NL: sin fiesta y con 2 ganadores, aunque Samuel García se impone por 8 puntos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

NL cierra sin fiestas y con dos ganadores, aunque Samuel García se impone por 8 puntos

Los candidatos de Movimiento Ciudadano y PRI-PRD anunciaron su triunfo, pero la celebración nunca llegó. Los naranjas se harán con su segundo estado después de Jalisco.
Alberto Pradilla
Comparte

Claudia Irasema De la Torre, empleada del hogar de 35 años, fue una de las pocas asistentes a una de las fiestas más anunciadas del domingo de elecciones pero que terminó por no celebrarse. La mujer, junto a su hermana y su sobrina, llegó a la Macroplaza de Monterrey, Nuevo León, enfundada en su playera naranja horas antes de que el candidato Samuel García (Movimiento Ciudadano) anunciase que la celebración se posponía 24 horas. “Vinimos aquí por convicción, pero luego vimos que Samuel dijo que hasta mañana, no le prestaron la plaza para celebrar”, dijo, orgullosa de su fidelidad hacia el aspirante, antes de emprender el regreso a la colonia 5 de mayo. 

Lee: Samuel García y Adrián de la Garza se declaran ganadores de la gubernatura de Nuevo León

El exterior del palacio de Gobierno en Monterrey estaba llamado a ser escenario de dos celebraciones en paralelo: la de García y la de Adrián De la Garza, candidato de la alianza PRI-PRD y que también se declaró ganador de las elecciones. Dos candidatos que aseguran que han ganado y un único despacho de gobernador. Dos partidos que dicen que sus seguidores celebrarán el triunfo en el mismo escenario que el rival. Parecería un escenario abocado a la catástrofe, pero la realidad es que, a medianoche, la plaza estaba completamente vacía. Ni unos, ni (casi) otros. Solo Irasema de la Torre y sus familiares y algún pequeño grupito más que se resistía a marcharse a pesar de constatar que no había nada que festejar allí. El conteo apenas alcanzaba el 7% de las casillas y ya enfilaba el triunfo de García por un margen cercano a los diez puntos, los mismos que él había anunciado.

“Vamos a ganar, la tendencia es clarísima. El evento que tenía programado para hoy en la macro, el gobierno no me la quiso prestar. Y yo no pienso celebrar fuera de la Macroplaza. Por eso les digo que vamos a ganar de manera contundente y mañana, lunes 7 de junio a las 8 de la noche, tendremos el evento”, dijo García en un video emitido a diez minutos de que el Instituto Nacional Electoral (INE) ofreciese los primeros datos a nivel federal. Para entonces, su rival De la Garza, que también había amagado con salir a la calle, quedaba mudo. En su cuartel general, desde donde habían asegurado que tomarían también la Macroplaza, dejaban de contestar el teléfono. 

La situación era bien distinta horas antes, a unas puntualísimas 6 de la tarde, cuando García y De la Garza anunciaban casi a la vez su triunfo. Separados por apenas cuatro kilómetros, uno en una plaza comercial y el otro en un hotel, el naranja vaticinaba diez puntos de ventaja mientras que el priista aseguraba no tener tanto margen: entre dos y cinco puntos. Como en otros estados del país, como Michoacán o Guerrero, en Nuevo León dos aspirantes escenificaban un imposible triunfo compartido que debía certificar posteriormente la autoridad electoral. Al contrario que en otras entidades, aquí no hubo celebración, lo que concuerda mejor con la tranquilidad con la que se desarrolló toda la jornada. 

El anuncio de los diez puntos tenía su importancia. Según la ley, si hay más de 5 de diferencia no se puede dirimir en los juzgados el resultado de las urnas. De la Garza ya ganó la presidencia municipal en diciembre de 2018 después de que el Tribunal Electoral forzase a repetir unos comicios que, en un primer momento, habían dado como ganador al panista Felipe de Jesús Cantú. Por eso García insistía en que su triunfo era lo suficientemente holgado como para darle ganador sin necesidad de la intervención de un juez. A las 5:40 horas, con el conteo del PREP al 78%, la tendencia era, esta vez sí, irrevocable: el candidato del MC, con más de 550 mil votos, alcanzaba el 36% de los sufragios, mientras que su inmediato rival, De la Garza, se quedaba en 420 mil papeletas y muy cerca del 28%.

