Columna 69 de Línea 12, un riesgo desde el boceto que acabó en derrumbe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La columna 69 de la Línea 12, un riesgo desde el boceto que acabó en derrumbe

Desde antes de ser inaugurada, la Línea 12 generó polémica por su elevado costo y porque se combinaron métodos constructivos subterráneos y superficiales.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
5 de mayo, 2021
Comparte

La Línea 12 del Metro que va de Mixcoac a Tláhuac, a pesar de ser la más nueva en operación, ya acumula una amplia lista de desperfectos e irregularidades.

Inaugurada el 30 de octubre de 2012 por el entonces jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, la también llamada línea dorada protagonizó este lunes 3 de mayo el que podría ser el peor accidente del Metro de la CDMX que se haya registrado en sus 51 años de servicio.

“Uno piensa que el gobierno no permitiría que usaras algo que está mal y donde te puedes matar, pero parece que sí”, reclamó Rosaura de 34 años.

Lee más: Características, fallas y sobrecostos: lo que se sabe del accidentado recorrido de la Línea 12 del Metro

Primero para ir a la escuela, y después para acudir a su empleo, la joven utiliza a diario la Línea 12 desde la terminal de Tláhuac hasta la estación Ermita en donde trasborda para llegar a su trabajo en Pino Suárez

Este lunes, el regreso a su casa fue peor que una pesadilla porque, aunque ya había aprendido a lidiar con los crujidos que se escuchaban cada vez que un tren daba una vuelta en el viaducto elevado, jamás pensó que sería posible que la estructura pudiera colapsarse.

“Desde que hicieron esta línea siempre estuvo muy mal, tanto dinero que le meten y no han hecho nada”, reclamó por separado el vecino Jorge Adam Sandoval quien anticipó que, si antes usaba poco el metro, después del colapso de una trabe y de un tren con pasajeros -que cobró la vida de 24 personas- no volverá a usar este medio de transporte.

Desde antes de ser inaugurada la Línea 12 generaba polémica porque su costo pasó de los 17 mil a los 24 mil millones de pesos y porque, aunque se planteó que sería una línea subterránea, al final se combinaron cuatro métodos constructivos: cajón subterráneo, viaducto elevado, túnel y cajón superficial.

“Desde el 2012, antes de que se inaugurara, nosotros protestamos solicitando por oficio que no se inaugurara porque no estaba checado todavía la infraestructura y los trenes ni siquiera cabían”, dijo a Animal Político el líder del Sindicato del Metro, Fernando Espino.

Desde la puesta en operación, agregó, el sindicato había hecho observaciones generales de la línea dorada porque los trenes no están adaptados para circular en el tramo elevado pues hay muchas curvas, y es que desde que se diseñó se siguió el cauce de la avenida Tláhuac.

Te puede interesar: Jazmín y Juan Carlos, los enfermeros hospitalizados en su lugar de trabajo tras colapso en el Metro

“Está llena de curvas muy estrechas que ocasiona que el tren se acabe los rieles y que golpetee y afecte las instalaciones, en este caso, las columnas y las trabes. Seguramente esa es la causa del accidente fatal”, opinó el líder sindical.

Sin embargo, la premura en su construcción, entrega e inauguración dejó dudas sobre las ingenierías aplicadas, la calidad del trabajo entregado y las condiciones en las que fue recibido. Interrogantes que salieron a la luz tras el sismo de 7.1 grados que sacudió a la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017.

Aquel día, según reportó el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, el servicio en las 12 líneas reestableció en un 95%, siendo la línea dorada la que reportó los mayores daños.

Tras la emergencia por el sismo, el Senado de la República solicitó a las autoridades capitalinas que presentaran un diagnóstico sobre la infraestructura pública dañada, así como de la línea 12 del Metro en el que incluyeran el programa de reparación.

Dirigido al entonces senador Ernesto Cordero, presidente de la mesa directiva, el Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Gobierno, informó el 28 de febrero de 2018 que en el caso del viaducto elevado de la Línea 12 se tuvo conocimiento del descarrilamiento de dos trenes: uno en el tramo Tlaltenco – Zapotitlán y el otro en el tramo Zapotitlán – Nopalera sin que se reportaran impactos considerables.

Sin embargo, las dos mayores afectaciones se dieron en el tramo Zapotitlán – Nopalera en las curvas identificadas con los números 11 y 12, y en la columna del tramo Nopalera – Olivos la cual presentó desprendimiento del recubrimiento y un agrietamiento significativo en la parte inferior de la columna, por lo que se alertó que esto podría “debilitar su funcionamiento integral en el soporte de peso y de elasticidad”, se explicó en el informe enviado al Senado de la República.

