Tláhuac se resigna al autobús: más de dos horas de trayecto y tráfico denso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen.

Tláhuac y el sureste se resignan al autobús: más de dos horas de trayecto, tiempo perdido y tráfico denso

No es que el Metro resolviera todo, pero sí facilitaba la vida. Diariamente, unas 200 mil personas utilizaban la Línea 12 , ahora regresarán al autobús, lo que implica más horas de trayecto, cansancio y horas perdidas.
Carlo Echegoyen.
Comparte

Patricia Díaz Grajales, de 46 años, inició su nueva rutina para ir a trabajar el miércoles. A las 6 de la mañana se despertó en su domicilio en Chalco y una hora después tomó un camión hasta la estación de Tláhuac, en la alcaldía del mismo nombre. Ese es el lugar en el que, durante los últimos ocho años, tomó la Línea 12 del Metro para llegar a Coyoacán, donde trabaja limpiando una vivienda. O al hospital 20 de noviembre, donde tiene un segundo empleo, también como limpiadora. Esta vez no fue así. La tragedia del 3 de mayo, cuando el Metro colapsó y provocó la muerte de 25 personas y heridas a más de 70, obligó a cerrar la línea. Y decenas de miles de trabajadores como Díaz Grajales quedaron en la incertidumbre de cómo llegarían a trabajar al día siguiente.

“Cuando me enteré del accidente el lunes quedé en shock. Por eso me tomé el día, pero hoy ya regreso a trabajar”, explica, sentada en uno de los 500 autobuses que la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México puso a disposición para suplir la ausencia del Metro. Cuenta la mujer que lo primero que pensó fue en las vidas que se habían perdido, personas como ella que solo regresaban de trabajar. Recuerda que ella, usuaria asidua, nunca se sintió en peligro, aunque sí escuchó que había quien cuestionaba la seguridad. Pero, entonces, “¿por qué nadie hizo nada?”, se pregunta.

Lee: Autoridades del Metro sabían de fallas en la Línea 12 desde antes de inaugurarla

Ante la obligación de cerrar el Metro, la CDMX desplegó 500 autobuses para suplirlo al costo de 5 pesos. Además, permitió que los transportes privados operaran también con el mismo precio. Según la Semovi, esto ha permitido que el gobierno de la ciudad no tenga que gastar nada en redistribuir el tráfico cortado por el colapso. No hubo aglomeraciones para abordar los vehículos, al menos no como la víspera, pero el autobús no puede competir con el Metro. El tráfico es más denso y obliga a perder mucho tiempo.

Como solución urgente para quien no podía perder un día de trabajo fue eficaz la respuesta. La víspera eran varias las personas que se acercaban al lugar del desastre a tomar una foto al metro hundido en forma de V para mandársela a su empleador y justificar su ausencia. A largo plazo, la Semovi no tiene todavía un plan. Hay que esperar al resultado del peritaje. Y eso costará tiempo. Pero, mientras tanto, decenas de miles de personas necesitan llegar a su puesto de trabajo.

Con tantas vidas humanas perdidas es difícil hablar de otra cosa que no sea del dolor de sus familias y la exigencia de responsabilidades. Pero el derrumbe de la Línea 12 tiene consecuencias también a largo plazo. Este Metro, inaugurado en 2012 con Marcelo Ebrard como jefe de gobierno, simbolizaba un cordón umbilical que unía una parte de la CDMX, el sureste de colonias populares, con el resto de la ciudad, a donde los vecinos de Tláhuac se desplazan a trabajar. No solo es la capital. Es algo que abarca todo el valle de México. A gente que, como Díaz Grajales, se mueven desde Chalco, en el Estado de México, hasta puntos más céntricos para trabajar.

En los autobuses, como antes en el Metro, hay albañiles, estudiantes, meseras, limpiadores. Todos realizan largos trayectos para trabajar y, para ellos, la llegada del Metro supuso un gran avance, sobre todo en términos de tiempo. “Yo antes tardaba hora y media en llegar a trabajar. Ahora calculo que será el doble”, se resigna la mujer. Si antes era hora y media, ahora serán tres horas al día invertidas para llegar al trabajo. Y otras tres para regresar. A la semana esto suma 42 horas. Mil 260 horas al mes. Casi 460 mil horas al año. No es que el Metro resolviera todo, pero sí facilitaba la vida. Dice la mujer que ella no nunca notó peligro al viajar en el vagón, aunque sí había escuchado que vecinos sospechaban de los materiales y de su seguridad.

Diariamente, unas 200 mil personas utilizaban la Línea 12, la mayoría de ellas para desplazarse desde sus domicilios en Tláhuac o Chalco hasta su lugar de trabajo o estudio y vuelta. Durante los momentos más virulentos de la pandemia por COVID-19 este flujo descendió, aunque ahora se estaba recuperando. Aquí vive mucha gente que no se puede permitir quedarse en casa, ya que depende de los ingresos diarios.

