Citan a declarar a niñas; su padre pide custodia pese acusación de abuso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Juez de Durango cita a declarar a niñas; su padre pide su custodia pese a acusación de abuso

Esta misma situación ocurrió cuando se presentaron a declarar por la violencia sexual, a pesar de que es una irregularidad que no se haya permitido la presencia de la madre y las niñas hayan pasado más de dos horas en un cubículo rindiendo declaración ante adultos.
Pixabay
17 de mayo, 2021
Comparte

Un juzgado de lo familiar en Durango citó a dos niñas de 5 y 6 años a declarar este lunes solas ante una jueza, una agente del Ministerio Público y una tutriz (tutora legal designada por el juzgado), porque su papá, el empresario Mauricio N., está pidiendo quedarse con la patria potestad, a pesar de que está demandado por violación y abuso sexual contra ellas.

Hace nueve meses que el papá no las ve, que ni siquiera les habla por teléfono. La madre de las niñas interpuso la denuncia en agosto de 2020, después de un tiempo de notar comportamientos que eran signos de violencia sexual y que un peritaje médico confirmara lesiones anales en una de ellas.

Entonces se ordenó la suspensión de las convivencias y el padre ya ni siquiera intentó tener contacto con ellas; pero sin que se resuelva la denuncia penal, el juzgado familiar está avanzando en la demanda de él para quitarle la patria potestad a la mamá.

De hecho, Mauricio N. ya consiguió una evaluación psicológica que señala que sí es apto para su rol de padre y que no representa un riesgo para las niñas.

Valoración que contradice los resultados de un peritaje psicológico privado practicado a las pequeñas en las que identifican como figuras de riesgo no solo al papá, sino también al abuelo paterno, que la mamá mandó a hacer fuera del estado ante las sospechas de influyentismo, y el hecho de que ya fue declarado culpable por sustracción de menores cuando tras el divorcio trató de robarse a las niñas, en 2019.

El abuelo materno de las pequeñas, Gustavo Peyro, cuenta a Animal Político que a diferencia de cómo está avanzando la petición del papá, a su hija le negaron un intento por pedir que más bien él pierda la patria potestad y ella se quede con la custodia definitiva.

El abuelo acudió personalmente a declarar como testigo de que Mauricio N. no solo no ha tenido contacto con las niñas desde agosto, sino que tampoco ha aportado pensión alimenticia, y como su hija perdió su trabajo por dedicarse a seguir con la demanda, él es quien se ha hecho cargo económicamente de sus nietas en todos estos meses.

Sin embargo, explica que la jueza desechó esto y las alrededor de 30 pruebas que presentaron, con el argumento de que ya había un incidente por la patria potestad, el promovido por Mauricio N.

Así que para continuar con el proceso iniciado por él, este lunes la madre tuvo que presentar a las dos niñas en el Centro de Convivencia Familiar (Cecofam), un lugar que está diseñado para que niñas y niños convivan con familiares bajo supervisión de autoridades.

Por protocolo, tuvieron una breve explicación de que podían decirle a las autoridades todo lo que quisieran sobre cómo se sienten y lo que piensan, o callar si no querían hablar de algo. Pero después tuvieron que entrar solas a la sala con jueza, MP, representante legal y psicólogos, mientras su mamá se quedó afuera.

Esta misma situación ocurrió cuando se presentaron a declarar por la violencia sexual, a pesar de que es una irregularidad que no se haya permitido la presencia de la madre y las niñas hayan pasado más de dos horas en un cubículo rindiendo declaración ante adultos. También en ese lugar se les hicieron en su momento valoraciones psicológicas que después un contradictamen independiente consideró que no habían estado bien aplicadas y que minimizaron los indicios de violencia sexual; pero esa opinión externa fue desechada.

El abuelo de las pequeñas cuenta preocupado que el papá, Mauricio N., es peligroso, que llegó al lugar y al ver que afuera estaba su excuñado grabando con su celular, comenzó a agredirlo y la policía terminó entrando al restaurante donde estaba también la tía de las niñas con su bebé.

Después del incidente y tras horas de declarar, las niñas comentaron que habían dicho que quieren seguir viviendo con su mamá porque su papá las tocaba. Pero por ahora no le dieron acceso a la familia a las grabaciones de lo que pasó ante la jueza.

Y mientras el caso fluye por el lado de lo familiar, la demanda penal no tiene avances ni se ha judicializado en estos nueve meses. Las medidas de protección giradas para las niñas y su madre vencieron desde noviembre, por lo que actualmente no hay restricciones contra el presunto agresor.

En ese mes y después de que Animal Político y otros medios dieran a conocer el caso, por fin le dieron a la mamá acceso a la carpeta de investigación, pero fue la única vez: a pesar de que es su derecho como víctimas, la Fiscalía General del Estado de Durango se lo ha negado.

Un oficio al que tuvo acceso este medio señala que no se le permite ver la carpeta para salvaguardar la identidad de las niñas, porque no se trata de un caso de violaciones graves de derechos humanos ni de lesa humanidad, que son razones para dar a conocer un expediente, y por último, porque el caso se ha dado a conocer en Facebook.

Efectivamente, la cuenta Justicia Para las Niñas en Durango se creó para exhibir las posibles irregularidades en el manejo de la investigación, por las que incluso la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió al DIF estatal intervenir —aunque la mamá había acusado también a esa institución de revictimizarla a ella y a sus hijas cuando inició la demanda—.

Después de esa llamada de atención de la CNDH, cuenta el abuelo de las niñas, se ordenó que fueran a terapias al Hospital Psiquiátrico de Durango. Pero por recomendación del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), las pequeñas ya estaban recibiendo apoyo psicológico de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac), una organización con reconocimiento internacional en el tratamiento de estos casos.

Así que el propio Hospital decidió que era mejor no saturar a las menores y que solo llevaran la terapia de la asociación civil. Sin embargo, la madre de las niñas ya fue apercibida por el juzgado para que suspenda la atención con Adivac.

Además, la pediatra de las niñas les contó que recibió presiones para decir que las lesiones que tiene una de ellas son por estreñimiento y uso de supositorios, en lugar de por la posible violación.

La familia se queja de que las autoridades han actuado para favorecer al papá, pese a la gravedad de las acusaciones, por los nexos políticos y económicos que tiene en el estado. Por ello reclaman que el caso se atienda de manera imparcial y poniendo por encima el bienestar de las menores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta de COVID que desconcierta a científicos en Japón

Tras vivir la peor ola de coronavirus en verano, los casos en Japón se han desplomado de forma desconcertante. Genetistas nipones manejan la teoría de que la variante delta podría estar autoextinguiéndose en este país.
25 de noviembre, 2021
Comparte

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20 mil casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, “autodestruyéndose”.

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

Getty Images

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la “autoextinción” de la variante delta.

“La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse“, dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

“Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural“, agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Restaurante lleno en Japón.

Getty Images

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

“Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta”, contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

“Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país“, agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

BBC

“Encontraron mutaciones en la proteína nsp14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivarla o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno”, explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

“Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible”, añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.