Los incidentes que marcaron la gestión de Florencia Serranía en el Metro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los incidentes que marcaron la gestión de Florencia Serranía en el Metro

A partir de 2019, se registraron una serie de tragedias que significan un antes y un después en la historia del Metro de la CDMX.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
29 de junio, 2021
Comparte

A lo largo de casi 52 años de servicio, el Metro de la Ciudad de México ha enfrentado distintos problemas, pero su historia está marcada por seis tragedias de importante magnitud, cuatro de ellas ocurrieron del 2019 a la fecha, durante la administración de Florencia Serranía como directora del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

El 20 de octubre de 1975 dos trenes colisionaron en la estación Viaducto, de la línea 2, lo que cobró la vida de 31 personas y dejó a más de 70 heridos.

Tuvieron que pasar 40 años para que en el Metro hubiera otro alcance de trenes. Se trató del choque ocurrido el 4 de mayo de 2015 cuando dos trenes en la línea 5 colisionaron.

Aquel día en la Ciudad de México se registró una fuerte lluvia por lo que los trenes debían operar con marcha de seguridad, pero un convoy que había salido de la estación Terminal Aérea se deslizó en una pendiente de la ruta y alcanzó a otro que estaba estacionado en Oceanía.

Resultado del accidente no hubo víctimas mortales y se reportó a 12 usuarios lesionados, sin embargo, días después, cuando se llevaban a cabo las maniobras para retirar los trenes siniestrados, un trabajador del STC murió.

Aunque después se presentaron cortocircuitos en algunas vías, fallas en el frenado o en el sistema de puertas de los trenes, algunas filtraciones y problemáticas con las escaleras fijas y electromecánicas, a partir de 2019 se registraron una serie de tragedias que significan un antes y un después en la historia del Metro de la Ciudad de México.

Este lunes, en un mensaje a medios, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la salida de Serranía de la dirección del Metro. Le agradeció su trabajo y comunicó que Guillermo Calderón -el único funcionario que ha trabajado con los últimos tres jefes de gobierno- sería el encargado de dirigir el Metro.

Serranía volvió a ser vista después de 55 días. La última vez que apareció públicamente fue el 4 de mayo, un día después del colapso de un tramo del viaducto elevado de la línea 12. A un costado de Sheinbaum escuchó el primer discurso de Calderón. Ella no dijo palabra alguna.

Cadena de negligencias cuesta la vida a Ma. Guadalupe

La administración de Florencia Serranía estuvo en el ojo del huracán a los cuatro meses de tomar posesión del cargo por segunda ocasión, pues ya había sido la titular del STC Metro durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador.

El 23 de abril de 2019, se dio a conocer el caso de la señora María Guadalupe quien, el 16 de febrero sufrió un infarto cerebral en la estación Tacubaya de la línea 1. En lugar de brindarle atención oportuna, la mujer de 56 años fue desalojada de las instalaciones del Metro. Por alrededor de 28 horas estuvo tirada en las escaleras de entrada de la estación sin recibir ayuda alguna. Fue hasta después del mediodía del 17 de febrero que una ambulancia llegó para brindarle los primeros auxilios.

A pesar de los esfuerzos hechos, María Guadalupe murió un par de días después en un hospital público.

Luego de darse a conocer los hechos y un video en el que se observaba el momento en el que policías desalojaron a la mujer, Serranía en compañía del entonces secretario de seguridad ciudadana, Jesús Orta -hoy prófugo de la justicia- y la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, ofrecieron una conferencia de prensa en la que aceptaron la deficiente actuación de todos los funcionarios involucrados y ofrecieron una disculpa pública por lo sucedió.

Aquel día, a Serranía -quien vestía de negro- se le quebró la voz mientras informaba que ella tuvo conocimiento de los hechos hasta el domingo 17 de febrero, es decir, más de 24 horas después de que María Guadalupe había sido desalojada de las instalaciones del Metro.

Truenan escaleras eléctricas

En marzo 5 de 2019, con la falla de las escaleras eléctricas en la estación Mixcoac de la línea 7, que dejó a ocho usuarios lesionados, comenzó una serie de fallas que llevó a que la totalidad de las estructuras en esta línea fueran apagadas y sometidas a un proceso de revisión integral a fin de evitar otros accidentes.

Al ser la línea 7 la más profunda de la red, los problemas se acentuaron, a tal grado que el Metro comisionó a parte de sus trabajadores para que cargaran a los usuarios que no podían subir las escaleras. Una acción que no solo originó molestia entre los pasajeros, sino que fue duramente criticada.

