Jóvenes no son invencibles; se contagian de COVID con cuadros graves
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Jóvenes no son invencibles; se contagian de COVID con cuadros graves

Aunque la mayoría de las personas de menor edad afectadas por el coronavirus se recupera, personal de salud refiere que están ingresando jóvenes con un nivel considerable de daño pulmonar y algunos con trombos y accidentes cerebrovasculares.
Cuartoscuro
22 de julio, 2021
Comparte

Efrén, un integrante del personal de salud del Hospital General de Zona 47 del IMSS, estaba cubriendo su turno de la noche, el sábado pasado, cuando llegó un joven de 20 años, sin comorbilidades, con un cuadro grave de COVID. Unas horas después, el joven falleció. 

El HGZ 47 ya no está recibiendo en hospitalización a pacientes afectados por el coronavirus. Con la baja de casos de los meses pasados, este centro de salud volvió a su operación casi normal: cuando llega un paciente con COVID, entra a urgencias, se le estabiliza y se le traslada a otra institución. El joven de 20 años no aguantó ni la espera para el traslado. 

“Lo estábamos estabilizando y en las gestiones para pasarlo a otro hospital y en cuestión de horas, a mitad del turno, murió”, dice Efrén. 

Entérate | Con 15 mil nuevos casos de COVID, México rompe récord de contagios en cinco meses

Desde marzo pasado, Tedros Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) mandó a los jóvenes la advertencia de que no están exentos de contraer COVID y padecer una forma grave de la enfermedad.  

En una conferencia de prensa desde la sede de la OMS en Ginebra, Ghebreyesus dijo: “Tengo un mensaje para los jóvenes, no son invencibles… este virus podría llevarlos al hospital durante semanas o incluso matarlos”. 

Durante la tercera ola de COVID en México, la población de menos edad, de la que una buena parte sigue sin vacuna, es la que está resultando más afectada por los contagios.  

El 20 de julio, durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, explicó que la epidemia se ha desplazado ahora a los jóvenes. “La mayoría de las personas que están hospitalizadas por COVID en este momento son menores a 52 años, el 97% son personas que no fueron vacunadas. No quiere decir que ha aumentado el riesgo absoluto en personas jóvenes, pero sí que ahora son los más afectados”. 

Un enfermero del Hospital General Regional N 1 del IMSS, Dr Carlos Mac Gregor, cuenta que este hospital no ha dejado de ser híbrido, atiende tanto pacientes con COVID como metabólicos. “Pero hasta hace tres semanas, más o menos, recibíamos uno o dos pacientes con el virus, en el turno de la noche. Anoche (martes para amanecer miércoles) tuvimos diez ingresos”. 

El área destinada para coronavirus en el hospital está llena, dice. “La edad de los pacientes oscila entre 20 y 40 años, y los más jóvenes, casi todos con comorbilidades, son los más delicados. La mayoría se recupera, los fallecimientos en el hospital son pocos a comparación de la ola pasada (la de diciembre-enero) pero sí llegan delicados, incluso hay que intubarlos”. 

Una médica residente del Hospital General de México, de la Secretaría de Salud, dice que la sala de hospitalización de urgencias, dedicada a COVID, está llena igual, lo que muestra el incremento en los pacientes afectados por esta enfermedad. También está llena la torre de cardioneumo y la de cirugía se está saturando.  

Los pacientes, confirma la médica, son menores de 50 años y aunque son más jóvenes, varios llegan con procesos pulmonares graves. “Antes a nivel pulmonar no se veían tantas afectaciones en gente de menor edad, como ahora”, señala. 

Lo que también tiene preocupado al personal de salud de las instituciones hospitalarias es que se están presentando casos de trombos (coágulos sanguíneos que se forman en un vaso), en pacientes jóvenes afectados por COVID. 

Los trombos en pacientes con coronavirus no son algo nuevo. De hecho es algo que sorprendió a los médicos e investigadores en las primeras semanas de la epidemia, pero la incidencia de casos hizo que se incorporaran anticoagulantes en el tratamiento de la enfermedad. 

“Ahora lo que está pasando es que los contagios se están dando entre población más joven sin vacuna y lo que parece es que la incidencia de trombos es algo mayor en gente de menor edad”, dice la médica del Hospital General.

