Programas de AMLO no benefician a los más pobres; tienen poco alcance
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Programas sociales de AMLO no benefician a los más pobres y tienen poco alcance

Un análisis del INDESIG señala que en 2020 los programas sociales llegaron al 35% de los hogares más pobres, mientras en 2016 estos apoyos llegaban al 61%.
Cuartoscuro
29 de julio, 2021
Comparte

Los programas sociales del gobierno federal no benefician a los más pobres, como ha señalado el presidente Andrés Manuel López Obrador, y llegan a menos personas que en años anteriores.

En 2020, un 30% de los hogares mexicanos recibían algún programa social del gobierno federal, pero estas ayudas no llegaron precisamente a los más pobres como ha señalado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Te puede interesar: AMLO pedirá a gobernadores aportar presupuesto para ampliar programas sociales

La política social del gobierno se concentra en programas con transferencias directas de dinero, principalmente para adultos mayores, personas con alguna discapacidad, jóvenes y trabajadores del campo.

Según un análisis de los datos de la Encuesta de Ingreso y Gasto de los Hogares (2020), realizado por el Instituto de Estudios sobre Desigualdad (INDESIG), los hogares más pobres reciben casi los mismos beneficios sociales que los más ricos.

Un 37% de los hogares más pobres (decil I) son beneficiarios de programas sociales, mientras que en los hogares más ricos (decil X) son beneficiarios el 22%.

De acuerdo a la ENIGH 2020, los beneficios provenientes de programas gubernamentales pasaron de 26.7 mil millones de pesos a 41.7 mil mdp entre 2018 y 2020.

Pero la distribución de estos ingresos tampoco benefició a los más pobres. El análisis de INDESIG señala que la política social del gobierno de López Obrador es menos redistributiva, pues 10% del monto total de transferencias llega a 10% los hogares más pobres, en comparación con el 18% que se distribuía en 2018.

Mientras que el 10% de los hogares más ricos se quedan con el 8% de los recursos de estos programas.

Según la ENIGH, el dinero que reciben los beneficiarios de los programas sociales aumentaron respecto a los cuatro años anteriores. En 2016 recibían en promedio al trimestre 982 pesos; para 2018 el monto fue de 775 pesos. En 2020, el ingreso a través de estos programas fue de 1,166 pesos al trimestre, lo que significa un aumento del 50.4% respecto a 2018.

Sin embargo, el análisis de INDESIG muestra que aunque el monto de las ayudas aumentó no lo hizo para beneficiar a los más necesitados: en los hogares más pobres los recursos de programas aumentaron 30% pero en los hogares más ricos aumentó 48%.

Lee más: Programas sociales de AMLO no detienen aumento de pobreza; 9 millones están en riesgo: Coneval

Programas sociales llegan a menos personas

El alcance de los programas sociales del actual gobierno también sugiere un retroceso, según INDESIG. El año pasado, estos programas llegaron al 35% de los hogares más pobres, en 2016 la ayuda social llegaba al 61% de estos hogares.

El análisis pone como ejemplo el programa Prospera, creado en el sexenio de Enrique Peña Nieto, otorgaba ayudas monetarias a los hogares en situación de pobreza para atender tres factores: alimentación, salud y educación.

En su lugar se creó el programa de Becas para el Bienestar Benito Juárez, que dará apoyo monetario a estudiantes desde educación inicial hasta universidad, pero ya no atiende los mismos rubros que Prospera.

En 2018, Prospera llegaba al 18% de los hogares de todos los deciles económicos, actualmente ningún programa social supera ese alcance. Becas para el Bienestar Benito Juárez tiene un alcance de 6% y la Pensión Adultos Mayores 15%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Karen Díaz, la árbitra mexicana que pasó de cobrar 55 pesos en sus inicios a dirigir en Qatar 2022

En las canchas mundialistas de Qatar 2022 habrá seis mujeres árbitro. Una de ellas la mexicana Karen Díaz Medina. Su notable trayectoria la ha llevado a la máxima competición del fútbol internacional.
1 de diciembre, 2022
Comparte

Karen Díaz Medina está haciendo historia por México en Qatar 2022.

