Un año de las muertes en hospital de Pemex: sin sanciones ni información
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Región Villahermosa PEMEX

A un año de las muertes en hospital de Pemex, no hay sanciones ni pensión a familias ni información

Pemex no ha confirmado el número total de fallecidos por la contaminación del medicamento. La opacidad ha sido tal, que hasta a la CNDH le ha negado información en 4 ocasiones.
Facebook Región Villahermosa PEMEX
12 de marzo, 2021
Comparte

Javier Acosta murió el 15 de marzo de 2020 por la contaminación de una bacteria en la heparina sódica que le administraron al recibir hemodiálisis en el Hospital Regional de Pemex de Villahermosa, Tabasco. Dejó huérfanos a dos niños de 4 y 13 años, y su viuda, Aracely Alejo, ha tenido que ponerse a hacer ventas o ver cómo se las arregla para sacar adelante a la familia, ya que la petrolera ni siquiera le ha dado su pensión por viudez, a un año de la negligencia médica que mató a al menos ocho personas.

Te puede interesar: Pemex abandona a familias de fallecidos por medicamento contaminado y no hay nadie sancionado

Tampoco le han dado información sobre las investigaciones, ni en Pemex ni en la Fiscalía del Estado de Tabasco, que certificó la causa de muerte de su esposo y abrió una carpeta de investigación en Homicidios, pero que hasta la fecha no ha detenido a nadie.

Otra carpeta está abierta ante la Fiscalía General de la República (FGR), la FED/TAB/VHS/0000272/2020, por el fraude que implicó la compra de un insumo adulterado. Pero a lo largo de los meses no ha dado ni un solo informe público sobre que haya algún avance.

Por el contrario, reservó todo lo referente al caso por cinco años y negó vía transparencia entregar una versión pública de la investigación.

Lo mismo hizo Pemex. Contestó con una reserva por cinco años a una solicitud para tener copia de los contratos o facturas por los que se adquirió la heparina sódica contaminada, argumentando que era parte de una investigación judicial. Ante un recurso de revisión a esa decisión, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) decidió el 26 de enero de 2021 revocar dicha reserva porque se trata de un documento de uso de recursos públicos y no emitido por la Fiscalía, así que dio 10 días hábiles para entregar la información. Pero un mes después, eso no ha sucedido.

Pemex también respondió a medias una solicitud de información para saber qué pasó con el entonces director del Hospital, José Luis Oramas, ya que en abril se dio a conocer en medios de comunicación que había otro director, trasladado desde un estado diferente. En junio, Comunicación Social había asegurado a Animal Político que fue parte de “un proceso normal de rotación”, pero vía transparencia se indicó que solo había un suplente “por ausencia”. Tras un recurso de revisión, Pemex aclaró que Oramas había sido colocado al frente de Medicina Interna por su experiencia en esa área y la necesidad de reforzarla (por la pandemia de COVID-19), pero que no había ningún documento sobre esos movimientos, lo cual el INAI le ordenó corregir desde el 3 de febrero, sin que tampoco haya una respuesta.

Finalmente, Oramas sigue siendo el director del Hospital en el que hace un año una negligencia mató a varias personas y ningún funcionario fue sancionado.

Hasta la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) reservó por cinco años y luego ignoró una segunda solicitud de información —incumpliendo sus obligaciones de transparencia— referente al lote C18E881 de INHEPAR 5000 UI/mL, (Heparina Sódica), de donde provino el problema. A pesar de que ella misma emitió una alerta sanitaria a farmacias de todo el país para retirar y dar aviso si tenían ese mismo producto, reservó cualquier dato sobre respuestas recibidas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en una de sus conferencias matutinas desde marzo que iba a pedirle al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza ir a explicar lo ocurrido, pero eso nunca pasó. También dijo que había solicitado un informe amplio al respecto, pero en respuesta a una solicitud de información para tener copia de ese informe, la Oficina de la Presidencia se declaró en mayo incompetente para atender la solicitud.

El director de la paraestatal ha evadido cuestionamientos de la prensa sobre el tema con el argumento de que la investigación está en curso y debe mantener la secrecía. En el Senado hubo una petición de que compareciera por el caso, pero no se concretó. Hasta octubre, cuando acudió a la Cámara de Diputados con motivo del Segundo Informe de Gobierno, la diputada del PRI Soraya Pérez Munguía le preguntó por el tema casi al final de su comparecencia.

