FGR rechaza identificar a autoridades denunciadas en casos de tortura
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

FGR se niega a identificar a autoridades denunciadas en 522 casos de tortura

Pese a una orden del INAI, la Fiscalía no reveló los nombres de las corporaciones o fuerzas de seguridad a la que pertenecerían policías y agentes denunciados por malos tratos. En un año y medio envió a un juez solo 3 de más de 500 casos abiertos.
Cuartoscuro
27 de abril, 2021
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) se negó revelar los nombres de las corporaciones de seguridad a la que pertenecen los policías y funcionarios que figuran como probables responsables en 522 denuncias por posible tortura presentadas a nivel federal en los primeros 18 meses del actual sexenio.

Lo anterior pese a que el pleno del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública (INAI) le había ordenado a la FGR hacer una búsqueda exhaustiva de dicha información tras considerar que son datos que debería tener en su poder.

Te puede interesar | La tortura sigue y la impunidad también: FGR esclarece 3 de 1,259 casos en este sexenio

A través de una solicitud de transparencia presentada desde el año pasado, Animal Político había requerido a la FGR conocer la cifra de denuncias por tortura a nivel federal y la identificación de las autoridades que aparecen como probables responsables. Esto luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador declarara en uno de sus informes que la tortura en su gobierno se ha erradicado, algo que Amnistía Internacional desmintió.

En noviembre de 2020, la FGR entregó parte de la información. Los datos confirmaron que, en efecto, los casos de tortura continuaban ocurriendo en el país y que entre diciembre de 2018 y julio de 2020 se habían presentado 522 nuevas denuncias por la posible comisión de este delito.

Sin embargo, la Fiscalía no proporcionó la identidad de las corporaciones a las que pertenecen los elementos denunciados ni hizo mención alguna sobre ello. Por ese motivo se promovió una queja ante el INAI argumentando que no se había proporcionado ese dato ni otros solicitados.

En el transcurso del procedimiento de revisión que quedó radicado en el expediente RRA 12799/20, la FGR a través de su Fiscalía Especializada en la investigación del Delito de Tortura amplió la información solicitada, pero siguió sin identificar a las autoridades denunciadas.

En ese contexto, la resolución del INAI elaborada por el magistrado Oscar Guerra Ford y aprobado de forma unánime por el pleno, determinó que la Fiscalía no había hecho una búsqueda exhaustiva ya que, por ejemplo, no había consultado con el Centro Nacional de Planeación, Análisis e información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), que es el principal receptor de la información estadística, ni a otras áreas administrativas que podrían poseer dicha información

Por ese motivo el Instituto determinó modificar la respuesta proporcionada por la FGR y le instruyó a que realice una búsqueda amplia de los datos solicitados y a que proporcione dicha información.

No encontramos los datos: FGR

A través de un oficio fechado el 23 de marzo, la Fiscalía reportó el cumplimiento de la orden girada por el INAI y sostuvo que realizó una búsqueda exhaustiva sobre las autoridades denunciadas como responsables en los más de 500 casos iniciados en el actual sexenio. La respuesta: que no los encontró.

“Posterior a la búsqueda exhaustiva de lo peticionado las unidades administrativas no cuentan con información coincidente con lo señalado según las atribuciones conferidas a las mismas”, respondió la Fiscalía.

Este hecho, sin embargo, contrasta con una parte de la información que sí entregó la misma Fiscalía durante la ampliación de los datos que hizo tras la queja inicial. La FGR informó de dos casos que ya habían sido judicializados y señaló que los implicados eran elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Policía Federal.

La Fiscalía sí conoce la corporación a la que pertenecen los probables responsables pues, además, son datos que quedan asentados en las denuncias que se presentan y en las carpetas de investigación que se inician a partir de ellas.

¿Qué pasó con las denuncias?

 De las 522 nuevas carpetas de investigación iniciadas por posible tortura entre diciembre de 2018 y julio de 2020, en solamente tres de ellas las indagatorias habían avanzado lo suficiente como para ser presentadas ante un juez e iniciar el proceso correspondiente. Esto al cierre del año pasado.

Lo anterior representa una efectividad de apenas el 0.6% en el esclarecimiento de los casos denunciados. Y respecto a los casos judicializados solamente uno ha llegado a una sentencia condenatoria, por lo que la impunidad que prevalece es de casi 100%.

Leer más | Vives bajo el terror: penales en la CDMX usan la tortura como forma de castigo y control

Aunque la FGR sostiene que ha “resuelto” centenares de carpetas abiertas, no lo hace enviándolos ante un juez y señalando a probables responsables, sino archivándolos o declarándose “incompetente” para investigar.

Por ejemplo, de 620 casos de tortura que la FGR reportó como “resueltos” o determinados en los primeros 18 meses de este sexenio (incluye casos atrasados de años anteriores), en 331 de ellos –más de la mitad– se declaró incompetente para seguir con las investigaciones, y turnó el asunto a alguna otra fiscalía.

En otras 145 carpetas de investigación la decisión fue que no había evidencia suficiente para probar que se había cometido un delito y por lo tanto los casos se cerraron definitivamente sin proceder penalmente en contra de alguien.

A ellos se suman 140 expedientes más que fueron archivados de forma temporal hasta que haya nueva evidencia que permita continuar con las indagatorias, o que fueron acumulados, pero quedaron congelados por distintas razones.

