Una reserva de última hora: Así el Senado alargó la presidencia de Zaldívar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con una reserva de última hora: Así fue que el Senado alargó la presidencia de Zaldívar en la SCJN

Con una adición que no formaba parte del documento original y para el cual tampoco se permitió un debate, el Senado extendió la presidencia de Zaldívar hasta 2024. Es inconstitucional, advierten expertos.
Cuartoscuro
16 de abril, 2021
Comparte

Con una reserva que nunca estuvo en las más de 500 páginas del dictamen aprobado en comisiones, pero que fue agregada de última hora y leída en tribuna en menos de un minuto y medio, una mayoría de Senadores encabezada por Morena, el PRI y el Partido Verde avalaron extender durante dos años más la presidencia del ministro Arturo Zaldívar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La inclusión de dicha reserva fue tan sorpresiva que los legisladores de oposición no alcanzaron siquiera a pedir la palabra antes de que fuera votada. Los reclamos por lo ocurrido se presentaron una vez anunciado el resultado con frases como un “Golpe de Estado al Poder judicial”.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

El antecedente

La antesala de lo ocurrido ayer fue la discusión en las comisiones de justicia y estudios legislativos del dictamen a través del cual se modificaban diversos ordenamientos judiciales y se creaba la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial. Estas modificaciones eran necesarias para aterrizar lo plasmado en la reforma constitucional al Poder Judicial publicada el pasado 11 de marzo.

Te puede interesar: Jueces actúan con autonomía y libertad, responde Arturo Zaldívar a AMLO por ley eléctrica

Como resultado de estas discusiones, y del intercambio con jueces y magistrados, el 12 de abril los senadores de dichas comisiones aprobaron el dictamen. El senador Miguel Ángel Mancera, integrante de dicha comisión, proporcionó a Animal Político la versión final del documento de 508 páginas.

En esta nota publicada ayer se detallaron los principales cambios que contempla la nueva ley, como el endurecimiento de acciones de combate a la corrupción y un nuevo servicio de carrera profesional.

Sin embargo, en cuanto a la duración en el cargo del Ministro Presidente de la Corte, el dictamen no contempló ningún cambio respecto a lo que ya decía la ley vigente. El texto del artículo 12 quedó prácticamente idéntico al actual, señalando que la presidencia se renovaría cada cuatro años y que no había posibilidad de reelección.

El dictamen incluía al final 12 artículos transitorios en total, ninguno de los cuales hacía referencia a la duración del actual Presidente de la Corte en el puesto, ni al de otros consejeros. El decimosegundo transitorio, último de la lista, solo señalaba que la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación abrogaba la aprobada en 1995.

El madruguete

Como estaba previsto, el pleno del Senado abordó ayer la discusión final y votación del dictamen aprobado en comisiones. Esto luego de que se le diera una primera lectura desde el martes.

La sesión en el Pleno presidida por el presidente de la mesa directiva, el senador Eduardo Ramírez Aguilar, transcurrió en sus primeras cuatro horas como estaba previsto. Senadores del PAN y Movimiento Ciudadano expresaron dudas y rechazo a la iniciativa con argumentos como que no se había debatido lo suficiente en parlamento abierto, o que en algunos casos se quedaba corta.

A las 3:51 de la tarde, transcurridas ya 4 horas con 12 minutos de la sesión, el senador Ramírez Aguilar decretó junto con la asamblea que ya estaba suficientemente discutido el dictamen en lo general y en lo particular y se procedió a la votación. La nueva Ley Orgánica fue aprobada con 106 votos a favor, ocho en contra y ninguna abstención.

Inmediatamente después el senador Ramírez anunció el debate de los 12 artículos transitorios para los cuales no había oradores inscritos pues se trataban, en su mayoría, de formalidades. Sin embargo, y antes de pasar a la votación, la senadora del PES Eunice Romo Molina, en su papel de secretaria técnica de la mesa directiva, anunció la “adición de un nuevo artículo transitorio”, presentado por el senador del Partido Verde, Raúl Bolaños.

