Diario presentan casi 2 quejas contra Fuerzas Armadas ante CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Cada día se presentan casi dos quejas contra Fuerzas Armadas por violaciones a derechos humanos

La CNDH recibió mil 742 quejas desde diciembre de 2018, solo ha presentado dos recomendaciones por violaciones graves y una por violación particular contra Fuerzas Armadas durante la administración de AMLO.
Cuartoscuro
Comparte

Cuatro pobladores de Santa Rita de Tlahupan, Puebla, fueron ejecutados por agentes de la secretaría de la Marina en febrero de 2019. Las víctimas fueron acusadas de huachicoleros por las patrullas que vigilaban la zona, detenidos arbitrariamente y, posteriormente, asesinados. Sus cuerpos aparecieron días después, el 1 de marzo, en un predio cercano. A causa de estos hechos cuatro marinos fueron detenidos y la Comisión Nacional para los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 37VG/2020, la primera por graves violaciones a los Derechos Humanos perpetrados por integrantes de las Fuerzas Armadas durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador.

Te puede interesar: Guardia Nacional viola su propia ley: más del 90% de sus elementos no están certificados

Esta es una de las 1,742 quejas presentadas contra miembros de Fuerzas Armadas desde que el presidente tomó el poder el 1 de diciembre de 2018 hasta abril de 2021. Esto ofrece una media de casi dos quejas presentadas cada día desde que inició el sexenio, según datos de transparencia solicitados por Animal Político. En este cómputo se incluye a la Secretaría de la Defensa (Sedena), la secretaría de Marina (Semar) y la Guardia Nacional, que nació con supuesta vocación civil pero que siempre ha tenido mandos y tropa militares, y que el presidente quiere oficializar el mando castrense con un cambio en la constitución.

En total, el Ejército es quien más quejas lleva acumuladas, con 914, por 487 la Guardia Nacional y 341 la Marina. Hay que tomar en cuenta que el conteo de la Guardia Nacional inicia en julio de 2019, el mes en el que se oficializó su despliegue después de su creación en marzo de ese mismo año.

Los motivos de las quejas son variados: detención arbitraria, uso arbitrario de la fuerza, privación de la vida o tratos inhumanos, crueles y degradantes. También por negligencias en el desarrollo de su función o prestar indebidamente el servicio público.

Por territorios, Jalisco, Tamaulipas, Chihuaha, Estado de México, Veracruz y Oaxaca son algunos de los estados con mayor registro de quejas contra las Fuerzas Armadas.

Este volumen de quejas no conllevó que se presentase un alto número de recomendaciones. De hecho, la institución que dirige Rosario Piedra Ibarra hizo públicas únicamente tres: dos por violaciones graves y una por violación particular. La primera fue contra la Marina por las ejecuciones de Puebla en febrero de 2019 y la segunda está relacionada con unos hechos de una década atrás. Se trata de la recomendación VG38/2020 contra el Ejército por el secuestro y tortura en Ciudad Juárez, Chihuahua, de Óscar Kábata y Víctor Manuel Vaca Prieto. Este último, además, fue ejecutado por los soldados frente a su compañero. La Sedena no ha cumplido con la reparación del daño de las víctimas, por lo que Kábata mantiene un plantón al exterior de sus oficinas.

Por último, la recomendación 50/2020 señala a la Guardia Nacional por la represión sufrida por la caravana migrante entre los días 20 y 23 de enero de 2020 en la frontera de Chiapas con Guatemala. La CNDH censuró a la institución por “extralimitarse” en sus labores y agredir a las familias centroamericanas que trataban de cruzar el río Suchiate y organizar una marcha hasta la frontera con Estados Unidos.

La mayoría de quejas contra Sedena, Semar y Guardia Nacional se resolvieron por la vía de la orientación a las instituciones, sin formalizar una recomendación.

Lee más: Legisladores electos del PT rechazan iniciativas de AMLO sobre Guardia Nacional y pluris

López Obrador ha insistido en que durante su administración las Fuerzas Armadas ya no violan los Derechos Humanos. “Desde que estamos aquí, y por convicción de años, nunca hemos dado instrucciones que se reprima a nadie, ni lo vamos a hacer, y además el Ejército tiene esa instrucción y puedo garantizar que lo están cumpliendo”, dijo el pasado mes de mayo, cuando fue cuestionado por la ejecución extrajudicial de Damián Tercero, ocurrida en Nuevo Laredo cuando los soldados asesinaron a tres civiles que estaban secuestrados en una camioneta.

Sin embargo, estas cifras contradicen las buenas intenciones del presidente y ponen de relieve que las Fuerzas Armadas continúan violando los derechos humanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra COVID-19: la difícil decisión de vacunar o no a los niños

La decisión de vacunar a la población infantil debe responder cuestiones científicas, pero también éticas.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Menor recibiendo una vacuna.

Getty Images
Estados Unidos ya ha comenzado a vacunar a menores de edad.

Vacunar a los niños es rutinariamente aceptado. Sarampión, polio, difteria, paperas, múltiples cepas de la meningitis, tos ferina, figuran entre la lista de enfermedades para las que se vacuna a los menores, a veces cuando solo tienen unas semanas de vida.

