Un abogado, una atleta y una repostera: historias de candidatos atacados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook: Zudikey Rodríguez Nuñez

Un abogado, una nutrióloga y atleta, y una joven repostera: las historias de candidatos atacados

Ya suman 782 las agresiones contra aspirantes y candidatos, lo que convierte al actual proceso electoral en el más violento según la consultora Etellekt. Los 32 estados registran agresiones, en 460 municipios distintos. Los candidatos asesinados subieron a 35.
Facebook: Zudikey Rodríguez Nuñez
1 de junio, 2021
Comparte

Un abogado que intentó impedir un robo a mano armada a una comerciante en un tianguis; una nutrióloga, velocista e integrante del Ejército cuya postulación incomodó a intereses criminales; y una joven repostera que ante la insistencia de un político había aceptado inscribirse en su planilla como aspirante a regidora.

Ellos forman parte de la lista de candidatos que han sido víctimas de la violencia durante el actual proceso electoral. Una violencia que ya acumula, según los recuentos actualizados de organizaciones que dan seguimiento cercano a este fenómeno, 782 agresiones que van desde amenazas e intimidaciones verbales, hasta ataques a golpes, secuestros y homicidios.

Leer más: Solo en 6 de 34 homicidios de candidatos hay presuntos responsables detenidos

Algunos de los candidatos agredidos son políticos de carrera o personas vinculadas al servicio público, pero también hay personas dedicadas a otros trabajos o profesiones, y que por invitación de los partidos terminaron vinculadas como aspirantes al actual proceso electoral.

Aunque las investigaciones no han esclarecido el móvil de la mayoría de los ataques, el común denominador es que, con independencia del motivo de la agresión, todos han sido alcanzados por la delincuencia desde que arrancó el proceso electoral y la mayoría de ellos permanecen impunes.

 Animal Político hace un recuento de las historias de tres de ellos.

El abogado que quiso frenar un robo

Mayco Fabián Tapia Quiñones estaba entusiasmado por su registro como candidato a diputado local en Nuevo León por el partido Fuerza por México. Aunque no tenía trayectoria política, confiaba en que su formación como abogado le daría bases suficientes para impulsar una agenda enfocada en temas de justicia e impunidad. 

Así se lo había dicho la tarde del 24 de marzo a su amigo Emilio Jacques Rivera, candidato por el mismo partido a la gubernatura del Estado.

“Desde hace 15  años éramos amigos. Apenas nos habíamos visto en esta misma mesa como a las 6 de la tarde y estaba muy jubiloso. Me dijo que íbamos a luchar juntos pues le acababan de entregar su constancia para ser candidato por la diputación local 1. Estaba en verdad muy contento”, recuerda el propio Jacques Rivera.

Tras su encuentro con Jacques, el abogado Tapia se dirigió a un mercado sobre ruedas en la colonia Ciudad Solidaridad de Monterrey, donde su esposa trabajaba en uno de los comercios. Ya había caído la noche.

De lo que sucedió a continuación hay dos versiones; una dice que dos sujetos armados amenazaron a la pareja del candidato y le exigieron que les entregara un bolso con 50 mil pesos producto de las ventas de la semana. Otra que los agresores intentaron arrebatarle el dinero a una joven que la acompañaba.

Lo que es un hecho, según los testigos, es que el candidato intentó impedir el robo y se abalanzó sobre uno de los delincuentes para quitarle la pistola. En el forcejeo Tapia Quiñones fue alcanzado por al menos dos disparos en el abdomen. Los agresores, en su intento de huida, efectuaron otros disparos al aire uno de los cuales alcanzó a rozar la cabeza de otra comerciante.

El candidato fue trasladado aún con vida al hospital número 26 del IMSS en la zona, pero aproximadamente a las 9 de la noche se declaró que había fallecido. Hasta ahora, las autoridades de Nuevo León no han dado a conocer la detención de algún probable responsable.

El día después del crimen, el partido Fuerza por México emitió un comunicado en el que calificó a Tapia como un “ciudadano ejemplar, comprometido con escuchar y ayudar a la gente de Monterrey”. Ese mismo día también se realizó una conferencia de prensa en la que Jacques Rivera pidió que el crimen fuera esclarecido.

“Él defendió a una víctima de un intento de robo con su vida. Para mi nuestro querido Fabián se ha convertido en un gran héroe. Es un héroe en la lucha a favor de la justicia y nos duele mucho porque es una muestra más de la violencia contra nosotros, pero no nosotros como candidato sino como ciudadanos. Que descanse en paz nuestro gran amigo”, dijo Jacques Rivera.