En exactamente 86 segundos la senadora Romo dio lectura a dicha reserva que, en síntesis, señalaba que con el fin de implementar la reforma constitucional aprobada el 11 de marzo, la persona que actualmente ocupa la presidencia de la Corte permanecerá en el cargo hasta el 30 de noviembre de 2024. También se alarga el periodo de los consejeros de la Judicatura.

Esta situación, en los hechos, significa que el periodo de Zaldívar que concluye en 2022 se alargaría dos años más, hasta 2024.

Tras concluir la lectura, la misma senadora preguntó en votación con mano alzada si se admitía a discusión esta reserva cuyo texto no estaba en el dictamen ya referido. Una mayoría de senadores de Morena, el PRI y el Verde, conectados a distancia, lo aprobaron.

Cinco segundos después y sin dar tiempo para nada más, el senador Ramírez repitió que no había oradores inscritos para debatir los artículos reservados por lo que pidió avanzar a la votación del paquete completo. Esto sin tomar en cuenta que cuando nadie se inscribió era porque los artículos transitorios eran 12, y no estaba incluido el nuevo que extiende el periodo de Zaldívar.

El paquete de 13 artículos transitorios fue aprobado con 80 votos a favor, 25 en contra y 4 abstenciones.

Los reclamos de la oposición

No había transcurrido ni un minuto después de anunciarse el resultado final cuando comenzaron los reclamos. La senadora Xóchitl Gálvez se colocó frente a la tribuna con un folder y la leyenda “no sean gandallas”. Luego el senador de Movimiento Ciudadano, Juan Zepeda, pidió la palabra para hablar en tribuna y advirtió lo que había ocurrido.

“Es indignante la forma en que hoy se está agandallando el orden constitucional. Es un claro contubernio con el senador Bolaños Cacho y la mayoría que vinieron a sorprender a este Senado (…) están violando la Constitución, es aberrante, ustedes son lo mismo que el PRI”, reclamó.

Zepeda acusó además que el nuevo artículo transitorio no había sido leído en tribuna, a lo que la senadora Romo Molina respondió que ella sí lo había hecho, y que la culpa era del propio legislador de Movimiento Ciudadano por no poner atención.

Lee más: Ampliación de mandato no fue solicitada por el Poder Judicial, dice Judicatura tras aprobación en el Senado

Los reclamos fueron escalando gradualmente. El senador Dante Delgado dijo que era “indignante” que se hubiera aceptado incluir este transitorio de última hora y sin debate ni concertación. Responsabilizó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de estar detrás de esta maniobra.

En respuesta a ello el senador de Morena, Ricardo Monreal, advirtió que la reforma había sido aprobada con 80 votos a favor y no se había cometido ninguna violación al procedimiento. Recordó que los inconformes tenían recursos para apelar esta decisión y que aún faltaba la revisión de la Cámara de Diputados.

El senador del PAN, Damián Zepeda, tomó la palabra para acusar que se trataba de un “golpe de Estado al Poder Judicial” y dijo que si bien existía el recurso de una acción de inconstitucionalidad la decisión recaería en el propio Zaldívar, lo que representaba un conflicto de interés. 

La Senadora del PRI, Claudia Ruíz Massieu, también acusó violaciones al procedimiento. Recordó que el artículo añadido no estaba en el dictamen, y que tampoco fue añadido al sistema.

“Es cierto que la secretaria leyó una propuesta de adición, pero cuando nosotros quisimos buscar en el sistema el texto de la misma no lo encontramos. Además, se cerró el tablero sin permitirse desahogar una segunda ronda de votaciones y eso ocasionó que no se comprendiera bien lo que se estaba votando”, dijo la priista.

