Pandemia complicó el acceso a la justicia y la libertad de prensa: WJP
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Por pandemia, México retrocede en acceso a la justicia y en libertad de prensa, advierte informe

Un estudio de WJP señala a Veracruz, Puebla y CDMX como los peores estados en justicia penal, e identifica un estancamiento en el fortalecimiento del Estado de Derecho en el país.
Cuartoscuro
28 de abril, 2021
Comparte

La posibilidad de obtener justicia en nuestro país en caso de ser víctimas de un delito se ha complicado en el último año. La debilidad de las instituciones responsables de ello sumado a las decisiones adoptadas por la pandemia sanitaria dificultaron a las personas la posibilidad de presentar una denuncia o que avance con agilidad su proceso.

Y junto con ello se ha continuado deteriorando la posibilidad de ejercer el periodismo de forma libre y sin temor a censura o represalias.

Así lo advierte el informe Índice de Estado de Derecho México 2020 – 2021 elaborado por la organización no gubernamental World Justice Project (WJP), que por tercer año consecutivo evalúa a través de distintos indicadores el funcionamiento del Estado de Derecho en México. Ello siguiendo una metodología similar a la que se utiliza a nivel internacional para evaluar a los países desde hace más de una década.

Se trata de la primera evaluación que analiza e identifica el impacto negativo que tuvieron las restricciones adoptadas por la pandemia en distintos mecanismos que conforman el Estado de Derecho, desde el acceso a los mecanismos de justicia, hasta los límites al poder gubernamental, la ausencia de corrupción y el respeto a los derechos humanos.

“La emergencia sanitaria iniciada en el año 2020 y aún en curso, ha trastocado toda dimensión posible de nuestra vida en las esferas privada y pública, y el Estado de Derecho no ha sido la excepción. Destaca la parálisis mostrada por los servicios de justicia que, en ausencia de previsiones de Justicia Abierta y Digital se vieron forzados a suspender su funcionamiento por un largo periodo de tiempo, a pesar de que toda la actividad jurisdiccional federal y local fue catalogada como esencial” alerta el informe.

Sumado a ello, la evaluación destaca retrocesos que desde antes de la pandemia ya venían presentándose en el país, entre ellos lo que denomina un “continuo debilitamiento de la libertad de prensa y una contracción del espacio cívico”.

Te puede interesar: CDMX: en marzo, feminicidios aumentaron 85% y las violaciones 40% en comparación con 2020

El informe revela que ni una de las 32 entidades federativas alcanza al menos la mitad del puntaje que el índice establece para medir el funcionamiento del Estado de Derecho; hay estados con mayores retrocesos en ciertos ejes. Por ejemplo, Veracruz, Puebla y Ciudad de México son las peor evaluadas en el eje de acceso a la justicia penal.

La Ciudad de México también es identificada en el informe como la peor en cuanto a ausencia de corrupción.

A continuación, Animal Político destaca algunos de los puntos clave del informe y los estados mejor y peor evaluados en el índice.

Estado de Derecho… estancado

De acuerdo con el informe, vivir en un Estado de Derecho significa estar en un sitio donde todas las personas e instituciones están sujetas a leyes respetuosas de los derechos humanos y que se aplican de forma equitativa, justa y eficiente. Y en caso de que existan alteraciones, que existan mecanismos eficientes y expeditos para atender el problema y reparar el daño.

En México dichas condiciones existen, pero no plenamente. Así lo concluye el estudio tras adaptar y calcular en los 32 estados del país un índice que evalúa ocho grandes temas divididos a su vez en 42 subtemas o factores. Es una metodología que se usa también internacionalmente.

“Los resultados evidencian un estancamiento en el progreso del país hacia un Estado de Derecho robusto, con cambios marginales en los puntajes generales de la mayoría de las entidades federativas desde la última edición”, destaca el informe.

Para construir esta medición, el informe estudia temas como los límites al poder gubernamental, la ausencia de corrupción, la justicia penal, el orden y la seguridad, la apertura gubernamental, los derechos fundamentales y la justicia civil.

A partir de ahí se elabora una medición que arroja un índice en una escala del 0 al 1 donde 1 significa una máxima adhesión o cumplimiento pleno de un Estado de Derecho

El resultado a nivel nacional es un índice de Estado de Derecho de apenas 0.40, por debajo de la mitad de la escala. A nivel estatal, ninguna de las entidades llega al menos a la mitad de la escala. Los estados mejor evaluados son Yucarán con 0.47; Coahuila con 0.45; y Campeche, Querétaro, Zacatecas y Aguascalientes con 0.44.

En cambio, los estados peor evaluados al promediar todos los temas son Quintana Roo con un índice de apenas 0.34, Puebla con 0.35, y Morelos, Guerrero, estado de México y Ciudad de México empatados con 0.36.

“Los resultados de la edición 2020-2021 del Índice muestran retos persistentes en casi todas las dimensiones del Estado de Derecho, aunque las principales brechas se continúan registrando en las áreas de justicia, seguridad, corrupción y cumplimiento regulatorio”, señala el informe.

