Un año de las muertes en hospital de Pemex: sin sanciones ni información
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Región Villahermosa PEMEX

A un año de las muertes en hospital de Pemex, no hay sanciones ni pensión a familias ni información

Pemex no ha confirmado el número total de fallecidos por la contaminación del medicamento. La opacidad ha sido tal, que hasta a la CNDH le ha negado información en 4 ocasiones.
Facebook Región Villahermosa PEMEX
12 de marzo, 2021
Comparte

Javier Acosta murió el 15 de marzo de 2020 por la contaminación de una bacteria en la heparina sódica que le administraron al recibir hemodiálisis en el Hospital Regional de Pemex de Villahermosa, Tabasco. Dejó huérfanos a dos niños de 4 y 13 años, y su viuda, Aracely Alejo, ha tenido que ponerse a hacer ventas o ver cómo se las arregla para sacar adelante a la familia, ya que la petrolera ni siquiera le ha dado su pensión por viudez, a un año de la negligencia médica que mató a al menos ocho personas.

Te puede interesar: Pemex abandona a familias de fallecidos por medicamento contaminado y no hay nadie sancionado

Tampoco le han dado información sobre las investigaciones, ni en Pemex ni en la Fiscalía del Estado de Tabasco, que certificó la causa de muerte de su esposo y abrió una carpeta de investigación en Homicidios, pero que hasta la fecha no ha detenido a nadie.

Otra carpeta está abierta ante la Fiscalía General de la República (FGR), la FED/TAB/VHS/0000272/2020, por el fraude que implicó la compra de un insumo adulterado. Pero a lo largo de los meses no ha dado ni un solo informe público sobre que haya algún avance.

Por el contrario, reservó todo lo referente al caso por cinco años y negó vía transparencia entregar una versión pública de la investigación.

Lo mismo hizo Pemex. Contestó con una reserva por cinco años a una solicitud para tener copia de los contratos o facturas por los que se adquirió la heparina sódica contaminada, argumentando que era parte de una investigación judicial. Ante un recurso de revisión a esa decisión, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) decidió el 26 de enero de 2021 revocar dicha reserva porque se trata de un documento de uso de recursos públicos y no emitido por la Fiscalía, así que dio 10 días hábiles para entregar la información. Pero un mes después, eso no ha sucedido.

Pemex también respondió a medias una solicitud de información para saber qué pasó con el entonces director del Hospital, José Luis Oramas, ya que en abril se dio a conocer en medios de comunicación que había otro director, trasladado desde un estado diferente. En junio, Comunicación Social había asegurado a Animal Político que fue parte de “un proceso normal de rotación”, pero vía transparencia se indicó que solo había un suplente “por ausencia”. Tras un recurso de revisión, Pemex aclaró que Oramas había sido colocado al frente de Medicina Interna por su experiencia en esa área y la necesidad de reforzarla (por la pandemia de COVID-19), pero que no había ningún documento sobre esos movimientos, lo cual el INAI le ordenó corregir desde el 3 de febrero, sin que tampoco haya una respuesta.

Finalmente, Oramas sigue siendo el director del Hospital en el que hace un año una negligencia mató a varias personas y ningún funcionario fue sancionado.

Hasta la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) reservó por cinco años y luego ignoró una segunda solicitud de información —incumpliendo sus obligaciones de transparencia— referente al lote C18E881 de INHEPAR 5000 UI/mL, (Heparina Sódica), de donde provino el problema. A pesar de que ella misma emitió una alerta sanitaria a farmacias de todo el país para retirar y dar aviso si tenían ese mismo producto, reservó cualquier dato sobre respuestas recibidas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en una de sus conferencias matutinas desde marzo que iba a pedirle al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza ir a explicar lo ocurrido, pero eso nunca pasó. También dijo que había solicitado un informe amplio al respecto, pero en respuesta a una solicitud de información para tener copia de ese informe, la Oficina de la Presidencia se declaró en mayo incompetente para atender la solicitud.

El director de la paraestatal ha evadido cuestionamientos de la prensa sobre el tema con el argumento de que la investigación está en curso y debe mantener la secrecía. En el Senado hubo una petición de que compareciera por el caso, pero no se concretó. Hasta octubre, cuando acudió a la Cámara de Diputados con motivo del Segundo Informe de Gobierno, la diputada del PRI Soraya Pérez Munguía le preguntó por el tema casi al final de su comparecencia.

