Mañaneras de AMLO, un escenario para estigmatizar a la prensa: Artículo 19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Mañaneras de AMLO, un escenario para estigmatizar a la prensa: Artículo 19

La organización Artículo 19 registró el año pasado 692 agresiones a periodistas y medios de comunicación; un incremento del 13.62% en comparación con el primer año de López Obrador.
Cuartoscuro
23 de marzo, 2021
Comparte

Con un ‘récord’ de una agresión a un periodista cada 13 horas, el segundo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue el año con más ataques a la prensa en México en más de una década.

Así lo documentó Artículo 19, organización de la sociedad civil que en 2009 comenzó a llevar un registro de las agresiones a la libertad de expresión en el país.

Lee: No veo a periodistas como enemigos, sino como adversarios, dice AMLO

De acuerdo con su último informe ‘Distorsión: el discurso contra la realidad’, que presentó este martes 22, Artículo 19 registró el año pasado 692 agresiones a periodistas y medios de comunicación; un incremento del 13.62% en comparación con el primer año de administración ‘lópezobradorista’ que ostentaba el récord con 609 agresiones.

Del total de agresiones a la prensa en 2020, 3 de cada 10 fueron en contra de mujeres periodistas. Y casi la mitad del total fueron cometidas por los propios agentes del Estado mexicano, principalmente por funcionarios públicos (188 casos), fuerzas de seguridad civiles (144), y fuerzas armadas (11), siendo la Ciudad de México, Puebla, Quintana Roo, Veracruz y Oaxaca, el top 5 de las entidades donde más ataques se perpetraron.

Además de las agresiones, en 2020 se cometieron los asesinatos de seis periodistas, por lo que suman 17 en total en el nuevo sexenio. Sin embargo, la impunidad continúa manteniendo niveles muy altos: hasta en el 98% de los casos denunciados ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), la agresión a un periodista quedó impune y los agresores en libertad.

“Fantoches, pasquín inmundo, hipócritas…”

A pesar del aumento de la violencia en contra de la prensa, Leopoldo Maldonado, director de la oficina de Artículo 19 en México, destacó en entrevista que el Gobierno Federal ha debilitado presupuestalmente a instituciones como el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, o la Comisión Especial de Atención a Víctimas (CEAPP). Y por el contrario ha fomentado, especialmente desde la tribuna de las ‘mañaneras’, una estrategia de ataques verbales y descalificaciones continuas hacia la prensa crítica.

“Fantoches, conservadores, pasquín inmundo, hipócritas, doble cara, prensa ‘fifí’, neoliberales, mafia del poder”, son tan solo algunos de los adjetivos que el presidente dedica prácticamente a diario a los medios de comunicación y periodistas que entiende que son contrarios a su gestión, provocando, de acuerdo con Maldonado, dos cosas: una, que se desvíe la atención de lo documentado en las notas periodísticas, “convirtiendo su discurso, y no sus acciones, en la nota”. Y dos, pintar ante la ciudadanía “una imagen negativa de la prensa crítica, que justifica la violencia en su contra”.

Te puede interesar: De ‘chayoteros’ a ‘muerden la mano a quien les quitó el bozal’: Los calificativos de AMLO contra la prensa

Se trata “de una estrategia de división y de estigmatización, que convirtió las conferencias mañaneras en el escenario clave para discriminar entre la supuesta única fuente de información confiable (el gobierno) y los adversarios (la crítica)”, subrayó Artículo 19.

Esta estrategia de división y estigmatización, además, ya es replicada por mandatarios de otros estados. Por poner un ejemplo: en Baja California, donde también gobierna el partido del presidente, Morena, la estigmatización oficial y las campañas de desprestigio contra la prensa representan hasta el 22.34% de las agresiones perpetradas por personas funcionarias públicas.

“Vemos con preocupación que hay un discurso permisivo de agredir a la prensa desde la propia mañanera del presidente, que está siendo tomado por otros actores políticos como un permiso para agredir, insultar, denostar, y estigmatizar continuamente a la prensa. Creemos que esto va a seguir generando un efecto cascada en las agresiones a la prensa”, recalcó Maldonado, que planteó que ese clima de permisión también ha generado el incremento de los ataques a la prensa en Internet y redes sociales: de las 692 agresiones documentadas en 2020, 191 fueron digitales (el 27.6%).

Sobre este punto, Artículo 19 señaló los casos de medios de comunicación digitales, como Animal Político, Ríodoce, o la versión digital del diario Noroeste, que sufrieron ataques informáticos para inhabilitar su sistema de suscripciones o para ‘tirar’ sus páginas web.

“Ante este tipo de ataques digitales, las autoridades muestran una total inoperancia e incapacidad para prevenirlos, o en su caso identificar y sancionar a los responsables”, expuso la organización civil.