Te puede interesar: Entregamos la Línea 12 en óptimas condiciones, afirma Enrique Horcasitas, director del Proyecto

Tláhuac es la tercera alcaldía más pobre de la Ciudad de México según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), con un 39% de su población en situación de necesidad, lo que supone algo más de 150 mil personas. En la capital, que tiene una media del 28%, solo es superada por Milpa Alta (49%) y Xochimilco (42%).

El tiempo es, para Díaz Grajales, una de las grandes ventajas. La otra, la seguridad. Cuenta que, antes de la llegada de la Línea Dorada, fue asaltada en dos ocasiones al viajar en camión.

Tláhuac es una de las alcaldías con mayor percepción de inseguridad, un 72% de sus habitantes de sienten inseguros, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Por delante se encuentran Álvaro Obregón (83%) e Iztapalapa (82%).

“Era un secreto a voces, tarde o temprano iba a pasar. Ya sabíamos que iba a pasar una tragedia así”, asegura Mariana Villasol, empleada en una tienda de belleza junto a la parada de Tezonco, a escasos 500 metros del lugar del siniestro. Aunque ella vive junto a la parada de Periférico Oriente, asegura que siempre tomaba el Metro para llegar a trabajar, al igual que su esposo, que diariamente viaja a Mexicaltzingo, ya en Iztapalapa. Muestra en su celular todos los mensajes de grupos de comerciantes y vecinos que se habían enviado una y otra vez las imágenes de la infraestructura dañada antes de colapsar.

“Ya se habían corrido fotos en los que muchos pilares estaban dañados. Decían que ya habían venido los peritos, pero no vimos a nadie”, explica.

Aunque ese “secreto a voces” del que habla Villasol hubiese sido denunciado en muchas ocasiones, pensar que el Metro se pudiese venir abajo.

A Jessica Avelino, de 19 años, el shock le llegó poco antes de las 23 horas del lunes. Es empleada de Sears en una parada cercana a metro Zapata, a casi dos horas de Chalco, donde reside. Y el día de la tragedia tomó el vagón que pasó por el lugar de la catástrofe justo antes que el del accidente. Es decir, que si hubiese tardado un poco más en despedirse de sus compañeros, o se hubiese entretenido con el celular, podía ser una de las accidentadas. Todavía con el susto en el cuerpo, sabe que tiene por delante muchas jornadas de autobús que doblarán el tiempo que tenga que pasar en el trayecto de casa al trabajo.

Después de ocho años de espejismo de Metro mal construido, Tláhuac regresa al autobús. Más precariedad. Más horas de trayecto. Más cansancio al llegar a casa.

Foto: Carlo Echegoyen.

“Esto afecta mucho a la gente, tiene que salir más temprano de sus casas. Es el doble. Ahora me voy a Mixcoac, de ahí a Tacubaya. De ahí a carretera México Toluca. Es un trayecto muy largo. Usar el metro era imprescindible”, dice Lidia Benítez, que trabaja como sanitaria visitando domicilios. Para la mujer, también resignada a las tres horas que tenía por delante hasta llegar a su destino, el metro había mejorado notablemente sus condiciones de vida. Sin embargo, siempre pensó que había algo que no funcionaba en aquel transporte. “La verdad es que se sentía. No tenía idea de qué era. En las curvas el sonido de los fierros era diferente. Era algo inquietante, pero uno no sabe qué hacer”, dice.

Mientras varias de las víctimas eran veladas por sus familiares dos días después de la tragedia, decenas de miles de trabajadores pasaban ante el lugar en el que el Metro se vino abajo. La gran mayoría realizaba ese trayecto todos los días.

No es la primera vez en la que la Línea 12 se paraliza. Poco después de su inauguración tuvo que someterse a una revisión y en 2017, tras el sismo, permaneció tiempo sin funcionar. Por eso, Abigail Zepeda Hernández, que vende desayunos a las puertas de la parada Nopalera, cree que, al final, “nos iremos acoplando”.

El Metro fue una inversión que conectó el sureste del Valle de México con otras zonas más céntricas. Supuso un alivio para miles de trabajadores que se desplazan diariamente. Benítez considera que la línea debe reabrirse, “pero esta vez con buenos materiales”.

Queda el peritaje por delante. También, quién sabe, investigar a los responsables de la tragedia. Mientras todo eso ocurre, miles de personas regresan a los autobuses y cada día pasan frente al lugar donde un puente destrozado les recuerda las negligencias que costaron vidas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Coronavirus: cuán agresiva es la variante india y por qué se sabe tan poco sobre ella

India está sumida en una feroz segunda ola d COVID y científicos de todo el mundo estudian la variante surgida allí y cómo de agresiva puede ser.
Getty Images
26 de abril, 2021
Comparte

Científicos de todo el mundo investigan una variante del coronavirus identificada en India.

Sin embargo, desconocen hasta dónde se ha extendido o si es la que está impulsando la segunda ola de COVID en el país.

Estas son las principales preguntas en torno a ella:

¿Cuál es la variante de India?