La respuesta fue que en un momento les faltó heparina sódica y se lanzó una licitación para adquirirla, pero no hubo propuestas de proveedores nacionales, así que el Hospital Regional de Villahermosa la consiguió por su lado con un particular del que ni siquiera recordaba el nombre, “Roch o Rocha, él tenía un lote”.

“Es importante eso, porque se empieza a ocupar la heparina que entrega este señor… vender al mismo precio, excepto que usted me pague de contado y usted me pague de crédito, a lo mejor a usted le doy un descuento porque me paga de contado, ¿si me explico? Pero eso no tiene por qué no saberlo la gente. Por ejemplo, por qué no saber a cómo le vendimos el crudo a Deer Park, a cómo le vendimos a cualquier refinería de la Costa Norte de Estados Unidos. Entonces, ese criterio de opacidad nosotros no lo compartimos, al contrario, la información tiene que ser pública y abierta, si partimos de la idea que no nos estamos robando el dinero, que no estamos haciendo negocios, no hay ninguna información que no podamos compartir con ustedes”, dijo.

Romero Oropeza no explicó nada más, si había entonces un acto de corrupción, ni hizo pública la información posteriormente, que además fue negada vía transparencia, y terminó a la pregunta —según consta en la versión estenográfica— con la siguiente frase:

“Discúlpenme, ya me pasé y ya tenemos hambre, ¿verdad?”

El nombre del proveedor que no recordó bien es José Roche Pérez. En medios de comunicación se publicó en septiembre que se había emitido una orden de aprehensión en su contra, pero la FGR nunca emitió un comunicado oficial al respecto y el área de Comunicación Social indicó que ni ahí tenían más datos sobre qué ha pasado con la investigación.

Lee más: Pemex perdió 480 mil mdp en 2020 por la pandemia; sus ventas cayeron 32%

La opacidad en el caso ha sido tal, que hasta a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) le fue negado “en por lo menos cuatro ocasiones, información y datos de localización de los pacientes que resultaron afectados” por parte del personal del Hospital Regional, según explicó a Animal Político en una tarjeta informativa. El organismo todavía tiene en trámite el expediente de queja CNDH/2/2020/2504/Q y solo emitió una “opinión médica” de su coordinación de servicios periciales que no se hizo pública.

Es más, Pemex ni siquiera quiso confirmar a este medio cuántas personas fallecieron derivado de esa contaminación, ya que en los comunicados oficiales se informó de ocho muertes, pero familiares de las víctimas y de otros pacientes aseguraron que hubo más y durante más tiempo por las secuelas de haber estado graves.

De hecho, las cifras oficiales no coinciden: el último boletín señaló que habían sido dados de alta 50 pacientes, cuando en el primero reportaron 67 afectados. Pero al insistir con esta duda a Comunicación Social, remitió los 30 comunicados oficiales publicados entre el 29 de febrero y el 27 de marzo de 2020. Durante los 11 meses que han pasado desde entonces, Pemex ha guardado silencio absoluto sobre el caso.

Uno de los pacientes de hemodiálisis que falleció meses después y no fue reconocido que fuera por la contaminación de heparina sódica fue Manuel Velasco Ramírez. Su esposa cuenta en entrevista que después de haber estado hospitalizado, nunca volvió a estar bien del todo. Tuvieron que cambiarle dos veces el catéter pero recurrentemente le daban fiebres, hasta que el 15 de mayo, murió.

La familia no recibió ningún apoyo de gastos funerarios ni le han otorgado la pensión que le corresponde.

Igual que Aracely, la viuda de Javier Acosta, que dice que a un año de distancia, se siente “derrotada”.

“Y estoy pensando ahora sí que por mis hijos, que están padeciendo con lo de la pandemia. No tan fácil los puedo dejar a la deriva y ponerme a trabajar. Ahora me las tengo que ingeniar para sobrevivir. Qué necesidad que mis hijos estén careciendo de sus cosas, su papá trabajó tantos años… ese hombre nunca… en su expediente que me entregaron, nunca tuvo ni una falla, de que haya tenido faltantes, para que se estén portando así, está de la fregada”, dice en entrevista.