Publicidad oficial, discrecional y concentrada en unos pocos

Por otra parte, Leopoldo Maldonado dijo que, si bien se ha reducido hasta en un 80% el el dinero que se gasta desde el Ejecutivo en publicidad oficial y comunicación social en comparación con el último año de Peña Nieto, la asignación del gasto continúa siendo discrecional, sin reglas claras, y concentrado en unos pocos medios, tal y como sucedía en sexenios anteriores.

“El nido de la víbora, en términos de censura sutil, o censura indirecta, no ha sido destruido en México porque no se quiere regular la publicidad oficial, ni establecer criterios claros y transparentes de asignación de recursos”, planteó Maldonado.

Sobre esto, otro dato: hasta el 54% del total ejercido en publicidad oficial se repartió únicamente entre 10 medios, que recibieron 1 mil 248 millones de pesos. Las empresas que más dinero recibieron fueron Estudios Azteca (148 millones 505 mil pesos), La Jornada (137), y Grupo Televisa (114).

El 46% restante del dinero en publicidad gubernamental se repartió entre 387 medios.

Además, durante prácticamente todo el 2020 hubo un subejercicio en el presupuesto asignado y no fue hasta diciembre que se erogó el 44.3% de los recursos, lo cual, según Artículo 19, es “inadecuado” si se toma en cuenta que parte de ese dinero público debió de haberse destinado, por ejemplo, a realizar campañas informativas sobre la pandemia de Covid 19 durante todo 2020, y no solo al final del año, cuando ya se había superado ampliamente la barrera de los 100 mil decesos por la enfermedad.

Sobre este punto, Artículo 19 también resaltó que la Secretaría de Salud únicamente utilizó alrededor de 14 millones de pesos en 2020, a pesar de la pandemia, ocupando el lugar 11 de las instituciones gubernamentales por gasto en comunicación social.

La dependencia que más gastó fue el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con 331 millones, seguido del ISSSTE, con 144 millones, y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con 81 millones.

Continuando con el tema de la pandemia, la organización defensora de la libertad de expresión también criticó que, además del asedio de las instituciones y los ataques del crimen organizado, la prensa enfrenta otro enemigo: la precariedad laboral en sus empresas.

Desde que inició la emergencia sanitaria en marzo de 2020, un total de 99 periodistas fallecieron víctimas de la COVID- 19.

“Ello da cuenta de la falta de medidas mínimas para garantizar los derechos laborales y de seguridad social que enfrentan miles de comunicadores en este país”, señaló Artículo 19.

En conclusión, Lepoldo Maldonado aseguró que, a pesar del discurso gubernamental que insiste en que en México “ya no se violan los derechos humanos”, la situación “continúa siendo muy precaria”.

“Sigue sin haber las condiciones de seguridad para ejercer de manera robusta, libre, crítica y segura, el periodismo en México”, concluyó el activista.

Lee aquí el informe completo:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hepatitis infantil: la hipótesis publicada en 'The Lancet' que vincula el nuevo brote con COVID-19

En la comunidad médica han saltado las alarmas ante un extraño y repentino brote de hepatitis infantil de origen desconocido. Te contamos qué hipótesis se barajan y cuáles se han descartado.
Por Matilde Cañelles López / BBC News Mundo
21 de mayo, 2022
Comparte

En un año normal, son pocos los niños que necesitan un trasplante de hígado, y normalmente es porque previamente tenían una enfermedad que reducía su inmunidad.

Por ejemplo, en España se realizan unos 120 trasplantes infantiles cada año incluyendo todos los órganos. Y cada caso es una pequeña tragedia para las familias implicadas.

Así que cuando los números se salen de la norma, el asunto es serio. Por eso en la comunidad médica, empezando por Reino Unido y siguiendo por Israel y Estados Unidos, han saltado las alarmas ante un repentino y extraño brote de hepatitis infantil de origen desconocido, del que se conocen de momento 450 casos.

De estos, un 14% en EU y un 10% en Reino Unido han precisado un trasplante de hígado. En Europa se han contabilizado 232 casos, incluyendo España, con 26 casos hasta ahora.

¿Qué causa la nueva hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus. Cuando no se trata a tiempo, puede acabar siendo necesario realizar un trasplante de hígado.

En niños, este tipo de cirugía supone estar de por vida tomando medicinas inmunosupresoras. Lo cual no es menor: todos sabemos por la pandemia de COVID-19 que esto predispone al individuo a padecer enfermedades infecciosas con especial gravedad.

Otro aspecto que complica el tema es que, para que funcione bien a largo plazo, el hígado a trasplantar debe proceder de otro niño y no de un adulto.

Hígado

Getty Images
La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus.

Ante el nuevo brote, es esencial determinar la causa, porque condiciona el tratamiento a utilizar. No olvidemos que un tratamiento temprano puede prevenir el trasplante de hígado.