Solo tres de todas estas carpetas de investigación resueltas fueron casos enviados ante un juez; es decir casos judicializados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna de AstraZeneca: por qué Reino Unido dejará de ofrecerla a los menores de 30 años

El contexto actual de la pandemia en Reino Unido y la amplia disponibilidad de vacunas permitirá ofrecer a los más jóvenes la vacuna más adecuada posible.
8 de abril, 2021
Comparte

Reino Unido ofrecerá una alternativa a la vacuna de AstraZeneca a los menores de 30 años tras consolidarse su vínculo con la aparición muy poco frecuente de trombos.

A fines de marzo, de 20 millones de personas vacunadas con AstraZeneca en Reino Unido, 79 pacientes sufrieron coágulos y 19 de ellos murieron, según la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Casi dos tercios de los casos fueron mujeres y los fallecidos tenían entre 18 y 79 años, tres de ellos menores de 30.

El regulador británico insiste en que los números no prueban que la vacuna sea la causante de los coágulos, aunque admitió que el vínculo se estaba consolidando.

Mientras, la Agencia Europea de Medicamentos comunicó este miércoles que estos inusuales trombos debían ser incluidos como posibles “muy raros efectos secundarios” de la vacuna de AstraZeneca, y que sus beneficios superaban los riesgos.

Entonces, si el riesgo es tan bajo y las autoridades insisten en que la vacuna está salvando miles de vidas, ¿por qué Reino Unido recomienda no ofrecerla a los menores de 30?

Riesgo y beneficio

Logo de AstraZeneca con jeringuillas.

Getty Images
La vacuna de AstraZeneca ha estado en el punto de mira varias semanas por vincularse casos de trombos como posibles muy raros efectos secundarios.

Primero hay que reiterar que ninguna vacuna o medicamento está libre de riesgos. La pregunta clave es determinar si beneficia más de lo que perjudica.

La propia píldora anticonceptiva, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo.

Los últimos datos siguen demostrando que la vacuna de AstraZeneca es muy beneficiosa, incluso asumiendo que estos trombos son causados por la misma, lo cual no está confirmado todavía.

El riesgo de morir por un trombo tras vacunarse es increíblemente pequeño, de uno entre un millón, según estimaciones de los datos disponibles en Reino Unido.

Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1.000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Sin embargo, el balance entre riesgo y beneficio en los menores de 30 años no es tan amplio, dado que los pacientes en este rango de edad son mucho menos propensos a morir o enfermar de gravedad por covid.

Pero incluso en este grupo de población el compuesto de AstraZeneca sigue aportando muchos más beneficios que riesgos.

Personal sanitario en Reino Unido con una inyección de la vacuna de AstraZeneca.

PA Media
La vacuna de AstraZeneca sigue aportando mayores beneficios que riesgos a cualquier grupo de edad y está salvando miles de vidas.

Solo que otras vacunas, en este caso, pueden ser una mejor apuesta.

“Mientras más te acercas a una persona de 20 años, sin culpar su estado de salud, más debes pensar sobre estos efectos secundarios muy raros. Los riesgos y beneficios quizás se aproximen a la paridad”, explicó el doctor Chris Witty, jefe médico de Inglaterra.

Puede que los titulares de los últimos días y el torrente de información sobre los efectos secundarios de las vacunas preocupen, pero hay que pensar que son una probabilidad extremadamente baja.

Normalmente, el ser humano no piensa en lo que hace o deja de hacer solamente en función de los riesgos.

Por ejemplo, hacer 400 kilómetros en auto implica una entre un millón de probabilidades de morir en un accidente. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros pensamos esto antes de ponernos a manejar?

Otros riesgos de la covid-19 en los menores de 30

Analizar los riesgos y beneficios, en este caso con AstraZeneca, no solo debe limitarse a la probabilidad de morir o no por coronavirus, según explica el jefe de estadísticas de la BBC Robert Cuffe.

“Alrededor de un cuarto de personas en cuidado intensivo con covid-19 también acaban desarrollando algún trombo producto de la infección”, señala Cuffe.

Paciente hospitalizado en Londres, Reino Unido.

Getty Images
Muchos pacientes ingresados con coronavirus también desarrollan trombos como consecuencia de la infección.

A eso se le suma la probabilidad de sufrir lo que se conoce como “covid de larga duración” o “covid crónica”, en que algunos de los síntomas de la enfermedad persisten durante varias semanas o meses.

“Y la covid persistente es más probable que afecte a treintañeros que a pacientes con 70 años”, explica Cuffe.

Un balance “complejo”

Frente a la posibilidad de sufrir uno de estos muy poco frecuentes efectos secundarios, autoridades médicas e individuos deberán tomar la decisión de equilibrar pros y contras.

“Analizar el balance de riesgos y beneficios puede ser muy complejo”, explicó al programa de radio Today de la BBC David Spiegelhalter, del Centro Winton de Comunicación de Riesgos y Evidencia de la Universidad de Cambridge.

“Para los jóvenes, el beneficio directo de la vacuna es menor. Entonces es inevitable que este balance se incline en algún contexto determinado”, añadió el experto.

En el caso de Reino Unido, al actualmente haber tan poco virus circulando, se optó por inclinar la balanza y ofrecer una vacuna alternativa a los menores de 30.

“Pero en otro contexto, con más virus circulando y sin otras vacunas disponibles, la recomendación sería distinta“, asegura Spiegelhalter.

El experto también insiste en que los jóvenes, aunque ellos mismos no sufran las peores consecuencias del virus, estando inoculados ayudan a evitar más muertes de pacientes con mayor riesgo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.