Bosques Tropicales: cada día es más urgente su conservación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fundación Natura

Bosques Tropicales: cada día es más urgente su conservación

La deforestación sigue siendo una preocupación para los bosques tropicales en Latinoamérica. También es indispensable hacer más estudios sobre el fenómeno de degradación que aqueja a las selvas pero que, según expertos, es más difícil de monitorear.
Fundación Natura
Por Antonio José Paz Cardona / Mongabay
26 de junio, 2021
Comparte

El planeta sigue perdiendo bosques tropicales a un ritmo acelerado. De acuerdo con datos publicados por Global Forest Watch, en el 2020 se perdieron 12.2 millones de hectáreas de estos ecosistemas. De esas hectáreas, 4.2 millones, una superficie del tamaño de los Países Bajos, pertenecían a bosques primarios tropicales húmedos, los cuales son especialmente importantes para el almacenamiento de carbono y la preservación de la biodiversidad.

La pérdida de bosque primario fue un 12 % mayor que la de 2019, y 2020 fue el segundo año consecutivo en que esa pérdida empeoró en los trópicos. Además, las emisiones de carbono producto de esa deforestación representaron 2,64 gigatoneladas (GT) de CO2, lo que equivale a las emisiones anuales de 570 millones de carros.

Cinco de los 10 países que más cobertura arbórea primaria perdieron se encuentran en Latinoamérica: Brasil (en el puesto 1), Bolivia (3), Perú (5), Colombia (6) y México (10). “Los seres humanos hemos olvidado algunas nociones fundamentales respecto a cómo funciona el planeta en el que vivimos y una de esas ideas es que existen límites y si los excedes, pierdes la vida. Lo otro que no hemos terminado de entender es que existen procesos irreversibles y que no se pueden echar para atrás. Por ejemplo, no importa cuánta tecnología le metas a un bosque de 500 años, no puedes reponer esos árboles, solo puedes hacer una restauración aproximada”, comenta Ernesto Ráez, ecólogo y director ejecutivo de la organización Instituto del Bien Común en Perú.

Atención urgente a la degradación

La mayor parte de la cobertura boscosa perdida durante 2020, en cuatro de los cinco países más afectados en Latinoamérica, corresponde a bosques amazónicos. La Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG) destaca algunas de las principales causas en su informe Amazonía Bajo Fuego, donde indica que “más de la mitad de las unidades de análisis en la Amazonía (65,8 %) se encuentran sometidas a algún tipo de presión instalada o en curso: sean actividades extractivas como la explotación de petróleo y minerales, el desarrollo de infraestructura vial, la actividad agropecuaria o la presencia de hidroeléctricas”.

Para Ráez, un flagelo que ha caído sobre casi todos los países de Latinoamérica es el de la minería aurífera aluvial e ilegal. Según dice, en algunos lugares se ha convertido en la principal causa de deforestación, como en el caso de la Amazonía suroriental peruana, en Madre de Dios, donde se concentran bosques de altísima biodiversidad que se están perdiendo y donde no solo se está afectando la cobertura vegetal sino que se contamina el agua y se movilizan mercurio y otros metales que avanzan en la cadena trófica y llegan al ser humano.

Detrás del creciente fenómeno de deforestación en América Latina hay otro problema que no suele tener el mismo protagonismo pero que cada vez preocupa más a los expertos: la degradación.

Este es un problema generalizado pero que es muy difícil de monitorear, a menos que los investigadores estén realizando trabajo en campo. “Por encima ves cobertura boscosa pero debajo nuestros bosques están cambiando, con consecuencias que aún no están bien medidas pero que, sin duda, tienen impactos en la biodiversidad y los servicios ecosistémicos”, comenta Carmen Josse, directora de la Fundación Ecociencia en Ecuador.

Algunos de los principales motores de la degradación suelen ser la tala ilegal selectiva, la minería ilegal e incluso el tráfico de fauna silvestre. “Suponemos, erróneamente, que si vemos árboles desde un satélite entonces el bosque está en pie y no tiene problema, pero ocurren muchas cosas por debajo. La degradación más importante ocurre justamente en las fronteras agrarias de deforestación: el bosque que queda enfrentado al nuevo desbroce es el que más rápidamente empieza a degradarse, a secarse y es más propenso al fuego”, asegura Ernesto Ráez y agrega que los bosques no son solamente árboles y definirlos así es un error en el que caen, incluso, algunos organismos internacionales.

