Con mural visibilizan ataques con ácido: reportan 20 mujeres agredidas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

Reportan 20 ataques de ácido contra mujeres en México; con mural visibilizan que siguen sin justicia

El mural de protesta, ubicado en el municipio de Huixquilucan, es para que el Estado recuerde que existen y que siguen exigiendo justicia.
Cortesía
28 de marzo, 2021
Comparte

Hasta diciembre de 2020 se tiene el reporte de que 20 mujeres han sido atacadas con ácido en México, siendo 2018 el año con el mayor número de ataques, al registrarse siete. El año pasado ocurrieron tres agresiones.

En el país no hay una cifra oficial del número de mujeres víctimas de este tipo de violencia, sin embargo, Carmen Sánchez, − activista y víctima de un ataque con ácido por su expareja en 2014−, y la investigadora Ximena Canseco, han llevado un conteo de los casos desde el 2000, en su mayoría, de mujeres que se han acercado a Carmen.

Para quienes encabezan esta investigación, el número de ataques podría ser más alto, pues hay muchos casos que no se denuncian y no se hacen públicos.

Lee: Retomar la vida tras un ataque con ácido, el largo y difícil proceso para la recuperación

Durante el conversatorio, Experiencias de la violencia feminicida en México, organizado por el CCH Sur, Ximena Canseco dio a conocer que la Ciudad de México y Puebla registran cinco casos de ataques con ácido cada uno; el Estado de México tres; Aguascalientes dos; mientras que en Hidalgo, Quintana Roo, Oaxaca, Guanajuato, Querétaro y Yucatán se ha registrado uno en cada entidad.

La edad promedio de las víctimas era de entre 20 y 30 años. Y en la mayoría de los casos, sus agresores fueron sus parejas o exparejas, de acuerdo con su investigación.

¿Y qué ha pasado? El 65% de los casos de ataques con ácido están en la impunidad y sin reparación integral del daño.

Para que estos ataques no se queden solo en una cifra, algunas de las víctimas han contado sus historias para visibilizar todo lo que han enfrentado, desde la carencia en la atención médica, falta de apoyo, hasta la revictimización y falta de justicia, ya que sus agresores siguen libres o sin sentencia.

En Huixquilucan, Estado de México, se realizó por primera vez un mural que visibiliza y nombra a algunas de las mujeres atacadas con ácido en México. Muestra los rostros de Carmen Sánchez, Esmeralda Millán, Elena Ríos y Ana Saldaña.

Esta intervención es para que el Estado recuerde que “seguimos aquí a pesar de su olvido y abandono, que vamos a seguir exigiendo justicia”, dice Carmen.

Estos son los rostros del dolor y la rabia por la injusticia, pero también son rostros de lucha incansable y de resistencia a este Estado feminicida, describe el mural llamado “La digna rabia tiene rostro de mujer”, creado por los artistas Pedro Peña Reyes, Trom y Miguel Sant, con el apoyo de Alejandro León del Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil del Edomex.

La idea, explica Carmen, es poder apropiarse de las bardas que están en completo abandonó y se conviertan en murales de protesta.

“Estamos convencidas de que el arte es un mecanismo muy poderoso de denuncia pública y exigencia de justicia. Ojalá pudiéramos tener un mural en cada estado de las mujeres que sobrevivimos a los ataques con ácido”, dice.

En este caso, el muro intervenido es para que se haga conciencia de que estas agresiones en México son reales mostrado los rostros mujeres que siguen en espera de justicia, y también, para visibilizar que no hay respuesta de las autoridades.

En este primer mural de víctimas de ataques con ácido, pintaron los rostros de cuatro mujeres sobrevivientes, una de ella es Esmeralda Millán, una joven que fue rociada con ácido por su expareja junto con otras tres personas el 2 de diciembre de 2018, en Puebla.

Ella necesita reconstrucción de nariz, boca y un trasplante de córnea, además de quemar su rostro, el ácido lastimó su cuello, manos y el pecho.

Esmeralda vivió con su agresor casi ocho años hasta que lo dejó por su comportamiento violento, al hacerlo la amenazó: “Si no vas a estar conmigo, no vas a estar con nadie”. Luego ocurrió la agresión.