Los virus mutan todo el tiempo, produciendo diferentes versiones o variantes de sí mismos.

La mayoría de estas mutaciones son insignificantes, y algunas incluso pueden hacer que el virus sea menos peligroso, pero otras pueden convertirlo en más contagioso y más resistente a las vacunas.

Esta variante, oficialmente conocida como B.1.617, se detectó por primera vez en India en octubre.

Gente haciendo cola para un test de covid en la región de Jammu y Cachemira.

EPA
Gente haciendo cola para un test de COVID en la región de Jammu y Cachemira.

¿Qué está provocando la segunda ola en India?

India ha estado reportando alrededor de 200,000 casos de COVID al día desde el 15 de abril, muy por encima del pico de 93.000 casos diarios que registró el año pasado.

Y ahora también han aumentado las muertes.

“La sobrepoblación y la densidad de India hace que sea una incubadora perfecta para que este virus registre mutaciones”, dice Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica en la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Sin embargo, la ola de casos en India podría haber sido causada por grandes concentraciones de personas y la falta de medidas preventivas como el uso de máscaras o el distanciamiento social.

Una mujer llora la muerte de su marido.

Reuters
India ha reportado unos 200,000 casos de COVID al día desde mediados de abril.

¿Por qué la segunda ola de COVID está siendo tan devastadora?

El doctor Jeffrey Barrett, del Wellcome Sanger Institute (Reino Unido), dice que es posible que también haya una relación de causa y efecto con la nueva variante, pero faltan evidencias.

Señala que se conoce la existencia de la variante desde finales del año pasado: “Si está detrás de la ola en India, le ha costado varios meses llegar a este punto, lo que sugiere que probablemente sea menos transmisible que la variante Kent B117″.

¿Seguirán funcionando las vacunas para esta variante?

Los científicos creen que las vacunas existentes ayudarán a controlar la variante cuando se trate de prevenir que alguien enferme gravemente.

Laboratorio en India

BBC
Un consorcio de 10 laboratorios en India está secuenciando muestras de coronavirus.

Según un artículo publicado en Nature por el profesor Gupta y sus colegas de investigación, algunas variantes conseguirán escapar inevitablemente a las vacunas actuales

Como resultado, se necesitarán cambios en el diseño de las vacunas para hacerlas más efectivas.

Sin embargo, es probable que las vacunas que hay ahora disponibles ralenticen la propagación de la enfermedad.

“Para la mayoría de las personas, estas vacunas pueden significar la diferencia entre ser asintomáticos o sufrir la enfermedad levemente y terminar en el hospital con riesgo de muerte”, dice el doctor Jeremy Kamil, virólogo de la Universidad Estatal de Luisiana (EU).

“Por favor, tome la primera vacuna que le ofrezcan. No cometa el error de dudar y esperar una vacuna ideal”, añade.

¿Hasta dónde se ha extendido?

Las muestras no están lo suficientemente extendidas en todo el país para determinar qué tan lejos o rápidamente se está propagando la variante.

Se detectó en 220 de las 361 muestras recolectadas entre enero y marzo en el estado de Maharashtra, en el oeste del país.

Además se ha detectado en al menos 21 países, según la base de datos global GISAID.

Test de covid

Getty Images
Hay una grave escasez de oxígeno y el sistema de salud se encuentra saturado.

Por ejemplo, en Reino Unido se identificaron 103 casos de esta variante desde el 22 de febrero.

La mayoría de los viajeros procedentes de India tienen prohibida ahora la entrada en Reino Unido.

Y aunque el sistema sanitario de Inglaterra ha incluido la variante de la India como una de varias “variantes bajo investigación”, por ahora no la considera lo suficientemente grave como para ser clasificada como una “variante preocupante”.

¿Es más infeccioso o peligrosa?

Los científicos aún no saben si esta variante es más infecciosa o resistente a las vacunas.

El virólogo Kamil dice que una de sus mutaciones es similar a las observadas en otras identificadas en Sudáfrica y Brasil.

Esas dos mutaciones pueden ayudar al virus a evadir los anticuerpos del sistema inmunológico que combaten el coronavirus según la experiencia de una infección previa o una vacuna.

Calles de la India

EPA
La segunda ola se produce tras la vuelta a la normalidad en la mayoría de las ciudades.

De todas la variantes descubiertas, la más preocupante ahora mismo es una identificada en Reino Unido, que es dominante en el país y se ha extendido a al menos otros 50.

Dudo que la variante india sea más infecciosa que la variante de Reino Unido, y no debemos entrar en pánico”, dice Kamil.

¿Por qué se sabe tan poco sobre ella?

Gran parte de los datos sobre la variante de India están incompletos, dicen los científicos, que disponen de muy pocas pocas muestras de ella: 298 en India y 656 en todo el mundo, en comparación con las más de 384.000 de la variante de Reino Unido.

Y después de los primeros casos registrados en India, se han detectado menos de 400 casos de la variante en todo el mundo, dice Kamil.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.