Para Miguel Pacheco, coordinador de Recursos Naturales y Medios de Vida de WWF Colombia, la degradación va en aumento día a día pero no se hace tan evidente. Según dice, un bosque tiene funciones ecológicas como la captura de carbono, la evapotranspiración, la provisión de alimentos, además de ser corredores para muchas especies. Cuando un bosque es degradado esas funciones ecológicas se pierden, “es como un reloj, si le quitas una pieza ya no da la hora real, aunque el resto de sus partes sigan funcionando”.

Para Pacheco, es importante que haya un mayor acercamiento de los gobiernos nacionales hacia los locales para aplicar adecuadamente las políticas ambientales y seguir fortaleciendo las capacidades, no solo de las comunidades que viven del bosque, sino de las industrias que se abastecen de materias primas. “También se necesita generar condiciones para que las alternativas económicas que generan menor impacto a los bosques sean una realidad y no solo se queden en el papel o en un pequeño proyecto piloto”, comenta.

Otro asunto que llama la atención de los investigadores es que tanto en deforestación como en degradación se está viendo una participación creciente del crimen organizado que ha llegado a los bosques y es responsable de la pérdida de ecosistemas valiosos.

El bosque perdido en Colombia, Perú y Bolivia

Colombia venía con una tendencia de disminución en la deforestación durante 2018 y 2019. Sin embargo, los datos de Global Forest Watch muestran que la pérdida de bosques primarios en 2020 aumentó y se ubicó en 166 485 hectáreas, mientras que en 2019, según datos oficiales del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), la deforestación en el país fue de 158 894 hectáreas.

Próximos a terminar el primer semestre del 2021, el IDEAM aún no ha publicado la cifra oficial de deforestación de 2020. Fuentes del Ministerio de Ambiente le confirmaron a Mongabay Latam que esta información la darán a conocer en el mes de julio.

“La deforestación continúa profundizándose en la selva amazónica colombiana, así como en varias áreas protegidas, como los Parques Nacionales Chiribiquete, Tinigua y Sierra de la Macarena. Los grupos armados tomaron el control en varias de las áreas protegidas del país y el personal se vio obligado a abandonar 10 parques en febrero de 2020 debido a amenazas a su seguridad”, dice Global Forest Watch en su reporte.

Miguel Pacheco de WWF Colombia afirma que hay acciones que se vienen desarrollando entre el gobierno, autoridades ambientales, ONG, organizaciones de la sociedad civil, comunidades y la cooperación internacional. “Sin embargo, la pregunta acá es si eso es suficiente. Como organización nos acercamos a territorio y todavía vemos una economía que gira alrededor de agentes de deforestación como la ganadería y la agricultura. Necesitamos más acción, no solo en desarrollo de políticas sino en su desarrollo en campo y su financiamiento”.

Pacheco asegura que el acaparamiento de tierras, la agricultura y la ganadería siguen estando entre los principales agentes de deforestación, pero menciona que la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) desde hace algunos años llama la atención por el tema de infraestructura “y esto tiene un orden lógico: para que entren los acaparadores se necesitan vías y estas están creciendo en la ilegalidad sobre todo en los departamentos de Caquetá, Meta y Guaviare. Luego se utilizan estas vías para entrar a zonas más alejadas y acaparar más tierras”, menciona.

De acuerdo con Global Forest Watch, Perú ocupó el quinto lugar en el listado de países con mayor pérdida de bosques tropicales y gran parte de esa deforestación (190 199 hectáreas) se debe a actividades agrícolas y ganaderas. “Los datos también muestran una serie de nuevos caminos de tala a lo largo de la selva amazónica peruana en 2020. Históricamente, el país ha enfrentado tasas altas de extracción ilegal de madera”, dice el reporte de la institución.

Para Ernesto Ráez, la principal causa por la que se tumba bosque en Latinoamérica suele ser la ampliación de la frontera agropecuaria por parte de grandes grupos económicos. Sin embargo, en Perú la principal causa inmediata es la agricultura a pequeña escala. Según dice, pobladores de zonas altoandinas se vienen movilizando hacia la Amazonía para abrir pequeñas chacras (pequeños campos agrícolas) que poco tiempo después dejan de ser productivas, haciendo que se siga avanzando al interior de la selva y se deje la tierra degradada a las espaldas.

“Esto viene ocurriendo hace tiempo pero se está acelerando porque ya se han ido incorporando varios cultivos comerciales como café, cacao, e incluso coca, principalmente destinada al tráfico ilícito de estupefacientes”, asegura Ráez.

Y no solo preocupan los bosques amazónicos sino que el país también viene, históricamente, con una proporción muy pequeña de cobertura original de bosques secos, que antes se distribuían a lo largo de toda la costa peruana. “Ahora solo quedan prácticamente en el norte y están constantemente amenazados”, afirma el director del Instituto del Bien Común.

