9 de cada 10 elementos de Guardia Nacional no cuentan con aprobación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Guardia Nacional viola su propia ley: más del 90% de sus elementos no están certificados

El viernes venció la prórroga de dos años que el Congreso fijó en la ley para certificar a sus elementos de la Guardia Nacional. La mitad de los que sí fueron evaluados reprobó y prevalece el perfil 100% militar en la corporación.
Cuartoscuro
31 de mayo, 2021
Comparte

Más del 90% de los elementos de la Guardia Nacional (GN) que hoy están desplegados en el país no cuentan con el certificado que avala que tienen las habilidades, conocimientos y aptitudes suficientes para realizar de manera segura y eficiente su labor como policías.

Se trata de una violación a la ley de la propia Guardia Nacional que había establecido un plazo de dos años, el cual culminó el pasado viernes, para que el 100% de sus efectivos fueran evaluados y certificados como aptos. Pero hoy 9 de cada 10 no lo están.

Te puede interesar: Guardia Nacional se niega a explicar por qué ofreció un millón de pesos a víctimas para evitar investigación

En México, la Constitución Política establece en su artículo 21 que todos los integrantes de una fuerza de seguridad pública en activo, incluyendo la Guardia Nacional, deben estar completamente certificados.

Sin embargo, cuando el Congreso aprobó en 2019 la puesta en marcha de esta nueva corporación, se estableció que era urgente agilizar su conformación y despliegue en el país con elementos de las fuerzas armadas que ya estaban reclutados en el Ejército, aunque no contaban con la formación y evaluaciones que acreditaran que podían ser policías.

Por este motivo, en uno de los artículos transitorios Ley de la Guardia Nacional se fijó una prórroga especial de dos años como máximo para que dicha corporación concluyera con la evaluación y, en su caso certificación de todos sus elementos desplegados en el país. Este plazo concluyó el pasado 28 de mayo.

Datos oficiales obtenidos por Animal Político a través de solicitudes de transparencia revelan que ese objetivo está muy lejos de alcanzarse. De los 101 mil 746 elementos en activo en dicha corporación, solo 8 mil 97 contaban a principios de mayo con el Certificado Único Policial (CUP) expedido y vigente. Es apenas el 8 por ciento de todo el estado de fuerza.

Este medio solicitó a través de la vocería de la GN un dato más actualizado sobre los elementos certificados. La información proporcionada fue de 10 mil 396 elementos que cuentan con CUP, y que equivalen al 9.9 por ciento del total de los efectivos.

Estos datos colocan además a la Guardia Nacional como la corporación policial con la menor cantidad de elementos evaluados y certificados en el país. Por ejemplo, las policías estatales en su conjunto promedian un 65.9 por ciento de sus elementos ya certificados, mientas que las corporaciones municipales promedian un 63.8 por ciento; es casi seis veces mas que la GN.

La mitad de evaluados… reprueban

Para obtener el CUP que lo avala como apto para ser policía, un aspirante debe cumplir con la aprobación de cuatro aspectos distintos: la formación inicial, la evaluación de competencias, la evaluación de desempeño y la aprobación de los exámenes de control de confianza.

El control de confianza, por su parte, incluye una batería de evaluaciones entre las que se encuentran pruebas físicas, toxicológicas, psicológicas, de entorno social, y poligráficas (detector de mentiras).

La información proporcionada por la Guardia Nacional muestra que del periodo de julio de 2019 a marzo de 2021 se evaluaron a un total de 2 mil 435 aspirantes en el Centro de Evaluación de Control de Confianza de la institución. De todos ellos 1 mil 92 obtuvieron un resultado aprobatorio y 1 mil 343 un resultado reprobatorio.

Lo anterior significa que el 55 por ciento de los aspirantes a la GN que son evaluados, poco más de la mitad, no superan los procesos de evaluación y por lo tanto no pueden ser incorporados a dicha fuerza.

Animal Político solicitó a la corporación conocer este mismo porcentaje de resultados, pero para los militares que fueron transferidos a la Guardia, sin embargo, no se proporcionaron esos datos.

Lentitud y opacidad

El proceso de formación y evaluación de los elementos de la Guardia Nacional en el país no solo ha sido lento sino también opaco. Desde su puesta en marcha el gobierno federal ha dado periódicamente datos de su despliegue, pero no del avance en la certificación de sus elementos.

