Caso Reynosa: Familiares que avisaron desapariciones denuncian hostigamiento
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Caso Reynosa: denuncian hostigamiento a familiares que señalaron que Fiscalía presentó a desaparecidos como culpables

Familiares que dieron a conocer la ficha de desaparición ante las autoridades sufrieron en los últimos días detenciones arbitrarias que estarían vinculados al caso de dos de los detenidos y acusados de masacre en Reynosa.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla y Manu Ureste
30 de junio, 2021
Comparte

Un familiar de uno de los detenidos acusados de la masacre de Reynosa, que estaba reportado como desaparecido, y otro familiar de una activista de un colectivo de búsqueda, que había dado a conocer la ficha de desaparición, sufrieron en los últimos días detenciones arbitrarias que estarían vinculadas al caso.

Según una denuncia del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo presentada ante la Comisión de Derechos Humanos (CNDH), ambos estuvieron privados de su libertad durante varias horas, el primero el domingo y el segundo el jueves.

Lee: Víctimas de secuestro están entre los acusados de ataques en Reynosa, denuncian familiares

Animal Político tuvo acceso a la denuncia y la identidad de las personas que fueron capturadas y amenazadas, que no se difunden para no poner en riesgo a las víctimas.

Estas dos denuncias de plagio se suman a la que ya realizó el activista Gustavo Azuara Díaz, director de la Fundación Colectivo de Amigos de Rodolfo Torre (CART), quien denunció haber sido capturado durante algunas horas tras participar en la marcha por la paz que tuvo lugar en Reynosa el pasado sábado.

Las actuales denuncias vienen ligadas al caso de dos de los detenidos y acusados de la masacre, cuyos familiares aseguran que estaban secuestrados desde hacía meses.

Alfonso Margarito Aguilar González, de 27 años, y Ramiro Licea Muñoz, de 20, estaban desaparecidos desde el 24 de mayo y el 24 de abril, respectivamente.

Según publicó El Universal, familiares de ambos jóvenes denunciaron que hombres armados los secuestraron. No supieron nada de ellos hasta el pasado 24 de junio, cuando presuntamente fueron arrestados durante un operativo en Reynosa en el que fueron liberadas 18 personas.

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas dice que fueron puestos a disposición del Ministerio Público por el delito de “Privación ilegal de la libertad”, ya que se les acusa de mantener detenidas a 18 personas. Sin embargo, la acusación escaló hasta ser señalados por la masacre de Reynosa.

Te puede interesar: “¿Por qué nos querían matar?”: Ellos son Sergio y Ronald, niños baleados en Reynosa antes de jugar futbol

Actualmente su caso está en manos de un juez, que tendrá que determinar si los vincula a proceso el próximo jueves 1 de julio. Por el momento, sus familiares denunciaron públicamente que fueron torturados y obligados a disparar un arma. Señalan directamente al Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) de la secretaría de Seguridad Pública del gobierno de Tamaulipas como responsables del operativo.

Aguilar González y Licea Muñoz fueron presentados como detenidos el pasado jueves 24. Ese mismo día se registró la primera captura denunciada por el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo. Se trata de un familiar de una activista del colectivo de búsqueda “Siguiendo tus pasos”, que trabaja con desaparecidos en Reynosa. La persona fue capturada y hostigada durante varias horas hasta que recuperó la libertad.

Lo mismo ocurrió el domingo con un familiar de Alfonso Margarito Aguilar González, quien sufrió una detención arbitraria durante varias horas.

El comité presentó una denuncia ante la CNDH, Secretaría de Gobernación, Secretaría de Seguridad Ciudadana y Presidencia para que se esclarezcan las circunstancias de la detención de Aguilar González y Licea Muñoz y se investiguen las torturas relatadas por sus familiares. Además, pide protección para ambos, que actualmente se encuentran presos y para los integrantes del colectivo “Siguiendo tus pasos”.

La investigación sobre la masacre de Reynosa está ahora en manos de la Fiscalía General de la República (FGR), que realizó seis cateos en viviendas, entre ellas las de los dos jóvenes.

Los señalamientos de las familias y del grupo de derechos humanos fueron rechazados por la Fiscalía de Justicia del Estado de Tamaulipas. Fuentes cercanas a las autoridades ministeriales aseguraron que solo Aguilar González tenía denuncia por desaparición, presentada por una familiar el 24 de mayo, dos días después de que hombres armados lo sustrajesen de su domicilio.

El 16 de junio, la misma familiar retiró la denuncia, asegurando haber hablado con su hermano y haber sabido que se encontraba bien y que regresaría a su casa. En su declaración aseguró que su hermano había hablado también con su esposa.

Sobre el otro joven, fuentes ministeriales dijeron que no existía denuncia por desaparición a pesar de que fue sustraído por sujetos armados durante el robo de un vehículo.

