Familias de Guerrero logran cruzar a EU con el fin de 'Quédate en México'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Familias de Guerrero logran cruzar a EU para pedir asilo con el fin del programa 'Quédate en México'

Sandra Ocampo fue expulsada en agosto con su hijo recién nacido y ahora pudo cruzar la frontera legalmente. Las autoridades de EU aceptaron a los mexicanos del campamento de Matamoros a pesar de que no estaban dentro del programa.
Cuartoscuro
Comparte

Sandra Ocampo Atanasio, de 26 años, es una de las primeras mexicanas que cruza a Estados Unidos para pedir asilo desde hace más de un año. En febrero de 2020 llegó con su esposo y sus hijos a Matamoros, Tamaulipas, huyendo de la violencia de Guerrero. Pero se atravesó la pandemia por COVID-19 y el expresidente Donald Trump cerró las fronteras, suprimiendo el derecho a solicitar refugio. Durante un año malvivió en el campamento levantado a orillas del Río Bravo. Su desesperación llegó hasta tal punto que llegó a saltar al Río Bravo embarazada de nueve meses en agosto de 2020. Pero fue detenida, dio a luz y la devolvieron a México con su recién nacido estadounidense en brazos. El pasado 3 de marzo logró cruzar la frontera al ser incluida dentro de los grupos recibidos al otro lado de la frontera tras la decisión de Joe Biden de abrir las puertas a 25 mil solicitantes de asilo que habían sido expulsados por el programa “Quédate en México”.

Te puede interesar: Buscó asilo y terminó con el narco: llega a su fin programa que puso en riesgo a refugiados en la era Trump

“Fuimos de los últimos en entrar. Ya casi pensábamos que no nos incluirían, pero al final lo conseguimos”, dice Ocampo Atanasio en entrevista telefónica desde Georgia, donde se ha instalado en casa de un familiar. Su voz suena radiante. Se está cumpliendo todo lo que soñó cuando se marchó a la carrera de Tecpán de Galeana, Guerrero, por miedo a ser la próxima víctima del crimen organizado. Estaba embarazada de Joshua, su tercer hijo, su tío había sido asesinado y el crimen organizado ya rondaba a otros miembros de su familia. Así que ella y su esposo decidieron que, si México era incapaz de protegerles, deberían ir a probar suerte a otro país. 

Suerte. O casualidad. O estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Una mezcla de todo esto es lo que, en última instancia, ha permitido que la familia de Ocampo Atanasio y un puñado de mexicanos más logren cruzar a Estados Unidos. Durante un año sufrieron las penurias del campamento: malas condiciones higiénicas, hacinamiento, incertidumbre. Eso fue lo que les permitió cruzar. Pero son una excepción y lo saben. 

Actualmente nadie puede pedir asilo al otro lado de la frontera. Aunque el presidente Biden ha tomado medidas que flexibilizan las condiciones de migrantes y solicitantes de refugio, sigue vigente el Título 42, una norma que suspende las garantías en la frontera y que impide que nadie pueda pedir protección bajo la excusa de la emergencia por COVID-19. Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), más de medio millón de personas fueron devueltas a México desde marzo de 2020 según esta nueva normativa. La gran mayoría de ellas eran mexicanos, como Ocampo Atanasio. 

En realidad, el plan de puertas abierta de Biden estaba dirigido únicamente a quienes tenían su caso abierto dentro de “Quédate en México”. Este fue el programa pactado entre Trump y Andrés Manuel López Obrador para dificultar el acceso al refugio de los centroamericanos y que provocó la expulsión de más de 70 mil personas a ciudades peligrosas como Matamoros. El nuevo mandatario estadounidense lo terminó nada más llegar a la Casa Blanca y anunció que los afectados podrían seguir su caso al interior del país. Pero esto dejaba fuera a Ocampo Atanasio y su familia, que llegaron a la frontera y no tuvieron tiempo de pedir asilo porque las puertas se cerraron por la COVID-19. 

Los mexicanos pudieron aprovechar la decisión de acabar con el campamento. Ellos llevaban viviendo en esa miserable sucesión de carpas tanto tiempo como muchos de sus compañeros. Así que, en el momento de hacer el censo, fueron incluidos. 

Animal Político consultó con Acnur sobre el proceso, pero la institución respondió que no hace referencias a casos individuales como parte del protocolo para su protección. Sí que recordó que “cualquier persona que sufra violencia o persecución tiene el derecho básico de pedir asilo y debe poder acceder a procesos humanos, seguros y eficientes”. 