Entonces ¿hay que vacunar a los niños contra la covid-19?

Hay países que ya han comenzado a hacerlo. Estados Unidos ha vacunado a alrededor de 600.000 menores de entre 12 y 15 años de edad.

Allí las autoridades esperan tener suficientes datos sobre la seguridad de las vacunas para lanzarse a inmunizar a niños aún más pequeños el año que viene.

Reino Unido avanza rápido con los adultos y a todos se les debería haber ofrecido la primera dosis antes del final de julio, pero aún no ha tomado una decisión sobre los menores.

La cuestión científica a responder es si vacunar a los pequeños salvará vidas. La respuesta es compleja y podría variar de país a país.

También se plantea la cuestión moral de si las dosis destinadas a los niños salvarían más vidas si se les administraran a trabajadores sanitarios y población vulnerable en otros países.

Riesgo muy bajo en niños

Uno de los argumentos en contra de la vacunación infantil contra la covid-19 es que, en realidad, los niños se benefician relativamente poco de ella.

Bebé recibiendo una vacuna

Unicef
Con otras vacunas que se administran a menores no hay tanta controversia.

“Afortunadamente, una de las pocas cosas buenas de esta pandemia es que los niños raramente se ven seriamente afectados por esta infección”, afirma el profesor Adam Finn, miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en Reino Unido.

Las infecciones en niños son casi siempre asintomáticas o muestran síntomas leves, lo que contrasta con otros grupos de edad a los que se ha dado prioridad en las campañas de vacunación.

Un estudio realizado en siete países y publicado en la revista The Lancet estimó que menos de dos de cada millón de niños murieron de covid durante la pandemia.

Incluso los niños con enfermedades preexistentes que elevarían el riesgo en un adulto no están recibiendo la vacuna por el momento en Reino Unido.

Solo se les ha indicado la vacuna a aquellos con un “riesgo muy alto de exposición y desenlaces graves, como los menores discapacitados que viven en centros para dependientes.

Las vacunas son extraordinariamente seguras, pero sus riesgos y beneficios deben sopesarse cuidadosamente.

Algunos países podrían beneficiarse

Otro potencial beneficio de la vacunación infantil es que podría salvar las vidas de adultos.

Es un enfoque que se ha utilizado con adultos. El spray nasal que reciben los niños británicos de entre 2 y 12 años protege ampliamente a sus abuelos cada año.

Hay partidarios de que hacer lo mismo con la vacuna contra la covid podría ayudar a que se alcance la inmunidad del rebaño, el punto en el que hay tanta gente protegida que el virus encuentra dificultades para seguir propagándose.

Las vacunas contra la covid se han demostrado muy efectivas para cortar la propagación del coronavirus.

Los indicios apuntan a que, con solo una dosis, las posibilidades de resultar contagiado se reducen a menos de la mitad y a que quienes se contagian infectan a menos gente.

Enfermera prepara una vacuna en Río, Brasil.

EPA
La vacunación de los menores podría ser beneficiosa también para sus abuelos.

Los niños no se han mostrado hasta ahora como grandes propagadores del virus, pero los adolescentes sí podrían jugar un papel.

“Hay evidencia del potencial de transmisión en las edades de la escuela secundaria, así que la vacunación podría tener un impacto real en la transmisión”, dice Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero no hay una respuesta unánime a la pregunta de si merece la pena.

El programa de vacunación en Reino Unido marcha a toda velocidad y ha habido grandes brotes en el país que probablemente han dejado una herencia de inmunidad.

Más de una cuarta parte de los muchachos de entre 16 y 17 años en Inglaterra tienen anticuerpos en la sangre, a pesar de que casi ninguno de ellos ha sido vacunado.

Así que Reino Unido y países de características parecidas podrían encontrarse con que cuentan con suficiente inmunidad colectiva para frenar al virus sin necesidad de vacunar a los niños.

“Es muy diferente en países que no han tenido muchos brotes y que no tienen a tanta población adulta cubierta; en estos será difícil lograr el objetivo sin vacunar a los niños”, dice el doctor Kucharski.

Australia es uno de los países que se está encontrando con reticencias la vacunación, y, como les sucedió también a Nueva Zelanda y Taiwán, contuvo el virus tan rápidamente que casi no hay inmunidad allí.

La cuestión ética

Algo que considerar es quién deja de recibir la vacuna que se le inyecta a un niño.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que los países ricos deberían posponer sus planes de vacunación infantil y donar las vacunas al resto del mundo.

El profesor Andrew Pollard, que dirigió ensayos clínicos para la vacuna de Oxford-AstraZeneca, afirma que está “mal desde el punto de moral” priorizar a los más pequeños.

Enfermo de covid yace en el suelo en India.

Reuters
Las vacunas podrían llegar a países como India, donde las muertes de adultos siguen disparadas.

Eleanor Riley, inmunóloga de Universidad de Edimburgo, declaró: “Hay argumentos a favor de hacerlo si tuviéramos un suministro ilimitado de vacunas y pudiéramos continuar con los mayores de 12, pero no lo tenemos”.

“Al fin y al cabo, es una decisión política si priorizar a nuestros niños antes que a los adultos que mueren a montones en otros lugares del mundo”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.