Durante el trabajo de campo y gabinete luego del sismo, se identificaron las condiciones de seguridad de las estructuras ubicadas en la zona coincidente con la columna 69 -justamente la que se colapsó la noche de este lunes 3 de mayo- afectada del tramo Nopalera- Olivos. El trabajo incluyó una revisión al diseño original de dicho elemento y una verificación en campo para saber si se respetó lo establecido en el proyecto ejecutivo tanto en la calidad de los materiales, como en los procedimientos construidos.

El 19 de octubre de 2019, un mes después del movimiento telúrico, personal del Metro concluyó que la estructura no registró ningún desplazamiento o deformación. A esta conclusión llegaron luego de realizar pruebas dinámicas en las que pasaron por el punto, y de forma simultánea, dos trenes que contenían una carga equivalente al peso de usuarios en hora pico.

Lee: Colapso en puente del Metro en la Línea 12 deja 25 muertos y decenas de heridos

A pesar de ello y de que los vecinos alertaron, -a través de redes sociales- que el viaducto elevado presentaba desniveles, la estructura colapsó en la interestación Zapotitlán – Nopalera, entre las curvas 11 y 12.

Además de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX,  la empresa internacional DNV GL será la compañía externa encargada de llevar a cabo el peritaje del colapso de la columna 69 en las inmediaciones de la estación Olivos.

“Estamos contratando este peritaje externo para también conocer –a través de este peritaje– la operación de la Línea 12 y la revisión estructural a partir de los mejores ingenieros estructuristas de México (…) Tengan la certeza los habitantes de la ciudad, que vamos a llegar al fondo de esto”, aseguró la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Y en tanto los peritajes están listos y se dan a conocer, unos 220 mil usuarios que usan cotidianamente la línea dorada deberán cambiar sus rutinas y buscar opciones para continuar con sus dinámicas diarias.

Mientras esperaba abordar alguna unidad RTP para poder ir a su trabajo, María Elena, vecina de la zona, afirmó que lo mejor hubiera sido que no construyeran el Metro.

“Desde que abrió siempre hubo problema, mejor así nos hubieran dejado porque ahorita ahí va a estar cerrada quién sabe cuánto, mientras nosotros vamos a tener que sufrirle”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mucormicosis, el raro y peligroso "hongo negro" que afecta a pacientes de COVID-19 en India

Aunque un funcionario del gobierno señaló que "no hay un brote grande", un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país, con consecuencias devastadoras para muchos pacientes.
11 de mayo, 2021
Comparte

El sábado por la mañana, el doctor Akshay Nair, un cirujano oftalmológico que vive en Bombay, se preparaba para operar a una mujer de 25 años que se había recuperado, tres semanas antes, de una infección de covid-19.

Ya en cirugía, la paciente, que es diabética, estaba siendo atendida por un especialista en oído, nariz y garganta.

El experto le estaba insertando un tubo en una de las fosas nasales y estaba extrayendo tejidos afectados por mucormicosis, una infección fúngica rara y peligrosa que ataca agresivamente la nariz, los ojos y, algunas veces, el cerebro.

A ese paso le seguiría un procedimiento de tres horas, a cargo del doctor Nair, para sacarle un ojo.

“Le quitaré el ojo para salvarle la vida. Así es como funciona esta enfermedad”, me dijo el doctor Nair.

En medio de una segunda ola mortal de covid-19 que asola India, los médicos están reportando una serie de casos vinculados con esta afección también llamada el “hongo negro” entre pacientes que ya se recuperaron de la covid-19 o están en ello.


¿Qué es la mucormicosis?

La mucormicosis es una infección muy rara causada por la exposición a hongos de la familia de los mucorales, que se hallan comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en estado de descomposición.

“Es omnipresente y se encuentra en el suelo y el aire e incluso en la nariz y la mucosidad de las personas sanas”, indica Nair.

Afecta los senos paranasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas, como pacientes con cáncer o personas con VIH/sida.


Los médicos creen que la mucormicosis, que tiene una tasa de mortalidad general del 50%, puede estar desencadenada por el uso de esteroides, un tratamiento que salva la vida de los pacientes de covid-19 que se encuentran en estado crítico.

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones causada por covid-19 y parecen ayudar a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico se acelera para combatir el coronavirus.

Pero también reducen la inmunidad y aumentan los niveles de azúcar en la sangre tanto de pacientes diabéticos como no diabéticos que contraen covid-19.

Se cree que esta disminución de la inmunidad podría estar provocando estos casos de mucormicosis.