La respuesta fue que en un momento les faltó heparina sódica y se lanzó una licitación para adquirirla, pero no hubo propuestas de proveedores nacionales, así que el Hospital Regional de Villahermosa la consiguió por su lado con un particular del que ni siquiera recordaba el nombre, “Roch o Rocha, él tenía un lote”.

“Es importante eso, porque se empieza a ocupar la heparina que entrega este señor… vender al mismo precio, excepto que usted me pague de contado y usted me pague de crédito, a lo mejor a usted le doy un descuento porque me paga de contado, ¿si me explico? Pero eso no tiene por qué no saberlo la gente. Por ejemplo, por qué no saber a cómo le vendimos el crudo a Deer Park, a cómo le vendimos a cualquier refinería de la Costa Norte de Estados Unidos. Entonces, ese criterio de opacidad nosotros no lo compartimos, al contrario, la información tiene que ser pública y abierta, si partimos de la idea que no nos estamos robando el dinero, que no estamos haciendo negocios, no hay ninguna información que no podamos compartir con ustedes”, dijo.

Romero Oropeza no explicó nada más, si había entonces un acto de corrupción, ni hizo pública la información posteriormente, que además fue negada vía transparencia, y terminó a la pregunta —según consta en la versión estenográfica— con la siguiente frase:

“Discúlpenme, ya me pasé y ya tenemos hambre, ¿verdad?”

El nombre del proveedor que no recordó bien es José Roche Pérez. En medios de comunicación se publicó en septiembre que se había emitido una orden de aprehensión en su contra, pero la FGR nunca emitió un comunicado oficial al respecto y el área de Comunicación Social indicó que ni ahí tenían más datos sobre qué ha pasado con la investigación.

Lee más: Pemex perdió 480 mil mdp en 2020 por la pandemia; sus ventas cayeron 32%

La opacidad en el caso ha sido tal, que hasta a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) le fue negado “en por lo menos cuatro ocasiones, información y datos de localización de los pacientes que resultaron afectados” por parte del personal del Hospital Regional, según explicó a Animal Político en una tarjeta informativa. El organismo todavía tiene en trámite el expediente de queja CNDH/2/2020/2504/Q y solo emitió una “opinión médica” de su coordinación de servicios periciales que no se hizo pública.

Es más, Pemex ni siquiera quiso confirmar a este medio cuántas personas fallecieron derivado de esa contaminación, ya que en los comunicados oficiales se informó de ocho muertes, pero familiares de las víctimas y de otros pacientes aseguraron que hubo más y durante más tiempo por las secuelas de haber estado graves.

De hecho, las cifras oficiales no coinciden: el último boletín señaló que habían sido dados de alta 50 pacientes, cuando en el primero reportaron 67 afectados. Pero al insistir con esta duda a Comunicación Social, remitió los 30 comunicados oficiales publicados entre el 29 de febrero y el 27 de marzo de 2020. Durante los 11 meses que han pasado desde entonces, Pemex ha guardado silencio absoluto sobre el caso.

Uno de los pacientes de hemodiálisis que falleció meses después y no fue reconocido que fuera por la contaminación de heparina sódica fue Manuel Velasco Ramírez. Su esposa cuenta en entrevista que después de haber estado hospitalizado, nunca volvió a estar bien del todo. Tuvieron que cambiarle dos veces el catéter pero recurrentemente le daban fiebres, hasta que el 15 de mayo, murió.

La familia no recibió ningún apoyo de gastos funerarios ni le han otorgado la pensión que le corresponde.

Igual que Aracely, la viuda de Javier Acosta, que dice que a un año de distancia, se siente “derrotada”.

“Y estoy pensando ahora sí que por mis hijos, que están padeciendo con lo de la pandemia. No tan fácil los puedo dejar a la deriva y ponerme a trabajar. Ahora me las tengo que ingeniar para sobrevivir. Qué necesidad que mis hijos estén careciendo de sus cosas, su papá trabajó tantos años… ese hombre nunca… en su expediente que me entregaron, nunca tuvo ni una falla, de que haya tenido faltantes, para que se estén portando así, está de la fregada”, dice en entrevista.

