Con proceso desordenado, Conacyt elige a evaluadores del SNI
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con proceso exprés y posible 'discrecionalidad', Conacyt elige a evaluadores del SNI que iniciarán trabajos en una semana

Investigadores consideran que este proceso genera incertidumbre sobre quiénes serán los elegidos. Estos son los encargados de evaluar a quienes se postularon para ingresar al SNI en la convocatoria de 2021.
Cuartoscuro
22 de junio, 2021
Comparte

Por primera vez el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) lanzó de forma exprés la convocatoria para elegir a los integrantes de las comisiones dictaminadoras, es decir, quienes evaluarán a los próximos aspirantes al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), sin avisar a los 33 mil investigadores agremiados y quienes esta vez deberán votar a contra tiempo, toda vez que los elegidos deberán comenzar trabajos el próximo martes 29 de junio.

Este martes 22 de junio se tenía previsto el cierre de la convocatoria de consulta para elegir a quienes integrarán las comisiones dictaminadoras, pese a que fue abierta apenas cinco días antes en una plataforma “desordenada” y que no fue difundida entre la comunidad científica. Ante las inconformidades y reconociendo “fallas” técnicas, el Conacyt extendió el plazo hasta el 24 de junio, según informó la noche de este lunes a través de un comunicado.

Este proceso está generando “incertidumbre” sobre quiénes serán los elegidos. “El procedimiento se presta a que esté lleno de discrecionalidad”, advierte Olivia Gall, investigadora de la UNAM e integrante del SNI, en entrevista con Animal Político.

Lee: Segob publica reforma con la que CONACyT deja de apoyar a científicos de centros privados

Se trata de un procedimiento exprés, pues los nuevos integrantes de las comisiones dictaminadoras deberán comenzar funciones el próximo martes, para evaluar a quienes se postularon para ingresar al SNI en la convocatoria de 2021.

Esto ha provocado un desacuerdo entre la comunidad científica, sobre todo en el colectivo ProCienciaMx, pues este “procedimiento desaseado abre la puerta a que se diluyan los votos emitidos, pudiendo ocasionar discrecionalidad en la selección final de dictaminadores”, advierten en una carta dirigida a la directora del Conacyt, Elena Álvarez-Buylla.

Hasta este lunes por la noche, la directora no había entablado comunicación alguna con los investigadores que le solicitaron diálogo y el área de prensa del Conacyt tampoco respondió a Animal Político la solicitud de entrevista o postura oficial respecto al tema.

¿Qué son y por qué importan las comisiones dictaminadoras?

El Sistema Nacional de Investigadores es el mecanismo creado en 1984 para reconocer a los investigadores más prolíficos del país y consiste en un incentivo económico y curricular. Para ingresar, los científicos deben pasar por un proceso de evaluación muy riguroso realizado por sus pares, es decir, por otros investigadores de las mismas áreas de estudio y quienes integran las comisiones dictaminadoras.

Éstas se encargan de evaluar a los candidatos, revisar toda la obra científica que presenten, el impacto que hubiese generado, las citas a su trabajo, la dirección de tesis de posgrado, los libros publicados, entre otros requisitos previstos en el reglamento del Sistema Nacional de Investigadores.

Entérate: En 2016 Conapred resolvió que Conacyt no discriminó a Gertz y en 2020 se contradijo; juristas señalan errores

Las comisiones dictaminadoras se dividen en área de conocimiento y están integradas por más de una docena de investigadores nivel III del SNI, el de más alto reconocimiento, y quienes realizan la labor de manera honoraria.

En el caso de la comisión de Ciencias Sociales está integrada por 14 investigadores y este año deberá renovar a 11 de sus miembros, pues 8 de ellos ya cumplieron su periodo de tres años y 3 más declinaron por cuestiones de salud, explica en entrevista Juan Carlos Velázquez, quien presidía la comisión.

El científico, con más de 30 años de experiencia en materia de dictaminación nacional e internacionalmente, asegura que la integración de las comisiones dictaminadoras es una gran responsabilidad y al mismo tiempo una “distinción”, pues en el caso de esta comisión, por ejemplo, evalúan a 2 mil 500 aspirantes mediante un proceso muy riguroso.

Hasta 2019, el encargado del proceso de integración de las comisiones era el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, un organismo independiente pero financiado por el Conacyt y al que la comunidad le daba “un voto de confianza”.

Se encargaba de elaborar las listas de candidatos para renovar el número de espacios requeridos para cada comisión y las enviaba por correo electrónico junto con su currículum a los 33 mil investigadores del SNI, pero de acuerdo a su área de conocimiento; y así elegían, partiendo del principio de “evaluación entre pares”, un proceso realizado el ámbito académico nacional e internacionalmente.

Pero el Conacyt dejó de financiar al Foro Consultivo y tras la reforma a su reglamento, ahora se encarga de organizar el proceso de consulta entre la comunidad científica. Los candidatos ‘electos’ pueden ser parte de la lista que debe formular de manera oficial la secretaría ejecutiva del Conacyt y presentarla al Consejo General, órgano presidido por la directora Elena Álvarez Buylla y tiene al subsecretario de Educación Superior como integrante, y quienes finalmente ratificarán a los integrantes de las comisiones.

Esta vez, la consulta a la comunidad científica no fue por correo electrónico, conferencia de prensa o comunicado, sino a través de una convocatoria y una plataforma abierta desde este 17 de junio, proceso del que se enteraron de voz en voz.

Al abrir la página se encontraron con un listado de supuestos candidatos a los que no se les pidió opinión para serlo, en algunos casos con personas fallecidas o retiradas y sin orden respecto a las áreas del conocimiento, que esta vez serán siete: Físico Matemáticas y Ciencias de la Tierra; Biología y Química; Medicina y Ciencias de la Salud; Ciencias de la Conducta y la Educación; Humanidades; Ciencias Sociales; Ingeniería e Interdisciplinaria.

“El Conacyt puede argumentar que cumple con el reglamento al abrir su página para la consulta, pero nadie se enteró. Cuidar la evaluación entre pares es fundamental, pero a partir de esta dirección no se está garantizando eso”, advierte Olivia Gall, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y del SNI.

Los aspirantes para ingreso, permanencia o promoción en el SNI están pasando por un proceso distinto a los años anteriores. Ésta vez serán evaluados bajo un reglamento publicado el pasado abril, con criterios publicados dos días antes de que publicaran la convocatoria y ahora con la integración de comisiones dictaminadoras en una semana.

Esto último está generando “incertidumbre entre la comunidad. Nos preguntamos quiénes van a ser quienes integren las comisiones”, afirma Saúl Pomares, miembro de la Red ProCienciaMx.

Además, “las comisiones  tendrán que estar constituidas para el periodo de evaluación, que debe empezar inmediatamente después de que cierre la convocatoria para aspirantes del SNI, y ésta cierra el próximo martes”, explicó Pomares, investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) de la UNAM.

El colectivo ProCienciaMx propuso, en su carta dirigida a Álvarez Buylla, “que sean corregidas todas las inconsistencias dentro del listado de los/las elegibles a integrarse a las diversas comisiones dictaminadoras y envíe una nueva convocatoria a todos los miembros del SNI en la que se informe el número de integrantes a elegir para cada comisión dictaminadora y se amplíe, en consecuencia, el número de votos a emitir. Y que el plazo para votar se extienda hasta el 15 de julio”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.