Los retrasos y dudas en el programa de apoyos a Centroamérica que ofrece AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto ilustrativa Cuartoscuro

Los retrasos y dudas en el programa de apoyos a Centroamérica que ofrece AMLO

Hasta ahora hay 15 mil beneficiarios de Centroamérica inscritos en 'Sembrando Vida' y 'Jóvenes Construyendo el Futuro'. La pandemia retrasó el avance de ambos programas.
Foto ilustrativa Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla y Manu Ureste
7 de mayo, 2021
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá este viernes una conversación con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, para abordar el tema migratorio. La propuesta que lleva repitiendo desde hace semanas es exportar el modelo de “Sembrando Vida” a los países del Triángulo Norte de Centroamérica. Según el plan de López Obrador, podrían crearse un millón 200 mil empleos con la siembra de 3 mil millones de árboles. La idea, sin embargo, no es nueva. En 2019 el mandatario anunció un plan de ayuda para Honduras y El Salvador que debía generar 40 mil empleos entre “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”. Dos años después, los inscritos llegan a 15 mil 800 entre ambos países, según confirmó en entrevista Laura Elena Carrillo Cubillas, directora de la Agencia Mexicana de Cooperación (Amexcid). No se ha alcanzado la mitad de lo previsto. 

La propuesta del presidente es extender “Sembrando Vida” con financiación de Washington con un compromiso: dentro de tres años, quienes hayan cultivado sus tierras dentro del programa podrían acceder a una visa de trabajo que, en un plazo de otros tres años, permitiría acceder a la doble nacionalidad. Este último añadido, el de regularizar en EU a quien se incluya en los programas, debería ser el gran atractivo para lograr más inscripciones.

Te puede interesar: Apoyos de México a Centroamérica alcanzan el 6% de lo planeado a más de un año de su anuncio

La idea es dar un apoyo económico directo a jóvenes (180 dólares) y agricultores (250 dólares) para apoyarles con capacitaciones y que, en lugar de marchar a Estados Unidos, decidan quedase en sus países. 

Según Carrillo Cubillas hay 15 mil 800 personas registradas en Honduras y El Salvador, sin profundizar sobre cuántos de ellos están recibiendo ya la ayuda. En febrero, que es el último corte de datos que obtuvo Animal Político, había poco más de 8 mil inscritos y 2 mil 739 que ya estaban recibiendo el apoyo económico. 

La única forma de dimensionar el alcance de “Sembrando Vida” es a través del terreno cultivado. Según datos de Amexcid, son 749 hectáreas en El Salvador (una extensión similar a 125 veces el estadio Azteca) y 302 en Honduras (50 veces el estadio Azteca). 

La medida que se está empleando, sin embargo, es la manzana, que es algo menor que la hectárea. De este modo, hay mil 69 manzanas cultivadas en El Salvador y 431 en Honduras. Según los cálculos de Amexcid, la media es que cada inscrito en “Sembrando Vida” tenga una manzana de terreno. Esto llevaría a unos 1 mil 500 beneficiados del programa de siembra en los dos países centroamericanos que ya están cultivando sus tierras y otros 3 mil 500 todavía cumpliendo el proceso de selección. 

Lee: Gasto en cooperación con Centroamérica fue para rehabilitar centros de detención y trasladar migrantes: ASF

Un dato relevante que Amexcid se resiste a transparentar es el nombre de las 325 empresas que están colaborando con el programa en Honduras y El Salvador. Animal Político solicitó el listado pero el gabinete de comunicación social le remitió a hacer una solicitud de transparencia.

Las expectativas lanzadas en 2019, cuando López Obrador prometió 20 mil empleos y una inversión de 30 millones de dólares por cada país centroamericano, tampoco se han cumplido en el ámbito económico. A día de hoy el gasto realizado no llega a los 2 millones en total y el resto del dinero sigue en una cuenta del Banco del Bienestar, el encargado de resguardar los fondos. 

