Tiene Metro protección hasta por 5 mil 318 mdp con póliza de 2021
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tiene Metro protección hasta por 5 mil 318 mdp con póliza de seguro para 2021

El 31 de diciembre de 2020, el Metro firmó con Grupo Mexicano de Seguros S.A. de C.V. la contratación de la póliza para 2021 por 346 millones 152 mil pesos, por cubrir 12 responsabilidades.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
28 de junio, 2021
Comparte

El próximo 9 de julio se cumplirán seis meses del incendio que consumió cinco de los seis pisos del edificio sede del Metro de la CDMX y en donde se encontraba el Puesto Central de Control (PCC). A la fecha no sólo se desconocen los dictámenes que se supone hicieron tanto la empresa aseguradora del Sistema de Transporte Colectivo (STC), como la firma independiente que las autoridades capitalinas dijeron que contratarían para ello, sino que tampoco se ha informado a cuánto ascienden los daños y pérdidas, y si estas ya fueron cubiertas por la aseguradora.

A pesar de que ni el Gobierno de la Ciudad ni el propio Metro han informado sobre esto, Animal Político confirmó que de acuerdo con el contrato STC-CNCS-060/2020 el límite máximo de responsabilidad que tiene la aseguradora con el Metro es de 5 mil 328 millones 230 mil pesos.

Te puede interesar: Metro ha invertido 1,835 mdp en fallas y mantenimiento para la Línea 12…y contando

Todo riesgo asegurado

Año con año el Metro de la CDMX debe renovar el seguro de todas sus instalaciones y entre contrato y contrato no queda un minuto en el que el STC no esté protegido ante cualquier siniestro.

Por ello, cada año se firma un contrato denominado “todo bien, todo riesgo integral de seguro de daños del STC” a través del cual todas las instalaciones como estaciones, andenes, inmuebles, autos, trenes, subestaciones y demás quedan protegidas ante cualquier riesgo de pérdida o daño físico.

A través de una solicitud de información pública, Animal Político tuvo acceso al documento que firmó el Metro y el Grupo Mexicano de Seguros S.A. de C.V. con el que se formalizó la contratación de la póliza para todo el 2021 por la cantidad 346 millones 152 mil pesos, la cual se debe saldar en 12 pagos mensuales de 24 millones 867 mil pesos sin IVA.

El documento se firmó el 31 de diciembre de 2020 y nueve días después el edificio central del Metro, en el que se encontraba el Puesto Central de Control (PCC), fue consumido por las llamas. Un siniestro de una magnitud nunca antes vista.

La mitad de la red del Metro quedó inoperante. No había manera de echarla a andar y millones de usuarios tuvieron que buscar opciones para movilizarse en la ciudad.

El 19 de febrero -40 días después del incendio-, la Fiscalía General de Justicia de la ciudad (FGJ) dio a conocer los resultados del peritaje que llevaron a cabo. La conclusión fue que el incendio se debió a un cortocircuito.

Por semanas se estuvo informando sobre el avance en el restablecimiento del sistema, pero conforme pasaron los días -y al atravesar por una segunda ola de contagios de covid-19-, se dejó de informar del tema.

Sin embargo, mientras las investigaciones, pagos de indemnización y proyectos de rehabilitación avanzan en otra tragedia que protagonizó el Metro cuatro meses después -el 3 de mayo-, cuando un tramo del viaducto elevado de la línea 12 colapsó, del incendio en su sede central, donde estaba el “cerebro” para su operación, hay pocas respuestas.

Desde incendios hasta robo de arte

El seguro del Metro de la ciudad cubre 12 responsabilidades entre las que se encuentran incendios y daños materiales a bienes muebles e inmuebles, equipo rodante (trenes), rotura de maquinaria, equipo electrónico, dinero y valores; responsabilidad civil general, responsabilidad civil de transporte de personas (usuarios), objetos raros y de arte, entre otros.

Según se detalla en los anexos del contrato, estaciones subterráneas, elevadas y de superficie, sistemas centrales de mando y operación de trenes, sistemas de monitoreo y transformadores, también están contemplados como los bienes asegurados.

En la cláusula 4 de los anexos del convenio se especifica a detalle el límite máximo de responsabilidad de la empresa aseguradora para con el Metro de la CDMX la cual asciende a 5 mil 328 millones 230 mil 325 pesos. A esta cantidad se podrá llegar por la suma de sublímites de responsabilidad que se detallan en el documento.