Eso es lo que, durante los últimos años, Estados Unidos negó a centroamericanos y, también, a mexicanos. 

El campamento de Matamoros llegó a tener 2 mil 500 habitantes en sus momentos de mayor afluencia. Aunque en su cierre había menguado. Allí convivía la miseria y la desesperación con el miedo al crimen organizado, que es el que controla la frontera. Según el Instituto Nacional de Migración (INM), un total de 731 personas abandonó el campamento de Matamoros para cruzar a Estados Unidos tras el anuncio de Biden de que los recibiría. No hay cifras exactas sobre cuántos de ellos eran mexicanos, aunque Ocampo Atanasio cree que no eran más de 15 familias. Atrás quedaron unas 70 personas, centroamericanos en su mayoría, con el caso de asilo cerrado o con orden de deportación en EU. Actualmente se encuentran en la casa del migrante de Matamoros. 

“La entrada fue muy distinta”

“La entrada ahora fue muy distinta, una experiencia muy bonita”, dice Ocampo Atanasio. Esto era exactamente lo que ella deseaba. Entrar por la puerta grande, sin violar la ley americana, hacer todo conforme a ley y sin quebrantar las leyes”, explica. Relata que, tras hacerse las pruebas COVID-19, llegaron al puente internacional que conecta Matamoros con Brownsville donde les acompañó la hermana Norma Pimentel, una religiosa conocida por su activismo a favor de los migrantes. “Fue muy distinto, la experiencia muy diferente porque no se portaron groseros con nosotros”, dice, en referencia a los agentes del CPB. 

Su último contacto con estos oficiales fue traumático. Ocurrió el 22 de agosto cuando ella, de pura desesperación, cruzó Río Bravo embarazada de nueve meses. Su esposo y sus hijos fueron expulsados inmediatamente a Matamoros. Ella, por el contrario, se quedó en el hospital ya que llegó con dolores de parto. Le dieron el tiempo justo para dar a luz a Joshua, que nació estadounidense, y ser devueltos los dos, la madre y el bebé de dos días en brazos. 

Todo eso quedó atrás. 

“El recibimiento que nos hicieron los americanos cuando llegamos a la estación de autobuses fue muy bonito. Con aplausos y abrazos nos dieron la bienvenida”, explica. “Se siente esa emoción tan bonita. ¿Cómo es posible que personas que ni siquiera te conocen te reciban con tanto cariño, con tanta felicidad?”, relata. Frente a la imagen de EU cultivada por Trump, la de un lugar hostil y amurallado que rechaza al que es diferente, Ocampo Atanasio pone en valor el trabajo de las organizaciones que durante dos años estuvieron apoyando a las víctimas de las políticas xenófobas. 

Ahora que todo queda atrás, la mexicana recuerda las lecciones del campamento. “Allí aprendimos a sobrevivir”, dice. El cambio ha sido grande. “Antes dormíamos en una colchoneta, ahora en una cama. Ya cocinamos en una estufa y vamos a un baño normal, no a una letrina como las que estaban en el campamento. Es algo muy diferente. Esto nos sirve de aprendizaje para valorar lo que nos da la vida”, asegura.

Lee más: México solo dio trabajo a 64 solicitantes de asilo devueltos por EU, y no a miles como prometió

El desplazamiento forzado en México 

Su caso habla de un fenómeno que en México pasa desapercibido: el de los desplazados internos. Mexicanos que se ven obligados a dejarlo todo por miedo a ser víctimas de la violencia y del crimen organizado. Desde que Felipe Calderón inició lo que llamó la “guerra contra el narcotráfico” se contabilizan más de 300 mil muertos, más de 84 mil desaparecidos y cerca de 40 mil cuerpos sin identificar. 

En 2020, México se convirtió en el cuarto país con más trámites de asilo en los juzgados de Estados Unidos. De los 59 mil 712 casos que se procesaron, 6 mil 175 eran peticiones de protección de ciudadanos mexicanos, que solo fueron superados por los guatemaltecos, salvadoreños y hondureños. Los resultados no son esperanzadores para Ocampo Atanasio y su familia. Únicamente 760 fueron aceptados como refugiados, mientras que otros 208 recibieron algún tipo de protección complementaria. El resto fue rechazado y, por lo tanto, se giró una orden de deportación.

