Estas son las acusaciones para desaforar a Cabeza de Vaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Lavado de dinero, el cártel de Sinaloa y La Estafa Maestra: las acusaciones para desaforar a Cabeza de Vaca

La Unidad de Inteligencia Financiera acusa al mandatario de simular la venta de un departamento en Santa Fe, Ciudad de México, como parte de un complejo entramado de lavado de dinero y fraude fiscal.
Cuartoscuro
Por Zedryk Raziel y Manu Ureste
29 de abril, 2021
Comparte

La Sección Instructora de la Cámara de Diputados dio ayer miércoles luz verde para que el pleno vote y decida este viernes si se le quita la protección del fuero al gobernador panista de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, y enfrente las acusaciones de lavado de dinero, delincuencia organizada y fraude fiscal que pesan en su contra. 

Las imputaciones fueron realizadas por la Fiscalía General de la República (FGR) y por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda. 

La UIF que dirige Santiago Nieto realizó una investigación a partir de la cual se acusa al mandatario de simular presuntamente la venta de un departamento en Santa Fe, Ciudad de México, como parte de un entramado de lavado de dinero. 

Según la investigación, el gobernador vendió en 2019 el inmueble a dos presuntos prestanombres que lo adquirieron por 42 millones de pesos, un precio 300% arriba de su valor original. 

Leer más: Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, usó factureras ligadas al Cártel de Sinaloa, denuncia UIF

Para comprar este departamento a precio ‘inflado’, los prestanombres habrían recibido antes dinero por tres vías diferentes: 

Una, recursos públicos federales y estatales que el propio ejecutivo de Cabeza de Vaca les entregó por medio de contratos de obra.

Dos, transferencias de dinero realizadas por empresas vinculadas al Cártel de Sinaloa. 

Y tres, depósitos de un compañía que participó en el esquema de desvío de recursos públicos conocido como La Estafa Maestra. 

Para la UIF, el gobernador Cabeza de Vaca no solo estaría implicado en esta caso en una red de lavado de dinero con la que pretendió ocultar el origen ilícito de los recursos con los que se pagó el departamento, sino que toda la operación de compraventa fue, en realidad, una simulación, puesto que el inmueble habría quedado en manos de dos prestanombres que estarían al servicio del gobernador.

Por su parte, el mandatario panista negó en una respuesta enviada a Animal Político las acusaciones emitidas por la UIF y la Fiscalía General de la República (FGR), que solicitó su desafuero por los presuntos delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada, y defraudación fiscal. 

El mandatario respondió que las acusaciones se basan en la compraventa de una propiedad que dijo haber reportado debidamente, y lamentó que se exponga “información que no guarda vinculación con el caso” y que parte de “datos y conjeturas notablemente falsas”. 

El vínculo con La Estafa y Cártel Sinaloa

El pasado 19 de marzo, Santiago Nieto, titular de la UIF, detalló durante una sesión virtual de la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, en la que se desahoga la solicitud de desafuero de Cabeza de Vaca, el esquema de corrupción por el que se llevó a cabo la presunta simulación de la venta del departamento del mandatario. 

En ese esquema se señaló que participaron dos prestanombres, empresas fachada, y una compañía -de la que no precisó el nombre- que recibió recursos públicos por medio del esquema de corrupción conocido como La Estafa Maestra, documentado por Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción.

Te puede interesar: UIF vincula a Cabeza de Vaca con socio de Odebrecht sancionado por corrupción

Esta compañía recibió 24 millones 363 mil pesos de Pemex Exploración, a partir de una violación de la ley de adquisiciones y una subcontratación irregular de la Universidad Autónoma del Carmen (UNACAR) de Campache, como parte del mecanismo mencionado de la Estafa. 

Según el esquema presentado por Santiago Nieto el 19 de marzo, esta misma compañía realizó transferencias de dinero -aunque tampoco precisó los montos ni cuándo los habría realizado- a una de las compañías de Baltazar Higinio ‘N’, empresario tamaulipeco identificado por la UIF como uno de los dos prestanombres que Cabeza de Vaca habría utilizado para lavar dinero y simular la venta del departamento. Este empresario, además, fue boletinado por la Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), la homóloga estadounidense de la UIF mexicana, también por presunto lavado de dinero. 

A su vez, la empresa de Baltazar Higinio ‘N’ habría depositado 33 millones 500 mil pesos entre marzo y abril de 2018 al otro prestanombres de Cabeza de Vaca identificado por la UIF: Francisco ‘T’, propietario de T Seis Doce SA de CV. 