“En eso estoy, con los del Sindicato y los de Recursos Humanos, pero nada. Y no nada más somos yo, somos varios. Estamos incomunicados en todo aspecto y abandonados por parte de Pemex”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "criptoinvierno" y por qué el bitcoin ha perdido la mitad de su valor en 6 meses

En medio de la subida de tasas de interés en Estados Unidos y las caídas de Wall Street, el mercado de las criptomonedas se está enfriando. Como si fuera poco, la guerra en Ucrania suma aún más incertidumbre.
10 de mayo, 2022
Comparte

Cuando las cosas van bien, en la jerga financiera se dice que los inversores están con “apetito de riesgo”.

Pero cuando la economía global está pasando por un momento difícil, como ahora, los grandes capitales prefieren refugiarse en inversiones más seguras.

Pues bien, en la actualidad los comensales no tienen ganas de probar platos exóticos y le están pidiendo al camarero que lleve a la mesa un menú más tradicional.

Como no hay apetito de riesgo, las criptomonedas son las primeras en perder su valor porque no es estable, lo que se conoce como una alta volatilidad.

Cada vez son más los expertos que advierten sobre la posibilidad de que el mundo esté a las puertas de un “criptoinvierno”, un concepto utilizado entre inversores para referirse a una baja sostenida en el precio de las monedas digitales.

Desde el inicio de este año muchos venían advirtiendo sobre la llegada de nubes negras en el horizonte.

Uno de ellos, David Marcus, emprendedor estadounidense exjefe del sector de criptomonedas en Facebook y expresidente de Paypal, daba señales en enero de que el frío había llegado.

“Es durante los criptoinviernos que los mejores empresarios construyen las mejores empresas”, dijo Marcus.

Este lunes el bitcoin, la más grande de las criptomonedas por su valor de mercado, encendió la alerta al sufrir una fuerte caída que lo llevó a acumular una pérdida de la mitad de su valor en los últimos seis meses.

Desde el máximo histórico cercano a los US$68.000 por bitcoin en noviembre, se desplomó a US$33.000.

La caída de la principal divisa electrónica arrastró al resto del mercado de criptomonedas que en este medio año negro ha perdido en su conjunto alrededor de US$1.000 millones.

¿Por qué se desplomó el bitcoin?

“Las criptomonedas son un activo de alto riesgo por mucho que haya personas que esperan que en el largo plazo suba el precio y sea un activo de refugio”, comenta José Francisco López, director de contenidos de Economipedia.

Cuando las bolsas caen, le dice a BBC Mundo, “los inversores prefieren quitarse de encima los activos más volátiles”.

Negocio de bitcoin en Turquía

Getty Images

En Wall Street las acciones de las empresas tecnológicas agrupadas en el índice Nasdaq han bajado, “siguiendo una correlación con la caída del bitcoin”, explica Diego Mora, analista senior de la consultora XTB.

Eso ocurre porque tanto las divisas digitales como las acciones de las empresas tecnológicas le han servido a los inversores “para buscar dinero fácil”.

Pero desde que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) comenzó a subir las tasas de interés, hay un mayor interés de los inversores por buscar activos más seguros, como por ejemplo, los bonos del Tesoro o el dólar.

“En estas circunstancias la gente vende sus activos más riesgosos”, explica Mora.

Más aún, cuando las perspectivas apuntan a que las tasas de interés seguirán subiendo en distintas partes del mundo para controlar la inflación.

A la subida de tipos de interés (que la semana pasada incluyó a grandes economías como Reino Unidos, Estados Unidos y Canadá), se suman otros factores que ayudan a aumentar la incertidumbre sobre el rumbo de la economía, como los confinamientos en Shanghái por el covid-19 y la tensión geopolítica por la guerra en Ucrania.

¿De dónde viene el concepto de criptoinvierno?

Cuando se enfría el precio de las criptomonedas y cae de manera sostenida durante varios meses, los expertos hablan de un criptoinvierno.

El concepto hace referencia a lo que ocurrió en 2018, cuando el bitcoin cayó hasta un 80% desde los máximos históricos.

Bitcoin y dólar

Getty Images

El desplome sembró el pánico en el mercado de criptomonedas y provocó que la gran mayoría de las divisas digitales cayeran en picada al unísono.

No fue hasta mediados de 2019 que los criptomercados mostraron signos de recuperación, impulsados por una inversión récord por parte de instituciones tradicionales, como los bancos y los grandes fondos de inversión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.