Retroceso y opacidad en dos años de Gertz al frente de FGR: informe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Retroceso, opacidad y nula transición en dos años de Gertz al frente de la FGR: informe ciudadano

Una evaluación de especialistas independientes evidencia que de 34 compromisos que el fiscal Gertz tendría que haber cumplido como parte del proceso de transición y fortalecimiento de la FGR, solo ha cumplido con dos.
Cuartoscuro
8 de marzo, 2021
Comparte

Ausencia de una estrategia clara y consensuada para perseguir los principales delitos; inexistencia de indicadores que permitan medir sus resultados; una creciente opacidad y nula rendición de cuentas; medidas que propician aislamiento en vez de autonomía; y reformas legales que no apuestan a la transición sino a prácticas regresivas.

Estos son algunas de los principales hallazgos de un informe ciudadano elaborado por especialistas de 20 organizaciones civiles agrupadas con el “Colectivo contra la Impunidemia”, que evaluó los dos primeros años de gestión del fiscal Alejandro Gertz Manero al frente de la Fiscalía General de la República (FGR), antes PGR.

Te puede interesar: Organizaciones piden destitución del fiscal Gertz Manero por “pobre desempeño”

La evaluación, que se dará a conocer públicamente esta semana, reprueba la gestión de Gertz Manero al identificar que su administración solo ha cumplido en 2 de 34 rubros relacionados con temas como coordinación, transparencia, autonomía, rendición de cuentas, transición hacia una nueva institución, entre otros.

Es una falta de resultados que, según el informe, se agrava ahora por la intención del fiscal y de varios legisladores de derogar la Ley Orgánica de la FGR a solo dos años de haber sido aprobada y sin haberla implementado seriamente, para sustituirla por una nueva ley que regresaría a la Fiscalía a ser una institución “jerárquica, ineficiente, opaca y con pocos controles internos y externos”. Esto sin tomar en cuenta la participación ciudadana.

“El proceso de transformación de la Fiscalía es un tema en el que la ciudadanía ha estado inmersa aún antes del nombramiento del primer Fiscal General de la República, cuando exigió que no hubiera fiscales carnales, se diera autonomía y un nuevo marco legal a la procuración de justicia. Hoy se niega a las organizaciones y personas que han defendido esta batalla el derecho de conocer el estado de la transición y participar en él” señala el informe.

Para concluir que el desempeño del fiscal Gertz no ha sido el óptimo, el informe desglosó en 6 ejes y 34 rubros las acciones, compromisos y requisitos que tendría que haber cubierto la Fiscalía a partir de las disposiciones y reformas legales que entraron en vigor en diciembre de 2018.

El resultado arroja que de los 34 rubros verificados solo dos se han cumplido: el relacionado con la creación de una Unidad de Transición de la PGR hacia la FGR, y el del establecimiento de Lineamientos generales que regulen la Base Nacional de Información Genética.

Hay otros 8 rubros que presentan algún grado de avance sin estar cumplidos del todo, mientras que otros 20 (la mayoría) fueron calificados como incumplidos. Finalmente se identificaron cuatro más donde no hay información disponible que permita evaluarlos.

A continuación, se presentan los puntos clave de los seis ejes evaluados en el informe.

1.Cumplimiento de la Ley Orgánica

De nueve aspectos evaluados en este eje, los únicos aprobados son los dos ya mencionados: el de la unidad de transición y los lineamientos para la Base Nacional de Información Genética. En contraste hay tres rubros en donde el informe considera que no hay avance alguno: el asegurar suficiencia presupuestaria para la transición; la creación de una estructura adecuada para el combate a la lógica criminal; y la convocatoria para la revisión de marco constitucional y legal.

En este último rubro el informe lamenta que se haya utilizado una cláusula incluida en la Ley Orgánica de la FGR que convocaba a una revisión, en conjunto con la sociedad civil, del marco legal a un año de su aprobación, para en vez de ello proponer una reforma que contempla derogar todo lo trabajado. Proceso que, además, se ha hecho sin la participación de los colectivos y organizaciones que en su momento impulsaron la creación de la Fiscalía autónoma.