El 30 de abril de 2019, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) anunció la implementación de un esquema especial de evaluación para los elementos de la GN que, entre otras cosas, priorizaba que sus efectivos fueran evaluados antes que los de otras corporaciones en los centros de evaluación, y que el proceso durara un solo día.

Además, se aprobó que las fuerzas armadas se encargaran de realizar, por su cuenta, una parte de las evaluaciones con la finalidad de agilizar aun más el procedimiento.

Sin embargo, a partir de ello no se ha informado proactivamente del avance en este procedimiento. En la página del SESNSP se publica bimestralmente un avance de las evaluaciones de control de confianza de todas las corporaciones policiales municipales, estatales y federales, con excepción de la GN.

Solo a través de solicitudes de transparencia se han podido obtener balances de las evaluaciones, aunque contradictorios. Por ejemplo, en la solicitud folio 2800100033121 la Guardia Nacional indicó que 8 mil 97 de sus elementos contaban con su CUP expedido y vigente, pero en la solicitud folio 280002000332021 indicó que había 5 mil 593 efectivos con el referido certificado. Ambas fueron respondidas en las mismas fechas.

Lee más: Violencia crece en diez estados, pese a mayor despliegue de la Guardia Nacional

Guardia militar: perfil inexistente

Tanto la Constitución Política como la Ley de la Guardia Nacional definen a esta corporación como “una institución de seguridad pública, de carácter civil, disciplinada y profesional, adscrita como órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana”.

Sin embargo, a dos años de su nacimiento oficial esta corporación se encuentra conformada mayoritariamente por elementos de las fuerzas armadas, y subordinada operativamente a mandos del Ejército Mexicano.

Los datos oficiales proporcionados por la propia GN muestran que de sus 101 mil 746 efectivos totales 60 mil 38 son efectivos provenientes de la secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), 16 mil 351 de la Secretaría de Marina (Semar), y 25 mil 357 de la extinta Policía Federal. Esto significa que el 75 por ciento de sus efectivos son elementos de las fuerzas armadas.

La información muestra además que el reclutamiento de nuevos elementos es exclusivamente militar. De los 37 mil 768 nuevos reclutas que se han incorporado a esta fuerza desde 2019 un total de 31 mil 431 provienen de la Sedena y 6 mil 337 de la Marina.

Animal Político reveló en octubre pasado que mandos de la Defensa Nacional controlan y dirigen operativamente esta corporación que, por definición, debería ser civil.

De acuerdo con la reforma constitución que dio pie a la creación de la Guardia Nacional, se tiene previsto que a finales de 2024 deje de contar con apoyo de las fuerzas armadas y todos sus elementos deberían ser cien por ciento civiles. Ya ha transcurrido casi la mitad de ese plazo.

Ha sido una simulación: experto

Alejandro Hope, experto en temas de seguridad y quien ha dado seguimiento cercano a la conformación de la Guardia Nacional advierte que el incumplimiento en el que ha caído dicha corporación respecto a la certificación de sus elementos es una muestra más de que dicho proyecto ha sido, desde el inicio, una “simulación”.

Según el especialista, el actual gobierno federal nunca tuvo interés conformar una policía civil y profesional. Lo que buscó fue una ruta que permitiera que las fuerzas armadas intervinieran permanentemente en tareas de seguridad pública, como lo prueba también su reclutamiento exclusivamente militar.

“El hecho de llegar a dos años de la Guardia Nacional sin haber cumplido con los compromisos de certificación policial es una muestra más de que el proceso fue una simulación desde el arranque. Nunca hubo la intención de construir una policía civil. El proyecto siempre fue tener una extensión de las fuerzas armadas haciendo labores de policía”, señaló.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘Gripalizar’ la COVID: en qué consiste la estrategia que plantea España y qué dicen los expertos

El gobierno de España y expertos en otras partes del mundo creen que hay que cambiar el abordaje sanitario de la covid-19 desde las políticas públicas. ¿Qué es lo que proponen?
21 de enero, 2022
Comparte

España dio el puntapié inicial.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, declaró la semana pasada que su país está trabajando para pasar a abordar la covid-19 como una gripe y no como una epidemia, como ha sido hasta ahora.

Y quiere, además, que esa estrategia permee al resto de Europa.