Entérate: FGR acusa a Samuel García y Adrián de la Garza de delitos electorales

En otros estados al PRI y PRD se sumó el PAN para hacer frente al candidato de Morena. En este caso, el pegamento de hacer la contra al presidente Andrés Manuel López Obrador no fue suficiente como para unir a las tres formaciones ya que el rival a batir no era Morena sino el Movimiento Ciudadano. Es posible que ahora estén arrepentidos. El panista Fernando Alejandro Larrazábal se mueve en el 18% y si sus votos hubiesen sumado a los de De la Garza, podríamos estar hablando de otro gobernador. Pero también es verdad que en política no siempre uno más uno suman dos. 

Con los números actuales ya se puede afirmar que García, de 33 años, será el sustituto de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, actual gobernador del estado. El candidato naranja se presentó con un discurso de “outsider” frente a lo que califica como “vieja política”. Si tenemos en cuenta los antecedentes, parece que ese carácter ajeno a los partidos tradicionales es garantía de éxito en Nuevo León. Su candidatura fue favorecida por el escándalo que golpeó a Clara Luz Flores, puntera de Morena, que estuvo arriba de las encuestas hasta que apareció un video en el que se le ve dialogando con Keith Raniere, líder de la secta NXIVUM a quien siempre negó conocer. Aquella grabación hundió a la apuesta de López Obrador para el codiciado Nuevo León y la morenista quedará como cuarta opción más votada. 

La campaña de García, centrada en las redes sociales, estuvo muy influenciada por su esposa, Mariana Rodríguez, una persona con gran proyección en redes. La gran incógnita era saber si García sería capaz de mover a sus seguidores desde internet hasta las casillas o si el suyo era un movimiento más virtual que real. Los resultados prueban que sí existía esa base social y que estaba dispuesta a salir a la calle. Por eso, uno de los estados con mayor peso en la economía de la federación (el 7.5% del PIB y tercer lugar entre las entidades, solo por detrás de la CDMX y el Estado de México) estará bajo el mando de un político millenial que se presenta como outsider en la política pero que proviene de las élites económicas de uno de los estados más ricos del país. 

Lee más: Pocos actos y mucho ‘fosfo fosfo’: la campaña de Samuel García lo posiciona en NL

Durante la carrera electoral se anunció que la Fiscalía General de la República (FGR) investigaba a García y a su rival De la Garza por el presunto uso de dinero ilícito en campaña. En el caso del líder de Movimiento Ciudadano, las pesquisas alcanzan a su padre, su esposa y su suegro, señalados por manejar dinero irregular para pagar la campaña. Fue el propio presidente López Obrador quien instigó la denuncia, que también estaba dirigida contra De la Garza. Habrá que ver cómo afecta esto a las relaciones entre ambos, teniendo en cuenta que el nuevo gobernador se presentará como uno de los focos de oposición al gobierno federal y al proyecto de Morena. 

Las de Nuevo León podrían ser unas elecciones redondas para el Movimiento Ciudadano si se confirma también el triunfo de Luis Donaldo Colosio a la alcaldía de Monterrey. El domingo también estaba prevista su celebración, pero se pospuso, en previsión de que ambos candidatos puedan festejar conjuntamente el dominio naranja en el estado norteño. Con este triunfo se amplía el espacio de influencia de la formación, que aspiraba a ejercer de “tercera vía” ante el PRI y el PAN pero que quedó a contrapié ante el auge de Morena. El reequilibrio de fuerzas al que obliga los resultados ubicarán a Nuevo León como uno de los focos de oposición al gobierno federal de López Obrador. Hoy Claudia Irasema, una de las pocas seguidoras que la víspera se plantó ante el palacio de gobierno con su playera naranja y su petición de combatir la inseguridad y mejores transportes, no estará sola. Otra cosa es que sus expectativas se cumplan. 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia ha dañado nuestra vida sexual (y qué podemos hacer para remediarlo)

La pandemia ha hecho mella en la vida sexual de las parejas: ¿por qué las relaciones íntimas se están debilitando?
27 de abril, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, muchas parejas vivían como “dos barcos que pasan en la noche”, considera la terapeuta sexual Emily Jamea, de Houston, Texas (EE.UU.).

