Guanajuato tardó 7 meses en entregar restos de dos jóvenes ya identificados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Fiscalía de Guanajuato tardó 7 meses en entregar restos de dos jóvenes ya identificados

Las familias de David Lorenzo Pizano López, de 19 años, y Martín Delgado Calero, de 32, denunciaron la lentitud de las autoridades. Un plantón mostró esta semana el descontento de los colectivos con la Fiscalía.
Cuartoscuro
Comparte

David Lorenzo Pizano López, de 19 años, salió de su casa en Juventino Rosas, Guanajuato, el 7 de agosto de 2020. Su madre, María Guadalupe López, recuerda que eran las 21:30 horas porque le pareció muy tarde. “Voy y vuelvo”, respondió su hijo. Pero no volvió.

Un mes después los restos del joven fueron hallados en una fosa junto a los de dos amigos: Martín Delgado Calero y J. Cruz García. Solo la familia del último, que lo reconoció por un tatuaje, pudo recuperar sus restos. Los otros dos, aunque también fueron identificados, tardaron más de siete meses en ser entregados a sus familiares. Todo este tiempo lo pasaron en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Celaya.

Lee: Suman 20 cuerpos en fosas de Celaya, Guanajuato; víctimas arman plantón por fallas de autoridades

“Es un dolor y una desesperación muy grande, saber que está ahí y que no puedes hacer nada”, decía María Guadalupe López, días antes de que la Fiscalía General del Estado (FGE) hiciera entrega de los restos. Finalmente, el viernes 12 ambas familias pudieron velar a sus allegados para posteriormente darles sepultura.

Animal Político contactó con la Fiscalía General del Estado de Guanajuato para conocer su versión, pero al cierre de la edición no había recibido respuesta.

Poco se sabe de qué ocurrió aquella noche del 7 de agosto en la que David desapareció con sus compañeros. Alguien dijo luego a las familias que los jóvenes habían sido secuestrados por personas que viajaban en una camioneta blanca. Una triste historia demasiado habitual en Guanajuato, el estado que concentra el 15% de los asesinatos de todo el país.

Según datos de la Comisión Nacional de Búsqueda, Guanajuato es el segundo estado con mayor número de desaparecidos en los dos últimos años, solo superado por Jalisco.

“Lo empezamos a buscar, sábado en la mañana, en la tarde, en la noche. El domingo desde tempranas horas. Pero nada”, dice López.

Tras dos días buscando metieron el reporte de desaparecido en el Ministerio Público de Juventino Rosas.

La respuesta la recibieron un mes después.

“Llegamos y el licenciado nos dijo que lo sentía mucho que eran nuestros familiares”, explica.

Los criminales los habían descuartizado, así que los restos no estaban completos. En el caso de su hijo, lo que encontraron era la parte del tronco hasta los pies, un cráneo y una mano.

Al día siguiente fueron a Guanajuato a hacerse pruebas de ADN. Sin embargo, antes pasaron por el Semefo de Celaya para hacer el reconocimiento. “El que podía ser mi hijo, sus restos, traían un pantalón y unos tenis idénticos a los que le compré”, asegura.

Ella estaba convencida: ese era su hijo.

Sin embargo, tardaron tres meses en recibir una nueva comunicación. La FGE le pidió que llevara al papá del joven, ya que los resultados no estaban claros.

Al no encontrarse cerca esta persona, recurrieron al abuelo paterno, que se hizo las pruebas. Era el mes de noviembre y López estaba segura de que esos restos eran de su hijo David. Lo mismo ocurría con la familia de Martín, que tuvo que enviar al papá a entregar su ADN nuevamente.

Ambas familias siguieron esperando sin recibir respuesta. Hasta que López entró en contacto con el colectivo Luz y Justicia, uno de los doce formados en Guanajuato por familiares de desaparecidos. Tras varias gestiones recibieron la confirmación de lo que ya sabían: que esos restos eran los de sus hijos.

Finalmente, los restos fueron entregados el viernes 12 de marzo.