A las fallas de las escaleras electromecánicas de la línea 7 vinieron otras más en las líneas 9, 3 y B, por lo que se anunció una revisión integral de las 467 escaleras eléctricas con las que cuenta todo el sistema.

Según informó el Metro, para finales de 2021, 55 escaleras de las líneas 7, 9, 8, 3 y 4 serían sustituidas con una inversión de 270 millones de pesos. Sin embargo, a causa de la pandemia de COVID-19 los trabajos registran diversos retrasos.

Otra vez en Tacubaya

Eran las 23:37 horas del 10 de marzo de 2020, faltaban apenas 23 minutos para que el Metro de la ciudad concluyera su servicio y de repente, un tren que estaba detenido en la estación Observatorio se deslizó y chocó con otro que se encontraba estacionado en Tacubaya.

Los trenes quedaron uno encima del otro. Oficialmente se informó la muerte de un hombre y 41 lesionados.

Durante días el servicio de la también conocida línea rosa estuvo suspendido de Observatorio a Chapultepec. El gobierno de la ciudad dispuso autobuses y hasta patrullas para movilizar a los miles de usuarios quienes se fueron a dormir y se despertaron con la noticia de que el Metro había chocado.

Tres semanas después del accidente, la Fiscalía General de Justicia capitalina informó que luego de hacer las investigaciones pertinentes concluyó que el accidente se debió a un error humano cometido tanto por el conductor y la reguladora.

“La reguladora de la línea no instruyó al conductor a realizar esa medida que implicaba mantener el convoy detenido de forma segura, sino por el contrario, le instruyó a que avanzara (…) el conductor cambió de pilotaje automático a manual limitado con la autorización de la reguladora del puesto central de control”, informó Ulises Lara, vocero de la FGJ y quien se encargó de dar cuenta de los resultados de la investigación.

Arde el Puesto Central de Control

El confinamiento por la crisis sanitaria por COVID-19 llevó a que el Metro dejara de recibir al 70% de los usuarios que regularmente transportaba en una jornada, pero la mañana del 5 de enero de 2021 la ciudad se despertó con una noticia difícil de creer: las instalaciones centrales del Metro estaban en llamas.

En la pantalla del televisor se veía en llamas el emblemático edificio ubicado en Delicias #67, en la colonia Centro, el cual había comenzado a arder a las 5:48 horas. Entre el humo se alcanzaba a ver el emblema naranja del Metro el cual fue creado por Lance Wyman.

El Puesto Central de Control (PCC) desde donde se operaba la mitad de la red del Metro quedó reducido a cenizas. Los trabajadores que en ese momento estaban en las instalaciones, al verse imposibilitados de desalojar el inmueble, corrieron al techo para mantenerse a salvo.

Una mujer policía murió al caer del edificio y 31 personas resultaron lesionadas.

A prácticamente seis meses del incendio, no se conoce a cuánto ascienden las pérdidas y si estas ya fueron saldadas por el seguro con el que cuenta el Metro.

En tanto, la mitad del sistema -las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6- continúan operando en instalaciones provisionales y con menor número de trenes a fin de evitar cualquier accidente porque a pesar de que las autoridades pusieron en marcha una tecnología denominada Telemetría para ubicar en tiempo real la ubicación de los trenes, reguladores consultados por Animal Político aseguraron que la telemetría falla de forma constante y no es posible tener certeza de la ubicación de cada convoy.

Sobre las causas del incendio tampoco se tienen mayores respuestas, salvo el dictamen presentado por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México en el que afirmaron que el incendio se originó a causa de un cortocircuito, siendo un accidente fortuito y no predecible.

A la fecha también se desconoce cuál es el plan para rehabilitar el Puesto Central de Control, cuánto costará, de dónde saldrán los recursos y cuánto tiempo tomará.

Lo inimaginable: colapsa L12

Parecía la escena de una película, no era posible que fuera cierto, ¿cómo que se cayó el Metro?

Era lunes 3 de mayo y de nueva cuenta faltaba poco para que el Metro concluyera su servicio. El reloj marcaba las 22:35 horas.

A unos metros de llegar a la estación Olivos, un tramo del viaducto elevado colapsó justo cuando un tren pasaba por ahí.