Al momento de ser asesinado Mayco Fabián Tapia Quiñones, licenciado en Derecho, tenía 42 años de edad. Le sobreviven su esposa y dos hijas.

La repostera y candidata por un día

Ella no quería, pero le insistieron. Y le insistieron en varias ocasiones hasta que aceptó porque quien se lo pidió era su amigo. El mismo día de su registro como candidata, ese día desapareció.

Así recuerda Rubén Salazar, director de la consultora Etelleck, la desaparición y posterior feminicidio de Guanely Peréz Ramirez, una joven de 24 años de edad, aspirante a una regiduría por su municipio natal, Cuapiaxtla de Madero, en Puebla.

Salazar, quien ha través de la consultora que dirige ha dado seguimiento a las agresiones en contra de candidatos, señala con especial crudeza las circunstancias de este crimen y la coincidencia entre su registro como candidata y los hechos de violencia que llevaron a que perdiera la vida.

Como otros aspirantes y candidatos, Guanely tampoco tenía nada que ver con la política hasta antes del actual proceso electoral. La joven se dedicaba a la repostería y a diario vendían pan de puerta en puerta que ella misma preparaba. Era uno de los ingresos de su familia compuesta por tres hermanos quienes vivían con sus abuelos, pues su madre había fallecido dos años antes.

Guanely también había estudiado una carrera técnica como consultora de belleza e incluso consiguió instalar una estética en el municipio. Sin embargo, su abuelo Vicente relató al medio local Página Negra que la verdadera pasión de la joven era justamente la repostería.

“Ella y sus hermanos, los días martes hacían repostería, los miércoles hojaldras y conchas; jueves repostería y los viernes también hacían hojaldras, por lo regular salían a vender cada quien por su lado, a la 1 de la tarde recorrían sus clientes en el pueblo, antes del anochecer regresaban, aunque tenía su estética ya casi no la abría pues le gustaba más hacer y vender pan”, señaló su abuelo.

Esa era la rutina de la joven hasta que el candidato a alcalde de Movimiento Ciudadano por Cuapiaxtla de Madero, Oscar Sánchez, le insistió en que quería que se sumara a su equipo como aspirante a regidora. La joven se resistió porque tenía mucho trabajo, sin embargo, cedió y aceptó registrarse al menos como candidata suplente. 

A las 11:30 de la mañana del 31 de marzo Guanely se dirigió a las oficinas del partido para el registro. Luego regresó a su casa y volvió a salir a la calle. Esa fue la última vez que alguien pudo verla con vida. Tres semanas más tarde, el 22 de abril, el cuerpo de la joven fue encontrado flotando en un canal de aguas de riego.

“Ella era una joven que fue invitada a participar dentro de una planilla como regidora, un amigo suyo la había invitado para Movimiento Ciudadano, y el día de su registro ya no regresó. Desapareció. Y a los pocos días apareció muerta en un canal de aguas negras. Nosotros lo pudimos confirmar por declaraciones del presidente del partido en Puebla. Fue un feminicidio”, dijo Salazar.

En las declaraciones que el abuelo de la Guanely dio a Página Negra confirmó que su nieta aceptó la oferta de Oscar Sánchez de formar parte de su plantilla porque era su amigo. “Pero cuando ella desapareció nunca vino a preguntarnos si necesitábamos algo o no, o si la habíamos encontrado”, dijo Don Vicente.

Unos días después del hallazgo del cuerpo, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, declaró que el feminicidio de Guanely podría estar vinculado con al menos otros tres asesinatos y que las indagatorias estaban avanzando. Sin embargo, a la fecha no hay personas detenidas por el asesinato de la joven repostera.

Nutrióloga, sargento y atleta

Antes de convertirse en candidata, Zudikey Rodríguez Nuñez ya era una mujer conocida en el país. Su participación en el popular programa de televisión llamado “Exatlón México”, producido y transmitido por Televisión Azteca, le hizo ganar una proyección importante en los últimos cuatro años.

Fue esa popularidad la que la llevó a ser considerada como una candidata viable por la alianza opositora PRI-PAN–PRD para contender por la alcaldía de Valle de Bravo, Estado de México. Una oferta que Zudikey aceptó y que, semanas después, la llevó a ser atacada por el crimen organizado.