“En eso estoy, con los del Sindicato y los de Recursos Humanos, pero nada. Y no nada más somos yo, somos varios. Estamos incomunicados en todo aspecto y abandonados por parte de Pemex”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Nueva España se disgregó en tantos países tras la independencia de México y Centroamérica hace 200 años

El 2021 marca los 200 años del fin de la Nueva España, un extenso territorio dominado por la corona española que intentó mantenerse unido pero al final se fragmentó en múltiples países. ¿Cómo se dio tal transformación?
16 de septiembre, 2021
Comparte

Este septiembre es bicentenario para seis naciones de América Latina.

En ese mes, pero del año 1821, se dieron declaraciones de Independencia sobre la corona española que, después de varios experimentos políticos, concluyeron con el nacimiento de seis países que hoy conocemos: México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Incluso los territorios de Chiapas, Yucatán y Texas tuvieron una corta vida independiente.

Todos ellos emanaron de la Nueva España, uno de los vastos territorios en América que el imperio español creó y administró durante tres siglos.

Pero ¿por qué uno de los mayores imperios del milenio pasado perdió el control de su más extensa posesión y su territorio terminó tan fragmentado?

Para responderlo hay que mirar a qué ocurría a comienzos del XIX.

¿Cómo era la Nueva España?

La Nueva España era una de las naciones más grandes de su época.

Se extendía por más de 7 millones de kilómetros cuadrados, desde regiones del suroeste y sureste del actual Estados Unidos hasta el noroeste de Panamá.

El territorio actual de España cabría 14 veces tan solo en la Nueva España (más aún en sus otros virreinatos y territorios de América, África y Asia).

Su conformación territorial era diversa: había reinos como el de México y Nueva Galicia en la región central. (Los siguientes mapas muestran las extensiones territoriales con base en los límites actuales de países y estados locales).

Nueva España central

BBC

Al norte, estaban las provincias internas del oriente, como Nuevo León o Nueva Extremadura, y las provincias internas del occidente, entre ellas las Californias, Nueva Navarra o Nueva Vizcaya.

Nueva España norte

BBC

Hacia el sur, estaban las capitanías generales de Yucatán y Guatemala.

Esta última también se subdividía en provincias: Chiapas (actual estado de México), Guatemala (incluyendo el actual Belice), San Salvador (actual El Salvador), Nicaragua y Costa Rica (entonces una sola unidad) y Comayagua (actual Honduras).

Nueva España sur

BBC

La capital era Ciudad de México, pero Ciudad de Guatemala actuaba como una segunda capital en términos de gobierno.

“Era un empalme jurisdiccional muy complicado, pero en términos prácticos sí había mucha independencia de las provincias centroamericanas respecto a México, pero también había algunas funciones en las cuales dependían de México”, dice a BBC Mundo el historiador Alfredo Ávila.

En materia económica, de religión y de justicia a través de la Santa Inquisición, el gobierno de Ciudad de México tenía el control sobre la Nueva España entera. Pero en el resto de cuestiones, como la fuerza armada, la Capitanía de Guatemala o Yucatán tenían su autonomía.

“En Centroamérica no había un virreinato en términos generales, sino una audiencia, con un jefe político, una capitanía general”, continúa Ávila, académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Y es muy difícil hablar de identidades. Una persona que nació en San Salvador era guatemalteca, porque dependía de la Audiencia de Guatemala. Pero si era hijo de españoles, era español”, apunta.

https://www.youtube.com/watch?v=W3yHdmZ_rF8&t=358s

Todo eso tuvo un papel importante en lo que ocurriría alrededor de 1810.

El ocaso de un enorme imperio

Las élites ligadas al poder político, comercial y religioso fueron exponiendo sus discrepancias con España luego de tres siglos de convivencia.

A partir de 1808, el descontento de la clase gobernante en América llevó al surgimiento de varios movimientos de independencia que se fueron fortaleciendo al tiempo que la corona española atravesaba sus propios conflictos bélicos en Europa con Inglaterra y Francia.

Eso dejó a la corona española muy debilitada para hacer frente a las rebeliones en América. Incluso el gobierno de Ciudad de México había perdido el control militar en sus dominios.

“El virrey de México no mandaba en la comandancia de Guadalajara o en Monterrey”, explica Ávila. Ahí los jefes militares eran los que “tenían tanta fuerza que el virrey ya no tenía influencia sobre ellos”.

“Ahí empezó un proceso de desarticulación virreinal que alcanzó a Centroamérica”, señala.