Por el momento hay fondos disponibles. Sin embargo, la directora de Amexcid dijo a Animal Político que está previsto que Guatemala firme un convenio durante este mismo mes, por lo que se ampliaría el número de posibles beneficiarios sin que esto implique que haya más dinero. En julio de 2020 el gobierno federal extinguió 108 fideicomisos, entre ellos el Fondo México, que era el encargado de mantener los fondos para la cooperación. Se guardaron 60 millones de dólares en Banco del Bienestar, pero quedó pendiente lo destinado a Guatemala. En documentos en los que la Amexcid pedía a la Secretaría de Hacienda que se replanteara el fin del Fondo México, la institución que lidera Carrillo Cubillas reconocía que la extinción del fideicomiso comprometía la expansión a Guatemala. 

“Aunque desaparecieron el Fondo México los recursos están, se están dispersando. En adelante no se puede saber cómo se hará”, reconoció la directora de Amexcid, quien consideró que, en caso de necesitar más dinero podría recibirse de forma directa. Además, su apuesta es que EU o la Unión Europea puedan entrar a la financiación. 

El retraso, por la pandemia

Los responsables de Amexcid señalan a la pandemia para explicar los retrasos. También en los procedimientos legales que debieron firmarse para garantizar que los fondos llegasen directamente a los beneficiarios sin pasar por los gobiernos centroamericanos. Asegura Carrillo Cubillas que la llegada de la COVID-19 provocó que los funcionarios mexicanos desplegados en Honduras y El Salvador tuvieran que regresar debido a las medidas de confinamiento. Sin embargo, cree que en la segunda mitad del año se acelerarán los procesos y se alcanzarán las cifras que se prometieron en 2019. 

Afirma Carrillo Cubillas que están recibiendo solicitudes de información tanto en los países beneficiarios como en Europa o EU. 

Tanto López Obrador como el canciller, Marcelo Ebrard, aseguran compartir con Washington la visión de que la migración solo se frena fijándose en las causas que la provocan. Hoy el presidente tratará de convencer de que este proyecto iniciado en 2019 es la receta para frenar el auge migratorio registrado en los últimos meses. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué está aumentando tanto el precio de los alimentos en todo el mundo (y qué se puede hacer contra su impacto)

Este sábado es el Día Mundial de la Alimentación y coincide con un momento de inseguridad alimentaria "catastrófica y sin precedentes", tal como ha advertido Naciones Unidas.
16 de octubre, 2021
Comparte

El Día Mundial de la Alimentación se celebra este sábado en medio de una advertencia de Naciones Unidas sobre el nivel “catastrófico y sin precedentes” de inseguridad alimentaria y el temor a un mayor aumento del precio de la comida a nivel mundial.

“Cerca de medio millón de personas están experimentando condiciones de hambruna en Etiopía, Madagascar, Sudán del Sur y Yemen. En los últimos meses, las poblaciones vulnerables en Burkina Faso y Nigeria también han sido sometidas a estas mismas condiciones”, dijo la ONU en un comunicado.

El organismo llamó a destinar inmediatamente fondos para ayudar a 41 millones de personas en varios países en peligro de una hambruna.

Según la organización benéfica con sede en el Reino Unido The Hunger Project, 690 millones de personas en todo el mundo viven con hambre crónica, 850 millones están en riesgo de pobreza debido a covid-19.

De esos 690 millones, el 60% son mujeres.

Aquí analizamos lo que el alza en el precio de los alimentos significa para todos y qué alternativas se están considerando para ayudar a reducir la pobreza alimentaria.

Pero antes que nada, te explicamos el porqué de ese incremento.

¿Por qué suben los precios?

alimentos

Getty Images
La pandemia ha incrementado el precio de los alimentos.

El gigante internacional de alimentos Kraft Heinz advirtió esta semana que la gente tendrá que “acostumbrarse a precios más altos de los alimentos” como resultado de la inflación “generalizada” posterior a la pandemia.

La doctora Sarika Kulkarni, fundadora y fideicomisaria de Raah Foundation, con sede en Bombay, India, está de acuerdo con la opinión de Miguel Patricio, el jefe de Kraft Heinz, de que los precios de los alimentos se mantendrán altos.

Kulkarni y la Fundación Raah han estado trabajando para lograr una vida mejor, más saludable y más feliz para las comunidades indígenas de la India.

Durante la pandemia, muchos países vieron caer la producción de materias primas, desde cultivos hasta aceites vegetales.