“En este sentido, la revisión del marco jurídico que rige a la Fiscalía debía ser para mejorar el manejo de la institución y realizar reformas que quedaron pendientes, no para sustituir la ley y hacer de ésta, un instrumento más regresivo, como lo que se está intentando hacer en el Congreso”, indica el análisis ciudadano.

2.Cumplimiento del Plan estratégico de transición

De acuerdo con el informe, de los diez rubros analizados en este apartado ninguno se ha cumplido al cien por ciento. En donde la administración del fiscal Gertz ha avanzado parcialmente es en definir algunos objetivos y metas de la transición, en diseñar las etapas del plan, y en establecer una estrategia para liquidar averiguaciones viejas heredadas por la antigua PGR.

En tanto, se señala como totalmente incumplido el diseño de un esquema de rendición de cuentas con participación ciudadana y transparencia para evaluar el proceso de transición, así como las estrategias de colaboración con otras instituciones y la identificación de plazos concretos para la implementación de la transición.

“Una planeación efectiva requiere el establecimiento de plazos y metas, de lo contrario se corre el riesgo de un estancamiento total de las acciones para lograr los objetivos generales y específicos” indica el análisis.

3.Plan de Persecución Penal

Una de las principales innovaciones de la ley de la FGR es que contempla el diseño de un plan anual donde se defina y enfoquen los principales fenómenos criminales que buscan combatirse, y se establezcan acciones e indicadores que permitan evaluar y de ser necesario corregir el proceso. En los hechos, esto no ha ocurrido.

“Respecto a la definición del rumbo de la persecución penal, los resultados son escasos. Se emitió un Plan de Persecución Penal que no fue consultado con la ciudadanía, tampoco fue cuestionado por los órganos establecidos en la Ley Orgánica como contrapeso y aún no ha sido analizado ni aprobado por el Senado”, indica el informe.

El plan que fue enviado por el fiscal al Senado tampoco esta disponible para su consulta pública, pese a que debería ser un mecanismo de rendición de cuentas. Para conseguirlo, las organizaciones tuvieron que recurrir a una solicitud de transparencia.

Tras analizar el documento obtenido, los expertos concluyen que el plan enviado por Gertz adolece de múltiples aspectos como diversidad de fuentes de información, ausencia de criterios apropiados para priorizar delitos, identificación de funcionarios responsables de su cumplimiento, entre otros.

Lee más: ‘Están locos’: Gertz Manero dice que irá a juicio internacional contra la DEA por caso Cienfuegos

4.Autonomía

El informe reprueba la gestión del fiscal Gertz Manero en los dos rubros de este eje: autonomía interna y autonomía externa de la Fiscalía.

En el caso de la externa, el informe sostiene que el fiscal General ha malentendido el perfil autónomo de la institución al pretender que por ello debe dejar de colaborar con otras instancias del Estado, como la coordinación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. En contraste, frente al Gobierno no ha mostrado el distanciamiento necesario.

En cuanto a la interna tampoco se han dado los pasos necesarios para garantizar la autonomía técnica de los fiscales especiales, situación que puede agravarse con las nuevas reformas que ahora se plantean y centralizan en la figura del fiscal General todas las funciones claves de la institución.

“De aprobarse la iniciativa, regresamos a la época de nombramientos y remociones por dedazo del Fiscal General, y no por méritos y capacidades, un grave retroceso”, indica el informe

5.Capacidad de coordinación con actores externos

Este es uno de los ejes donde la administración del fiscal Gertz Manero ha mostrado uno de los peores desempeños. De los cuatro puntos evaluados tres están incumplidos: la relación con la Comisión Nacional de Búsqueda, con la Unidad de Inteligencia Financiera, y con Comisiones Especiales de Investigación.

La escasa coordinación con la comisión que coordina la búsqueda de personas desaparecidas es especialmente grave, indica el informe, pues representa “la negación de los derechos a la justicia, la verdad y a ser buscada, así como el desconocimiento de los trabajos realizados con las familias de personas desaparecidas”.

