales testigos de la desaparición; ni ha informado a la familia sobre el análisis del teléfono del joven para triangular su última ubicación, y así darles algo de certeza de por dónde buscarlo.  

Lee: “No olviden a Wendy”: familiares siguen en búsqueda tras mes y medio de su desaparición

Por eso, la mujer insiste enojada en que llevan días estancados en este inabarcable desierto fértil de vegetación que brota salvaje junto a las lagunas, ante la falta de investigación de la Fiscalía mexiquense. 

Y por eso, hasta ahora, la única pista a la que se aferran para seguir buscando es la playera a rayas horizontales de color rojo y gris, y de cuello redondo y mangas largas, que apareció junto a una chamarra a la orilla de uno de los incontables canales que desembocan en el río Lerma, a unos 30 kilómetros de Toluca, la capital mexiquense.  

“Encontrarla fue un shock terrible”, recuerda la mujer, que asegura que cuando tuvo la prenda ante la vista sintió como si ella misma se hubiera hundido en la ciénaga. “Ya solo esperaba el momento en el que apareciera el cadáver”, dice.  

Sin embargo, a pesar de que, tras el hallazgo de la playera, familiares, amigos, y decenas de voluntarios se lanzaron al agua a buscar a Raúl con sus propias manos, y a pesar de que luego llegaron también excavadoras, buzos, drones, y hasta un helicóptero, no hay rastro del joven en ese lugar, ni más pistas sobre su paradero a doce días de su desaparición.  

Foto: Carlo Echegoyen.

“Claro que no quiero encontrarlo ahí”, dice súbitamente Araceli. “Deseo con todas mis fuerzas que mi hijo esté en algún hospital y que no se haya podido comunicar conmigo. Pero necesito certezas. No puedo irme de aquí y empezar a buscar en otro sitio sin tener todas las respuestas”, asegura la mujer, que mantiene los ojos clavados en el estrecho sendero de agua.  

Foto: Manu Ureste.

“Aquí tienen a los policías, ¿Qué quieren que hagan?” 

Gezzer García es el tío materno de Raúl Ferreyra. Vestido con una gorra amarilla y una sudadera con capucha para protegerse del corrosivo sol de la laguna, se mueve rápido de un lado a otro junto a su otro hermano. Organiza con los balseros los tramos de ciénaga a revisar. Da ánimos a su hermana y a su cuñado. Echa una mano para sacar mazacotes de maleza del canal con improvisados ganchos. Y todavía le sobra energía para acompañar en una larga caminata a Alejandro Ayala, un amigo suyo y de la familia que ofreció su dron para sobrevolar las miles de hectáreas insondables de campo abierto.  

“Nosotros estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos”, resume aún agitado por el esfuerzo, exhausto, y con el rostro bañado en sudor y manchado por la suciedad de la maleza. “Pero hay cosas que se nos escapan”. 

Entre esas cosas que se les escapan, Gezzer dice que aun no salen de su asombro luego de que el pasado viernes, cuando se organizó la primera gran brigada de búsqueda en la zona, los elementos del Ministerio Público y de seguridad estatal y municipal que se presentaron con ellos no tenían instrucciones claras, ni la más mínima idea de qué hacer. 

Lee: La casa del horror de Acámbaro: así fue la búsqueda en un cementerio clandestino en Guanajuato

“Estábamos expectantes de que ellos nos dijeran por dónde empezar y cómo nos íbamos a coordinar. Pero cuál fue nuestra gran sorpresa cuando lo que nos dijeron fue: ‘Oigan, pues aquí tienen a la policía, ahí está el binomio canino, ¿y ahora qué quieren que hagamos?”.  

Gezzer exhala una sonrisa agotada detrás del cubrebocas. “O sea, querían que nosotros, los ciudadanos, les dijéramos a ellos, los policías, cómo hacer el trabajo de búsqueda. Pero es obvio que nosotros no somos especialistas en eso, y que no tenemos formación para eso”.  