“Yo no quiero saber quién fue o quién lo hizo. Solo quiero dar sagrada sepultura. Ya no quiero saber más”, asegura.

La mujer se muestra molesta con el trato recibido en Fiscalía. Fueron más de siete meses con su hijo identificado y sin poder sacarlo del Semefo. Siete meses en los que se practicaron dos pruebas distintas de ADN. “No se si no saben hacer, o están muy excesos en trabajo. Ha habido demasiado muerto, pero si no llegamos a meternos en el colectivo no sabemos si estaríamos todavía esperando”, protesta. “Se podían haber entregado desde el principio, ya estaban identificados”, insiste.

“Este caso ejemplifica dos cosas: la falta de capacidad para la identificación forense, ya que tardan meses en entregar resultados, y la saña con la que están actuando los grupos criminales, ya que los cuerpos estaban desmembrados”, explica Raymundo Sandoval, investigador e integrante de la Plataforma por la Paz de Guanajuato.

El malestar de los colectivos con la fiscalía no se limita a este caso aislado. De hecho, familiares de desaparecidos mantienen desde el pasado lunes un plantón frente al Teatro Juárez en Guanajuato, que no levantaron a pesar de mantener una reunión con el titular Carlos Zamarripa. El detonante de esta protesta fue la exhumación de restos que se habían encontrado en El Sauz de Villaseñor, Celaya, y que se retiraron sin contar con los familiares durante el fin de semana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las imágenes de agentes fronterizos deteniendo a migrantes a caballo en Estados Unidos que generaron polémica

La controversia sobre la situación llegó hasta la Casa Blanca, que la consideró "horrible".
Getty Images
21 de septiembre, 2021
Comparte

La Casa Blanca consideró las escenas como “terribles”.

Los videos e imágenes de varios agentes fronterizos de Estados Unidos a caballo persiguiendo y cargando contra migrantes con un aparente cordón cerca del río Grande, en una zona aledaña al pequeño municipio de Del Río, en Texas, desataron una nueva polémica en el país.

Las escenas se produjeron en medio de una nueva crisis de inmigración en la frontera, que llevó a que hasta 12.000 migrantes —en su mayoría haitianos— fueran retenidos en un campamento improvisado bajo un puente que conecta Del Río con Ciudad Acuña, en México, la pasada semana.

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, explicó la semana pasada ese organismo en un comunicado ante las críticas sobre la precaria situación de los migrantes.

El gobierno estadounidense comenzó el domingo a deportar a cientos de ellos y cerró el paso fronterizo de Del Río, lo que llevó a que otros cientos de haitianos regresaran al lado mexicano en medio de la incertidumbre.

¿Qué pasó?

Desde que se instalaron debajo del puente, algunos migrantes cruzan a México para comprar comida y agua para ellos y sus familias, que escaseaban en el lado estadounidense, y volver al campamento improvisado.

El fotógrafo Paul Ratje, de la Agencia AFP, tomó la imagen cerca de un embarcadero de botes en el río, en un área por la que los migrantes trataban de entrar o volver a EU.

“Llegué al lugar y todo el mundo estaba cruzando allí”, dijo el fotógrafo al diario The Washington Post. “De repente aparecieron algunos policías y comenzaron a tratar de que la gente se fuera. Luego, llegaron agentes fronterizos a caballo y empezaron a intentar que la gente se fuera”.

Según las imágenes, los agentes llevaban en la mano unos instrumentos que algunos presentes describieron como “látigos”, si bien las autoridades aseguran que son “riendas” que la guardia utiliza para “asegurar el control del caballo”.

Agentes fronterizos a caballo

Reuters

“Había un flujo continuo y decían: ‘No, no puedes entrar. Vuelve a México’. Pero la gente decía ‘pero mi familia está allá'”, contó Ratje a The Washington Post.

En este contexto, uno de los agentes a caballo atrapó momentáneamente a un hombre que parecía llevar bolsas de comida.

Pero al final, pese a la intervención de la patrulla, los migrantes lograron cruzar el río y llegar al campamento, según medios estadounidenses.