Por ejemplo, por colisión y descarrilamiento de los trenes el límite es el pago de 800 millones 430 mil pesos; por robo de cable, 5 millones de pesos; sustracción de dinero en taquillas, 125 mil pesos y 38 millones 776 mil pesos por el daño o pérdida de exposiciones de arte temporales.

En el caso de la responsabilidad civil, el límite máximo es de 69 millones 703 mil 768 pesos. Por muerte de usuarios del Metro lo máximo contemplado en la póliza de seguro es el pago de una indemnización de 325 mil pesos, 307 mil pesos por gastos médicos y 16 mil 824 pesos por gastos de defunción.

Aquí vale la pena recordar que en el incendio de las instalaciones centrales del Metro una mujer policía perdió la vida y las autoridades capitalinas informaron que se brindarían todos los apoyos a su familia.

En tanto, en la tragedia del 3 de mayo que cobró la vida de 26 personas, en un primer momento se informó que se pagaría una indemnización de 350 mil pesos (lo que tiene sentido a lo dispuesto a la póliza de seguro contratada), sin embargo, luego de darse a conocer la cantidad hubo reclamos por el apoyo ofrecido, por lo que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que hablarían con la empresa aseguradora para que se hiciera un mayor esfuerzo en el pago. Al final, los deudos -aquellos que lo aceptaron- recibieron 650 mil pesos.

Los pagos

“El proveedor deberá otorgar al STC un anticipo equivalente al 30% del monto estimado por este último de los daños que le resulten por la posible ocurrencia de cualquier siniestro, dentro de un plazo que no exceda de diez días naturales después de que el STC sustente el importe reclamado”, se estipula en la sexta cláusula del contrato.

Así entonces, si el incendio en el “cerebro” del Metro ocurrió el sábado 9 de enero, en días posteriores el organismo debió estimar y sustentar con la documentación acorde el monto de los daños para que recibiera un primer pago por parte de la compañía aseguradora, sin embargo, a casi seis meses del siniestro, ni las autoridades capitalinas ni las del Metro han informado a cuánto ascienden las pérdidas por el incendio y cuánto ya fue saldado por el seguro si es que ya hubo, al menos, un primer pago.

Además, en esta misma cláusula se detalla que el pago total de la póliza “todo bien todo riesgo integral de seguros de daños del STC” se saldará “a los 10 días siguientes de la entrega de la documentación comprobatoria y del convenio de indemnización correspondiente”.

Vicios ocultos

El 10 de enero, apenas un día después del incendio, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que ya se trabajaba en distintos peritajes para conocer las causas del incendio. Sus resultados, afirmó, se darían a conocer a toda la ciudadanía, pero a medio año de la tragedia, éstos no se han hechos públicos tal como fue el compromiso.

“Se está realizando en este momento los peritajes correspondientes para conocer las causas y, como siempre, se dará a conocer estos peritajes a ustedes y a la ciudadanía, que es lo más importante, y a los usuarios del Metro. Estos peritajes se realizan por parte de la Fiscalía General de Justicia, eso así debe ser y así es por norma, también a través de una tercera empresa independiente –o una empresa independiente– y también por la propia aseguradora, porque todas las instalaciones están aseguradas. Entonces hay tres peritajes que se van a desarrollar, ya están en ese proceso en este momento y se darán a conocer pues las causas que determinan estos peritajes”, dijo Sheinbaum en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañada por el directora del Metro, Florencia Serranía quien, en su oportunidad, repitió esta misma información.

En una conferencia en línea de apenas 20 minutos, el 19 de febrero la Fiscalía General de Justicia de la CDMX (FGJ) dio a conocer los resultados del peritaje que llevaron a cabo en la zona del siniestro.

“El incendio referido se originó en la planta baja, específicamente en el transformador denominado TA-1 y fue causado por un cortocircuito en sus componentes, es decir, se trató de un accidente fortuito y no previsible”, informó María Seberina Ortega López, coordinadora general de investigación forense y servicios periciales de la FGJ.