Capitulación de Madrid, Antoine-Jean Gros

Museo de Historia de Francia
El cambio de monarquía en el trono español fomentó los movimientos de independencia en las colonias.

El gran estallido en la Nueva España es el de la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando una conjura independentista se vio descubierta y el cura Miguel Hidalgo llamó al pueblo mexicano a alzarse en armas en el famoso Grito de Dolores.

La guerra de independencia mexicana culminó 11 años después, el 27 de septiembre de 1821.

Por su parte, la Capitanía de Guatemala tuvo un proceso relativamente pacífico en el que la determinación independentista se dio en una asamblea con miembros de las provincias el 15 de septiembre de 1821.

Aunque esas son las fechas más recordadas, en los hechos hubo un momento que semanas antes fue determinante para la Nueva España.

Los Tratados de Córdoba

Cuando México y las provincias de Centroamérica declararon su independencia, ya tenían un plan en marcha: conformar un imperio.

La idea fue plasmada en los Tratados de Córdoba, que fueron firmados entre los independentistas mexicanos y autoridades de la Nueva España el 24 de agosto de 1821. Tenían como objetivo final la fundación del Imperio Mexicano.

Los españoles sabían que no podían contener más el movimiento de independencia, pero querían rescatar las valiosas vías de comercio.

El documento “reconocía la independencia de México, pero buscaba mantener la relación comercial de ambos lados. Y una parte de la élite de Guatemala quería aprovechar eso”, explica Ávila.

Chiapas -que era parte de la Capitanía de Guatemala- fue la primera provincia centroamericana en unirse al imperio, seguido poco después por la Capitanía de Yucatán.

“Y la discusión de los centroamericanos entonces fue qué convenía más: permanecer independientes de España o unirse a alguna de las dos grandes potencias limítrofes, Colombia o el Imperio Mexicano”, señala el historiador.

“Claramente por vínculos históricos tenía más sentido unirse al Imperio Mexicano”.

Panamá, que hoy es parte de Centroamérica, quedó en la Gran Colombia.

Reunión del Ejército Trigarante

Getty Images
El ejército de Iturbide ayudó a reprimir a los opositores a la unión con el imperio de San Salvador.

Bajo el nuevo imperio se delimitaron 24 provincias, muchas de las cuales conservan sus nombres en México y Estados Unidos (Texas, Nuevo México, California) hasta la actualidad.

Por lo que respecta a Centroamérica, se dio la delimitación casi actual: Guatemala (incluyendo a Belice), El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica (estas dos últimas ya no eran una sola).

La fragmentación final

No obstante, el Imperio Mexicano duró poco.

La inestabilidad política que persistía desde la asunción del emperador Agustín de Iturbide condujo a un golpe de Estado en febrero de 1823, el cual llevó a la disolución del Imperio Mexicano un año después.

Las provincias mexicanas, a las que se integró Chiapas, conformaron la primera República Federal Mexicana, mientras que las provincias del sur crearon la República Federal de Centroamérica.

Pero aquel intento de mantener la unión de tan diversos territorios no se pudo sostener. Las razones no solo eran por los acuerdos políticos del momento, sino históricas.

Mapa de Centroamérica

iStock
Centroamérica intentó mantenerse unida, pero a partir de la década de 1830 inició su separación.

En Centroamérica no se alcanzó a construir una identidad más amplia. De un millón, la mitad vivía en Guatemala. Otra buena parte en Chiapas. El resto de las provincias estaban muy poco pobladas y casi no tenían contacto entre sí”, explica Ávila.

“Y había un cierto rechazo a Guatemala, porque se veía como la ciudad que cobraba impuestos, que mandaba tropas, que era un poco opresora”, añade.

En la década de 1930 hubo diversos conflictos que derivaron en la disolución de la unión de las provincias que buscaban tener mayor autodeterminación.

Fue entonces que nacieron cinco repúblicas independientes: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw&feature=emb_title

Y en el caso mexicano, en la década de 1830 y 1840, México perdió importantes territorios ante Estados Unidos: Texas, la Alta California y Nuevo México.

Incluso Yucatán declaró su independencia durante ocho años, pero volvió a la unión mexicana.

Fue así que los más de siete millones de kilómetros cuadrados quedaron divididos en las naciones que este año celebran dos siglos de independencia.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.