Las medidas para controlar el virus y la enfermedad limitaron la producción y distribución.

A medida que se ha ido recuperando la oferta, muchas economías no han podido ajustarla a la demanda, lo que ha llevado a un alza de los precios.

El aumento de los costos salariales y energéticos se han sumado a la carga a la que se enfrentan los fabricantes.

“Los precios son una correlación directa de la demanda y la oferta”, explica Kulkarni, experta en alivio de la pobreza.

“Mientras que la población aumenta y la demanda de alimentos se incrementa continuamente, la cantidad de hectáreas bajo cultivo está disminuyendo debido a múltiples desafíos y problemas que incluyen la disponibilidad de agua, el deterioro del suelo y su calidad, el cambio climático y el aumento de casos de variaciones climáticas extremas, el desinterés de las nuevas generaciones en la agricultura como ocupación, etc.”.

“Los agricultores enfrentan diversos retos que se reflejan en el precio de los alimentos, que continúa aumentando”, agrega.

“Sexo a cambio de comida”

manos con alimentos

Getty Images

Según el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, “cuando finalmente se abre la puerta la hambruna, se vuelve viral de una manera en la que otras amenazas quizás no lo hacen”.

Las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables como resultado del aumento de la pobreza y el aumento de los precios de los alimentos.

“Las mujeres nos hablan de las medidas desesperadas que deben tomar para encontrar con qué alimentar a sus familias, incluido el intercambio de sexo por comida, el recurrir a matrimonios precoces e infantiles, como escuché hace poco cuando estuve en Siria”, recordó.

Algunos de los que más inseguridad alimentaria sufren a nivel mundial son los pequeños agricultores, dice Karen Hampson, gerente de Desarrollo de Programas en Farm Radio International.

“El aumento actual del precio de los alimentos es un arma de doble filo para ellos”, le apuntó a la BBC.

“Por un lado, las familias campesinas necesitan comprar los alimentos que no pueden cultivar, por lo que sus costos aumentan o su acceso a los alimentos disminuye, lo que genera hambre y desnutrición”, explicó.

Y “por otro, al menos en teoría, el alza del precio de los alimentos debería significar más ingresos por los productos que venden”.

“Sin embargo, en la mayoría de los casos, el aumento de los precios de los alimentos no parece traducirse en más ingresos para los agricultores, especialmente para los de pequeña escala en África”.

Como señala la doctora Kulkarni, la pobreza es directamente proporcional a los precios; a medida que la pobreza aumenta, desafortunadamente los precios también aumentan, destruyendo los pequeños presupuestos que tenían.

“El alza del precio de los alimentos está causando desnutrición, hambre y muchos otros desafíos relacionados con la salud para las comunidades más pobres. Las está atrapando en un círculo vicioso de hambre, mala salud y pobreza”.

Development Initiatives es una organización global que aprovecha el poder de los datos y la evidencia para tratar de acabar con la pobreza, reducir la desigualdad y aumentar la resiliencia, y su director ejecutivo, Harpinder Collacott, está de acuerdo con Kulkarni.

“La pobreza extrema en particular se calcula sobre la base de los ingresos necesarios para satisfacer las necesidades básicas, y la comida es una proporción significativa de eso”, explica.

“Si el costo de esos alimentos aumenta, cada vez más gente no puede satisfacer sus necesidades básicas, lo que significa que es empujada a la pobreza extrema o por debajo de la línea de pobreza extrema”, agrega.

¿Qué se puede hacer?

Para hacer frente al impacto del alza del precio de los alimentos, los habitantes de los países desarrollados pueden optar por evitar los artículos de lujo, pasar menos vacaciones en el extranjero o incluso administrar cuidadosamente su presupuesto.

En los países subdesarrollados, como se mencionó anteriormente, no todos tienen esas alternativas y hay quienes están desesperadas que a menudo se ven obligados a comerciar sexo por comida, tal como ya mencionamos.

La ONU, los organismos regionales y los gobiernos respectivos pueden adoptar enfoques convencionales para sacar a las personas de la pobreza, para enfrentar el desafío del aumento de los precios de los alimentos. Y muchas organizaciones benéficas de todo el mundo se están centrando en métodos innovadores.