Foto: Carlo Echegoyen.

Aún así, la familia y los voluntarios, con la ayuda de la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas mexiquense, que sí ha participado muy activamente en la búsqueda de Raúl Ferreyra, organizaron células de diez personas, integradas por nueve voluntarios y un elemento policiaco. Y comenzaron a peinar las hectáreas de milpa y canales, aunque de manera improvisada, cometiendo errores de protocolo lógicos ante la falta de supervisión de una autoridad, como por ejemplo no señalar un mapa las coordenadas que ya fueron rastreadas por los binomios caninos, o no hacer el marcaje de la zona donde encontraron la ropa de Raúl.  

Buscando a ciegas 

Y esta no ha sido la única negligencia. Para empezar, interviene de nuevo Araceli en la plática, cuando el lunes 1 de marzo se presentaron en el Ministerio Público del municipio de Santiago Tianguistenco, al que pertenece la pequeña localidad rural de San Pedro Tlaltizapan, la primera respuesta que les dieron fue que no regresaran hasta que hubieran transcurrido tres días (72 horas), a pesar de que, según consta en la web de la propia Fiscalía mexiquense, la atención ante una denuncia de este tipo debe ser rápida e inmediata.  

Además, en el MP los instaron a que ellos mismos fueran a buscar a su hijo en los hospitales, centros de detención, comisarías, y hasta los depósitos de cadáveres del Estado de México, una de las entidades más laberínticas y pobladas del país. 

“Fuimos a ese MP en busca de orientación. Para preguntarles desesperados qué podíamos hacer, cómo nos podían ayudar. Y su respuesta fue, literal, váyanse a buscar entre los cadáveres”, cuenta angustiada Araceli.  

Pero la familia no se quedó de brazos cruzados. Repartieron cientos de carteles con la fotografía de Raúl y el emblema ‘¡Hasta encontrarle!’, movilizaron a los vecinos de San Pedro y de poblaciones vecinas, y hasta comenzaron a investigar los contactos de las personas que estuvieron la noche del sábado 27 de febrero con su hijo en la casa que visitó, y a rastrear el celular del joven. Y toda esa información la pusieron a disposición de la Fiscalía Especializada en Desaparición de Personas, con sede en Toluca, donde finalmente Araceli puso la denuncia y dio su declaración. 

Sin embargo, a pesar de que interpuso la denuncia el martes 2 de marzo, hasta este miércoles 10, más de una semana después, la familia aun no tiene constancia de que los testigos hayan declarado para esclarecer los hechos, o para al menos aportar alguna pista, ni tampoco han analizado sus teléfonos, ni el de Raúl, ni han informado sobre la petición hecha a la compañía telefónica sobre cuál fue la última antena a la que se conectó el celular del joven de 21 años.  

“Ya se perdieron horas vitales para la búsqueda con vida de mi sobrino”, sentencia Gezzer, que dice que, aunque si bien es cierto que la Secretaría de Seguridad Pública estatal puso a disposición un helicóptero el sábado pasado, de nada sirven esos recursos si detrás no hay una investigación de la Fiscalía que encauce las labores de búsqueda hacia puntos concretos, o que al menos permitan reducir el rango de búsqueda. 

“Te pongo un ejemplo: llevamos días enfocados en peinar esta zona donde encontramos la playera. ¿Pero y si el celular de mi sobrino se conectó por última vez a una antena ubicada a diez kilómetros de distancia? -se pregunta Gezzer-. Entonces, lo que pasaría es que, por mucho helicóptero prestado, la búsqueda aquí no habría servido de nada. Por eso estamos buscando a ciegas”, lamenta el también diseñador de Software, que recalca que no están pidiendo “ningún trato especial” a la Fiscalía, ni a las autoridades.  

“Solo estamos pidiendo que hagan su trabajo”, insiste. “Que agilicen todos sus protocolos y la burocracia. Que nos ayuden a localizar a mi sobrino”. 

