Metro ha invertido 1,835 mdp en fallas y mantenimiento para la Línea 12
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Metro ha invertido 1,835 mdp en fallas y mantenimiento para la Línea 12...y contando

De 2014 a la fecha, el STC Metro ha invertido mil 835 millones de pesos en labores de mantenimiento a fin de que la línea 12 estuviera en condiciones de brindar servicio.
Cuartoscuro Archivo
Por Dalila Sarabia
20 de junio, 2021
Comparte

Los gastos para intentar mantener funcional a la línea 12 del Metro parecen no tener fin.

De acuerdo con una revisión hecha por Animal Político de las erogaciones que ha tenido que hacer el Sistema de Transporte Colectivo (STC) para atender fallas y darle mantenimiento, se corroboró que, de 2014 a la fecha, el organismo ha invertido mil 835 millones de pesos en labores de mantenimiento a fin de que la línea dorada estuviera en condiciones de brindar servicio.

Tras el trágico accidente del 3 de mayo, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, ha informado que se llevarán a cabo los proyectos necesarios a fin de que a la brevedad toda la línea vuelva a operar. Mientras esto sucede, la línea 12 requiere que se le sigan destinando recursos.

Lee: Deficiencias en la construcción provocaron accidente en Línea 12: peritaje preliminar

Ahorros que salieron caros

Cuando se concibió la idea de construir la línea 12 del Metro se buscaron los mecanismos que garantizaran que la obra no resultara muy cara. Por ello se analizaron distintos cambios al proyecto, a fin de que estos significaran un ahorro, sin embargo, a la larga éstos resultaron contraproducentes.

Un primer cambio que se tuvo fue tomar la decisión de que la línea dorada contara con un viaducto elevado, pues de origen se había proyectado que toda la línea fuera subterránea.

El otro cambio para economizar fue la decisión de que la línea fuera de rodadura férrea. Si bien es cierto que durante los análisis respectivos se concluyó que tanto la rodadura neumática como la férrea eran viables, esta última significaba un ahorro del 7% en el mantenimiento anual de los trenes, las vías y el consumo de energía eléctrica, por lo que se tomó la decisión de que así se construyera la línea. Un ahorro proyectado que no se cumplió.

Al final, aunque se firmó el contrato de obra pública a precio alzado 8.07 C0 01 T.2.022 en el que se establecía que la construcción de la línea 12 sería de 17 mil 583 millones de pesos, el costo total de la obra fue de 26 mil millones de pesos, pues se hicieron modificaciones al proyecto original.

Además, se comprometieron recursos de 17 años fiscales para el arrendamiento de los 30 trenes que brindarían servicio.

Se trata del contrato STC-CNCS-009/2010 que el Metro firmó con las empresas CAF México y Provetren a fin de que construyeran y dieran mantenimiento a los convoyes hasta 2026. Un contrato de mil 588 millones de dólares.

Lee: Línea 12 del Metro, la más cara por mantenimiento, reparaciones y renta de trenes

Millones convertidos en chatarra

Apenas 14 meses de inaugurada -en marzo de 2014- los problemas de la línea 12 comenzaron a hacerse más visibles, a tal grado que el entonces director del Metro, Joel Ortega, informó que la línea era un peligro y había que cerrar once de las 20 estaciones -justamente el viaducto elevado- para repararla.

Según se estimó el cierre sería por seis meses mientras se llevaban a cabo los estudios y correcciones necesarias que garantizaran la seguridad de los usuarios. Al final, componerla y volver a echarla a andar tomó 20 meses.

El domingo 29 de noviembre de 2015, el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, presidió una ceremonia en Tláhuac en donde anunció la reapertura total de la línea. Incluso él, en compañía de otros funcionarios, se subieron a la misma para demostrar su seguridad.

En aquella ocasión se informó que el principal problema con la línea era el desgaste ondulatorio en las vías, una condición que se presenta de forma común en las vías férreas, sin embargo, la velocidad con la que lo hacía en la línea 12 era alarmante, hecho por el cual las tuvieron que sustituir.

De acuerdo con Jorge Gaviño, quien encabezó la comisión investigadora de la entonces Asamblea Legislativa del DF, para atender todos los desperfectos detectados se hizo una inversión de mil 200 millones de pesos.

Hay que hacer notar que en esta cantidad no se contempló el gasto que tuvo que hacer la entonces Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) en la disposición de 300 autobuses que brindaron servicio gratuito a los usuarios -de Tláhuac a Atlalilco, en ambas direcciones-.