La expareja de Esmeralda sí está en la cárcel, pero lleva más de un año sin sentencia a pesar de que a él también le cayó ácido durante el ataque y eso representa una prueba de lo que hizo. El resto de los agresores siguen libres.

En varias ocasiones han suspendido la audiencia de su agresor y tiene miedo de que pueda quedar en libertad. Esmeralda sigue luchando para que se haga justicia.

Cortesía

La cara de María Elena Ríos, la joven saxofonista de Oaxaca, fue dibujada junto a la frase: “Podría ser tu hija, hermana o madre”. El 11 de septiembre de 2019 ella fue atacada con ácido, químico que también le dejó quemaduras a su mamá.

Los avances en su caso se han logrado por la presión hacia las autoridades y al apoyo de la sociedad civil. Aún sigue exigiendo justicia: falta una orden de aprehensión y que los otros cuatro presuntos culpables vinculados a proceso, entre ellos, Juan Vera Carrizal, su expareja, reciban sentencia.

María Elena vio recientemente a uno de sus agresores por la calle, avisó al entonces fiscal Rubén Vasconcelos, pero no hizo nada, solo se enojó, razón por la que María Elena cuestiona al sistema de justicia del estado que “ha permitido impunidad, desapariciones y feminicidios”.

A Male le han injertado piel en cara, cuello, brazo, manos y pecho. Su recuperación va avanzado. El camino aún es largo.

Ella se dedicaba a gestionar viajes, arreglaba los trámites para renovar o sacar pasaportes y el día que ocurrió su agresión, un hombre hizo una cita con ella para realizar unos trámites. Llegó con un bote. María Elena pensaba que el hombre llevaba comida, era ácido.

Cortesía

Ana Helena Saldaña fue agredida con ácido en la Ciudad de México el 12 de noviembre de 2018 por una mujer que la esperaba afuera de su domicilio, aparentemente vendiendo gelatinas y postres.

Ana le dio las gracias y le dijo que por el momento no quería, pero que tal vez sus vecinos sí. La mujer seguía muy insistente para que revisara la bolsa en donde supuestamente estaban las gelatinas.

Cuando Ana abrió la puerta de su casa su perro atacó a la mujer, eso permitió que hubiera un poco de distancia y no le quemara toda la cara. Ana pensó que le había aventado una gelatina, pero era ácido.

La agresora no se fue inmediatamente tras el ataque, en sus manos sostenía un frasco pero ya no hizo nada, se fue con un hombre que la estaba esperando. Sus quemaduras fueron clasificadas como lesiones que tardan en recuperarse de 15 a 60 días, como en la mayoría de los casos. A dos años del ataque aún sigue recuperándose.

Ella perdió la vista en el ojo derecho y tuvo que someterse a diversas cirugías. Hasta ahora no hay ningún detenido por su agresión. En el mural su rostro se comparte con la frase: “Me quisiste quemar, se te olvidó que soy fuego”.

Cortesía

Carmen Sánchez fue rociada con ácido por su expareja el 20 de febrero de 2014. Ella lleva siete años sin que se le haga justicia.

Las autoridades no han detenido a su agresor Efrén García Ramírez, a pesar de que la orden de aprehensión en su contra fue girada el 2 de mayo de 2014, y de que incluso las autoridades han ofrecido una recompensa a quien informe sobre su paradero.

Para Carmen, la cara de hombre que la atacó, y no la de ella, es la que tendría que salir en los medios de comunicación y en la redes sociales. “Él es el único que debe sentir vergüenza y miedo de salir a la calle, no yo”.

Antes del ataque, Carmen había denunciado dos veces a su expareja, una por delito sexual y otra por sustracción de menor, pero las autoridades del Estado de México nunca procedieron.

El ácido dañó la mitad de su rostro. Carmen tiene injertos en brazos, piernas, pecho, tórax y cara, su cuello fue severamente dañado. Su párpado todavía no está reconstruido. En estos siete años se ha tenido que someter a cerca de 60 intervenciones quirúrgicas

“Una no solo carga con las cicatrices físicas de una violencia tan devastadora, sino con la revictimización social, con la falta de acceso a la justicia, con la exclusión, con la falta de atención médica, psicóloga y legal; y por supuesto, con la tristeza y la rabia acumulada durante años y años”, comenta Carmen.