Es inconstitucional: expertos

Expertos en derecho constitucional y diversos juristas criticaron lo sucedido en el Senado y consideraron que lo ocurrido ayer viola flagrantemente la propia Constitución.

En su cuenta de Twitter, el exministro de la Corte, José Ramón Cossío recordó que el artículo 97 de la Constitución dice que el presidente de la SCJN solo puede permanecer 4 años en ese cargo.

El Doctor en Derecho e investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Diego Valadés, señaló que ninguna Ley Orgánica está encima de la constitución, y que el periodo del Presidente de la Corte es “improrrogable”.

El experto en Derecho Constitucional por el CIDE, Javier Martín Reyes, coincidió en señalar en entrevista con Animal Político que lo aprobado en el Senado violenta la Constitución. “Aquí tenemos un artículo transitorio que es abiertamente inconstitucional. También lo es por la extensión que se da a los consejeros de la judicatura cuyo plazo solo es de 5 años, y no como 7 años que se quiere extender. Es muy desafortunado lo que pasó” dijo.

El investigador del Instituto de Ciencias Jurídicas de la UNAM, Juan Jesús Garza Onofre, consideró que lo ocurrido en el Senado en realidad pone contra la espada y la pared al propio Poder Judicial de la Federación, el cual en un comunicado emitido la noche de ayer se desmarcó de la adición del referido transitorio.

“Este es el costo político de no seguir los cauces adecuados para la modificación constitucional. Debe ser el propio ministro Zaldívar debe ser enfático ante esto y señalar que lo ocurrido fue inconstitucional”, concluyó Garza Onofre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás de los cambios de política de EU hacia Cuba y Venezuela

El alivio de algunas restricciones a ambos países marca un giro de Washington respecto a la estrategia de mano dura de Trump y busca dar señales de cambio a la región, según analistas.
19 de mayo, 2022
Comparte

Después de insistir por un buen tiempo con sanciones, reproches y presión extrema, Estados Unidos comenzó a flexibilizar su política hacia dos de sus mayores antagonistas latinoamericanos: Cuba y Venezuela.

Washington anunció por separado esta semana que aliviaría sus restricciones para viajes y remesas a Cuba, así como para las negociaciones de la principal petrolera estadounidense en Venezuela.

Las medidas son limitadas y están lejos de suponer una normalización de las relaciones de EE.UU. con los gobiernos de ambos países.

Pero sí resulta evidente el giro que la Casa Blanca de Joe Biden busca darle a la estrategia de mano dura diseñada por el anterior presidente Donald Trump para esos países.

Y detrás de este cambio hay varios motivos, según expertos.

Una cumbre polémica

Los anuncios de Washington surgieron mientras el gobierno de Biden se prepara para organizar la novena Cumbre de las Américas el mes que viene en Los Angeles.

La antesala del cónclave está signada por pugnas y un riesgo de boicot de algunos presidentes por la probable exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países a los que EE.UU. ha sugerido que dejaría fuera por considerarlos autocráticos.

Joe Biden

Getty Images

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha condicionado su asistencia al encuentro a la participación de esas tres naciones, una postura que también asumió su homólogo boliviano, Luis Arce.

Otros gobiernos latinoamericanos cuyos presidentes prevén asistir a la cumbre, como Argentina, Chile y Honduras, también pidieron que todos los países de la región sean invitados.

EE.UU. ha respondido que aún debe tomar la decisión final sobre los invitados y abrió un diálogo con López Obrador sobre su reclamo.

En el gobierno de Biden niegan que esta polémica por la cumbre tenga alguna relación con los cambios de política hacia Cuba y Venezuela.

“El momento de esto diría que está completamente separado de lo que ha dicho el presidente mexicano respecto a Cuba”, sostuvo un alto funcionario del gobierno de EE.UU. al explicar el martes a periodistas el alivio de sanciones a Venezuela.