Mantenimiento permanente

Para evitar que las vías volvieran a deteriorarse y esto llevara a un nuevo cierre de la línea dorada, el Metro anunció en 2016 que la línea 12 recibiría mantenimiento permanente el cual haría la empresa francesa TSO que, hay que destacar, participó en las labores de rehabilitación cuando el viaducto elevado se mantuvo cerrado.

Todas las noches, al término del servicio del Metro, distintas cuadrillas descendían a las vías para reperfilarlas y conservar en operaciones las instalaciones fijas. Esta labor debía llevarse a cabo los 365 días del año entre las 01:00 y 04:00 horas.

El 4 de mayo pasado, un día después de la tragedia que cobró la vida de 26 personas y dejó 106 heridos, Florencia Serranía, directora del Metro, informó que anualmente el organismo destina 120 millones de pesos exclusivamente para esta labor. Desde el 2016 que se lleva a cabo, al menos, ya se han destinado 600 millones de pesos.

Daños por el 19S

El martes 19 de septiembre de 2017, en punto de las 13:14 horas, un sismo magnitud 7.1 grados azotó a la ciudad de México.

Además de las decenas de edificios que colapsaron o que quedaron inhabitables por tener daño estructural, el viaducto elevado de la línea 12 resultó dañado lo que obligó que fuera cerrado una vez más. En esta ocasión de la estación Culhuacán a Tláhuac.

Aquel día, por la fuerza del sismo una trabe se desplazó, lo que provocó que uno de los trenes se descarrilara. Después de hacerse la revisión correspondiente se detectó que la columna ubicada entre las estaciones Nopalera y Olivos tenía daños estructurales con grietas, lo que comprometía el funcionamiento de la estructura.

Para atender esta falla, y llevar a cabo una revisión con ultrasonido de todas las columnas, en 2017 se invirtieron 15 millones de pesos.

Tras el accidente del 3 de mayo, Jorge Gaviño, exdirector del Metro y actual diputado local, habló de las deficiencias de construcción de la línea dorada, así como los hallazgos encontrados en la estructura tras el 19S.

“En 2017 me enteré de un vicio gravísimo que afectaba a una columna y que pudo haber provocado una desgracia y que, por fortuna -y eso si fue la fortuna- no se provocó porque no tenía los anillos y los cinchos una columna (…)  nos dimos cuenta precisamente por el sismo porque se fracturó una columna por carecer de acero estructurado en esa parte de la columna”, dijo Gaviño.

“Esa fue una falla gravísima que se reparó y que por fortuna no tuvo ningún accidente. De eso nosotros tenemos documentos, de todo lo que he dicho tenemos pruebas. Y también dije que nosotros revisamos todas las columnas y lo hicimos de una manera escrupulosa, lo hicimos con ultrasonido”.

En conferencia de prensa en el Congreso capitalino, el legislador agregó, además, que el contrato de obra pública de la línea 12 del Metro tuvo errores administrativos y errores jurídicos graves, que no había proyecto ejecutivo, que no hubo la supervisión adecuada, y que hubo muchísimos vicios de construcción.

Casi cuatro meses después del sismo del 19S, en enero de 2018, la línea dorada volvió a ofrecer servicio en su totalidad.

Te puede interesar: Vecinos denunciaron y especialistas lo advirtieron: había fallas y daños en la Línea 12 del Metro

La tragedia

Ocho años y medio después de su inauguración y en los que permanentemente se le ha dado mantenimiento -a través de privados- y se han reparado una lista amplia de deficiencias en su construcción, la noche del lunes 3 de mayo pasado, la línea dorada colapsó.

Entre las estaciones Olivos y Tezonco una parte del viaducto elevado cayó en el momento que un tren -que se dirigía a la terminal Tláhuac- pasaba justo en este punto.

A la fecha, se ha informado de la muerte de 26 personas -un menor de edad entre ellos- y 106 personas lesionadas.

Preliminarmente, la empresa noruega DNV -que contrataron las autoridades locales para esclarecer por qué se cayó una parte de la línea 12- informó que se debió a una falla estructural asociada a deficiencias en el proceso de soldadura de los pernos -y falta de éstos- en las trabes que conforman el puente.

Y mientras las investigaciones técnicas y judiciales siguen su marcha y aunque toda la línea dorada permanecerá cerrada sin fecha clara de reapertura, el gobierno capitalino, el Metro de la ciudad y otras dependencias seguirán gastando en ella.