Antes de la televisión y de la política, la joven originaria justamente de Valle de Bravo ya había construido una carrera exitosa como profesionista, deportista e integrante del Ejército Mexicano.

Zudikey Rodríguez Nuñez egresó de la Licenciatura en Nutrición por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Además, se enlistó en el Ejército donde obtuvo el grado de Sargento como especialista en educación física y deportes. 

Pero sobre todo, la joven de 34 años es una atleta. Específicamente: una velocista. Multimedallista en los juegos centroamericanos, panamericanos e iberoamericanos realizados entre 2007 y 2014 corriendo distancias de 200 y 400 metros planos y con vallas. Además, representó a México en los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing 2008.

En una entrevista, Zudikey confesó que había sido el deporte lo que la ayudó a superar la pérdida de su hijo Ethan de tres años de edad, en un accidente con un vehículo ocurrido en 2009.

En 2018, la ya conocida atleta llegó al popular programa “Exatlón México” conducido por el periodista Toño Rosique, en el que participaría durante dos ediciones. Eso y su posterior boda con el exfutbolista de las Chivas, Patricio Araujo, incrementaron aún más su proyección en las audiencias.

En abril pasado, la alianza opositora anunció que Zudikey Rodríguez sería su candidata a la alcaldía de Valle de Bravo y el día 30 de ese mismo mes comenzó oficialmente sus actos de campaña.

La agresión criminal en su contra ocurrió el lunes 17 de mayo luego de un mitin en la cascada Velo de Novia. Sujetos armados, presuntos integrantes del grupo criminal de La familia Michoacana, la interceptaron al terminar el evento y por varias horas la privaron de la libertad.

Los detalles oficiales de lo que sucedió durante ese cautiverio no se han detallado, pero el periodista Raymundo Riva Palacio relató que Zudikey fue amenazada de muerte por dos criminales apodados el Pez y el Fresa, quienes le advirtieron que su vida estaba en riesgo si no se bajaba de la contienda electoral.

Tras el incidente, la candidata decidió suspender durante varios días su campaña. Riva Palacio mencionó que los criminales supuestamente amenazaron a las autoridades con emprender atentados en gasolineras si la información de lo ocurrido se hacía pública.

Finalmente, y con el apoyo del PRI, el 21 de mayo Zudikey presentó una denuncia penal por lo ocurrido ante la Fiscalía General de Justicia del estado de México y posteriormente ante la Fiscalía General de la República. 

El 25 de mayo, ocho días después de la agresión, la candidata retomó sus actividades de campaña a través de un video en sus redes sociales en el que dijo que no cedería a la intimidación. “A lo largo de mi vida nunca he permitido que el miedo me eche para atrás, como atleta, como militar, pero sobretodo como mujer he aprendido y demostrado que es enfrentando retos como se logran grandes cosas” dijo Zudikey.

Hasta la fecha, ni autoridades mexiquenses ni federales han anunciado algún resultado de las investigaciones iniciadas por la agresión a la candidata de Valle de Bravo.

La elección más violenta del siglo

El Quinto Informe de Violencia Política presentado por la consultora Etelleckt actualizó a 782 la cifra de agresiones perpetradas en contra de candidatos y políticos durante el actual proceso electoral que arrancó el 7 de septiembre de 2020. Ello convierte a esta elección en la más violenta de lo que va del siglo según la firma, superando a la de 2018 que había dejado 774 agresiones.

Del total de agredidos 202 eran mujeres, que equivalen al 255 del total. Tres de cada cuatro candidatos y políticos atacados pertenecían a algún partido de oposición.

Estos ataques, entre los que figuran desde amenazas o intimidaciones verbales hasta robos, secuestros y asesinatos, se han presentado en los 32 estados del país y en 460 municipios.

El saldo fatal de las agresiones registradas ha sido de 89 políticos que han perdido la vida, de los cuales 35 eran aspirantes y candidatos a puestos de elección popular. El PRI es el partido que más víctimas mortales ha registrado en sus filas con 15 en total.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Colombia: por qué está en un escenario sin precedentes (y qué puede significar para su futuro)

A pesar de la violencia, Colombia fue un país reconocido por su estabilidad económica y política. Pero todo esto parece haber cambiado.
6 de mayo, 2021
Comparte

Estaciones de policía y transporte quemadas. Carreteras cortadas durante días. Desabastecimiento de productos. Un número desconocido de muertos y desaparecidos. Un estado de incertidumbre y nerviosismo agudo.