“La asistencia alimentaria y de medios de subsistencia debe prestarse en conjunto”, dice el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Qu Dongyu.

“Apoyar los sistemas agroalimentarios y brindar asistencia a largo plazo allana el camino hacia la recuperación más allá de la supervivencia y aumenta la resiliencia. No hay tiempo que perder”, dijo.

Maria Mchele y agricultores en Tanzania

Susuma Susuma
Los programas de radio ayudan a educar para sacar mejor provecho de la tierra y los recuersos naturales.

Pero Collacott le dijo a la BBC que la pobreza alimentaria no se resolverá solo con más dinero.

“Necesitamos una reforma radical de los sistemas y estructuras que mantienen a la gente en la pobreza”, señala.

“Necesitamos un esfuerzo global, de todos los gobiernos, instituciones, empresas y ONG, que coloque a las personas más pobres en el centro de su enfoque para cambiar el status quo y cree un sistema global que no deje a las personas atrás”.

Según Kulkarni, lo que se necesita es impulsar la agricultura climáticamente inteligente, aumentar la adaptabilidad al cambio climático como la mejora de la capacidad de recolección y almacenamiento de agua de lluvia, bajar el precio de las semillas y otras materias primas relacionadas con la agricultura, alentar a los agricultores a que reserven lo que necesitan para el autoconsumo y obtengan ingresos vendiendo el resto.

En los últimos siete años, la Fundación Raah les ha garantizado agua a 105 aldeas, por lo que más de 30.000 habitantes han tenido acceso a ella durante todo el año.

“Hemos estado alentando a los jóvenes a que se dediquen a la agricultura como una ocupación de tiempo completo, proporcionándoles los incentivos necesarios y creando corredores agrícolas para garantizar que la agricultura enfocada genere mejores rendimientos y, por lo tanto, ingresos”, dice Kulkarni.

Según Hampson, una de las causas de la pobreza alimentaria es que los hogares rurales de los países en desarrollo no tienen un acceso adecuado a información sobre precios en diferentes mercados, por lo que no pueden negociar muy bien con distribuidores y mayoristas; o sobre prácticas mejoradas o clima localizado.

Farm Radio International, una ONG canadiense, utiliza la radio interactiva para responder a las necesidades de comunicación e información de los pequeños agricultores del África subsahariana.

“Los programas de radio agrícolas pueden cambiar eso ofreciendo consejos sobre cómo obtener mejores precios por sus productos u otra información precisa y oportuna”, le dijo Hampson a la BBC.

“Por ejemplo, en un proyecto reciente sobre servicios climáticos en Tanzania, el 58% de los oyentes calificaron su conocimiento de cómo usar información meteorológica para mejorar su agricultura como ‘mejor’ después de escuchar los programas de radio, y el 73% informó que habían mejorado sus prácticas de deshierbar después de escuchar los programas de radio “, agregó.

¿Ahora que?

mujeres tomando notas

Susuma Susuma

Si bien es posible que personas de todo el mundo, tanto en los países desarrollados como en desarrollo, se pregunten cómo enfrentar el aumento del precio de los alimentos, los activistas expresan su esperanza de que se pueda evitar una crisis, siempre que los líderes del mundo adopten medidas rápidas y mesuradas.

“Personalmente, diría que siempre hay esperanza”, dice Hampson.

Pero solo si “escuchamos a mujeres, hombres y jóvenes agricultores, les dejamos liderar y escuchar sus preocupaciones, los incluimos en los diálogos de políticas y apoyamos sus esfuerzos, ya sea a través de cooperativas, grupos de agricultores y de mujeres o la innovación”.

Agrega que hay que “centrarse en la respuesta al cambio climático y apoyar especialmente a los grupos marginados y responder a sus necesidades: igualdad de acceso a los mercados, acceso al crédito, acceso a la información “.

La doctora Kulkarni expresa una opinión similar: “Tenemos esperanza, ya que todavía hay tiempo para abordar las brechas tal como se conocen e identifican”.

Pero advierte: “Si seguimos ignorándolas, podríamos tener un problema y la esperanza podría desvanecerse”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cqiupsqBZik

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.