Aunque desde esa fecha no se dio más información, ni se conocen los otros peritajes que se supone se hicieron, el tema de la falta de mantenimiento a los transformadores que proveían energía a la mitad de la red del Metro se ha puesto sobre la mesa. Se trata de considerandos que están presentes en la póliza de seguros del Metro y de lo que se determinará o no, el pago de la póliza.

En la cláusula décimo octava de la póliza de seguro “el proveedor se obliga a responder por los defectos y/o vicios ocultos y/o deficiencias en la calidad de los servicios objeto del presente contrato y por cualquier otra responsabilidad en que incurra”.

Sin embargo, en los anexos del contrato se abunda más sobre el tema y aclara los supuestos por los que la aseguradora no pagará los daños.

“En ningún caso la compañía aseguradora será responsable por pérdidas o daños ocurridos como consecuencia de desgaste normal, corrosión, agotamiento, deterioro gradual, defecto inherente, oxidación, descomposición húmeda o en seco, humedad ambiental, errores en el procesamiento o fabricación de un producto. Contaminación ambiental paulatina u otras variaciones perjudiciales de agua, atmósfera, suelo, subsuelo o bien por ruido”.

Es importante recordar que los transformadores en donde, según la FGJ se presentó el cortocircuito, tenían más de 50 años en operación y que su vida útil es de alrededor de la mitad de este tiempo.

También hay que notar que, en los riesgos cubiertos, el contrato contempla que el asegurador pagará las ganancias brutas que el Metro haya dejado de percibir como resultado de la paralización o entorpecimiento de sus operaciones a consecuencia de cualquiera de los riesgos cubiertos.

Tras el incendio, seis de las 12 líneas con las que cuenta la red del Metro dejaron de operar porque sus controles centrales quedaron reducidos a cenizas. En días siguientes y de forma escalonada, las seis líneas se volvieron a poner en marcha.

Desde ese día, hay que subrayar, el servicio que brindan las seis líneas (1, 2, 3, 4, 5 y 6) no es total y esto se debe específicamente a dos razones: la crisis sanitaria que redujo la afluencia de usuarios en el Metro y la falta de controles de seguimiento entre trenes (los cuales se quemaron en el incendio), lo que ha obligado a dar servicio con menos trenes y que estos pasen con una mayor frecuencia para garantizar oportuna reacción en caso de alguna emergencia.

De acuerdo con datos actualizados proporcionados por el Metro a Animal Político, el promedio de usuarios que está transportando toda la red es de 2 millones 471 mil 750 pasajeros diarios, es decir, el 50% de la afluencia regular que se tenía previo a la pandemia de covid-19.

Ahora bien, sobre los trenes en servicio, el STC informó que previo al siniestro las líneas 1, 2 y 3 (las más antiguas e importantes del sistema) ofrecían servicio con entre 30 y 40 trenes cada línea. Actualmente en las líneas 1 y 3 están circulando 22 y en la línea 2, 16 convoyes.

Lee más: Línea 12 del Metro, un descontrol que también afecta a los trabajadores y a la calidad del servicio

Desacuerdos

Previendo un siniestro de importante magnitud como el incendio del 9 de enero, en los anexos del contrato de la póliza de seguro se detalla el procedimiento a seguir en caso de existir desacuerdos entre el Metro y la compañía aseguradora sobre los montos de las pérdidas o daños.

“La cuestión será sometida a dictamen de un árbitro nombrado por escrito de común acuerdo. Si no se pusieran de acuerdo en el nombramiento de un solo árbitro se designarán dos, uno por cada parte, lo cual se hará en el plazo de un mes a partir de la fecha en que una de ellas hubiera sido requerida por la otra por escrito. Antes de empezar sus labores, los dos árbitros nombrarán a un tercero para el caso de controversia”, señala el documento.

En caso de que el Metro y la aseguradora no se pusieran de acuerdo sobre los árbitros y el tercero en caso de controversia, las autoridades judiciales tendrían que actuar y requerir los nombramientos.

“El arbitraje a que esta cláusula se refiere no significa aceptación de la reclamación por parte de la compañía aseguradora, solamente determinará el monto de la pérdida que eventualmente estuviera obligada la compañía a resarcir. Quedando las partes en libertad de ejercer las acciones y oponer las excepciones correspondientes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La estratégica relación de México con Belice, el país con el que comparte su tercera y más pequeña frontera terrestre

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, incluyó al país centroamericano y vecino en su primera gira por América Latina. ¿Cuál es la importancia de esta relación?
8 de mayo, 2022
Comparte

México tiene una estratégica frontera terrestre de la que no se habla mucho.