Algunas parejas, que antes estaban sobrecargadas de compromisos fuera de casa, descubrieron que los confinamientos relacionados con la pandemia les ofrecían un respiro muy necesario.

Al principio, estar atrapados en casa les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

“Inicialmente, la pandemia dio a la gente la oportunidad de volver a conectar de una manera que quizás antes sólo podían hacer en vacaciones”, dice Jamea.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba, empezó a “pasar factura” a las relaciones íntimas, sostiene. “Para la mayoría de las parejas, el deseo sexual cayó en picado”.

Los estudios realizados en todo el mundo cuentan una historia similar.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía, Italia, India y EE.UU. en 2020 apuntan a un descenso de las prácticas sexuales, tanto en pareja como en solitario, y es directamente atribuido al confinamiento.

“Creo que gran parte de la razón es que mucha gente estaba demasiado estresada”, afirma Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey (EE.UU.), quien realizó el estudio.

Para la mayoría, los confinamientos durante la pandemia crearon una atmósfera de incertidumbre y miedo.

Muchos experimentaron una ansiedad sin precedentes relacionada con la salud, inseguridad económica y otros cambios vitales importantes.

El estrés provocado por estos factores -por no hablar de los problemas que surgen al pasar demasiado tiempo con otra persona en un espacio cerrado y reducido- contribuyó al marcado descenso de la vida sexual de las parejas.

En cierto modo, el mundo de la covid-19 ha demostrado ser tóxico para la sexualidad, así que ¿seremos capaces de volver a nuestra normalidad sexual cuando se disipe el estrés de la pandemia, o nuestras relaciones habrán sufrido un daño duradero?

Dos fases en el deseo

Como observó Jamea, muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos.

Rhonda Balzarini, psicóloga social y profesora adjunta de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), describe este repunte inicial del deseo sexual como una fase de “luna de miel”, en la que las personas reaccionan de forma más constructiva al estrés.

“Durante esta fase, la gente tiende a colaborar. Puede ser cuando vas a la casa de tu vecino y le dejas papel higiénico en la puerta cuando lo necesita”, cuenta Balzarini.

Pareja

Getty Images
Muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos, pero luego eso cambió, dicen los expertos.

“Pero con el tiempo, a medida que los recursos se vuelven más escasos, la gente se estresa más y la energía se agota, la desilusión y la depresión tienden a hacerse presentes. Cuando eso empieza a suceder, es cuando se puede empezar a ver que las parejas tienen problemas”.

Balzarini observó este patrón en los participantes, mayores de 18 años, en un estudio sobre 57 países que ella y su equipo llevaron a cabo durante la pandemia.

Al inicio de la misma, observaron que factores como la preocupación económica estaban asociados a un mayor deseo sexual entre las parejas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, a medida que las personas informaron de un aumento de los factores de estrés relacionados con la pandemia -como la soledad, el estrés general y las preocupaciones específicas de la covid-19-, también informaron de una disminución del deseo sexual hacia sus parejas.

Según Balzarini, lo más importante de este estudio es la relación entre el estrés, la depresión y el deseo sexual. Al principio de la pandemia, los factores de estrés podrían no haber “desencadenado la depresión” todavía, explica.

Pero cuando esos factores de estrés se prolongaron, la gente se agotó. El estrés se correlaciona con la depresión, y “la depresión afecta negativamente al deseo sexual”, dice.

Además de las tensiones cotidianas provocadas por la pandemia, la mayor amenaza del virus se cernía sobre nosotros, ya que las tasas de mortalidad y hospitalización aumentaban en todo el mundo.

Este peligro, siempre presente, contribuyó sin duda a matar el ánimo de las parejas.