Jamás en la historia del Metro se había registrado un hecho similar, los viaductos elevados de las líneas 4, 9 y B, aunque han registrado hundimientos diferenciados, no han protagonizado una tragedia como la vivida en la línea 12 y que cobró la vida de 26 personas, entre ellas un menor de edad y un hombre que no venía en el tren al momento del colapso, pero que circulaba bajo el viaducto elevado y al momento del colapso una parte de la losa cayó sobre su vehículo.

Como era de esperarse el servicio de toda la línea fue suspendido y otra vez el caos reinó. Miles de personas ya estaban dormidas cuando el accidente ocurrió y a la mañana siguiente, al llegar al Metro para abordarlo y dirigirse a sus empleos se dieron cuenta de lo que había pasado.

Si se toma en cuenta el número de personas que perdieron la vida, esta es la segunda tragedia más grande que ha tenido el Metro de la Ciudad de México, solo detrás del choque entre dos trenes en 1975.

En comparación con el incendio de la sede central del STC, en esta ocasión se contrató de forma inmediata a una firma extranjera a la cual se le comisionó hacer un peritaje técnico a fin de hallar las causas del terrible accidente.

A la exdirectora del Metro, Florencia Serranía, se le vio en una conferencia de prensa el 4 de mayo en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Ahí contestó algunas de las preguntas que le hizo la prensa y afirmó que los peritajes serían públicos.

Desde ese día, hasta este 28 de junio, se le volvió a ver públicamente. Vestida de rojo, a un costado de la jefa de Gobierno, permaneció inmóvil e inexpresiva mientras Sheinbaum le agradecía todo su empeño y trabajo puesto en el Metro.

Asume el reto

A la dirección del Metro CDMX llega Guillermo Calderón, funcionario que ha estado en la administración pública local desde que Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno del entonces Distrito Federal y Claudia Sheinbaum se desempeñaba como secretaria de medio ambiente.

Durante 13 años y medio fue el director del Metrobús de la ciudad, y desde diciembre de 2018, cuando Claudia Sheinbaum asumió la jefatura de gobierno, a él lo nombró director del Servicio de Transportes Eléctricos, instancia que ahora también tendrá a su cargo el Cablebús próximo a iniciar operación.

“Los proyectos prioritarios a los que nos enfocaremos son los siguientes: llevar a cabo la renovación y modernización de la Subestación de Alta Tensión de Buen Tono, centro neurálgico de suministro de energía eléctrica de las Líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6, que fue severamente afectada durante el incendio de enero pasado”, subrayó Calderón en su primer mensaje como director del Metro.

“Aprovecho para asegurarles que, desde el Metro, siempre seremos transparentes, transparentes ante todo con nuestros usuarios; por ello, debo mencionar que las líneas de la 1 a la 6 operan en modo de contingencia, con una menor capacidad operativa a la antes del siniestro, esto continuará por algunos meses, hasta contar nuevamente con la Subestación Buen Tono y el Puesto Central de Control –que también fue destruido durante el incendio–“.

Respecto a la línea 12, Calderón se pronunció por un trabajo coordinado con el gobierno federal y las distintas dependencias capitalinas que garanticen que la línea dorada vuelva a operar con total seguridad para los usuarios.

Además, dijo, se redoblarán las tareas cotidianas de mantenimiento de instalaciones fijas y de material rodante, la renovación total de la línea 1 -la más antigua del sistema-, así como la renovación y compra de trenes para la línea A.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"No soy yo, es mi tiroides": la montaña rusa emocional de las mujeres con problemas hormonales

Esta glándula es "la batería" del cuerpo y provoca síntomas, muchas veces ignorados o mal diagnosticados, tanto si funciona mucho como si funciona poco. El 80% de las personas que sufren estos síntomas son mujeres.
7 de abril, 2022
Comparte

Quiero acostarme con mi pareja, pero mi libido dice no. Quiero levantarme pronto, hacer mil cosas, pero ya no puedo hacer las cosas como antes. Quiero leer un libro, pero la neblina mental lo impide. Quiero estar tranquila, pero algo me hace gritar al que tengo enfrente, patalear, rabiar. Quiero bajar de peso, lo intento, me esfuerzo, pero no puedo. Quiero estar feliz, tengo motivos, pero algo, como un succionador de energía y alegría se interpone. Quiero bajarme de esta montaña rusa de síntomas y emociones.

Laura, Eirene y Loreta viven en países tan dispares como Chile, España y Croacia, pero, según cuentan a BBC Mundo, el párrafo anterior resume buena parte de lo que han vivido en los últimos años. También pasaron por un largo camino hasta dar con lo que tenían.