Regresar es algo que la mujer no quiere ni pensar. “Me aterra. Me daría miedo que esto pasara (que la obligasen a volver a México)- En esto regresamos y vienen las personas que nos quisieron hacer daño. Regresar sería muy malo. También estuvimos en Michoacán, allí también está muy difícil. ¿A qué le tiramos si regresamos? A nada bueno”, dice. 

El fin del campamento de Matamoros es solo un símbolo. A lo largo de la frontera, miles de personas aguardan su oportunidad para pedir asilo. No son solo quienes fueron expulsados por “Quédate en México”. Los desastres naturales, la pobreza y la violencia en Centroamérica ha provocado un incremento en los flujos hacia el norte, según han constatado organizaciones como el Movimiento Migrante Mesoamericano. En México cada año son más quienes, como Sandra Ocampo Atanasio, creen que nadie podrá protegerles en su país y tratan de cruzar a Estados Unidos. 

Para la joven que escapó de Guerrero después del asesinato de su tío todo esto son temores que van superándose. Ahora, mientras se adapta a su nueva vida, piensa en las oportunidades que tendrán sus hijos y que ella no pudo ni soñar: una buena educación y seguridad. Crecer sin el miedo de que alguien pueda hacerte daño.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: la multimillonaria fortuna oculta de un magnate del 'círculo cercano' de Putin al descubierto

Documentos filtrados muestran cómo el sancionado oligarca Suleiman Kerimov usó sociedades ficticias para mover US$ 700 millones
13 de abril, 2022
Comparte

Un oligarca del círculo cercano del presidente ruso Vladimir Putin sancionado por occidente usó un entramado para ocultar su riqueza y propiedades, según muestran documentos filtrados a los que tuvo acceso la BBC.

Estos documentos revelan cómo un tatuador suizo se convirtió en el testaferro de una empresa que transfirió más de US$300 millones a compañías vinculadas con Suleiman Kerimov.

También muestran cómo pasaron desapercibidos US$700 millones en transacciones, así como propiedades de lujo.

La investigación pone en evidencia las fallas del sistema bancario internacional y los obstáculos que impiden aplicar las sanciones occidentales.

Short presentational grey line

BBC

Como parte del proyecto Papeles de Pandora Rusia, dirigido por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), la BBC descubrió varios hechos:

  • Entre 2010 y 2015 varios bancos denunciaron como sospechosas transacciones por valor de US$ 700 millones vinculadas a Suleiman Kerimov y sus socios comerciales más cercanos.
  • El contable suizo Alexander Studhalter se hizo pasar por dueño de propiedades que en realidad pertenecían a Kerimov.
  • Kerimov era el propietario oculto de varias de ellas en la Riviera francesa y en Londres, incluida la vivienda adosada más cara jamás vendida en Reino Unido.

Tom Keatinge, director del Centro de Estudios de Seguridad y Delitos Financieros del think tank de defensa RUSI, aseguró que los oligarcas a quienes tratan de sancionar los países occidentales poseen muchas de estas empresas ficticias.

“Eso muestra el gran desafío que supondrá hacer cumplir eficazmente las sanciones contra los oligarcas, más allá de simplemente confiscarles sus yates y casas en Belgravia (barrio de Londres”.

Suleiman Kerimov apareció en febrero con otros doce multimillonarios junto al presidente Putin, mientras los tanques rusos cruzaban a Ucrania.

Ha sido objeto de sanciones estadounidenses desde 2018 “por ser un funcionario del gobierno de la Federación Rusa” y miembro de las cámaras alta y baja del Parlamento.

El 15 de marzo de este año fue sancionado por el gobierno de Reino Unido, así como por la UE, que lo definió como “un miembro del círculo de oligarcas” cercano a Putin.

Suleiman Kerimov (izquierda) y Vladimir Putin en Sochi, Rusia, en 2019

Getty Images
Suleiman Kerimov (izquierda) y Vladimir Putin en Sochi, Rusia, en 2019.

De origen humilde, Kerimov pasó de economista en la era soviética a ser uno de los oligarcas más ricos y mejor conectados de Rusia.

Hizo su fortuna comprando activos en el sector energético e importantes participaciones en bancos rusos tras la caída de la Unión Soviética. Según informes, ganó US$21.000 millones invirtiendo en el gigante del gas Gazprom y en Sberbank, el mayor banco estatal.