También están llegando a los hospitales personas de entre 35 a 55 años con AVC (Accidente vascularcerebral, que sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene y tiene como una de sus causas principales justo la presencia de trombos). 

Estas afecciones no son comunes a esas edades, son consecuencia del COVID, “y muchos pacientes ni siquiera saben que lo tienen, porque no presentan ningún otro síntoma, llegan, podríamos decir, asintomáticos, pero se les hace la prueba y salen positivos”, dice Efrén, el integrante del personal de salud del Hospital 47 del IMSS. 

Una médica residente del Hospital Juárez de México, también de la Secretaría de Salud, quien igual confirma el aumento de hospitalizaciones, el perfil de los internados como personas de entre 35 y 55 años, sin vacuna, dice que no se atrevería a dar un porcentaje de los pacientes afectados con trombos. 

“Pero sí hemos visto casos y en personas de esa edad no eran comunes y, en efecto, llegan al hospital casi asintomáticos. De hecho, tuvimos el caso de una compañera de 34 años. Empezó con dolor de cabeza intenso, que no se quitaba, y luego perdió fuerza en una pierna. Se le hicieron estudios y tenía un trombo y COVID. Ella afortunadamente se recuperó, eso fue en marzo, y ya está de vuelta, pero tiene secuelas: se le nubla la vista, se marea”. 

La residente dice que también su tío, de 50 años, padeció COVID y también desarrolló trombos y ya lleva dos AVCs. 

Grupos de científicos en todo el mundo están estudiando esto. En septiembre del año pasado se difundió un estudio realizado por la Universidad de Western, en Canadá, liderado por el neurólogo Luciano Sposato y publicado en la revista científica Neurology, en el que se detalla que dos de cada 100 pacientes ingresados en un hospital con COVID-19 sufrirán un derrame cerebral y 35% morirá como resultado de ambas afecciones.

El estudio indicó que alrededor de 50% de los pacientes más jóvenes con COVID-19 no presentaron otro síntoma del virus SARS-CoV-2. El equipo de especialistas que realizó esta investigación analizó 160 casos, con una revisión sistémica de pacientes con covid-19 y pacientes que padecieron de accidentes cerebrovasculares.

No se sabe aún con certeza porque hay estas afectaciones que parecen mayores en población de menor edad, los estudios están en curso, pero ante lo que señalan quienes están en hospitales atendiendo a los afectados por COVID, el mensaje a los jóvenes del director de la OMS parece más que pertinente: “no son invencibles. Este virus podría llevarlos al hospital durante semanas o incluso matarlos”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: por qué Biden cruzó una peligrosa línea al comentar que Putin 'no puede seguir en el poder'

Las declaraciones fuera de guion del presidente estadounidense sobre su homólogo ruso han tensado las relaciones entre ambos países.
28 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, hizo la semana pasada una serie de declaraciones fuera de guion que elevaron la temperatura de las relaciones entre su país y Rusia.

Su comentario improvisado el sábado en la parte final de lo que en Polonia consideraron un “gran discurso”, cuando sugirió la destitución del presidente Vladimir Putin, pudo haber tenido graves consecuencias.

En su discurso ante una multitud de funcionarios y dignatarios del gobierno polaco en el Castillo Real de Varsovia, el presidente de EE.UU. advirtió una vez más que el mundo se encuentra en medio de un conflicto decisivo en nuestra era entre democracias y autocracias.

Prometió que la OTAN defenderá “cada centímetro” del territorio de sus estados miembros. También que brindará un apoyo continuo a Ucrania, aunque señaló que el Ejército estadounidense no se enfrentará a las fuerzas rusas allí.

Fue un discurso de confrontación, aunque mesurado, en línea con el que mantienen desde hace meses las autoridades estadounidenses, comenzando por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Al final, justo antes de los agradecimientos y la despedida, Biden comentó sobre su homólogo ruso: Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”.

Ahí estalla la bomba.

“Este discurso, y los comentarios referidos a Rusia, son asombrosos, por usar términos educados”, declaró el portavoz de Moscú, Dmitry Peskov. Biden, afirmó, “no entiende que el mundo no se limita a Estados Unidos y gran parte de Europa”.

Putin y Peskov

Getty Images
Peskov, portavoz del gobierno de Putin, criticó el comentario de Biden.

Y entonces EE.UU. recula.