Masacre contra civiles

El pasado sábado 19 de junio, México sufrió una terrible masacre contra civiles: un convoy de tres vehículos con presuntos integrantes del crimen organizado salieron ese día a las calles de Reynosa y balearon al azar a ciudadanos indefensos.

Como resultado, 15 civiles fueron masacrados. Entre ellos estaban Eulalio Céspedes, un hombre de 37 años que alternaba su trabajo en la maquila con los estudios de ingeniería; Matías De la Cruz Galindo, un albañil de 63 años que se dirigía de regreso a su casa cuando los agresores lo baleraon; y Fernando Ruiz Flores, un técnico de enfermería de 19 años, entre muchas otras víctimas.

En el ataque también resultaron heridos Sergio Hugo Rodríguez Alonso y su hermano Cristiano Ronaldo, de 12 y 10 años, respectivamente. Los niños iban en el coche con su madre, otra hermana, y un primo de ocho años, cuando en la colonia Almaguer de Reynosa el vehículo en el que se dirigían a jugar un partido de futbol fue atacado a balazos por integrantes del crimen organizado.

A pesar de la gravedad de la agresión, la organización civil Comité de los Derechos Humanos de Nuevo Laredo denunció que las autoridades estatales y federales de policía tardaron entre 60 y 90 minutos en atender los llamados de auxilio que pobladores hicieron al 911, o por medio de redes sociales.

Animal Político ha publicado varios perfiles de las víctimas de la masacre, y los testimonios de los familiares coinciden en señalar que la respuesta de la autoridad fue muy tardía.

“No hubo patrullas por ningún lado”, denunció Silvia, hermana de Eulalio, una de las víctimas.

Ante esta situación, el Comité de los Derechos Humanos de Nuevo Laredo solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que abriera un expediente de queja por “el vacío de autoridades” que se habría registrado en Reynosa entre las 12 y 13 horas del sábado 19 de junio, mientras integrantes del crimen organizado iban recorriendo hasta cinco colonias distintas de la ciudad fronteriza atacando a balazos a los ciudadanos.

Por su parte, la Fiscalía de Tamaulipas contradijo esta versión y aseguró que la policía estatal tardó solo 13 minutos en llegar al primer reporte de emergencia al 911.

Sin embargo, precisó que los ataques a la población civil se extendieron, al menos, durante cinco horas en nueve diferentes eventos. Por lo que aún están investigando cuál fue la actuación de la policía estatal en todo ese periodo de tiempo, para determinar si hubo una actuación tardía.

Por la masacre del sábado 19, el pasado 27 de junio, la Fiscalía de Tamaulipas anunció la detención de ocho personas presuntamente involucradas de manera intelectual y/o material en la masacre. Con estas nuevas detenciones suman hasta el momento 13 detenidos por el caso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo fue la masacre nazi de Babi Yar y por qué los ucranianos la recuerdan en plena invasión rusa

El reciente ataque de las tropas rusas al histórico sitio de Babi Yar, en la capital de Ucrania, ha sido condenado por la comunidad judía en el mundo. El sitio tiene un significado muy especial.
2 de marzo, 2022
Comparte

Babi Yar fue el lugar de una de las masacres más grandes de la historia moderna.

Es el sitio en donde miles de judíos fueron alineados y fusilados masivamente durante el Holocausto ejecutado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Un memorial erigido ahí, en la capital de Ucrania, es un sitio especial para el país. Tiene un significado propio para Kiev.

Por eso grupos de judíos han condenado el bombardeo sobre el memorial llevado a cabo por las tropas rusas que asedian Kiev.

En un país con una gran población judía, con un presidente judío, el ataque tiene peso.

El personal que cuida el memorial aún no ha podido acceder a él para ver la verdadera escala del daño, pero las imágenes mostraban uno de los edificios del museo en llamas.

Un edificio en llamas en Babi Yar

Babyn Yar Holocaust Memorial

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que el ataque iba “más allá de la humanidad” y también acusó a Occidente de no hacer lo suficiente para evitar el asedio a su país.

“¿De qué sirve decir ‘nunca más’ durante 80 años, si el mundo permanece en silencio cuando cae una bomba en el mismo sitio de Babi Yar? Hubo al menos 5 muertos. La historia se repite…”, escribió en Twitter.

Advertencia: es posible que algunas de las imágenes a continuación puedan ser perturbadoras para algunas personas

Las atrocidades en Babi Yar

Babi Yar, también escrito Babyn Yar, es una de las fosas comunes más grandes de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

La masacre en el barranco en las afueras de Kiev tuvo lugar durante dos días en septiembre de 1941.

Mientras los judíos de Ucrania huían del avance nazi, una gran población todavía vivía en la ciudad.