En noviembre de 2006 estuvo a punto de morir en un grave accidente en Promenade des Anglais, Niza, en el sur de Francia. Se salió de la vía con su Ferrari Enzo valorado en US$650.000, que estalló en llamas. Kerimov y la mujer que lo acompañaba fueron rescatados de entre los restos del vehículo.

Nuestra investigación sobre Kerimov expone el fracaso del sistema bancario internacional para identificar quién estaba detrás de cientos de millones de dólares en transacciones que los bancos identificaron como sospechosas.

Este funcionario ruso se encuentra entre los más de 4.000 ciudadanos cuyos nombres aparecen en los datos obtenidos por el ICIJ y examinados como parte de los Papeles de Pandora Rusia.

La nueva investigación realizada por la entidad periodística y sus socios globales tiene la intención de arrojar luz sobre las transacciones financieras encubiertas vinculadas a los oligarcas y otras personas cercanas al Kremlin luego de la invasión en Ucrania.

Los registros corporativos muestran cómo se utilizaron falsos propietarios para aumentar la opacidad. Además, demuestran que los bancos no sabían exactamente quién estaba detrás de las grandes transacciones en dólares.

Todas las pruebas ponen en duda la capacidad de los gobiernos para identificar y confiscar los bienes del círculo cercano a Putin.

“Vamos a por sus ganancias obtenidas de forma fraudulenta”, prometió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su discurso anual sobre el Estado de la Unión. EE.UU. ha anunciado un importante programa intergubernamental para identificar los activos de los oligarcas. Pero eso no será fácil, como evidencia el caso Kerimov.

Los expertos aseguran que los países occidentales tienen mucho trabajo por hacer ya que, durante años, han adoptado un enfoque laxo en la lucha contra el dinero ilegal y no han obligado a los bancos a rendir cuentas.

“Van a tener que ponerse al día si quieren seguir adelante con esto”, indicó Julia Friedlander, exasesora de sanciones del Departamento del Tesoro de EE.UU., ahora en el think tank Atlantic Council.

A continuación, les presentamos los nuevos hallazgos clave vinculados a Suleiman Kerimov.

La investigación francesa

Un documento secreto de la justicia francesa al que accedió la BBC revela cómo el oligarca habría ocultado su riqueza valiéndose de uno de sus socios más cercanos.

Kerimov fue arrestado en Francia en noviembre de 2017 bajo sospecha de lavado de dinero producto de la evasión de impuestos. El caso abordaba la compra de una serie de propiedades de lujo en la Riviera francesa entre 2006 y 2010.

Suleiman Kerimov frente al tribunal de Aix-en-Provence, Francia, en 2017

Getty Images
Suleiman Kerimov frente al tribunal de Aix-en-Provence, Francia, en 2017.

En específico, se enfocaba en Villa Hier en Cap d’Antibes, una lujosa propiedad que se usó como lugar de rodaje de la película “Un par de seductores” de 1988.

Se había vendido a una empresa suiza llamada Swiru Holding AG en 2008 por US$38 millones, pero los investigadores descubrieron pagos ocultos que mostraban que se habían evadido impuestos sobre el precio de compra real de US$138 millones.

Alexander Studhalter, contable y empresario suizo, también fue arrestado. Aseguró ser el propietario de Swiru Holding y cuatro villas, pero los investigadores franceses creían que en realidad eran propiedad del oligarca ruso.

Decían que Studhalter era un testaferro de Kerimov, pero los casos penales contra ambos se cerraron y las acusaciones en su contra fueron rebatidas por un tribunal de apelación francés.

En 2020, Swiru Holding reconoció su participación en la evasión de impuestos y fue multada con U$1,5 millones y obligada a pagar otros US$11,2 millones para resolver el caso.

El abogado de Kerimov emitió un comunicado para afirmar que los tribunales franceses “desestimaron oficialmente las acusaciones hechas por el exfiscal de Niza contra Suleiman Kerimov de haber llevado a cabo operaciones de lavado de dinero”.

“Nunca fui el testaferro de mi amigo ruso”, declaró Studhalter.

Pero, según el documento judicial francés filtrado y al que accedió la BBC, esto no es así.

En una audiencia secreta en junio de 2018 los jueces expusieron las pruebas recopiladas por el juez de instrucción, que concluyó que “el beneficiario efectivo y exclusivo de las villas es el señor Kerimov y su familia”.