El único rubro que el informe considera cumplido, aunque escasamente, es el de la coordinación con la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia que agrupa a todos los fiscales del país. De doce reuniones realizadas entre 2020 y 2021, el fiscal Gertz solo asistió a una.

6.Transparencia y rendición de cuentas

El informe ciudadano reprueba completamente el desempeño del fiscal Alejandro Gertz durante sus dos años de gestión en este rubro. De hecho, concluye que su administración se ha caracterizado por la “opacidad y alejamiento de los usuarios del sistema de justicia federal”.

“El Fiscal General se ha conducido poco transparente en la designación de Fiscales Especializado, en la rendición de cuentas de casos relevantes, al tratar de formar un Consejo Ciudadano a modo, al elaborar iniciativas legales sin participación de sociedad civil, academia y otros sectores, al presentar un Plan de Persecución Penal sin apertura”, subraya el diagnóstico.

En ese contexto, el informe considera urgente el nombramiento del Consejo Ciudadano de la FGR, una responsabilidad que el Senado también ha incumplido. Dicho Consejo es indispensable para auditar desde una posición independiente las acciones del fiscal General.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo China está silenciando las protestas de "la hoja en blanco"

Palabras como "A4", "Shanghái" o "Urumqi" están siendo censuradas en las redes sociales y buscadores chinos por las autoridades del país, que están empezando a culpar a extranjeros occidentales de las protestas.
29 de noviembre, 2022
Comparte

La máquina de censura de China está haciendo todo lo posible para evitar que sus ciudadanos tengan acceso a las imágenes de las protestas que han estallado en varias ciudades del país.

Las manifestaciones se extendieron el fin de semana por las cuatro esquinas del país en respuesta a las estrictas medidas anticovid que llevan vigentes desde el inicio de la pandemia, hace ya casi tres años.

Desde entonces, la lista de palabras censuradas en internet que hacen referencia a las protestas es cada vez mayor, y las autoridades están intentando desviar la atención hacia otros temas en plataformas nacionales y extranjeras.

Las protestas, que no tienen precedentes en las últimas décadas, comenzaron después de que 10 personas murieran la semana pasada en un incendio en la ciudad de Urumqi. Muchos creen que los residentes no pudieron escapar del fuego debido a las restricciones por el covid, algo que las autoridades han negado.

Miles de personas salieron durante el fin de semana a las calles en Pekín, Shanghái y otras ciudades, muchos de ellos protestando con un papel en blanco como símbolo de todo aquello que no se les permite decir en un país donde la censura es férrea y las críticas al Partido Comunista o a su presidente, Xi Jinping, se suelen pagar con la cárcel.

Algunos se atrevieron a pedir a viva voz la renuncia de Xi, algo prácticamente inédito en China. Muchos de los que participaron en las protestas fueron arrestados.

Aunque la situación se calmó el lunes, algunos manifestantes aseguran que han sido contactados por la policía para saber si participaron en las “concentraciones ilegales”. El despliegue policial en las calles del país se ha reforzado, pero en las redes sociales algunos siguen convocando nuevas concentraciones.

Como suele ser el caso con las protestas en China, incluso con las más pequeñas, los medios chinos no las han mencionado. Las informaciones sobre el brote de covid que ha sufrido el país en los últimos días también se han silenciado, y los medios han elegido centrarse en historias optimistas como los últimos logros de China en el espacio.

Las imágenes de las protestas, que han sido publicadas en redes sociales como Twitter y ampliamente difundidas internacionalmente, están siendo ignoradas por los medios de comunicación estatales.

Una lista creciente de palabras prohibidas

Para evitar que la gente hable sobre las últimas protestas contra el covid, las palabras “Shanghái” y “Urumqi”, ciudades donde los residentes se han manifestado, han sido agregadas a una lista de términos de búsqueda censurados por plataformas como Weibo, la más popular de China.

Si antes la búsqueda de estos términos mostraba decenas de millones de resultados en la plataforma, ahora solo aparecen unos pocos cientos.

Manifestantes en Pekín.