Además de los temas de economía, migración y seguridad que suelen protagonizar los debates sobre su frontera norte con Estados Unidos y la que tiene en el sur con Guatemala, también ahí comparte límites con otro país mucho más pequeño y menos poblado: Belice.

Pero convencido de su importancia, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo incluyó en su primera gira latinoamericana que celebra estos días para “profundizar la agenda política, de cooperación, turística, cultural y comercial” entre ambos países.

“Belice se ha posicionado como un importante interlocutor de México en el Caribe, no solo por la vecindad geográfica que nos une (…) sino porque este país mantiene sólidos lazos con los estados del sureste de México (Quintana Roo, Yucatán y Campeche) y representa un puente relevante con esa región caribeña”, dice la agenda de este viaje oficial.

La embajadora de México en Belice, Martha Zamarripa, reconoce que para muchas personas el país centroamericano “no está en el radar” y que algunas incluso llegan a pensar que es parte de México.

“Pero lo que es cierto es que Belice es un aliado estratégico para México. Siempre que le solicitamos su voto en foros regionales, nos lo da. Y si por razones políticas se puede ver afectada su relación con Caricom (Comunidad del Caribe), en contadas ocasiones se abstiene, pero nunca vota contra una posición de México”, dice en entrevista con BBC Mundo.

Mercado de Balmopán

Getty Images
En los mercados de Belmopán, la capital beliceña, pueden encontrarse prendas con la inscripción “Cancún, México”.

Su contraparte en México, el embajador beliceño Oscar Lorenzo Arnold, coincide y opina que el hecho de que su idioma oficial sea el inglés, como antigua colonia inglesa, puede explicar el hecho de que muchos mexicanos vean su relación más lejana de la que tienen con el resto de Centroamérica.

“Nuestra relación con México es histórica. Fue el primer país que reconoció nuestra independencia en 1981 al mandar a su embajador solo dos días después. El apoyo de México fue clave”, asegura el diplomático.

Frontera

Además de la línea divisoria marítima en la bahía de Chetumal, la frontera en tierra firme de México y Belice es de unos 150 kilómetros, la mayoría delimitada por el río Hondo.

Tres puntos fronterizos regulan el paso de uno a otro lado. En 2019, se registraron más de 560 mil entradas en la frontera México-Belice. Con motivo de la pandemia, este último mantuvo cerrada su frontera hasta el pasado febrero.

Map

En situación de normalidad, la vida a ambos lados de la frontera transcurre de manera cotidiana con personas cruzando al otro lado —especialmente, beliceños hacia México— para hacer sus compras, turismo, buscando entretenimiento o incluso servicios médicos.

“Es una gran ventaja para comunidades fronterizas en Belice que pueden salir a conseguir tratamiento de enfermedades como el cáncer a Mérida o Campeche. Es un turismo médico”, dice a BBC Mundo el embajador Arnold, quien también destaca la existencia de una zona franca en suelo beliceño a donde acuden algunos mexicanos a comprar.

Zamarripa subraya cómo esta llegada de beliceños deja enormes beneficios económicos en la frontera mexicana.

“El dólar beliceño les cunde mucho en México, pasar a Chetumal es paseo obligado para muchos los fines de semana. En cambio, la ausencia de beliceños por la pandemia nos afectó mucho económicamente porque buena parte de sus ingresos provienen de Belice”.

Puente fronterizo entre México y Belice.

Getty Images

Como en la mayoría de zonas fronterizas, sin embargo, también existen problemas de seguridad relacionados con narcotráfico, crimen organizado o migración irregular aunque, dado su pequeño tamaño, los embajadores descartan que pueda compararse a otras grandes fronteras.

“Hay situaciones que hay que resolver, como el tema de cruzar droga que Belice trata de controlar. Pero realmente, del lado mexicano, no se podría decir que represente un grave problema para México”, según Zamarripa.

Arnold destaca por su parte el incremento en la llegada de migrantes que tratan de cruzar su frontera de manera irregular hacia México y después a Estados Unidos.