En primera instancia se contabilizan los 20 millones de pesos que la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil pagará a la firma DNV que está realizando el peritaje técnico independiente de las causas de la tragedia, el cual deberá entregar formalmente el 30 de agosto próximo.

Además, el gobierno capitalino había estimado que el tramo subterráneo de la línea 12 -de Mixcoac a Atlalilco- podría ponerse en marcha para apoyar a los 220 mil usuarios, promedio, que ocupaban esta línea, sin embargo, la opinión técnica del Colegio de Ingenieros Civiles de México fue recomendar no utilizarlo, por lo que la Secretaría de Movilidad local (Semovi) tendrá que absorber el costo de los poco más de 260 autobuses que están dando servicio emergente de Tláhuac a Mixcoac, así como las 34 unidades de Metrobús que dan servicio exprés de Atlalilco a Tláhuac.

A esto habría que sumarle, una vez concluidos los peritajes, lo que costará rehabilitar la línea dorada para que vuelva a operar con total seguridad, como ha informado la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

Consciente de todos los gastos que implica volver a echar a andar la línea dorada, la mandataria adelantó que se ha puesto en contacto con el consorcio constructor de la línea 12 para instalar una mesa técnica de trabajo y pedirles que aporten recursos económicos para su rehabilitación.

“He tenido contacto con Carso y con ICA, vamos a entablar esta mesa técnica y, por supuesto, queremos que participen en esta rehabilitación en términos económicos”, confirmó Sheinbaum.

Este lunes se prevé que Sheinbaum y los representantes del consorcio constructor se reúnan para afinar detalles de los pasos a seguir para rehabilitar la línea dorada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hepatitis infantil: la hipótesis publicada en 'The Lancet' que vincula el nuevo brote con COVID-19

En la comunidad médica han saltado las alarmas ante un extraño y repentino brote de hepatitis infantil de origen desconocido. Te contamos qué hipótesis se barajan y cuáles se han descartado.
Por Matilde Cañelles López / BBC News Mundo
21 de mayo, 2022
Comparte

En un año normal, son pocos los niños que necesitan un trasplante de hígado, y normalmente es porque previamente tenían una enfermedad que reducía su inmunidad.

Por ejemplo, en España se realizan unos 120 trasplantes infantiles cada año incluyendo todos los órganos. Y cada caso es una pequeña tragedia para las familias implicadas.

Así que cuando los números se salen de la norma, el asunto es serio. Por eso en la comunidad médica, empezando por Reino Unido y siguiendo por Israel y Estados Unidos, han saltado las alarmas ante un repentino y extraño brote de hepatitis infantil de origen desconocido, del que se conocen de momento 450 casos.

De estos, un 14% en EU y un 10% en Reino Unido han precisado un trasplante de hígado. En Europa se han contabilizado 232 casos, incluyendo España, con 26 casos hasta ahora.

¿Qué causa la nueva hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus. Cuando no se trata a tiempo, puede acabar siendo necesario realizar un trasplante de hígado.

En niños, este tipo de cirugía supone estar de por vida tomando medicinas inmunosupresoras. Lo cual no es menor: todos sabemos por la pandemia de COVID-19 que esto predispone al individuo a padecer enfermedades infecciosas con especial gravedad.

Otro aspecto que complica el tema es que, para que funcione bien a largo plazo, el hígado a trasplantar debe proceder de otro niño y no de un adulto.

Hígado

Getty Images
La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus.

Ante el nuevo brote, es esencial determinar la causa, porque condiciona el tratamiento a utilizar. No olvidemos que un tratamiento temprano puede prevenir el trasplante de hígado.

Desde el primer momento se han ido manejando distintas hipótesis:

  1. La primera y más obvia fue que se tratara de alguno de los virus de la hepatitis, que son cinco, marcados con las letras de la A a la E. Esta hipótesis se descartó rápido, ya que ninguno de los niños resultó positivo para estos cinco virus.
  2. El siguiente candidato fue un adenovirus, ya que un porcentaje alto de los niños sí resultaba positivo para adenovirus en muestras de sangre. Pero hay dos problemas con esta hipótesis. El primero, que los adenovirus muy raramente provocan hepatitis en niños previamente sanos. Y el segundo, que las muestras de hígado han resultado negativas para adenovirus.
  3. Otra hipótesis que se ha barajado es que los niños sean especialmente susceptibles a los adenovirus por no haber estado antes en contacto con ellos debido a los confinamientos y cierres de colegios. Pero esta hipótesis tampoco se sostiene, ya que algunos de los niños que han padecido la hepatitis son relativamente mayores y habían tenido tiempo de estar en contacto con adenovirus antes de la pandemia.
  4. Incluso se ha postulado que los causantes pudieran ser animales de compañía, como los perros, pero tampoco se ha podido demostrar.