Hasta encontrarlo 

Ya son las dos de la tarde. Varias camionetas de pobladores de San Pedro Tlaltizapan llegan con más mujeres y hombres que descienden de los vehículos con largas varillas de hierro, rastrillos, y con machetes y hoces para cortar la maleza y así ayudar a las canoas a seguir escudriñando el fondo fangoso.  

“Tranquila, tu hijo no está aquí”, comenta una mujer menuda, de rostro curtido y agrietado por los años y el trabajo rudo al sol, mientras Araceli la escucha entre esperanzada y angustiada, y con el corazón permanentemente agitado cada vez que oye a los balseros lanzar algún grito para que les pasen un machete, o para que alguien les tire una botella de agua con la que combatir el intenso calor de la jornada.  

Foto: Carlo Echegoyen.

“Cada día me despierto pensando en qué otra cosa diferente podemos hacer para seguir buscando a mi hijo, para encontrarlo con vida”, murmura la mamá de Raúl, que no cesa de recibir en su teléfono mensajes de gente voluntaria que le pregunta en qué pueden ayudar, o cuándo es la siguiente brigada de búsqueda, o que simplemente le mandan palabras de aliento. 

Cerca de ella, su esposo Raúl, que viste una playera negra, un pantalón tejando, y unas botas camperas, permanece con una rodilla puesta en la orilla de la ciénaga, como si estuviera estudiando la superficie de aguas estancadas. A su alrededor el silencio es hermético. Solo se escucha el zumbido del minúsculo dron sobrevolando el canal, el rumor del aire rozándose con los altos cañaverales quemados, y el chapoteo de los remos de los balseros removiendo el cieno.  

A unos pocos kilómetros de distancia, dice apuntando con la barbilla a un cerro cercano, él y su hijo salían a correr a menudo como parte del entrenamiento del joven, campeón nacional en 2014 de Taekwondo, y ganador de medallas de todos los metales y colores desde que en 2005, con tan solo cinco años, comenzó a practicar este arte marcial.  

Foto: Carlo Echegoyen.

“A mi hijo le encanta el deporte”, comenta Raúl con una sonrisa franca, orgullosa. Y también le gustan los libros, la literatura. Tanto, que en su mochila siempre carga algún ejemplar, como Así habló Zaratustra, de Nietzsche, o la biografía de Steve Jobs, el gurú de la tecnología, la otra pasión de Raúl, que es estudiante de Desarrollo de Software en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Tras la sonrisa emanada por el recuerdo tan cercano y vivo de su hijo, Raúl regresa la mirada al canal. Ya han pasado varios días desde la desaparición, reconoce, “y la mente no sabe qué hacer: si luto o esperanza”. Pero la decisión es inamovible, asegura: presionarán lo que sea necesario para que las autoridades hagan su trabajo, y seguirán buscando a Raúl hasta encontrarlo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo saber si tu celular ha sido hackeado y qué puedes hacer para evitarlo

Algunos consejos útiles para estar pendiente si hackean tu teléfono y minimizar cualquier riesgo.
11 de julio, 2021
Comparte

¿Te dura muy poco la batería del teléfono? ¿Consumes tus datos en pocos días?

No te asustes. Quizás sea hora de cambiar de terminal o ajustar tu plan de datos.

Pero ojo, esos síntomas también pueden indicar que un hacker manipula tu celular.

Una brecha de seguridad en tu teléfono puede comprometer tu identidad, privacidad y recursos sin que te enteres.

Y es que los métodos de los hackers cada vez son más efectivos e indetectables.

Por suerte para todos, hay signos para sospechar si nos han hackeado el teléfono y algunos consejos para evitarlo.

¿Cómo saber si te han hackeado el teléfono?

Como te dijimos al principio, si tu teléfono consume datos de navegación demasiado rápido, esta podría ser una señal de alarma.