“Las rutas están cambiando y ahora algunos llegan a Belice. Antes eso no pasaba. Obviamente, no son los números que vemos pasando de Guatemala a México, pero ya estamos poniendo recursos para evitar que crucen”, dice, a la vez que subraya el “impacto” que podría tener la llegada de miles de migrantes a la frontera de un país, Belice, con menos de 400 mil habitantes.

Relación comercial y turismo

La relación comercial entre ambos países —que el año pasado generó cerca de 139 millones de dólares— es también importante, especialmente para Belice, que tiene en México a su segundo socio después de Estados Unidos.

México es, por ejemplo, el principal proveedor de electricidad y segundo de gas natural para Belice, que se ve obligado a comprar más del 50% de la energía nacional para su población.

De Belice a México, por su parte, se exportan animales vivos de la especie bovina o camarones, entre otros.

Visita de los duques de Cambridge a Belice

AFP
En marzo, los duques de Cambridge visitaron Belice como miembro de la Mancomunidad de Naciones.

Desde hace años, ambos países negocian un tratado que facilite el comercio entre ambos y que, según el embajador Arnold, podría materializarse pronto tras un cambio en la visión estratégica beliceña.

“Antes, el gobierno de Belice estaba más enfocado a Caricom que a Latinoamérica. Pero ese pensamiento está cambiando y trabajamos para ser más parte de Centroamérica y la región. El trabajo respecto a este tratado se avanzó más en un año que en todo el tiempo anterior”, asegura.

Estudiantes en Belice

AFP

La relación es tan cordial que, según la embajadora Zamarripa, Belice les ha ofrecido aprovechar su pertenencia a la Comunidad del Caribe para poder vender allí productos mexicanos.

“Nos dijeron que podríamos entregar nuestros productos a Belice, donde le añadirían algo adicional, para exportarlo a las islas del Caribe y que ese producto mexicano entrara sin pagar aranceles. Es una relación excelente”, cuenta.

Sin embargo, gran parte de la inversión mexicana en Belice se centra en el turismo, un sector para el que el país centroamericano tiene grandes atractivos como el segundo arrecife de coral más grande del mundo, su famoso sumidero Gran Agujero Azul o los resorts de lujo en cayos paradisiacos.

Los beliceños, por su parte, cruzan a México para disfrutar de los cercanos arenales de Cancún, Playa del Carmen o Bacalar.

Agujero Azul

Aquatica
El Gran Agujero Azul de Belice, el sumidero más grande del mundo.

Áreas de mejora

Hay, sin embargo, otras áreas en las que se podría avanzar en la relación bilateral.

El embajador Arnold apunta a temas culturales. “Somos una gran hermandad desde que ambos somos parte del mundo maya y que tenemos familiares que viven en uno u otro país”.

Por ello, dice que promoverá su país para que Belice sea más conocido en el centro y norte de México.

Zamarripa apuesta por la inclusión de Belice en el Tren Maya, deseo que el gobierno beliceño ya expresó en 2021 pero que no se ha concretado.

“Imaginemos todo lo que puede implicar para los dos países y como primer paso para la integración de América Latina y el Caribe”, dice la embajadora sobre uno de los proyectos estrella de López Obrador y cuya construcción entre Cancún y Tulum permanece paralizada por orden de los jueces, hasta que se aclare su impacto ambiental.

Briceño y AMLO

Gobierno de México
El primer ministro beliceño visitó México el año pasado.

Puede que alguno de estos puntos haya sido tratado en el viaje que López Obrador realizó este sábado a Belice y que, en palabras de ambos diplomáticos, ha despertado gran interés después de que el primer ministro beliceño, John Briceño, visitara México en dos ocasiones y se reuniera con su homólogo mexicano.

Según Zamarripa, “en Belice hay gran expectativa y el gobierno nos ha dicho que la visita de un presidente mexicano es algo muy grande después de que en conversaciones previas se viera que había muchos puntos en común entre ambos mandatarios”.

“Esperamos que nuestra relación crezca. Tenemos que agradecer a México por el envío de vacunas contra la COVID-19, por la oferta de becas… y porque, pese a que somos un país pequeño, los mexicanos cuando estamos en la mesa de diálogo nos dan todo el respeto y la importancia que a cualquier otro país”, concluye Arnold.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t4rIlX9zFTY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.