Las agresiones con ácido continúan y eso muestra que hay una falla del Estado, que no está previniendo y tampoco se está haciendo justicia porque no hay detenidos. Eso implica, según Carmen, riesgo de que haya más agresores porque hay impunidad.

En el mural su rostro se muestra con la frase: “Las mujeres atacadas con ácido en México existimos, resistimos y sobrevivimos a este Estado Feminicida a pesar del machismo y la impunidad”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 consejos para 'burlar' los algoritmos que te seleccionan cuando buscas trabajo

Aunque los algoritmos pueden jugar en tu contra cuando postulas a un empleo, existen maneras de aumentar tus posibilidades de quedar seleccionado.
25 de octubre, 2021
Comparte

A veces no son tus habilidades o tu experiencia las que pueden llevarte a conseguir un empleo cuando te postulas a un puesto de trabajo por el que están compitiendo cientos de candidatos.

Al menos no en la primera etapa de selección.

Las firmas que tienen que lidiar con complejos procesos de selección han delegado esa labor a sistemas de inteligencia artificial que escanean tu currículum y deciden si quedas eliminado o sigues en el proceso.

Son software de contratación predictiva que aplican ciertos criterios predeterminados de manera automática, según las características del puesto de trabajo.

Estas herramientas conocidas como ATS (Applicant Tracking System) funcionan sobre la base de palabras clave que define cada compañía de acuerdo al perfil del candidato que buscan y otros mecanismos de descarte.

Aunque hay diferentes tipos de ATS, en general operan de manera bastante similar.

“Buscan una mayor eficiencia en el procesamiento de datos”, le dice a BBC Mundo Hong Qu, director de investigación y académico de la Universidad de Stanford.

Estos sistemas les permiten a las firmas ahorrar tiempo y dinero.

Pero también les pueden jugar en contra cuando el algoritmo, por sus limitaciones, decide eliminar a buenos candidatos o cuando desarrolla sesgos basados en la repetición de patrones, agrega Qu.

Estos son algunos consejos para ganar a los algoritmos.

1-Usar palabras clave

Los algoritmos buscan palabras clave relacionadas con categorías como habilidades, experiencia, resultados o educación, y las ponderan de acuerdo con los requisitos del empleo.

Pero, según los parámetros que le haya entregado la empresa, puede incluir otros filtros más específicos.

Mujer ocn computador
Getty Images

Para utilizar las palabras clave, el primer paso es comparar tu currículum con la descripción de la oferta laboral.

De hecho, puedes repetir términos y expresiones contenidas en dicha oferta, adaptándolas a tu perfil.

A fin de cuentas, el algoritmo va a escanear en busca de aquellos atributos.

“Cuando incluyas palabras clave en tu currículum, trata de usar siempre el mismo lenguaje que se menciona en la descripción del trabajo”, escribió Liz Guarneros, asesora laboral en LinkedIn.

También aconseja utilizar estas palabras en el contexto adecuado y no rellenar espacios con ellas solo para que las identifique la máquina.

“Si bien esto puede ayudarte a superar el filtro inicial y sus algoritmos, no funcionará a tu favor cuando llegues a un reclutador”, apunta.

2-Incluir logros con resultados cuantificables

“Es muy importante ser específico”, dice el profesor Ku.

Por ejemplo, nombrar los programas computacionales que manejas, en vez de escribir que tienes “experiencia en análisis de datos”, sin dar detalles.

Los expertos aconsejan enfocarse en logros a través de ejemplos concretos, evitando una simple enumeración de responsabilidades.

En vez de decir: “Responsable de la supervisión de la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron significativamente”, es mejor decir: “Dirigí un equipo de 10 personas encargado de supervisar la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron un 20% en seis meses”.

Mujer con escaner en la cara

Getty Images

Para que tu currículum tenga un mayor impacto frente a los algoritmos, es preciso indagar qué está buscando la compañía y cómo habitualmente mide los resultados.

“Investiga cómo esa empresa mide el éxito. Averigua cuáles son las métricas de éxito“, señala Ku.

No todas las firmas evalúan de la misma manera el desempeño laboral.