“Estamos trabajando en ello desde hace ya semanas”, respondió Sánchez en una entrevista en la Cadena Ser ante la pregunta de si se está yendo “a una gripalización de la pandemia”.

“La ciencia conoce mejor al virus. (…) Tenemos que ir evaluando la evolución de la covid hacia una enfermedad endémica”, sostuvo Sánchez, aunque aclaró que están a la espera de informes “más concluyentes” sobre la variante ómicron.

El mandatario justificó el nuevo paradigma en la alta vacunación en ese país -82% de la población con pauta completa y 36% con dosis de refuerzo-, el uso de mascarillas, la aparición de medicamentos como la pastilla de Pfizer -que es eficaz en el 89% de los casos para evitar hospitalizaciones y muertes en pacientes de riesgo- y la aparente menor letalidad del virus con la variante más reciente.

“Este es un debate que ya estamos intentando abrir a nivel europeo”, dijo Sánchez, e informó que lo han planteado tanto a ministerios de salud europeos como en el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

“Es un debate necesario”, insistió.

Pedro Sánchez

EPA
El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, cree que es necesario hablar sobre un posible cambio de estrategia.

La ministra de Sanidad de España, Carolina Darias, añadió que la sexta ola de covid en la que se encuentra España por estos días es diferente a las anteriores.

“Tenemos que ser capaces de anticipar nuevos escenarios, por lo que tenemos que comenzar a valorar la adaptación a un nuevo sistema de vigilancia y control de la covid-19 una vez superada esta sexta ola epidémica en la que estamos inmersos”, dijo.

Y recalcó: “Una vez superada. Nunca antes”.

Vigilancia centinela

Este nuevo enfoque sobre la pandemia se llama “vigilancia centinela”.

Se ha utilizado para otros virus e implica dejar de hacer testeos masivos y, en su lugar, controlar a grupos más pequeños que sirvan como muestra de lo que está ocurriendo en el resto de la sociedad.

Esto puede realizarse con una o más instituciones médicas que recolectan de forma rutinaria y sistematizada información epidemiológica y muestras de laboratorio de pacientes, pero no debe ser un proceso demasiado extendido, ya que puede reducir la calidad de la información, establece la oficina regional europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con la influenza estacional, por ejemplo, “cantidades limitadas de datos de alta calidad de sitios centinela representativos son suficientes para comprender la epidemiología y la circulación”, explica.

Una fila de personas esperando para ser testeados por covid o para ser atendidos afuera de un hospital en Quito, Ecuador.

Getty Images
Los hospitales y el sistema de testeos de covid-19 se han visto sobrepasados en los últimos días en muchos países de América y Europa.

Los sitios deben estar repartidos en el territorio de forma tal que sean una muestra confiable de lo que sucede en la población general.

Es necesario utilizar definiciones estándar que puedan compararse a lo largo del tiempo, tanto dentro de un país como con otros.

La información debe ser reportada una vez por semana a las autoridades nacionales, según la oficina europea de la OMS.

A partir de allí se pueden estimar las tasas de incidencia de infectados -sintomáticos y asintomáticos-, hospitalizaciones, pacientes en terapia intensiva y muertes por la enfermedad.

De utilizarse con la covid se evitaría la saturación del primer nivel de atención hospitalaria por casos leves, y se podría cuidar a aquellos que sí lo necesiten, ya sea por covid o cualquier otra enfermedad, dijo la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria en un comunicado.

Esa postura no es compartida por todos los gremios médicos en ese país.

Ni tampoco en todos los países.

El paso de pandemia a endemia

El día después es algo en lo que están pensando en otros países también.

En Reino Unido, el ministro de Educación, Nadhim Zahawi, quien hasta septiembre estuvo a cargo del programa de vacunación contra la covid-19, dijo que su país debe liderar la salida.

Espero que seamos una de las primeras grandes economías que demuestre al mundo cómo hacer una transición desde una pandemia a una endemia, y luego lidiar con esto por el tiempo que se quede con nosotros”, afirmó al ser entrevistado el pasado 9 de enero en el canal Sky News.

Pasajeros con mascarilla esperan el tren en Barcelona

Reuters
Los gobiernos de distintos países valoran estrategias para adaptarse a una nueva realidad post-pandemia.