Ante la dificultad de encontrar una explicación sencilla, se está analizando la concurrencia de varios factores como, por ejemplo, la combinación de dos virus.

Debido a que el SARS-CoV-2 es un virus nuevo que además produce secuelas multiorgánicas en todo tipo de pacientes, incluidos niños, su implicación siempre se ha mantenido como una posibilidad. Y ahora ha surgido una nueva hipótesis que podría relacionarlos definitivamente.

La hipótesis del superantígeno

Hace unos días se publicó en The Lancet un artículo lanzando una atrevida hipótesis que podría explicar el fenómeno de las hepatitis.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que muchos de los niños afectados por esta nueva hepatitis habían pasado el COVID-19 recientemente (por ejemplo, en Israel sucedía en 11 de 12 casos).

También hay que comprender que en los niños la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 transcurre de modo distinto respecto de los adultos.

Por ejemplo, en los niños se detectan trazas del virus en el intestino durante un periodo mucho más prolongado que en los adultos (figura 1). El aspecto bueno de estas diferencias es que en niños la enfermedad suele ser mucho más leve; el malo, que a veces se complica en forma de un proceso inflamatorio multiorgánico llamado MIS-C.

Gráfico

Matilde Cañelles
Figura 1. Permanencia del virus en intestino en adultos y en niños. Imagen adaptada por Matilde Cañelles.

Este síndrome aparece en un porcentaje pequeño de los niños un tiempo después (entre unas semanas y unos meses) de que el niño haya pasado la enfermedad, incluso si esta ha sido leve. Y suele ser bastante grave, hasta el punto de requerir hospitalización.

El hígado es uno de los órganos afectados con más frecuencia. De hecho, un 43% de los casos de MIS-C resulta en hepatitis.

Se piensa que la causa es un deterioro de la barrera intestinal, con salida de trazas del virus al torrente sanguíneo, lo que causaría inflamación.

Médica examinando a una niña.

Getty Images

Pues bien, la otra pieza que se añade a este rompecabezas es la presencia en la proteína Spike del SARS-CoV-2 de una secuencia que se asemeja a otra que aparece en una toxina de la bacteria Staphilococcus aureus, llamada enterotoxina B.

Esta secuencia se corresponde con lo que se llama un “superantígeno”, es decir, una parte de una proteína que el sistema inmunitario percibe como señal de alto peligro, desencadenando una reacción inflamatoria muy rápida y potente.

Se piensa que una mutación reciente aparecida en Europa podría aumentar la similitud.

Concatenación de dos circunstancias

Para añadir más leña al fuego, se sabe que, en ratones, una infección por adenovirus puede generar hipersensibilidad contra la enterotoxina B. Con esto ya tendríamos todas las piezas del rompecabezas. Se trataría de una concatenación de dos circunstancias:

  1. Una infección por SARS-CoV-2 con acumulación de virus en el intestino y salida de proteínas del virus al torrente sanguíneo debido a un aumento de la permeabilidad intestinal.
  2. Una infección por adenovirus que sensibilizaría al sistema inmunitario y provocaría una reacción desmedida con la subsiguiente inflamación del hígado.

¿Qué cambia si se confirma esta causa?

Esta hipótesis de momento es eso, una hipótesis. Es bastante enrevesada y no va a ser trivial demostrar que es cierta. Pero, de demostrarse, se podría tratar a los niños con esteroides de modo temprano, evitando el daño al hígado y previniendo el trasplante.

Esta terapia ya ha demostrado ser efectiva en algunos casos en Israel y en otro caso de una niña de tres años en Cincinnati (EU).

Por el contrario, si se comprueba que el daño en el hígado lo provoca de modo directo un virus, habría que seguir afinando los tratamientos con antivirales.

La lección que extraemos de todo esto es que, ante una situación tan compleja, se debe mantener la mente abierta a todas las posibles explicaciones. Y que, por desgracia, no siempre la más sencilla es la correcta.

*Matilde Cañelles López es investigadora científica. Ciencia, Tecnología y Sociedad, Instituto de Filosofía (IFS-CSIC), España.

*Esta artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para verlo en su versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=2&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.