“El punto del presidente era que no se puede permitir que Putin ejerza el poder sobre sus vecinos o la región”, alegó un funcionario de Washington. “No estaba debatiendo el poder de Putin en Rusia, o un cambio de régimen”.

La línea entre condenar y pedir un cambio de régimen

La rapidez con la que se emitió la “aclaración”, de la que luego se hizo eco Blinken, sugiere que el gobierno de EE.UU. comprende el peligro inherente de las palabras de Biden.

Horas antes el presidente de Estados Unidos había llamado “carnicero” a Putin; y la semana pasada pareció adelantarse al procedimiento diplomático de su propia administración al acusar al líder ruso de crímenes de guerra.

En ambos casos los comentarios de Biden provocaron condenas y advertencias de Moscú de que las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia se estaban deteriorando hasta el punto de ruptura.

Hay una línea entre condenar al líder de una nación -la retórica a veces sobrecalentada de la diplomacia- y pedir su destitución; una línea que tanto los estadounidenses como los soviéticos respetaban incluso en el apogeo de la Guerra Fría; una línea que Biden, en principio, ha cruzado.

Frecuentemente se acusa a los países poderosos de imponer a los débiles un “cambio de régimen”.

Esto, sin embargo, no suele ser lo que una nación con armas nucleares exige a otra.

El domingo incluso algunos aliados de Estados Unidos intentaban distanciarse de los comentarios de Biden.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió que el líder estadounidense estaba poniendo en peligro las negociaciones de armisticio entre Rusia y Ucrania.

“Queremos detener la guerra que Rusia ha creado en Ucrania sin una escalada”, afirmó. “Si esto es lo que queremos hacer no debemos agravar las cosas, ni con palabras ni con acciones”.

En Washington, los líderes del Congreso también expresaron su preocupación. El republicano de Idaho Jim Risch, el de mayor rango en su partido en el comité de relaciones exteriores del Senado, calificó los comentarios de Biden como una “horrible metedura de pata”.

“Dios mío, desearía que lo ciñeran al guion”, declaró. “Decir, o incluso como hizo él, sugerir que tu política es de cambio de régimen, causa un gran problema. Esta administración ha hecho todo lo posible para detener la escalada. No hay mucho más que puedas hacer para aumentarla que pedir un cambio de régimen”.

Un historial de comentarios improvisados

Joe Biden y Barack Obama en 2012

Getty Images

Es conocida la tendencia de Biden a hacer comentarios improvisados que pueden ponerlo en situaciones difíciles.

Estos han dañado anteriores candidaturas presidenciales y en ocasiones han sembrado la frustración entre los funcionarios de la administración Obama cuando era vicepresidente. Sin embargo, tales comentarios no son del todo accidentales. Pueden revelar lo que siente Biden aún si su cabeza -y las de quienes lo rodean- preferirían que se callara.

A veces son una fortaleza política, escribe Tom Nichols de la publicación The Atlantic, que permite a Biden conectarse auténticamente con las emociones del pueblo estadounidense.

Pero en este momento actual de crisis diplomática, cuando unas palabras mal elegidas pueden acarrear consecuencias importantes, también se consideran una debilidad.

“Es difícil culpar a Biden por no contener su conocido temperamento después de hablar con las personas que han sufrido la barbarie de Putin”, escribe Nichols. “Pero las palabras de todos los líderes mundiales importan en este momento, y ninguna más que las del presidente de Estados Unidos”.

Es posible que Biden crea que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están tan dañadas que no se repararán mientras Putin esté en el poder. Sin embargo, decirlo explícitamente podría dificultar el objetivo inmediato de Estados Unidos: poner fin a la guerra en Ucrania y preservar la integridad territorial de la nación.

La guerra en Ucrania no transcurre como Putin pretendía. Su ejército está atascado en amargos combates y las bajas van en aumento. Su economía está sufriendo el peso de las sanciones económicas. Rusia está cada vez más aislada del resto del mundo.

La situación tiene potencial para llevar a la desescalada que piden EE.UU. y sus aliados, pero también podría hacer que Putin se desespere más. Y si el líder ruso cree que su poder está en juego, y piensa que EE. UU. persigue ese objetivo de forma abierta, es posible que el giro que tome la crisis a partir de ahora no sea precisamente el de la paz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G-DoQmKQ8rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.