Ese país también cuenta con una elevada tasa de vacunación contra la covid-19: 70% con pauta completa y 53% con dosis de refuerzo.

Además, el riesgo de hospitalización de la variante ómicron es aproximadamente un tercio del de delta, de acuerdo a un análisis publicado por la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido. Y ómicron está desplazando a delta en todo el mundo como la variante predominante.

Otro estudio preliminar realizado en EE.UU. por investigadores de la Universidad de California, Berkeley, Kaiser Permanente y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), mostró que las personas infectadas con ómicron tuvieron la mitad de probabilidades de ser hospitalizadas respecto a delta, 75% menos de probabilidad de ingresar a una UCI y 90% menos probabilidad de morir.

Las estadías en el hospital, a su vez, se redujeron de cinco a 1,5 días con ómicron.

“Probablemente Reino Unido es el más cercano de todos los países a estar fuera de la pandemia, si no es que ya está fuera y teniendo la enfermedad como una endemia”, dijo David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la London School of Hygiene and Tropical Medicine, en una charla abierta virtual con Chatham House, el Instituto Real de Asuntos Internacionales.

La endemia es la fase de una enfermedad en la que está presente de forma habitual, pero ya no hay un aumento inusual en el número de casos. La gripe, por ejemplo, es endémica.

“Pronto estaremos en una situación en la que el virus esté circulando, nos ocuparemos de las personas en riesgo, pero aceptamos que cualquier otra persona se contagiará, y la persona promedio estará bien”, le dijo la viróloga Elisabetta Groppelli, de la Universidad St. George de Londres, al corresponsal de salud de la BBC, James Gallagher, sobre la situación de Reino Unido.

“Si aparece una nueva variante o una variante previa, para la mayoría de nosotros, como cualquier otro coronavirus del resfriado común, tendremos estornudos y un poco de dolor de cabeza y luego estaremos bien”, opinó Julian Hiscox, jefe de infecciones y salud global de la Universidad de Liverpool, y que forma parte del Grupo Asesor de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes del gobierno británico.

En Estados Unidos, un grupo de seis expertos que asesoró al presidente Joe Biden al inicio de su mandato sobre cómo gestionar la crisis de la covid publicó una serie de artículos en los que argumentaron que es tiempo de abordar la pandemia de una forma diferente.

“Ni la vacunación contra la covid-19 ni la infección parecen conferir inmunidad de por vida”, escribió Ezekiel Emanuel, experto en políticas de salud de la Universidad de Pensilvania y que coordinó las propuestas del grupo.

“Las infecciones por covid-19 son asintomáticas o levemente sintomáticas, y el período de incubación del SARS-CoV-2 es corto, lo que impide el uso de estrategias específicas como la ‘vacunación en anillo’. Incluso las personas completamente vacunadas corren el riesgo de una infección avanzada por SARS-CoV-2. En consecuencia, una ‘nueva normalidad con covid’ en enero de 2022 no es vivir sin covid-19”, sostuvo Emanuel.

El experto dijo que la covid-19 debería ser tomada como otras enfermedades respiratorias, como la influenza, ya que “la gente ha vivido normalmente con las amenazas de estos virus” anteriormente.

No tan pronto

El principal asesor de la Casa Blanca en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci, cree que se está cerca de pasar a una nueva fase, pero afirma que todavía no están allí en EE.UU.

“¿Cuál es la caja que todos estamos mirando ahora? Esa caja es el control; es decir, lograr que el nivel de infección que causa una enfermedad grave sea lo suficientemente bajo como para que podamos incorporar esta infección (algunas personas han dicho que aprender a vivir con ella), creo que posiblemente nos estamos acercando a eso”, aseguró al hablar ante el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Con una tasa de vacunación completa del 62% de la población, y el 23% con dosis de refuerzo, Estados Unidos enfrenta la ola de ómicron con un récord de hospitalizaciones por el virus, que casi duplica en proporción a las registradas en Reino Unido.

“El virus está en camino de volverse endémico. No hay dudas al respecto. Pero todavía estamos muy en el medio de esta pandemia”, dijo la semana pasada la líder técnica para covid-19 de la OMS, Maria Van Kerkhove, en una conferencia de prensa.

“No podemos terminar con la pandemia y que el virus se convierta en ‘endémico’ en un país, mientras el resto del mundo lidia con la pandemia. Así no es como funciona”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.