El funcionario dijo que las medidas, que incluyen una autorización “limitada” a la petrolera estadounidense Chevron para negociar posibles actividades futuras con Venezuela, buscan respaldar un reinicio del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores.

Nicolás Maduro

Getty Images
El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela podrá entablar negociaciones con la petrolera estadounidense Chevron.

Señaló además que el gobierno de Biden llevaba meses preparando su nueva política hacia Cuba, que autoriza vuelos comerciales a ciudades de la isla más allá de La Habana y suspende el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Sin embargo, algunos analistas observan un vinculo claro entre estos cambios y las críticas de la región a la Cumbre de las Américas a celebrarse del 6 al 10 de junio.

“Es una muestra de que la administración Biden no quiere llegar a la cumbre con las manos vacías”, dice Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, un centro de análisis independiente en Washington, a BBC Mundo.

Y agrega que el objetivo de la Casa Blanca es mostrar diferencias con el gobierno de Trump en las políticas sobre Cuba, Venezuela y la migración, en medio de las dudas sobre los compromisos que se lograrán en la cumbre.

De hecho, muchos anticipaban que Biden aliviaría las restricciones impuestas por Trump a Cuba y Venezuela poco después de asumir en enero de 2020, pero diferentes razones demoraron el cambio.

Banderas de países americanos en Washington.

Getty Images
La cumbre de las Américas se realiza en junio en Los Angeles.

“El país obvio”

Pese al afloje de las restricciones a Cuba y Venezuela, los analistas consideran improbable que Biden invite finalmente a ambos países al cónclave de Los Angeles.

En esto también pesan razones de política doméstica: la presencia de autoridades de cubanas o venezolanas en EE.UU. provocaría rechazos internos a meses de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Los cambios anunciados esta semana por Washington fueron criticados no solo por opositores republicanos, sino también por demócratas como Bob Menéndez, que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU.

Bob Menéndez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha rechazado los planes de la administración Biden para Cuba y Venezuela.

“Darle a Maduro un puñado de dádivas inmerecidas solo para que su régimen prometa sentarse a negociar es una estrategia destinada al fracaso”, sostuvo Menéndez en un comunicado.

El alto funcionario del gobierno de Biden que habló bajo la condición de que su nombre se mantuviera en reserva negó que el permiso a Chevron vaya a derivar en un aumento de ganancias para el gobierno de Maduro, quien sigue bajo sanciones de Washington.

También advirtió que EE.UU. podría aumentar o aliviar más las sanciones a Venezuela en función de lo que ocurra en el diálogo entre el gobierno de Maduro y sus opositores.

Y señaló que el objetivo de Washington es lograr avances hacia elecciones libres y justas en Venezuela, negando que el foco esté en el petróleo.

Pero algunos prevén un mayor rédito para la petrolera estatal venezolana PDVSA luego de este anuncio.

“Tarde o temprano, Chevron explorará petróleo y PDVSA se beneficiará de eso”, dice a BBC Brasil Ryan Berg, investigador para América Latina del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una organización bipartidista en Washington.

Otros creen que EE.UU. ve en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo, una oportunidad para rebajar el precio del petróleo, que se disparó tras la invasión de Rusia a Ucrania en febrero.

En marzo, mientras EE.UU. impulsaba sanciones al petróleo ruso, enviados de Biden viajaron sorpresivamente a Venezuela para conversar reservadamente con Maduro, un aliado de Moscú que dijo estar dispuesto a aumentar la producción petrolera.

Venezuela liberó a dos prisioneros estadounidenses luego de aquel encuentro, que también generó críticas de republicanos y demócratas en Washington.

Ahora cobra fuerza para algunos la idea de que el pulso de Occidente con Rusia también ha movido la política de EE.UU. hacia Venezuela.

“La visita en marzo (a Maduro) fue parte de una mirada global sobre cómo sustituir el petróleo de Rusia al mundo con producción en otros sitios”, señala Arnson. “Y en América Latina, el país obvio es Venezuela”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.