Colombia ha vivido muchos momentos delicados al largo de su traumática historia, pero ahora parece estar recorriendo un camino desconocido en al menos tres ámbitos distintos: la protesta social, la economía y la representación política.

Hubo momentos en el pasado que rompieron la historia en dos como la ola de violencia que antecedió a la firma de la Constitución de 1991 o las revueltas de 1948 tras el asesinato del candidato Jorge Eliécer Gaitán que dieron origen a las guerrillas.

El desenlace de la crisis actual es desconocido y por eso es difícil entrar en comparaciones sobre su relevancia histórica.

Lo que parece evidente, según los expertos consultados por BBC Mundo, es que la actual es una situación sin precedentes. Y que mucho se explica porque el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016 abrió una caja de pandora de demandas y problemáticas antes prohibitivas por cuenta de la guerra.

“Yo tengo 74 años y le digo que nunca vi una élite política tan incapaz de llegar a resoluciones“, dice el historiador Carlos Caballero Argáez.

El gobierno de Iván Duque ha lanzado una nueva mesa de negociación para rebajar la tensión y buscar salidas consensuadas. Es lo que hizo en noviembre de 2019, cuando las protestas eran más pacíficas y puntuales y la situación del país menos grave.

Hoy el mandatario tiene desafíos por donde se mire: en su partido, en las calles, dentro de las fuerzas armadas, en materia fiscal y en lo político.

Dentro de exactamente un año Colombia estará celebrando elecciones generales y presidenciales: todo desarrollo en este momento tiene una clave electoral.

Mientras la violencia sigue siendo la principal preocupación de los colombianos, BBC Mundo habló con varios expertos para hacer un ejercicio de distancia que permita entender lo que está ocurriendo.

Un paro sostenido y amplio

Un primer elemento nuevo de esta crisis es la dimensión de la protesta social.

“La cobertura y la sostenibilidad han sido inéditos”, dice Mauricio Archila, experto en movimientos sociales.

Una manifestación en Colombia

Getty Images
Las protestas en Colombia han sido masivas y se han extendido a muchas ciudades y poblados del país.

Las protestas esta vez llegaron a pequeños y medianos municipios. Fueron convocados por jóvenes, pero cuentan con el apoyo de adultos mayores y poblaciones minoritarias. Han paralizado la producción, el abastecimiento y el transporte en rincones inesperados.

Este paro ha llegado a lugares donde antes no se solía protestar y se ha mantenido por varios días sin dar tregua”, añade Archila.

Y concluye: “Soy muy escéptico de las comparaciones, y no quiero entrar a hablar del Bogotazo (1948) ni el paro cívico de 1977, pero es cierto que este paro ha producido una alianza obrero-campesina-indígena que tal vez nunca había estado tan equilibrada”.

En efecto, al Paro Nacional es un movimiento heterogéneo plagado de contradicciones y conflictos internos. Su líder no es claro y en su interior hay representaciones de casi todos los sectores. Su futuro depende de cómo logra sortear esa diversidad.

“Pero lo que sí es evidente es que la fuerza del Paro sorprendió a toda la clase política”, opina Daniel Hawkins, investigador de la Escuela Nacional Sindical.

“En la mitad de la tercera y más fuerte ola de contagio y luego de la orden del tribunal de Cundinamarca que prohibió aglomeraciones, los políticos nunca creyeron que la gente iba para la calle de forma masiva”, apunta Hawkins.

Una protesta en Colombia

Getty Images
Las protestas se han recrudecido tras las confrontaciones con las fuerzas de seguridad pública.

Las protestas ya lograron dos efectos inesperados en un país donde la movilización social, que era esporádica y tachada de “subversiva”, rara vez tuvo consecuencias políticas: las retirada de la reforma tributaria y la caída del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Lo que es difícil de pronosticar es si este movimiento, que en origen se mostró fresco y novedoso, terminará en una situación que sí tiene precedentes en Colombia: la de una violencia desbordada.

Una economía desestabilizada

La economía colombiana ha sido durante décadas la más estable de América Latina: la que menos recesiones tuvo en el siglo XX, la que no presentó hiperinflación y la que no incumplió sus compromisos de deuda en 80 años.

Pero ahora la situación es distinta.

“Pocas veces —por no decir nunca— había visto al país en una situación tan difícil como la que estamos viviendo hoy“, escribió en su columna el prestigioso economista y exministro Mauricio Cárdenas.