“Con 17 años empecé a tener síntomas locos. Vértigos, un zumbido en el oído, me sentía muy mal al entrenar. Pensaban que era epilepsia. Después de medio año de pruebas, vieron que era la tiroides”, cuenta Loreta.

El caso de Eirene empezó por problemas estomacales en 2009, endoscopias, gastroscopias, colonoscopias, una doctora que le dijo que se estaba inventando una enfermedad, hasta que, en la década siguiente, le dieron su diagnóstico.

Laura escuchó cómo un médico le decía que estaba gorda porque “los venezolanos lo están porque comen muchas arepas” y ha visto a siete u ocho médicos para encontrar un tratamiento que no le suponga un shock hormonal.

Las tres tienen hipotiroidismo autoinmune.

Una mariposa que controla tu energía

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en el cuello. Su trabajo es producir hormonas esenciales para ayudar al cuerpo a usar energía, mantenerse caliente y mantener el funcionamiento correcto del cerebro, corazón, músculos y otros órganos.

Doctora inspecciona el cuello de una mujer

Getty Images
El hipotiroidismo es más frecuente y está infradiagnosticado

“Es como la batería del cuerpo. Si funciona mucho o poco, hay síntomas”, cuenta a BBC Mundo la endocrinóloga Paloma Gil. Si funciona poco, aparece el hipotiroidisimo y se siente “como un juguete al que se le acaban las pilas, se cansa más fácilmente“; si funciona demasiado, se produce hipertiroidismo y la persona puede estar “como si alguien le huiera dado una dosis extra de cafeína, acelerado”.

Ambos, hipo e hipertiroidismo, tienen multitud de sintomas: caída de pelo, pérdida de energía, cambios de humor repentinos, pérdida o ganancia de peso, cambios en la menstruación, en la piel, olvidos y neblina mental.

“El problema es que son inespecíficos”, comenta el doctor Francisco Javier Santamaría, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología. Por ejemplo, en el caso del hipotiroidismo “se puede confundir con tener una mala racha o una depresión”.

El hipotiroidismo es más frecuente y, cuenta Santamaría, está infradiagnosticado. “La incidencia es de más o menos un 10% de la población que la sufre. La mitad de ellos no está diagnosticado”. Es una dolencia principalmente femenina: “El 80% de las personas que padecen de tiroides son mujeres”.

“No somos un órgano separado de un cuerpo”

Un tratamiento muy habitual es la levotiroxina, una pastilla que regula el desajuste de la tiroides. “Una vez que se ponen las hormonas bien se puede hacer una vida normal“, explica la doctora Gil.

Dubujo de dos personas que cargan un celular con muy poca batería

Getty Images
Muchas mujeres con hipotiroidismo aseguran que se cansan mucho y se les hace difícil estar al 100 %

Pero no ocurre así con Loreta, Eirene y Laura, que, aunque están bajo control médico y con tratamiento, siguen teniendo síntomas.

“A veces estoy deprimida, todo te cansa mucho. Es difícil combinar esta enfermedad con el ritmo de vida actual”, se queja Loreta, mientras que Laura, una persona muy activa, tiene días que debe trabajar tumbada en la cama. “Trato de hacer todo lo mejor que puedo, sin presión. Pero es muy difícil estar bien a 100%”, añade Eirene.

Loreta ha visto su condición agravarse, tiene nódulos y puede que le extirpen parte de su tiroides. “El médico (el actual) me dijo que había cosas que me pasaban, como no poder enfocarme, no poder mantener una conversación, eran por esto. Siempre me digo ‘yo no soy así. Es mi tiroides'”.

“Normalmente la mayoría de los pacientes, el 80 o 90% se normaliza. Pero hay casos que no llegan a estar 100% normal”, apunta el doctor Santamaría.

“Hay casos que son más complejos. La mayor parte de los hipotiroidismos son de tipo autoinmune y, aunque tomes medicación, esta autoinmunidad sigue afectando a otros órganos”, sostiene el doctor Santamaría.

Esto significa que nuestro sistema acaba atacándose a sí mismo. “Produces anticuerpos y atacas a otras cosas, vas contra el folículo del pelo, te da vitíligo, problemas en el intestino…”

Además, apunta Santamaría, la hormona tiroidea afecta a todo, incluso al sistema nervioso: “Hay mucha labilidad emocional, irritación. Aunque hayas corregido la tiroides, puede persistir esa clínica (síntomas).