“La diabetes reduce las defensas inmunológicas del cuerpo, el coronavirus las exacerba y luego los esteroides, que ayudan a combatir la covid-19, actúan como combustible para el fuego”, explica Nair.

“Es una pesadilla dentro de una pandemia”

El médico, que trabaja en tres hospitales de Bombay, una de las ciudades más afectadas por la segunda ola, dice que en abril ya vio a unos 40 pacientes con la infección fúngica.

Prueba de covid-19

Getty Images
Los esteroides son un fármaco esencial para salvar la vida de los pacientes con covid-19.

Muchos de ellos eran diabéticos que se habían recuperado de covid-19 en sus casas. A 11 de ellos se les tuvo que quitar quirúrgicamente un ojo.

Entre diciembre y febrero, solo seis de sus colegas en cinco ciudades (Bombay, Bangalore, Hyderabad, Nueva Delhi y Pune) informaron de 58 casos de la infección. La mayoría de los pacientes la contrajeron entre 12 y 15 días después de haberse recuperado de covid-19.

El concurrido Hospital Sion de Bombay ha registrado 24 casos de infección por estos hongos en los últimos dos meses, en comparación con los seis casos que se reportan aproximadamente cada año, según la doctora Renuka Bradoo, jefa de la división de oído, nariz y garganta del ese centro médico.

Once de ellos perdieron un ojo y seis murieron. La mayoría de sus pacientes son diabéticos de mediana edad que fueron atacados por el hongo dos semanas después de recuperarse de la covid-19.

“Aquí, ya estamos viendo dos o tres casos por semana. Es una pesadilla dentro de una pandemia”, me dijo la especialista.

“Este año es algo diferente”

En la ciudad sureña de Bengaluru, el doctor Raghuraj Hegde, un cirujano oftalmológico, cuenta una historia similar.

Jornada de limpieza en Bombay.

EPA
Bombay es una de las ciudades más afectadas en la segunda ola de India.

Ha visto 19 casos de mucormicosis en las últimas dos semanas, la mayoría de ellos son pacientes jóvenes. “Algunos estaban tan enfermos que ni siquiera pudimos operarlos”.

Los médicos dicen que están sorprendidos por la gravedad y la frecuencia de esta infección fúngica durante la segunda ola, en comparación con algunos casos durante la primera ola del año pasado.

Nair dice que no se había encontrado con más de 10 casos en Bombay en los últimos dos años. “Este año es algo diferente”, dice.

En Bangalore, el doctor Hegde nunca había visto más de uno o dos casos al año en más de una década de práctica.

Los pacientes que padecen la infección por estos hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal, hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y, posteriormente, pérdida de la misma.

También se pueden presentar manchas negras de piel alrededor de la nariz.

Los médicos dicen que la mayoría de sus pacientes llegan tarde, cuando ya están perdiendo la visión, y tienen que retirar quirúrgicamente el ojo para evitar que la infección llegue al cerebro.

En algunos casos, los pacientes han perdido la visión en ambos ojos. Y en casos raros, los doctores tienen que extirpar el hueso de la mandíbula para evitar que la enfermedad se propague.

“No hay un brote grande”

El único fármaco eficaz contra la enfermedad es una inyección intravenosa antifúngica, que cuesta 3.500 rupias (US$48) la dosis y que debe administrarse todos los días por ocho semanas.

Mujer a la que se le hace la prueba

Getty Images
La segunda ola de coronavirus está causando estragos en India y la crisis se ha agudizado por la falta de oxígeno e insumos en muchos lugares del país.

Una forma de detener la posibilidad de contraer la infección por hongos es asegurarse de que a los pacientes con covid-19, tanto los que están bajo tratamiento como los que se han recuperado, se les administre la dosis correcta de esteroides durante el tiempo idóneo, explica el Rahul Baxi, un especialista en diabetes radicado en Bombay.

El experto indica que trató a unos 800 pacientes diabéticos con covid-19 el año pasado, y ninguno de ellos contrajo la infección por hongos. “Los médicos deben cuidar los niveles de azúcar después de que los pacientes sean dados de alta”, me dijo el doctor Baxi.

Un alto funcionario del gobierno señaló que “no hay un brote grande“. Sin embargo, es difícil decir por qué un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país.

“La variante del virus parece ser virulenta, elevando el azúcar de la sangre a niveles muy altos. Y, extrañamente, la infección por hongos está afectando a muchos jóvenes”, indica el doctor Hegde.

Su paciente más joven el mes pasado fue un hombre de 27 años, que ni siquiera era diabético. “Tuvimos que operarlo durante su segunda semana de covid-19 y quitarle el ojo. Es bastante devastador”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.