EPA
La censura se extiende desde las calles hasta internet.

En un intento por eludir la censura, muchos ciudadanos han comenzado a usar términos como “papel blanco” y “A4”, en referencia a los folios blancos que se han convertido en símbolo de las protestas. Pero ahora incluso estos términos están siendo censurados en Weibo.

Lejos de desanimarse, los usuarios más creativos de las redes sociales están encontrando nuevas formas de mostrar su solidaridad con los manifestantes. Ahora, por ejemplo, hablan sobre el papel “A3”, o hacen mención a algunas de las tendencias que en otros momentos han tenido éxito en las redes y que mencionan la palabra papel, como el “reto de la cintura A4” (en el que algunas mujeres comparaban su cintura a una hoja de papel A4).

Muchos usuarios chinos han recurrido a plataformas de redes sociales extranjeras, como Twitter y Facebook, para sacar a la luz mensajes e imágenes sobre las manifestaciones, a pesar de que están bloqueados en la China continental y solo se puede acceder a ellos con un software conocido como VPN.

En el extranjero, algunos ciudadanos chinos también han organizado protestas frente a las embajadas de su país, encendiendo velas y sosteniendo hojas de papel en blanco.

Estas son imágenes que el Partido Comunista preferiría que no se vieran, especialmente por los ciudadanos chinos que viven en el extranjero.

Manifestantes con un cartel en Tokio.

AFP
Algunos manifestantes han optado por mostrar símbolos de las protestas, como el cartel de la calle Urumqi, en Shanghái, a las puertas d elas embajadas chinas en el extranjero.

Una de las consecuencias que se han observado desde el inicio de las protestas es el intento a gran escala de inundar plataformas como Twitter con contenido pornográfico y de apuestas utilizando las etiquetas #Urumqi y #Shanghai, para intentar evitar así que la gente busque imágenes de las protestas.

China ya lo ha hecho antes. Durante las protestas de Hong Kong de 2019, Twitter, Facebook y YouTube aseguraron ser testigos de un esfuerzo coordinado por parte del gobierno de difundir desinformación en sus canales, lo que provocó la eliminación de cientos de cuentas y publicaciones.

Culpar a los extranjeros

Aunque los medios estatales por ahora parecen tener la intención de ignorar las protestas, empiezan a verse indicios que intentan culpar a los extranjeros de los disturbios, algo que podría generalizarse en caso de que las manifestaciones se intensificaran.

De hecho, en las redes sociales algunos ya están acusando a extranjeros occidentales de alimentar las protestas.

Los medios estatales han criticado repetidamente a Occidente por sus reglas más laxas sobre el covid-19, y han alertado contra los países que adoptan lo que llaman “retórica estadounidense”.

Sin embargo, la imágenes del Mundial en Qatar, donde se puede ver al resto del mundo celebrando sin restricciones, han alimentado la ira de muchos chinos esta semana. En respuesta, la cobertura de la cadena estatal CCTV está evitando mostrar a los espectadores que disfrutan de los partidos sin mascarilla.

China también ha relajado ciertas medidas contra la covid 19 desde principios de mes. Se ha reducido la duración de las cuarentenas y se ha facilitado la entrada al país a personas que vienen por períodos cortos de tiempo.

Como consecuencia, esto podría facilitar el culpar a los extranjeros de la propagación del virus. Los casos se han disparado a niveles récord en las últimas semanas, con más de 40.000 registrados este lunes.

Pero, sin un horizonte claro sobre el fin de la política de cero covid de China, es de esperar que se produzcan nuevas protestas.

Los confinamientos han aumentado en el último mes, ya que cualquier persona que dé positivo y sus contactos cercanos deben ponerse en una estricta cuarentena, algo que no ha cambiado desde las primeras etapas de la pandemia. La frustración entre la gente no hace sino aumentar.

No sería la primera vez que China culpa a Occidente por la disidencia en casa. En las manifestaciones de Hong Kong de 2019, las últimas grandes protestas que han tenido lugar en China, se culpó a “extremistas violentos” influidos por “lacayos occidentales”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.