Justicia… ni rápida ni expedita

De acuerdo con el análisis, la parálisis y confinamiento que trajo consigo la pandemia sanitaria por el COVID-19 afectó el funcionamiento de diversas instituciones, pero golpeó con particular fuerza a las instituciones responsables de impartir y procurar justicia ante la comisión de un delito.

En total 16 estados retrocedieron en el adecuado funcionamiento de estas instituciones y sus procesos respecto a 2019: Aguascalientes, Baja California Sur, Chiapas, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas

Entre los indicadores que registraron mayores caídas en este campo se encuentran los relacionados con la velocidad para recibir y procesar denuncias adecuadamente, así como los respetos a los tiempos y formas en que se deben llevar a cabo los procesos judiciales a las personas detenidas.

Una de las principales causas, advierten los especialistas en el informe, es que México carece de suficientes sistemas de justicia digital o alternos que faciliten el mantener los servicios aun cuando las visitas o trámites cara a cara estén restringidos.

Lo anterior terminó por afectar el funcionamiento de agencias, fiscalías y juzgados aun cuando estos fueron considerados actividades esenciales durante la pandemia.

“Los datos sugieren que los sistemas de justicia penal se vieron afectados por la falta de medidas oportunas y propicias de Justicia Abierta y Digital que facilitaran el acceso a la ciudadanía por medios remotos y colaborativos. De hecho, la mayoría de los órganos jurisdiccionales del país se vieron forzados a suspender su funcionamiento por un largo periodo de tiempo, a pesar de que toda la actividad jurisdiccional federal y local fue catalogada como esencial por las autoridades sanitarias”, detalla el informe.

Con independencia de la pandemia, México acarrea por tercer año consecutivo un pésimo desempeño en el esclarecimiento de casos denunciados, siendo este el indicador con el desempeño más bajo en todos los estados. Ello como resultado de que más del 90 por ciento de las investigaciones no se resuelven, y quedan en la impunidad.

Las cinco entidades con los peores resultados en justicia penal son: Veracruz con un índice de apenas 0.27; Puebla y Ciudad de México empatados con solo 0.29; y el estado de México y Quintana Roo empatados con 0.31.

Por el contrario, los cinco estados con el desempeño más aceptable – sin que alguno llegue a la mitad de la escala – son Querétaro con 0.49, así como Zacatecas, Yucatán, Aguascalientes y Coahuila, todos empatados con 0.42.

Lee más: La Justicia Cívica y su apuesta de confianza en la Policía Municipal

Debilitamiento de la libertad de prensa

Otro foco rojo que el informe identifica se ubica en la libertad de prensa. Se trata de un área en la que México registra un “continuo debilitamiento” que no tiene que ver con la pandemia sino con un fenómeno estructural que afecta al país al menos en los últimos tres años.

En total 16 entidades federativas retrocedieron en el indicador que mide la libertad de los periodistas y activistas de reportar y comentar sobre políticas gubernamentales sin temor a alguna represalia verbal, física, o de cualquier índole. Se trata de uno de cada dos estados en promedio.

Este mismo indicador también mide la posibilidad de las personas de manifestarse libremente y protestar de forma pacífica, por lo que su disminución es doblemente preocupante.

“A pesar de esta disminución, la sociedad civil y la prensa se ubicaron de nueva cuenta como los contrapesos más efectivos del poder ejecutivo estatal por tercer año consecutivo, por encima del poder legislativo, el poder judicial, los organismos de fiscalización y control, y las comisiones de derechos humanos”, puntualiza el informe.

Los estados que presentan los índices más bajos en materia de libertad de prensa y límites al poder gubernamental son Veracruz con un índice de 0.34; Chiapas y Quintana Roo con 0.37; Puebla con 0.38; Guerrero con 0.39 y Michoacán y Ciudad de México con 0.40.

En contrasentido se ubica Nuevo León con 0.51, siendo la entidad con el mejor indicador en este apartado del país. Le sigue Sinaloa con 0.49; y Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro con 0.48.

Los más corruptos: CDMX a la cabeza

Respecto al tema de ausencia de corrupción, el informe no advierte mayores avances respecto a años anteriores. De hecho, en 20 entidades federativas se registra un retroceso en el apartado que mide específicamente la ausencia de prácticas irregulares o ilegales en fuerzas de seguridad y policías.

Ninguno de los estados llega a la mitad del índice en este apartado. Querétaro es quien se queda más cerca con un resultado de 0.46. Dicho de otra forma: es la entidad donde se percibe en menor medida corrupción, aunque también existe. Le siguen en la escala Guanajuato y Zacatecas con 0.43, y Campeche, Yucatán, Aguascalientes y Nuevo León con 0.41.

En tanto, la Ciudad de México es la entidad donde se percibe mayor corrupción de todo el país: su índice apenas alcanza un 0.30, que no es ni la tercera parte de la escala. El gobierno y las policías es donde el estudio registra la mayor presencia de actividades irregulares en la capital.