Esta compañía obtuvo 44 millones 800 mil pesos de otra sociedad identificada como ‘Avalúos’. Según la UIF, esta compañía tiene características de “sociedad fachada”, es decir, que que no existe y que simula operaciones comerciales. A su vez, en 2019, Avalúos recibió 46 millones 300 mil pesos de 6 empresas fachada vinculadas con el cártel de Sinaloa.

El vínculo con el cártel deriva de la participación en las empresas que tienen Juan ‘N’, Ladislao ‘N’, o Manuel ‘N’, todas identidades falsas de Rodolfo ‘T’, alias ‘La Trilladora’, operador financiero del cártel de Sinaloa. 

No obstante, Santiago Nieto matizó que lo anterior no implica que haya un vínculo directo del cártel del capo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, hoy preso en Estados Unidos, con el gobernador Cabeza de Vaca. 

Finalmente, la empresa T Seis Doce SA de CV fue la que terminó comprando el departamento de Cabeza de Vaca a precio inflado.

Ante estas acusaciones de la UIF,  Animal Político buscó al empresario Baltazar ‘N’ para preguntarle por su postura. Por medio de una respuesta enviada por escrito, negó tajantemente que sea un prestanombres de Cabeza de Vaca, y aseguró que los depósitos que su compañía hizo a T Seis Doce SA de CV son fruto de la venta de un inmueble que se realizó de manera legítima. 

Aquí puedes consultar su respuesta íntegra. 

Del erario a sus cuentas bancarias

De acuerdo con las pesquisas de la UIF, la operación simulada de compra venta del departamento del mandatario también estuvo financiada con recursos públicos del erario tamaulipeco que, por medio de contratos de obra pública, fueron a parar a las empresas del presunto prestanombres Baltazar Higinio ‘N’.

Al menos tres empresas suyas han recibido contratos del gobierno de Cabeza de Vaca por 143 millones 723 mil 615 pesos entre 2016 y 2020, según constató Animal Político, pero la autoridad hacendaria sostiene además que es accionista de un total de 11 sociedades que han fungido como proveedoras de la administración estatal.

La UIF sospecha que, durante el ejercicio de su cargo, el gobernador panista desvió a través de este prestanombres parte de los recursos públicos erogados por las obras contratadas y los recibió a sus cuentas bancarias en 2019 como pago por su departamento, tras pasar los fondos por la compleja red de lavado de dinero expuesta en esta nota. 

En concreto, la autoridad fiscal tiene bajo la mira tres contratos adjudicados desde la Secretaría de Obras Públicas del estado a las empresas Barca de Reynosa S.A. de C.V. e Inmobiliaria RC de Tamaulipas S.A. de C.V., ambas de Baltazar Higinio ‘N’, según consta en documentación del Registro Público de Comercio revisada por Animal Político

El 28 de noviembre de 2016, la dependencia estatal asignó un contrato por 6 millones 900 mil 719 pesos con IVA a Barca de Reynosa S.A. de C.V. para la pavimentación de dos calles en Reynosa.

El que fuera entonces representante legal de la empresa, Rafael Jiménez Sánchez, y quien firmó el acta del fallo de esta adjudicación, fue nombrado después, en 2018, Director de Licitaciones y Contratos en la misma Secretaría de Obras Públicas del ejecutivo de Cabeza de Vaca, lo que refuerza la hipótesis de la UIF de la vinculación entre el gobernador, la compañía y su prestanombres.

De acuerdo con la investigación, Barca de Reynosa S.A. de C.V. recibió otros dos contratos por 497.4 millones de pesos de Pemex y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Señalamientos de la Auditoría

En 2017, la Secretaría de Obras Públicas estatal adjudicó a otra empresa de Baltazar Higinio ‘N’, Inmobiliaria RC de Tamaulipas S.A. de C.V., dos contratos más: uno para la construcción y equipamiento de una Unidad de Docencia en la Universidad Tecnológica por un monto de 29.3 millones de pesos, y otro para la construcción del Centro de Justicia para Mujeres, cuyo presupuesto inicial fue de 27.1 millones de pesos y luego aumentó a 76.5 millones. El monto de ambas contrataciones fue de 105 millones 900 mil 406 pesos con IVA.

Entre 2019 y 2021, dicha empresa envió a las cuentas de Baltazar Higinio “N” 300 millones de pesos, de acuerdo con la UIF.