Desde el primer momento se han ido manejando distintas hipótesis:

  1. La primera y más obvia fue que se tratara de alguno de los virus de la hepatitis, que son cinco, marcados con las letras de la A a la E. Esta hipótesis se descartó rápido, ya que ninguno de los niños resultó positivo para estos cinco virus.
  2. El siguiente candidato fue un adenovirus, ya que un porcentaje alto de los niños sí resultaba positivo para adenovirus en muestras de sangre. Pero hay dos problemas con esta hipótesis. El primero, que los adenovirus muy raramente provocan hepatitis en niños previamente sanos. Y el segundo, que las muestras de hígado han resultado negativas para adenovirus.
  3. Otra hipótesis que se ha barajado es que los niños sean especialmente susceptibles a los adenovirus por no haber estado antes en contacto con ellos debido a los confinamientos y cierres de colegios. Pero esta hipótesis tampoco se sostiene, ya que algunos de los niños que han padecido la hepatitis son relativamente mayores y habían tenido tiempo de estar en contacto con adenovirus antes de la pandemia.
  4. Incluso se ha postulado que los causantes pudieran ser animales de compañía, como los perros, pero tampoco se ha podido demostrar.

Ante la dificultad de encontrar una explicación sencilla, se está analizando la concurrencia de varios factores como, por ejemplo, la combinación de dos virus.

Debido a que el SARS-CoV-2 es un virus nuevo que además produce secuelas multiorgánicas en todo tipo de pacientes, incluidos niños, su implicación siempre se ha mantenido como una posibilidad. Y ahora ha surgido una nueva hipótesis que podría relacionarlos definitivamente.

La hipótesis del superantígeno

Hace unos días se publicó en The Lancet un artículo lanzando una atrevida hipótesis que podría explicar el fenómeno de las hepatitis.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que muchos de los niños afectados por esta nueva hepatitis habían pasado el COVID-19 recientemente (por ejemplo, en Israel sucedía en 11 de 12 casos).

También hay que comprender que en los niños la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 transcurre de modo distinto respecto de los adultos.

Por ejemplo, en los niños se detectan trazas del virus en el intestino durante un periodo mucho más prolongado que en los adultos (figura 1). El aspecto bueno de estas diferencias es que en niños la enfermedad suele ser mucho más leve; el malo, que a veces se complica en forma de un proceso inflamatorio multiorgánico llamado MIS-C.

Gráfico

Matilde Cañelles
Figura 1. Permanencia del virus en intestino en adultos y en niños. Imagen adaptada por Matilde Cañelles.

Este síndrome aparece en un porcentaje pequeño de los niños un tiempo después (entre unas semanas y unos meses) de que el niño haya pasado la enfermedad, incluso si esta ha sido leve. Y suele ser bastante grave, hasta el punto de requerir hospitalización.

El hígado es uno de los órganos afectados con más frecuencia. De hecho, un 43% de los casos de MIS-C resulta en hepatitis.

Se piensa que la causa es un deterioro de la barrera intestinal, con salida de trazas del virus al torrente sanguíneo, lo que causaría inflamación.

Médica examinando a una niña.

Getty Images

Pues bien, la otra pieza que se añade a este rompecabezas es la presencia en la proteína Spike del SARS-CoV-2 de una secuencia que se asemeja a otra que aparece en una toxina de la bacteria Staphilococcus aureus, llamada enterotoxina B.

Esta secuencia se corresponde con lo que se llama un “superantígeno”, es decir, una parte de una proteína que el sistema inmunitario percibe como señal de alto peligro, desencadenando una reacción inflamatoria muy rápida y potente.

Se piensa que una mutación reciente aparecida en Europa podría aumentar la similitud.

Concatenación de dos circunstancias

Para añadir más leña al fuego, se sabe que, en ratones, una infección por adenovirus puede generar hipersensibilidad contra la enterotoxina B. Con esto ya tendríamos todas las piezas del rompecabezas. Se trataría de una concatenación de dos circunstancias:

  1. Una infección por SARS-CoV-2 con acumulación de virus en el intestino y salida de proteínas del virus al torrente sanguíneo debido a un aumento de la permeabilidad intestinal.
  2. Una infección por adenovirus que sensibilizaría al sistema inmunitario y provocaría una reacción desmedida con la subsiguiente inflamación del hígado.

¿Qué cambia si se confirma esta causa?

Esta hipótesis de momento es eso, una hipótesis. Es bastante enrevesada y no va a ser trivial demostrar que es cierta. Pero, de demostrarse, se podría tratar a los niños con esteroides de modo temprano, evitando el daño al hígado y previniendo el trasplante.

Esta terapia ya ha demostrado ser efectiva en algunos casos en Israel y en otro caso de una niña de tres años en Cincinnati (EU).

Por el contrario, si se comprueba que el daño en el hígado lo provoca de modo directo un virus, habría que seguir afinando los tratamientos con antivirales.

La lección que extraemos de todo esto es que, ante una situación tan compleja, se debe mantener la mente abierta a todas las posibles explicaciones. Y que, por desgracia, no siempre la más sencilla es la correcta.

*Matilde Cañelles López es investigadora científica. Ciencia, Tecnología y Sociedad, Instituto de Filosofía (IFS-CSIC), España.

*Esta artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para verlo en su versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=2&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.