Las pruebas contenían registros de tres bancos, incluyendo documentos aparentemente firmados por Studhalter, Kerimov y su sobrino Nariman Gadzhiev que afirmaban que Kerimov y su sobrino eran los verdaderos propietarios de Swiru Holding.

Según el registro del tribunal, Studhalter alegó que “los documentos en poder del banco y firmados por Suleyman Kerimov o Nariman Gadzhiev… eran falsificaciones”.

En respuesta a las preguntas de los socios de la BBC y el ICIJ, Studhalter afirmó que un mismo empleado del banco había falsificado documentos en otros dos bancos, pero aseguró no saber por qué.

Studhalter también declaró: “Fui el único beneficiario efectivo de Swiru Holding AG desde su fundación hasta que vendí la empresa en 2019, según lo confirmado por la Administración Tributaria Federal de Suiza y un tribunal en Francia”.

Los abogados franceses de Kerimov anunciaron lo siguiente: “Después de varios años de investigación, no se han presentado cargos contra nuestro cliente”.

Studhalter dice que las cuatro villas en Francia ya se vendieron. Los registros oficiales en Francia muestran que la beneficiaria última de las empresas que las poseen es la hija de Kerimov.

Propiedades en Londres

Francia no fue el único país donde Kerimov recurrió a Swiru Holding para operar transacciones financieras secretas.

Nuestra investigación ha destapado que, al tiempo que compraba propiedades en el sur de Francia, el multimillonario ruso estaba construyendo otro imperio inmobiliario secreto en Londres.

One Cornwall Terrace es una lujosa mansión de cuatro plantas al final de una hilera de casas adosadas con vistas a Regent’s Park en Londres. La casa tiene medio acre de jardines, con una gran escalera doble que conduce a un majestuoso patio.

One Cornwall Terrace, Londres

Getty Images
One Cornwall Terrace, una lujosa mansión de cuatro plantas en Londres.

Generó titulares en 2013 cuando su venta por 80 millones de libras (US$104,2 millones) la convirtió en la vivienda adosada más cara jamás vendida en el Reino Unido.

En octubre del año pasado los documentos de los Papeles de Pandora revelaron que era una de las dos propiedades adyacentes compradas por la familia gobernante de Qatar.

Pero los documentos muestran que en 2005 fue comprada por 21 millones de libras (US$27,3 millones) por una empresa extraterritorial propiedad de Swiru Holding, la misma empresa que según los documentos bancarios en Francia era propiedad de Kerimov.

Tras el exitoso lanzamiento en 2007 en la bolsa de valores de Londres de la empresa de Kerimov Polyus Gold, el mayor productor de oro de Rusia, One Cornwall Terrace recibió una lujosa restauración, que tuvo lugar entre 2008 y 2013.

La renovación costó 30 millones de libras (US$39 millones) según los arquitectos que trabajan en el proyecto, e incluyó la adición de una “piscina y spa de última generación en el sótano”, mientras el nuevo jardín “se inspiró en la Piazza dell’Anfiteatro en Lucca, Italia”.

Pero, si bien hubo referencias a un “cliente ruso privado”, la propiedad de Kerimov se ocultó tras capas de secretismo.

Transferencias de dinero

Las actividades financieras de la empresa de propiedad oculta de Kerimov no se limitaban al mercado inmobiliario.

Documentos de los Papeles de Pandora muestran a Swiru Holding en el centro de una red de empresas vinculadas al oligarca e involucradas en transferencias de cientos de millones de dólares.

En uno de los casos, los registros corporativos filtrados revelan que un accionista nominal -alguien que posee acciones en beneficio de otra persona- fue denominado falsamente como el verdadero propietario de una empresa involucrada en más de US$300 millones en transferencias monetarias.

Renato Coppo es un tatuador de la pintoresca ciudad suiza de Lucerna amante del “arte asiático” y con “muchos años de experiencia profesional en el campo del tatuaje”. Su estudio está en la misma ciudad que las oficinas del contable y empresario Alexander Studhalter.

Según documentos de 2016, uno de ellos firmado por Studhalter, Coppo también era el beneficiario final de Fletcher Ventures, una empresa registrada en las Islas Vírgenes Británicas pero administrada en Suiza por Swiru Holding.

La empresa del artista del tatuaje, Fletcher Ventures, participó en grandes transacciones. En 2013 transfirió US$100 millones a una compañía llamada LT Trading.

El tatuador Renato Coppo

BBC
Renato Coppo es un tatuador de la pintoresca ciudad suiza de Lucerna.