El caso de los bosques altoandinos peruanos es el más dramático porque ahí solamente quedan relictos, “incluso ecológicamente inviables, con su biodiversidad muy degradada”, dice Ráez, quien añade que es muy importante conservar lo que se encuentre de esos últimos refugios llenos de endemismos, sobre todo porque los incendios causados por quemas agropecuarias los han venido afectando mucho en los últimos años.

Otro país que sufre fuertemente por la deforestación es Bolivia. Según el Global Forest Watch, a pesar de una leve caída en la pérdida de bosques primarios con respecto a 2019, Bolivia ascendió al número tres en la lista de países con una mayor pérdida de bosques primarios tropicales húmedos en 2020 (con 276 883 hectáreas), y superó a Indonesia por primera vez.

“Al igual que en 2019, los incendios forestales jugaron un papel importante. En particular, afectaron varias áreas protegidas, incluido el Parque Nacional Noel Kempff Mercado. Al igual que en Brasil, la mayoría de los incendios en Bolivia probablemente fueron provocados por personas para limpiar el suelo, pero se descontrolaron debido a las condiciones de sequía y al clima caluroso. La actividad agropecuaria a gran escala también afectó a los bosques, incluidos numerosos claros nuevos en el departamento de Santa Cruz”, dice el reporte.

Estudios recientes han analizado los impactos de los fuertes incendios de 2019 y 2020. Uno de ellos estimó que casi seis millones de animales murieron durante los incendios forestales de 2019, solo en la Chiquitanía. Este número es el resultado de una investigación realizada por el Instituto de Ecología de la Universidad Mayor de San Andrés, que fue publicada recientemente en la revista Ecología en Bolivia.

Sixto Angulo, investigador del Observatorio del Bosque Seco Chiquitano de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC) señala que un aspecto importante a considerar es el efecto borde, que es el desplazamiento de animales a zonas que no se quemaron, por tanto, en los lugares a los que migraron los animales sobrevivientes posiblemente aumentó la densidad de las especies, lo que genera un impacto en el ecosistema y puede significar una mayor mortandad para aquellos animales que son el alimento de los que huyeron del incendio.

Aunque Ecuador no aparece en el listado de Global Forest Watch de los 10 países más deforestados en 2020, con un aumento del 68 %, su Amazonía experimentó el mayor incremento en la pérdida de bosque primario, en términos porcentuales, entre los países amazónicos. Bolier Torres, investigador de la Universidad Regional Amazónica IKIAM, piensa que la crisis económica de Ecuador, anterior al COVID-19 pero agravada por la pandemia, puede estar impulsando la migración de más personas de las ciudades a las zonas rurales, lo que repercute en el aumento de la tala de bosques.

Por su parte, Carmen Josse de la Fundación Ecociencia resalta que la situación de los bosques ecuatorianos podría ser aún más preocupante si se considera que la degradación es la causa de la pérdida de cerca del 78 % de la biomasa forestal y “ni siquiera entra en los números del Estado porque este solo reporta deforestación”.

Esta nota fue publicada originalmente en Mongabay Latinoamérica

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU flexibiliza su política hacia Cuba y permitirá más vuelos y envíos de remesas

Con las medidas anunciadas por el Departamento de Estado se da marcha atrás a la política restrictiva del expresidente Donald Trump hacia la isla.
17 de mayo, 2022
Comparte

El gobierno de Estados Unidos anunció este lunes una serie de medidas que buscan suavizar la política hacia Cuba y que suponen una marcha atrás respecto a las decisiones tomadas por el expresidente Donald Trump.

Así, el Departamento de Estado informó que se restablecerán los vuelos comerciales a varias ciudades cubanas, que desde agosto de 2020 solo llegaban a La Habana, y se suspenderá el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Cuba enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y nuestra política continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, señaló el gobierno de Biden en un comunicado.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hizo un llamado al gobierno cubano para que libere “inmediatamente” a los “presos políticos” y respete los derechos fundamentales de su pueblo.

Una persona ondea las banderas de Cuba y EE.UU.

Getty Images

El cambio de política se produce después de una revisión interna dentro del gobierno de Biden que ha llevado meses.

Representantes de EE.UU. y de Cuba se reunieron en abril en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada de Biden a la Casa Blanca.

Otras medidas

Entre las nuevas medidas presentadas este lunes, el gobierno de Biden anunció el apoyo a un acceso amplio a internet en la isla, así como permitir envíos de remesas a personas que no sean de la familia.