En ese sentido, la investigación previa es clave. Tienes que decirle al algoritmo lo que “quiere escuchar”.

Otro elemento importante, agrega, es que incluyas en el currículum algo que te distinga del resto.

Imagina qué cosas tendrán en común quienes están postulando al empleo y luego piensa qué elemento diferenciador puedes ofrecer.

3-Utiliza un formato simple

Muchas personas fallan en el reclutamiento por algo muy simple: la legibilidad de su currículum.

Para que el algoritmo no te elimine, es esencial que el formato de tu currículum sea simple y “descifrable” por el sistema.

Fotos de varias personas

Getty Images
¿Es justo que una computadora rechace o apruebe tu solicitud de empleo?

En algunos sistemas ATS los currículums en formato PDF no funcionan.

Evita usar cualquier formato complicado. Cuanto más simple, mejor. Es decir, suele ser recomendable utilizar el formato Word.

Evita escribir tu currículum en dos columnas. Usa el formato estándar para que la máquina lea todo de corrido.

No incluyas fotos, gráficos o tablas. Deja de lado cualquier estilo creativo o muy sofisticado. Aunque te parezca aburrido, opta por un formato minimalista, sin distracciones, fácil de leer.

Utiliza títulos convencionales para dividir la información. Elige la manera tradicional, como por ejemplo, “Experiencia Laboral” o “Educación”.

Y siempre escribe la experiencia laboral en orden cronológico inverso.

Talento perdido

El estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard “Trabajadores ocultos: talento sin utilizar”, publicado en septiembre, señala que los algoritmos dejan fuera del proceso de reclutamiento a millones de trabajadores, algunos de los cuales podrían ser adecuados.

Por ejemplo, hay casos de hospitales en EE.UU. donde un algoritmo buscó que el postulante tuviese la habilidad de hacer “programación computacional”, cuando en realidad, la descripción del trabajo requería que el profesional ingresara los datos de un paciente en el computador.

Hombre con algoritmos

Getty Images

O también está el caso de un software que buscaba experiencia en “atención al cliente”, cuando la empresa requería reparadores de líneas de transmisión eléctrica.

Otros inconvenientes detectados por la investigación apuntan a que los algoritmos rechazan o dan una baja puntuación a las personas que tienen espacios en blanco o lagunas en su experiencia laboral.

El problema es que a veces se debe a un embarazo o al cambio de casa de una ciudad a otra. Son circunstancias extraordinarias que la máquina solo interpretará como un “vacío”.

Debido a problemas como éstos, hay desarrolladores de software que han estado buscando maneras de mejorar los algoritmos.

Incluso algunas empresas del sector tecnológico han eliminado el requisito de tener un título profesional para algunos puestos si el candidato cumple con el perfil que se busca.

El sesgo de los algoritmos

Desde otra perspectiva, los softwares pueden estar menos sesgados que los evaluadores humanos porque pueden programarse para ignorar características como la edad, el sexo y la raza.

Pero también puede ocurrir al revés.

Robot

Getty Images

“La inteligencia artificial también funciona con sesgos porque los algoritmos están entrenados para trabajar según patrones de éxito que se repiten en el tiempo”, explica Hong Qu.

“Los algoritmos amplifican los patrones del pasado y en ese proceso pueden discriminar por raza, género o edad“, explica el creador de AI Blindspot, un sistema que ayuda a los desarrolladores de software a reconocer sesgos que pueden afectar la toma de decisiones.

Por ejemplo, si en el pasado el 90% de los seleccionados para un empleo fueron de raza blanca, agrega, el algoritmo repetirá ese patrón por la manera en que funciona el aprendizaje de las máquinas.

O el algoritmo puede aprender por sí mismo a dar prioridad a candidatos que asistieron a las mismas universidades.

Pese a esas dificultades, los sistemas de inteligencia artificial siguen desarrollándose velozmente para ajustarse cada vez más a lo que buscan las empresas.

Lo que aconsejan los expertos es que, aunque los procesos sean largos y extenuantes, no hay que rendirse.

Y hay que tener en cuenta que si no has logrado pasar el primer filtro de selección, eso no implica que no seas un buen candidato.

Quizás con unos buenos ajustes a tu currículum, se abran nuevas posibilidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RSJrBEhdZxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.