Fue una de las varias transacciones de Fletcher Ventures que encendieron las alarmas en el banco estadounidense BNY Mellon. El banco presentó un informe de actividad sospechosa ante el Tesoro de EE.UU., que rastreó a Fletcher Ventures hasta Suiza. Renato Coppo no fue identificado y el banco no pudo averiguar exactamente a dónde iba el dinero.

La “investigación en internet” del banco rastreó a LT Trading hasta una dirección del Reino Unido. Los funcionarios del banco señalaron que la empresa británica se especializaba “en la venta de frutas y verduras”. Era “sospechoso”, concluyeron, “porque parece ser incompatible con la supuesta línea de negocios de LT Trading Limited”.

De hecho, el banco había identificado una empresa con el mismo nombre en el país equivocado. Los documentos filtrados de los Papeles de Pandora muestran que LT Trading no tenía conexión con la compañía productora británica del mismo nombre.

El beneficiario de LT Trading mencionado en los registros corporativos era el sobrino de Kerimov, Nariman Gadzhiev. Al igual que Fletcher Ventures, la empresa fue administrada en Suiza por Swiru Holding.

La transacción fue solo una de una serie de transferencias electrónicas realizadas entre 2010 y 2015 por un total de US$700 millones que las autoridades estadounidenses informaron como sospechosas y en las que los funcionarios bancarios no identificaron vínculos con el oligarca ruso.

Los archivos se encontraron en un listado de informes secretos obtenidos por el ICIJ para la investigación FinCEN Files realizada en 2020.

Los registros filtrados también muestran que en 2013, Fletcher Ventures envió US$202 millones a LLC Gilia en Moscú, una empresa vinculada a una firma de inversiones de Kerimov. Los funcionarios del banco no pudieron identificar quién estaba detrás de esta compañía rusa.

Suleiman Kerimov

Getty Images
Además de empresario, Suleiman Kerimov es también senador de la Federación rusa.

El BNY Mellon dice que tiene prohibido comentar sobre sus documentos de inteligencia, pero la institución alega que cumple totalmente con las leyes y regulaciones pertinentes.

Cuando se le preguntó el año pasado sobre Fletcher Ventures y las transacciones multimillonarias de su compañía, Coppo se negó a responder preguntas y remitió a los periodistas que trabajan con la BBC y el ICIJ a Studhalter.

A pesar de firmar un documento que decía que Coppo era el beneficiario final, Studhalter dijo que lo había firmado por error y presentó otros registros que indicaban que él, y no Coppo, era el verdadero propietario de Fletcher Ventures.

Coppo no respondió a nuestras preguntas.

Fletcher Ventures no es la única empresa por la que Studhalter se disputa el papeleo.

Un documento filtrado muestra que Fren Global Corp otorgó préstamos por un valor cercano a US$3.000 millones a una empresa vinculada con Kerimov y su familia que poseía acciones en Polyus Gold.

Según los documentos firmados por Studhalter, él era el beneficiario final de Fren Global Corp. Pero dice que vendió esta compañía en 2014 “como una empresa ficticia sin activos” a Nariman Gadzhiev, el sobrino de Kerimov.

Cuando fue cuestionado sobre el asunto, Studhalter afirmó no reconocer lo que describió como una “firma electrónica distorsionada” en un documento que le fue mostrado.

Otros activos atribuidos a Swiru Holding y que se cree fueron propiedad de Kerimov incluyen un Boeing 737 hecho a la medida y un superyate valorados en US$150 millones.

Studhalter afirma que él, no Kerimov, era el verdadero propietario.

Kerimov no respondió a una solicitud de entrevista, excepto en relación a la investigación francesa. Mientras, Gadzhiev no respondió a una carta que le envió la BBC.

Desarrollos recientes

El 8 de abril, la Unión Europea impuso sanciones al hijo de Kerimov, Said Kerimov, quien dejó la dirección de Polyus Gold.

La revelación de que su hija ahora es dueña de las villas francesas puede hacer que las propiedades sean objeto de sanciones en Francia.

En un comunicado la semana pasada, el fiscal francés en Niza responsable de los casos por los que fueron acusados ​​formalmente Kerimov y Studhalter, hizo hincapié en “el hecho de que el procedimiento sigue en curso“. En otras palabras, todavía es un caso abierto.

Información adicional de Will Dahlgreen y Anthony Reuben


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gyrC55QhAPA&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.