A decenas de miles se les dijo que se reunieran con ropa de repuesto, asumiendo que serían enviados a un campo de trabajo, pero luego fueron obligados a desvestirse y caminar hacia el barranco, donde fueron fusilados por escuadrones especiales de la muerte.

Una víctima de Babi Yar frente a los nazis

Alamy
Los nazis usaron Babi Yar como un sitio de ejecuciones entre 1941 y 1943.

Según los propios registros de los nazis, 33.771 judíos fueron asesinados en dos días.

Mientras continuaba el Holocausto, las fuerzas alemanas siguieron perpetrando crímenes horrendos en Babi Yar, usándolo como fosa común para deshacerse de hasta 100.000 cuerpos.

Así fue hasta que los soviéticos tomaron el control de Kiev nuevamente en 1943.

Además de judíos, romaníes y civiles ucranianos y prisioneros de guerra soviéticos también fueron asesinados en ese lugar.

Víctimas de Babi Yar

Alamy
Las víctimas recibieron la orden de desnudarse en el barranco antes de recibir disparos.

Cuando los alemanes se retiraban, arrasaron el barranco y quemaron los cuerpos en enormes piras para tratar de encubrir sus crímenes.

El reciente ataque de Rusia

Ese lugar es ahora un sitio de contemplación silenciosa, adonde miles de personas viajan cada año para recordar a los que murieron.

Que pueda ser dañado o destruido por un ataque militar agresivo va en contra de todo lo que representa.

Pero el significado del último ataque ruso es más profundo.

“Es simbólico que comience a atacar Kiev bombardeando el sitio de Babi Yar, la mayor masacre nazi”, dijo el presidente de la junta asesora del memorial, Natan Sharansky.

El ataque cerca de Babi Yar

Reuters
Una torre de televisión a un costado de Babi Yar resultó dañada por el ataque ruso, el cual dejó 5 fallecidos.

La semana pasada, Putin llamó a los líderes de Ucrania “neonazis” y dijo que el objetivo de la operación militar rusa era la “desnazificación” del país.

Sharansky apuntó que el líder ruso trató de “distorsionar y manipular el Holocausto para justificar una invasión ilegal de un país democrático soberano” en un movimiento “absolutamente abominable”.

Yad Vashem, el museo conmemorativo del Holocausto en Israel, se hizo eco de esto y pidió el fin del “abuso y distorsión de la memoria del Holocausto”.

El presidente Zelensky ha contado a menudo su “historia de cuatro hermanos” -su abuelo y tres tíos abuelos- los cuales lucharon en el ejército soviético contra la Alemania nazi. Solo su abuelo sobrevivió.

“Tal ataque con misiles muestra que para muchas personas en Rusia, nuestra Kiev es completamente extranjera. No saben nada sobre nuestra capital o sobre nuestra historia”, dijo Zelensky después del ataque.

“Pero tienen una orden para borrar nuestra historia. Borrar nuestro país. Borrarnos a todos”.

La sinagoga de Babi Yar

AFP
La sinagoga en el lugar se inauguró oficialmente en mayo de 2021.

Mientras que las cifras oficiales sitúan la población judía de Ucrania en 43.000, el Congreso Judío Europeo cree que asciende al menos a 360.000.

Borrando la historia

Los soviéticos intentaron borrar la brutal historia de Babi Yar una y otra vez, en un esfuerzo por suprimir cualquier mención de las atrocidades cometidas contra los judíos, le dijo Sharansky a la BBC.

“Intentaron destruir físicamente estas tumbas y borrar la historia. Es increíble lo importante que fue para los soviéticos cambiar la naturaleza del lugar”, explicó.

Unos años después de que los nazis quisieran cubrir sus propios huellas, los soviéticos intentaron llenar el barranco con barro.

Luego, en la década de 1960, proyectaron la construcción de un estadio deportivo.

Sharansky dijo que la construcción de la torre de televisión adyacente al monumento en la década de 1970 fue otro intento de “destruir la memoria del Holocausto”.

“Hubo tantos intentos de borrar Babi Yar y cambiar su naturaleza, pero finalmente lo convertimos en un gran monumento y eso una vez más se ve ensombrecido por la agresión rusa”, lamentó.

Volodymyr Zelensky en Babi Yar

Getty Images
El presidente Zelensky es judío. En la foto se le ve en la Menorá de Babi Yar.

Durante décadas de dominio soviético no había una gran señal que marcara el lugar de la masacre, excepto un simple obelisco que se refería a las víctimas “soviéticas”, sin mencionar a los judíos, que fueron las principales víctimas.

Finalmente, en la década de 1990, se erigió un gran monumento a la Menorá, cuando la Ucrania independiente decidió conmemorar a las víctimas judías. Y el año pasado se abrió una sinagoga.

“En lugar de estar sujetos a una violencia flagrante, los sitios sagrados como Babi Yar deben ser protegidos“, dijo Yad Vashem en un comunicado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.