El patrullaje de agentes fronterizos a caballo no es inusual, debido a la geografía del terreno, entre otras causas, y generalmente la guardia exhorta a los migrantes a volver a México, según explicó Nick Miroff, reportero de The Washington Post, especializado en inmigración.

“En este caso, esa petición no resultó particularmente exitosa, en parte porque los migrantes estaban tratando de volver con comida”, señaló.

Polémica

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo: “No creo que nadie que vea esas imágenes piense que es aceptable o apropiado”.

“No tengo el contexto completo. No puedo imaginar qué contexto lo haría apropiado”, agregó. “(Los agentes) no deberían ser capaces de hacerlo de nuevo”.

Según Psaki, se trata de una grabación “obviamente horrible”.

Agentes fronterizos a caballo rodeados de migrantes

Reuters

La congresista demócrata Ilhan Omar, por su parte, calificó las acciones de los agentes fronterizos como “abusos de los derechos humanos” y como “crueles, inhumanos y una violación de las leyes nacionales e internacionales”.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, aseguró que se investigarían los hechos, calificando la situación de los migrantes como “desafiante y desgarradora”.

No obstante, lanzó una advertencia: “Si vienes a Estados Unidos ilegalmente, serás devuelto. Tu viaje no tendrá éxito y estarás poniendo en peligro tu vida y la vida de su familia”.

Agente fronterizo a caballo

Reuters
No es tan inusual que los agentes fronterizos patrullen a caballo (foto de inicios de septiembre).

La tarde del lunes, el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. emitió un comunicado y dijo que la entidad “no tolera el abuso de migrantes”.

“Las grabaciones son extremadamente preocupantes y los hechos que se conozcan de la investigación completa, que se llevará a cabo rápidamente, definirán las acciones disciplinarias apropiadas que se tomarán”, dijo el DHS.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, dijo que el incidente estaba siendo investigado para asegurarse de que no hubiera una respuesta “inaceptable” por parte de la policía, informa Reuters.

Agente fronterizo a caballo

Getty Images

Además, añadió que los agentes estaban operando en un entorno difícil, tratando de garantizar la seguridad de los migrantes mientras buscaban a potenciales contrabandistas.

Una nueva crisis fronteriza

La situación presenta un nuevo desafío político y humanitario para el gobierno del presidente Joe Biden, que prometió ser más “humano” hacia los migrantes y aquellos en busca de asilo que predecesor republicano, Donald Trump.

Pese a las últimas crisis que han azotado Hatí -el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremoto que devastó el suroeste del país-, la gran mayoría de haitianos en la frontera estadounidense dejaron su nación hacia años, desde el sismo de 2010 que dejó unos 200.000 muertos, informa BBC Monitoring.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

Éstos llevan un tiempo viviendo y trabajando en Sudamérica, en países como Brasil o Chile.

En estos dos últimos días, ya son 560 los migrantes que han llegado a Haití como parte de los miles que aún permanecen en el campamento de Texas, informó la Agencia EFE.

Este lunes arribaron 233 haitianos deportados, 45 de ellos niños y 45, mujeres. Casi todas las mujeres deportadas tenían un niño o un bebé en brazos, según la misma fuente.

MAPA

BBC

Además de los ya deportados, más de 6.000 haitianos han sido trasladados a otros centros de procesamiento migratorio, según autoridades estadounidenses, también para su deportación.

Bajo el puente de la frontera en Del Río, Texas, los haitianos aseguraron a su llegada a Haití que fueron maltratados por los agentes fronterizos estadounidenses.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

“Trataron a los haitianos como ladrones. Los haitianos no son ladrones, sino personas que buscan una vida mejor. No trataron así a personas de otras naciones. Es racismo”, dijo a EFE una mujer de unos 30 años que aseguró que vivía en Cabo Haitiano.

Miroff, de The Washington Post, dijo que el área bajo el puente parecía “una ciudad pequeña, con su propia economía emergente, centrada frecuentemente en la comida”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.