Después le siguen como las entidades más corruptas el estado México y Durango con un índice de 0.31, y Jalisco, Tlaxcala y Chiapas con 0.32.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra la COVID-19: los riesgos de no ponerse la segunda dosis

Solo en Brasil más de 1.5 millones de ciudadanos no han completado el programa de vacunación contra el coronavirus. Los expertos explican cuáles son los peligros.
19 de abril, 2021
Comparte

En un desayuno con periodistas el 13 de abril en Brasilia, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que más de 1.5 millones de brasileños no acudieron a recibir la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19.

Según el Ministerio de Salud, São Paulo es el estado en el que más se registra este fenómeno, con más de 343 mil atrasos. Le siguen Bahía (con 148 mil) y Río de Janeiro (143 mil).

Queiroga señaló que tiene la intención de reforzar la campaña para que todos completen el calendario de vacunación, y para ello contará con el apoyo del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass).

En la reunión también estuvo la coordinadora del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), Francieli Fantinato.

La especialista pidió a todos los que tomaron la primera dosis que esperaran el tiempo mínimo necesario para regresar al centro de vacunación más cercano y completar la vacunación con la segunda dosis.

Este intervalo varía según la vacuna aplicada. En el caso de CoronaVac, de Sinovac y el Instituto Butantan, el tiempo entre la primera y la segunda dosis es de 14 a 28 días.

Para la vacuna AZD1222, de AstraZeneca, la Universidad de Oxford y la Fundación Oswaldo Cruz, el período de espera es de tres meses.

Pero, ¿cuáles son los riesgos que corren quienes no reciben la segunda dosis?

Protección dudosa

La mayoría de las vacunas contra la COVID-19 probadas y aprobadas requiere dos dosis para que proporcione un nivel de protección aceptable.

Esto se aplica a los productos desarrollados por Pfizer, Moderna, Instituto Gamaleya (la Sputnik V), CoronaVac y AZD1222.

Por ahora, la única excepción en la lista es la vacuna de Johnson&Johnson, que ofrece una buena respuesta con la aplicación de una sola dosis.

Marcelo Queiroga

Getty Images
El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, informó que 1,5 millones brasileños no regresaron para recibir su segunda dosis de vacunación.

Estos cronogramas de vacunas se evaluaron y definieron en ensayos clínicos que involucraron a decenas de miles de voluntarios y sirvieron para determinar la seguridad y eficacia de las candidatas.

Por lo tanto, si alguien toma solo la primera dosis de CoronaVac o AZD1222 y olvida la segunda, no estará adecuadamente protegido.

Los datos que tenemos muestran que la persona está protegida con dos dosis. Si toma solo una, no ha completado el plan y no está debidamente vacunada“, explica la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Aunque la primera dosis dé un poco de protección, esta tasa no se encuentra dentro de los parámetros establecidos por expertos e instituciones que definen las reglas del sector, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, ambas de Brasil.

Otro punto peligroso: al recibir la primera dosis (y no volver para completar el calendario de vacunación), el individuo corre el riesgo de quedarse con una falsa sensación de seguridad.

Incluso puede pensar, equivocadamente, que ya es inmune ante coronavirus y seguir con su vida normal, sin cuidados básicos contra COVID-19.

Las recomendaciones, sin embargo, siguen siendo las mismas para quienes recibieron dos, una o ninguna dosis de la vacuna: todos deben mantener la distancia física, usar mascarillas, lavarse las manos y asegurarse de que el aire se renueva en los interiores.

¿Comenzar de nuevo?

Aún no está claro qué deben hacer aquellos que no han completado el plan de las dos dosis: ¿tendrán que empezar de cero o podrán aplicarse la segunda en cualquier momento?

Esto dependerá del tiempo que hayan dejado pasar desde que recibieron la primera, especulan los expertos.

“Si se ha superado el plazo máximo para recibir la segunda dosis, puede ser necesario reiniciar la pauta de vacunación, ya que todos los datos de eficacia que tenemos están basados en un protocolo”, señala la inmunóloga Cristina Bonorino, profesora titular de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Porto Alegre.

“Si no nos ceñimos a esto, no podemos garantizar la inmunización”.

vacuna

Reuters
Es importante tomar las dos dosis del mismo fabricante de vacuna.

En un escenario de escasez de vacunas, esto puede comprometer aún más las existencias y dejar a muchas personas sin inmunizarse.

En cualquier caso, vale la pena seguir la recomendación del Ministerio de Salud y acudir al centro de vacunación más cercano lo antes posible para completar la protección contra la COVID-19.

“No deben retrasarse, pero si tienen algún imprevisto, es importante recibir la segunda dosis lo antes posible para obtener una buena respuesta inmunológica“, refuerza Ballalai.

Bonorino, quien también es miembro de la Sociedad Brasileña de Inmunología, cree que el gobierno debería invertir en campañas de comunicación para concienciar a la gente sobre la necesidad de seguir adecuadamente los protocolos de inmunización del país.

“Necesitamos que esta información se difunda en televisión, en las redes sociales y en todos los medios, para que la población no se olvide de tomar la segunda dosis de la vacuna en las fechas indicadas”, destaca.

Según la última información del Ministerio de Salud, Brasil ha vacunado hasta ahora a un total de 27 millones de personas contra COVID-19, el 12% de de la población.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.