Nos aseguraremos de que las remesas fluyan más libremente hacia el pueblo cubano, sin enriquecer a quienes perpetran abusos contra los derechos humanos”, dijo Price.

Pasajeros procedentes de EE.UU. llegan a La Habana

Getty Images
Los vuelos entre EE.UU. y Cuba habían sido suspendidos en el gobierno de Donald Trump.

También anunció que ampliará el procesamiento de visas. Esto incluye viajes educativos, reuniones profesionales e investigación.

El anuncio se da meses después de las fuertes protestas que se desataron en la isla y por las que el gobierno cubano arrestó a cientos de personas.

“Un paso limitado en la dirección correcta”

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) cubano calificó las medidas de Biden como “un paso limitado en la dirección correcta”.

“Los anuncios no modifican en lo absoluto el bloqueo, ni las medidas principales de cerco económico tomadas por Trump”, señala el comunicado difundido en el diario estatal Granma.

“No revierte la inclusión arbitraria y fraudulenta de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre países que supuestamente son patrocinadores del terrorismo, una de las principales causas de las dificultades con las que tropieza Cuba para sus transacciones comerciales y financieras en muchas partes del mundo”, continúa.

“Se trata, sin embargo, de un paso limitado en la dirección correcta, una respuesta a la denuncia del pueblo y del gobierno cubanos”, añade.

El senador estadounidense Marco Rubio, un republicano de origen cubano de Florida, rechazó las nuevas políticas de la Casa Blanca.

“El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba”, escribió en Twitter.

Bob Menendez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha condenado los planes de la administración Biden para aliviar las tensiones con Cuba

El demócrata Bob Menéndez también expuso su desacuerdo: “Seamos claros, aquellos que aún piensan que incrementar los viajes servirá para fomentar la democracia en Cuba están simplemente negándose a reconocer la realidad”.

Desde Miami, Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia de la disidencia cubana, respaldó el restablecimiento de los vuelos comerciales ya que regula la “competencia entre las líneas aéreas” y eso beneficia al cubano dentro y fuera de la isla, dijo a la agencia EFE.

No obstante, criticó que Biden “haya faltado a su palabra” cuando aseguró que “consultaría con el exilio cubano, como parte integral de esta nación y de nuestra tierra” este tipo de decisiones.

Cuba entre Obama y Trump

En 2015, el expresidente Barack Obama había sacado a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo del gobierno de EE.UU, en la que estaba desde 1982.

Esto supuso un paso importante en el “deshielo” que un año después resultaría en que ambos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.

Barack Obama y Raúl Castro

Getty Images
Barack Obama fue el primer presidente de EE.UU. en visitar Cuba en casi 90 años.

Pero ese acercamiento, como muchas otras políticas del presidente Obama, fue revertido por el gobierno de Donald Trump, quien dio paso a una política de mano dura hacia la isla.

El anunció de incluir nuevamente a Cuba en la lista, en la que solo están Corea del Norte, Irán y Siria, fue hecho por la administración Trump un par de semanas antes de la toma de posesión del presidente Joe Biden, en enero de 2021.

A los países que considera patrocinadores del terrorismo, Washington les prohíbe exportar o vender armas, ciertas exportaciones que también mejorarían sus capacidades militares son controladas y les restringe la asistencia económica.

Los países en la lista tampoco pueden acceder a préstamos del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones globales.

Pero ahora, con el anunció de flexibilización de las políticas hacia la isla, muchos se preguntan si el presidente Baiden sacará de nuevo a Cuba de la lista, como ocurrió cuando era vicepresidente.


Primer paso para mejorar las relaciones entre EE.UU. y Cuba

Por Will Grant, corresponsal en México y Centroamérica

La noticia será un alivio para miles de cubanos que están desesperados por ver a sus familias en Florida y en otros lugares de Estados Unidos.

La isla está experimentando, quizás, su éxodo más agudo desde la Guerra Fría. Hay muchos cubanos viajando a Nicaragua y luego a través de América Central hasta la frontera de Estados Unidos con México.

Después de 2016, el gobierno de Trump implementó una gran cantidad de nuevas sanciones económicas en la isla gobernada por el comunismo, las cuales habían sido relajadas durante la presidencia de Obama.

Junto con la recesión económica causada por la pandemia de coronavirus y la mala gestión por parte del Estado, la economía en Cuba ha estado en una situación desesperada en los últimos años.

Estos cambios representan el primer paso de la Casa Blanca hacia alguna forma de renormalización de las relaciones con Cuba.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.