“Es cierto que hay muchas razones para un alto consumo de datos (por ejemplo, usar más alguna aplicación). Pero si usas el teléfono de la misma forma y tu consumo de datos se ha disparado, es tiempo de investigar”, recomienda Norton, empresa estadounidense de seguridad informática.

Norton, además, pide estar atentos al consumo de batería. Si tus hábitos con el teléfono no han cambiado y la carga te dura menos de lo normal, puede ser que tu teléfono haya sido hackeado.

Persona sosteniendo un teléfono sin batería.

Getty Images

Kaspersky, otra compañía líder en seguridad informática, da otro posible síntoma de hackeo.

“Un teléfono hackeado puede estar dando toda su potencia de procesamiento a las aplicaciones sospechosas del hacker. Esto puede causar que tu teléfono se ralentice. Otros signos pueden ser congelamientos o reinicios inesperados”, apunta Kaspersky.

Tanto Kaspersky como Norton coinciden en seguir también de cerca cualquier actividad inesperada en tu teléfono.

Estas pueden ser aplicaciones repentinas que no recuerdes haber instalado o llamadas o mensajes que no hayas hecho.

Kaspersky aconseja revisar tus cuentas de correo y redes sociales. Puede ser signo de peligro si te piden modificar la contraseña o te aparecen localizaciones de acceso inusuales.

“Cuando un hacker entra en tu teléfono, tratará de robarte el acceso a tus cuentas más valiosas“, dice la compañía, fundada en Rusia.

Persona con teléfono poniendo nombre de usuario y contraseña.

Getty Images
Al margen del peligro de hackeo, conviene no tener las contraseñas apuntadas en tu teléfono. Es vital mantener tus cuentas más valiosas bien protegidas.

¿Cómo evitar una brecha de seguridad en tu teléfono?

Tu terminal puede ser hackeado de varias formas.

Debes tener cuidado al descargarte aplicaciones, ya que algunas de ellas pueden contener virus. Lo ideal es elegir aplicaciones de las tiendas de Google o Apple, por ejemplo.

“Si recibes un correo o texto de una persona que no conoces, evita clicar en cualquier link o descargar un archivo adjunto. Estos también pueden incluir malwares”, apunta Norton.

“Es muy fácil para los hackers conectarse a tu teléfono usando wifi o bluetooth, así que desactívalos si no lo necesitas porque el ataque puede llegar sin aviso“, aconseja por otro lado la empresa de seguridad McAfee.

“Si te hackean en un espacio público, si apagas el teléfono puedes detener al hacker. Este es un método de prevención efectivo”, añade.

Persona revisando su teléfono en medio de varias personas caminando.

Getty Images
Las redes públicas de wifi pueden ser escenario de potenciales ataques de hackers.

A lo recomendado, Kaspersky también aconseja mantener tu teléfono todo el tiempo contigo y no perderlo de vista, no guardar contraseñas en tu dispositivo y mantener todas tus aplicaciones actualizadas.

¿Cómo actuar si ya te han hackeado el teléfono?

Si a pesar de seguir los consejos un hacker ha conseguido manipular tu teléfono, es importante tener claros los pasos para deshacerte del atacante.

Primero, Norton recomienda avisar a tus contactos de que tu teléfono fue hackeado. Así pueden evitar hacer click en cualquier link sospechoso que reciban de ti.

Acto seguido, debes desinstalar cualquier aplicación sospechosa.

Persona tocando la pantalla de su teléfono.

Getty Images
Atento a cualquier aplicación que aparezca en tu teléfono y no recuerdes haberla instalado.

También conviene activar algún software antimalware en tu terminal que detecte y ataque el agente malicioso que lo infecta.

Resetear tu teléfono puede ser otra solución, aunque esto también implicaría borrar tus datos y archivos.

Por último, es vital que cambies todas tus contraseñas. Es muy posible que esta información se haya comprometido durante el ataque.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RSJrBEhdZxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.