En definitiva, muchos pacientes no encuentran respuestas.

Un camino autodidacta

Las tres pacientes entrevistadas por BBC Mundo acusan que el problema es que no hay tantos médicos actualizados ni tampoco hay un tratamiento integrativo de la tiroides. “Todo está relacionado, no somos un órgano separado del cuerpo”, dice Eirene.

Loreta, Eirene y Laura sintieron que no estaban recibiendo todas las respuestas que necesitaban. Las tres emprendieron un camino autodidacta de libros, videos, cursos, lleno de informaciones contradictoriasy soluciones a base de ensayo-error.

Las tres acudieron a algo que, saben, es un privilegio: un médico privado que les dedique más tiempo y les lleve su control rutinario. Y tanto Laura como Eirene, acudieron específicamente a especialistas en medicina integral para que revisaran todos su síntomas y los trataran en conjunto.

Una mujer apoya su cabeza sobre su escritorio

Getty Images
Quienes llegan a la consulta de la doctora García aseguran que “quieren llegar a todo” y no pueden

Isabel García es médica especialista en endocrinología y nutrición con una visión integrativa. Asegura que a su consulta acuden muchas personas cansadas de dar vueltas y “dañadas por médicos a los que dicen que no se encuentan bien a pesar de que las analíticas aparezcan correctas. Ahí hay otras cosas que evaluar”.

“Las enfermedades tienen una causa, una raíz. Muchas veces no se solucionan con solo una pastilla. Hay que ver a la persona”, sostiene García y apunta que un problema es que en las facultades y en las consultas médicas “no se habla del componente emocional ni de la importancia de la alimentación y los hábitos”.

Una pequeña guía

Los tres especialistas consultados advierten que, en ningún caso, se debe tomar medicamentos o suplementos sin supervisión médica.

La doctora García promueve en su consulta la eliminación de los tóxicos, que puede ir desde algunos empastes dentales que contienen mercurio hasta reemplazar los túper de plástico por otros de cristal o los jabones líquidos por pastilla. Esto son cambios que, por el ritmo de vida, las condiciones económicas, el contexto social que se tenga no están siempre al alcance de todos.

Pero también propone cambios en la alimentación mucho más asequibles, como eliminar el azúcar y los ultraprocesados y todo aquello que considera inflamatorio, como el gluten o la leche de vaca, además de tomar el sol, esencial para la vitamina D, así como hacer ejercicio de fuerza “pero poco a poco, porque el ejercicio es algo que estresa mucho al cuerpo”.

Una mujer medita sentada en el suelo

Getty Images
El autoconocimiento, meditar y ser autocompasiva puede ayudar a llevar una enfermedad autoinmune

Por la tipología de mujeres que llegan a su consulta -“mujeres de mediana edad, que quieren llegar a todo y no les da la vida, con una carga mental y emocional fuerte”- García recomienda pequeños gestos diarios: dormir sin el teléfono móvil en la habitación, disminuir el consumo de internet, delegar y decir que no, hacer algo a nivel personal que nos motive, como meditar, ir a terapia, aprender a gestionar nuestras emociones y conectar con una misma.

“Cambiando algo de la dieta y bajando el estrés, los cambios son espectaculares”, observa la doctora García.

Conocerse mejor y ser autocompasiva

Eirene, Loreta y Laura coinciden en un proceso que califican de esencial: autoconocimiento.

“Es clave saber cuándo algo es molestia mía y cuándo son las hormonas”, dice Laura. “Conócete, escribe cada vez que sientas un cambio de humor, aprende de la enfermedad. Si no te conoces, no sabes si el casancio lo tienes porque sí, la semana estuvo fuerte, o porque hay algo yendo mal”.

También es esencial buscar redes de apoyo y explicar a nuestro entorno el problema. “Hay mucha incomprensión. Eres la floja, la rara que come raro, que no bebe alcohol”, explica Eirene, quien modificó radicalmente su dieta y estilo de vida eliminando todos los tóxicos posibles e inlcuyendo una dieta antiinflamatoria.

Laura agradece que apareciera su hipotiroidismo para darle la oportunidad de mirar hacia adentro. Y aconseja: “Esto es una enfermedad silenciosa, pero quien te grita es tu cuerpo. Escúchalo, abrázalo, sé comprensiva contigo misma y, es clave, ten autocompasión”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk&list=PLLhUyPZ7578eok-8–DpsTmkXaK8WZokl&index=26

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.