Iván Duque

EPA
Duque ha dicho que su prioridad es lograr una reforma fiscal.

Y Caballero Argáez añade: “La última vez que se cuestionó la responsabilidad fiscal del país fue durante la crisis de la deuda latinoamericana (principios de los 80), pero ahí Colombia consiguió refinanciar la deuda y un acuerdo de monitoreo con el FMI que nos permitió ser el único país latinoamericano que no entró en recesión ni tuvo que reestructurar deuda”.

Hoy los bonos colombianos son calificados como “basura” en los mercados internacionales, el peso está alcanzando récords de devaluación y por primera vez en años la capacidad de pago y emisión de deuda del país están cuestionados.

“Colombia tienen un problema de recaudo (fiscal) cada vez que hay una crisis, porque su recaudo en tiempos normales siempre ha sido bajo”, dice la politóloga Mónica Pachón.

“Pero eso siempre lo habían podido solucionar con reformas tributarias de crisis con impuestos transitorios que lograban sacarnos del problema”.

“La diferencia ahora es que nunca una reforma nunca había generado semejante nivel de oposición, mucho menos sin entrar al Congreso, y su caída nos puso en un lugar incómodo”, explica la decana de Ciencia Política de la Universidad del Rosario.

Un enfrentamiento entre policías y manifestantes en Colombia

Getty Images
El número de fallecidos y heridos por los enfrentamientos en las protestas ha ido en aumento.

Duque ha dicho que su prioridad es lograr una reforma cuanto antes que se pueda aprobar en el Congreso. Los economistas dudan que no se logre una resolución que probablemente recaude menos impuestos, pero al menos saque al país de la crisis.

Sin embargo, el famoso modelo de la estabilidad neoliberal y ortodoxo de Colombia mostró grietas por primera vez en su historia.

Una política radicalizada

Así como estable en lo económico, Colombia ha sido un país sin muchos altibajos en lo político: salvo durante un pequeño periodo en los años 50, la democracia en su sentido más formal —elecciones cada cuatro años y transiciones de poder sin problemas— se ha mantenido intacta.

Aunque la violencia no ha dejado de ser un problema desde los años 50, el bipartidismo entre liberales y conservadores (que llegaron a alternarse en el poder por convenio) permitió que se generara la idea de que las instituciones democráticas no estaban en peligro.

Colombia siempre fue considerada, al menos en el exterior, como una democracia estable.

Pero en esta crisis la clase política se ha visto incapaz de llegar a resoluciones, apuntan los analistas. Duque llamó a los militares a controlar la situación (aunque varios alcaldes se opusieron); algunos incluso barajan escenarios de golpes de Estado y el líder en las encuestas para las elecciones de 2022 es un candidato de izquierda que militó en las guerrillas, Gustavo Petro.

Una vigilia en Colombia

Getty Images
Muchos colombianos denuncian que el Estado ha sido represor.

“La violencia de las protestas, que además es seguida por la gente desde sus redes sin entrar a entender ni profundizar, hace que la política sea más polarizada y más ideológica, con la consecuencia de que llegar a soluciones es muchos más difícil”, explica Pachón.

Uno de los efectos del proceso de paz de 2016 fue el estatuto de oposición, un mecanismo que da garantías a los críticos del Ejecutivo, pero también aumenta su capacidad de entorpecerle sus iniciativas.

“Le sumas a eso que Duque es un presidente débil incluso dentro de su partido y tienes el caldo de cultivo de la desgracia“, dice Pachón.

En Colombia, como en toda América Latina, siempre ha habido una crisis de representación política, pero quizás nunca antes se había hecho tan evidente la desconfianza de la población sobre la clase política.

“Lo que estamos viendo es un descontento generalizado y quizá irremediable, es casi una situación pre revolucionaria”, dice Caballero.

Una vigilia en Colombia

Getty Images
Los escuadrones antidisturbios han sido culpados de varios fallecimientos durante las protestas.

Las consecuencias pueden ser muchas: desde la renuncia del presidente, inédita en Colombia desde los años 50, hasta la elección de un candidato, de izquierda o derecha, que rompa con las hasta ahora estables instituciones democráticas del país.

“Esto se soluciona con un candidato que pueda generar confianza entre las diferentes poblaciones al mismo tiempo que pueda incluir al establishmentpolítico”, dice Pachón.

“Pero me temo que eso, ahora, está más lejos que nunca”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.