“Los terapeutas sexuales dicen algo parecido a ‘dos cebras no se aparean delante de un león'”, cuenta Jamea.

“Si hay una inmensa amenaza ahí mismo, eso envía una señal a nuestro cuerpo de que probablemente no es un buen momento para tener sexo”. Por esa razón, “el aumento del estrés conduce a un bajo deseo o a una dificultad para que se produzca la excitación”, asevera.

pareja entrelazada

Getty Images
“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, cuentan los expertos.

Demasiada cercanía

Aunque Balzarini oyó hablar de parejas que se duchaban juntas durante el día o se bañaban a media tarde al principio de la pandemia, esas experiencias más sensuales de lo normal acabaron “perdiendo su atractivo”, explica.

Dejaron paso a las crecientes exigencias cotidianas, como el desorden en el hogar, y las parejas empezaron a criticarse mutuamente.

Lehmiller lo describe como el “efecto de sobreexposición”, que da lugar a que “los pequeños hábitos de tu pareja empiecen a ponerte de los nervios”.

Balzarini recuerda que alguien le contó que nunca se había dado cuenta de lo ruidosa que era la masticación de su pareja hasta que empezaron a compartir todas y cada una de las comidas durante el confinamiento.

beso

Getty Images
Algunas personas engañaron por primera vez a sus parejas durante la pandemia, según los estudios.

Este aumento del tiempo de convivencia también puede mermar seriamente la excitación sexual.

“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, dice Lehmiller. “Cuando te ves todo el tiempo… la sensación de misterio se desvanece”.

Separados de su vida social y profesional anterior a la pandemia, las personas también pueden empezar a perder el sentido de sí mismos, lo que puede afectar a la confianza y el rendimiento sexual.

Especialmente las mujeres han tenido que dejar de lado sus carreras durante la pandemia, ya que las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la educación en casa han recaído desproporcionadamente sobre ellas.

“Eso fue muy duro para muchas mujeres”, explica Jamea.

“ son una parte tan importante de la identidad, y llevamos todo lo que somos al dormitorio. Si no sabemos quiénes somos, de repente, puede parecer que no hay nada que aportar”.

¿Podemos recuperarnos?

Sin embargo, el sexo no está necesariamente condenado. Los investigadores del Instituto Kinsey sugieren un comportamiento específico para mejorar la vida sexual de las parejas: agitar las cosas. Uno de cada cinco participantes en el estudio probó algo nuevo en la cama, y eso ayudó a reavivar el deseo y la intimidad.

“Las personas que probaron cosas nuevas fueron mucho más propensas a reportar mejoras”, asegura Lehmiller.

Entre las nuevas actividades que ayudaron a mejorar la vida sexual de la pareja se encuentran “probar nuevas posturas, poner en práctica las fantasías, practicar juegos sexuales y dar masajes”, según el estudio.

Pero para los que tienen relaciones en las que la actividad sexual ha disminuido durante el último año y no se ha recuperado, ¿habrá daños duraderos? Depende, dicen los expertos.

Otra pareja

Getty Images
Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Su investigación también demostró que algunas personas engañaron a sus parejas por primera vez durante la pandemia, una indiscreción de la que puede ser difícil recuperarse.

Otros seguirán sufriendo las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia, así como las tensiones financieras que se ciernen sobre las relaciones y que pueden también causar fricciones.

Pero, para muchos, hay esperanza. Con más gente vacunándose, los negocios están reabriendo, y algunos trabajadores están volviendo a la oficina.

“La gente está empezando a volver a su antigua rutina”, relata Jamea. Ella está viendo los efectos positivos de esta situación en las parejas de su consulta.

Cualquier tipo de vuelta a la “normalidad” es un buen indicador para las parejas cuyas luchas comenzaron durante la pandemia.

“Es posible que algunas de estas parejas, una vez que la pandemia esté controlada… vuelvan a ser como antes”, dice Lehmiller.

“Ese factor de estrés se ha eliminado y su vida sexual mejorará”.

Este artículo se publicó originalmente en ingles en BBC Worklife.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.