La autoridad hacendaria también detectó que las obras contratadas con Inmobiliaria RC de Tamaulipas presentaron irregularidades que fueron señaladas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

En la revisión del ejercicio 2018, la ASF encontró que la construcción de la Unidad de Docencia en la Universidad Tecnológica, que se financió con recursos del programa Escuelas al CIEN, no fue concluida en los plazos establecidos en el contrato y, lo que es más, no se impusieron penas convencionales al proveedor ni se ejerció la garantía de cumplimiento, lo que redundó en un daño al erario público, según la auditoría de cumplimiento 1416-DS-GF.

Por su parte, el Centro de Justicia para las Mujeres de Reynosa recibió una inyección de 25 millones de pesos de la Federación a través de la Conavim. Conforme la acusación de la UIF, la obra debía entregarse en abril de 2021, pero, al mes de enero, tenía un avance de sólo 39%.

No obstante, consultado al respecto para esta nota, un vocero del gobierno de Tamaulipas envió un paquete de fotos que sustentan que, a la fecha, la obra está prácticamente concluida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Derrumbe en Miami: qué se sabe de las posibles causas del colapso del edificio de apartamentos

No están claras de momento las causas del derrumbe, pero expertos y autoridades apuntan a que podría tratarse de una conjunción de factores.
25 de junio, 2021
Comparte

“Este tipo de cosas no pasan en Estados Unidos”.

Así se expresaba en la mañana de este jueves Charles Burkett, el alcalde de Surfside, la localidad del condado de Miami Dade donde en la madrugada de este jueves colapsó parcialmente un edificio residencial.

A medida que los equipos de rescate continuaban las tareas de rescate, autoridades y expertos han comenzado también a barajar las posibles causas de un derrumbre sucedido en un condado en el que las normas constructivas se encuentran entre las más estrictas de EE.UU. como resultado de los huracanes.

Según dijo Burketta a medios locales un colapso de este tipo “es menos probable que el impacto de un rayo“.

“Estas cosas simplemente no suceden. No ves edificios cayendo en Estados Unidos y aquí teníamos un edificio literalmente cayendo”, dijo.

No está claro de momento qué pudo haber detrás del derrumbe.

“Es demasiado pronto para establecer cuál fue la causa del colapso. No debemos apresurarnos a concluir nada y dejar que las autoridades completen su investigación”, le dice a BBC Mundo Atorod Azizinamini, profesor de Ingeniería Civil y director de Escuela Moss de Construcción, Infraestructura y Sostenibilidad de la Universidad Internacional de Florida.

De acuerdo con el experto, generalmente ante situaciones como esta, se crea una comisión para investigar lo sucedido -que ya está en marcha-, aunque este tipo de estudio puede tomar meses o incluso años.

En BBC Mundo te contamos lo que se sabe de momento.


El edificio

Champlain Towers

Google Street View
Champlain Towers era un caro edificio de apartamentos frente a la playa.

El Chaplain Towers es un condominio de 12 plantas y más de 100 apartamentos ubicado frente al mar al norte de Miami Beach.

Según muestra una búsqueda realizada por BBC Mundo en sitios de bienes raíces de la ciudad, los precios de los apartamentos eran elevados, con costos entre los US$ 600.000 y los US$700.000.

Datos de la aplicación de venta de inmuebles Zillow muestra que un apartamento de cuatro cuartos y pisos de mármol en el último piso, que se vendió a inicios de mayo por casi US$3 millones.

Medios latinoamericanos han señalado que actores populares, familiares de presidentes y reconocidos médicos vivían en el edificio, así como miembros de la comunidad judía de Florida.


Detrás de las causas

El edificio fue terminado en 1981, según datos de la ciudad.

Dado que las normativas vigentes establecen que las construcciones de este tipo deben pasar una inspección a los 40 años para garantizar su habitabilidad, el edificio estaba siendo sometido a reparaciones para poder ser inspeccionado por peritos y obtener su recertificación, de acuerdo con autoridades locales.

“Se estaba trabajando en el edificio para cumplir con el estándar de 40 años. Eso es algo que se ha implementado no solo para el condado, sino para todos las municipalidades y tenemos un estricto código de construcción desde el huracán Andrew para actualizaciones y mejoras”, dijo Heyman.

Azizinamini, por su parte, considera que este lapso de tiempo no es siempre funcional para todos las construcciones.

“Soy de la opinión de que ciertos edificios, ubicados en ciertos lugares, deben inspeccionarse de manera más rutinaria, lo que permite tomar medidas oportunas si es necesario”, dice.

Un estudio publicado en 2020 por expertos de la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en ingles), señalaba que habían detectado que en la década de 1990 el área donde está ubicado el edificio se estaba hundiendo a un ritmo de 2 milímetros año, lo que calificaban de “alarmante”.

El estudio no se realizó con el propósito de determinar la solidez del edificio, sino como parte de un proyecto para identificar qué partes de Miami podrían verse más afectadas por el aumento del nivel del mar y las inundaciones costeras, indicó el diario.

“Fue un subproducto del análisis de los datos. Vimos que este edificio tenía algún tipo de movimiento inusual “, dijo Shimon Wdowinski, profesor del Departamento de Tierra y Medio Ambiente, a medios locales.

Residentes y familiares de residentes del complejo.

Getty Images

En una conferencia de prensa durante la tarde del jueves, las autoridades de Miami declinaron responder una pregunta sobre el presunto hundimiento del terreno.

Un estudio realizado en 2016 por la Universidad de Miami y la Universidad de Padua, en Italia, concluyó que partes de la isla de Miami Beach, al norte de la cual se encuentra Surfside, se están hundiendo a una velocidad de 2 a 3 milímetros por año, aproximadamente el grosor de una moneda.

Durante los últimos 80 años, estimó el estudio, algunas casas podrían haberse hundido entre 15 y 20 centímetros.

Otras teorías

Bukett comentó que el edificio estaba siendo sometido a ciertas reparaciones en el techo, aunque aclaró que no estaba claro si estos trabajos pudieron haber influido en el colapso.

Agregó que no podía imaginar ninguna razón para la tragedia más que algún tipo de socavón o un problema en los cimientos del edificio.

Antes y después del edificio colapsado en Miami Beach.

BBC

Un agente de bienes raíces que vendía propiedades en el inmueble le dijo al diario Miami Herald que el Champlain Towers se encontraba “en buenas condiciones” y que “recién estaban comenzando las reparaciones” para su recertificación.

Según el Herald, la asociación de vecinos al frente al edificio contrató recientemente a un ingeniero para llevar a cabo cambios en el sistema eléctrico y estructurales necesarios para obtener la el nuevo permiso, pero aún no había comenzado la construcción.

Peter Dyga, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Constructores y Contratistas de la costa este de Florida, le dijo a CBS Local 10 News que es probable que detrás de lo sucedido haya una conjunción de “múltiples factores” y que “tomarán años de investigación y aprendizaje” para determinar qué pasó.

“Probablemente habrá varias cosas que contribuyeron. Esto simplemente no sucede sin la concurrencia de múltiples cosas que se juntan para hacer de esto una tragedia. ¿Quién sabe cuáles serán esas cosas?”, consideró.

“Como dijo el alcalde, simplemente no se sabe si hay un socavón o alguna debilidad o un movimiento en el suelo”, agregó.

edificio

Getty Images
El edificio colapsó en la madrugada del jueves.

Algunos arquitectos entrevistados por CNN señalaron que se realizaban trabajos de construcción en el área que pueden también haber removido el suelo.

Como sucede tradicionalmente al final de la primavera e inicio del verano, se han reportado intensas lluvias en la zona de Miami-Dade y las autoridades han alertado que muchos suelos han estado saturados de agua.

La zona costera de Florida, de terreno poroso y permeable, se encuentra entre las más afectadas del país por el cambio climático y tiene áreas que se inundan frecuentemente por las crecidas del mar.

¿Cómo se puede saber qué pasó?

Según explica Azizinamini, en estas situaciones, ingenieros estructurales recopilan toda la información disponible para luego realizar un análisis numérico detallado y simular el colapso del edificio en diferentes escenarios.

“Una vez que el resultado coincide con la observación visual, como el video que muestra el colapso del edificio, pueden sacar conclusiones. sobre la(s) causa(s) del colapso”, dice.

Este tipo de investigación implica, según el experto, observar los cálculos de diseño, revisar el código y las notas de construcción, tomar muestras del material utilizado (acero y concreto), inspeccionar los cimientos, observar las piezas de construcción grandes que fallaron, entrevistar a los residentes y recopilar toda la otra información disponible.

edificio

Getty Images

“Es al final de dicha investigación, que puede llevar meses, cuando uno puede llegar a la(s) razón(es) del colapso”, dice.

El experto señala que tras eso, el siguiente paso es verificar las políticas y códigos vigentes y ver si es necesario realizar cambios.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.