La jueza asistente de 38 años es la primera mujer que representa al arbitraje mexicano en una Copa del Mundo, un lugar alcanzado luego de una notable ascenso en su carrera.

Y es que Díaz debutó en la Liga Mx de la primera división apenas en 2016. En seis años, su trabajo la llevó a arbitrar desde las bandas partidos de instancias finales locales, así como partidos internacionales.

Y ahora es una de seis mujeres que estarán en las canchas de la Copa del Mundo.

Su nombre se une a la brasileña Neuza Back, otra de las representantes de América Latina, así como a Stéphanie Frappart (Francia), Salima Mukansanga (Ruanda), Yoshimi Yamashita (Japón) y Kathryn Nesbitt (EE.UU.).

“Karen Díaz no es obra de la casualidad, Karen Díaz es producto del esfuerzo que ha hecho durante tantos años, de sacrificios para hoy poder estar en una Copa del Mundo”, le dice a BBC Mundo el exárbitro Alejandro Ayala, quien la formó en sus inicios.

“Le costó trabajo, sí. Tuvo tropiezos, sí. Como como toda mujer que se abre un caminoen un mundo que relativamente era todo de hombres, cuesta mucho más trabajo”, destaca.

Karen Díaz

Getty Images
Díaz debutó en la máxima categoría del fútbol mexicano en 2016.

Alcanzar una Copa del Mundo es un punto culminante de una carrera.

Las mujeres también formamos parte del fútbol. Estamos haciendo grandes cosas para formar parte de él”, dice Díaz en una presentación oficial de Qatar 2022.

“No puedo creer que estoy aquí”, asegura con emoción.

¿Arbitraje? No, gracias

Desde muy joven, Karen Díaz estuvo involucrada en el fútbol.

En su natal Aguascalientes participó en el equipo de la universidad del estado e incluso fue parte de la selección mexicana femenina.

Era una jugadora con una destacada presencia en el campo, explica Ayala, quien cuenta con 25 años de experiencia en el arbitraje.

“Cuando termina el partido le digo a mi mujer ‘Oye, la número 10 me gusta para ser árbitro. Me gusta el físico, me gusta la actitud, reclamaba a los árbitros, metía la pierna fuerte, no se quejaba, si se caía se levantaba. Le gritaba a todo mundo, se gritaba ella misma. O sea, con carácter”, recuerda.

Karen Díaz

Getty Images
Ayala destaca las condiciones físicas y mentales de Díaz.

Al acabar el partido, Ayala le preguntó si le interesaba el arbitraje. Pero la respuesta de aquella joven de 20 años fue un balde de agua fría: “Su expresión fue de asombro, de ‘¿está usted loco?, no, yo no.A mí los árbitros me gustan para gritarles’“.

No mucho después, en un partido de fútbol 7 faltaba un árbitro y Karen Díaz tomó el silbato. Le pagaron 55 pesos, unos US$5 en ese entonces.

“Y cuando termina, siente que le gustó y se acuerda de la invitación que le habíamos hecho”, explica Ayala, quien entonces la llevó en los primeros pasos de su formación profesional como árbitra.

“Le empezó a llegar el amor por el arbitraje, el gusto por esta profesión en la que se necesita un cierto grado de locura para estar aquí adentro. No es fácil, pero Karen, igual que todos los que estamos y ya pasamos por esto, estamos locos”.

Su gran ascenso

El año 2009 marcó el debut como profesional de Karen Díaz en la tercera división del fútbol mexicano.

Desde ahí vino el difícil camino de superar división tras división hasta la Liga Mx con las múltiples pruebas de aptitudes y desempeño que evalúa la Comisión de Árbitros.

Karen Díaz

Getty Images
Díaz fue la primera mujer en una final de la Liga Mx en 2020.

“Le costó trabajo demostrar que podía estar. Entrenar al doble para tener menos posibilidad de equivocación. Ella hace todos los entrenamientos al parejo de los hombres. Hace sus pruebas físicas al parejo”, explica Ayala, quien es también instructor.

Las condiciones físicas y mentales no son infalibles. En sus inicios, recuerda Ayala, la joven árbitra tuvo que aprender a controlarse amisma para saber controlar el campo de juego.

“Su mismo ímpetu por hacer las cosas de repente la hacía tomar decisiones un poco precipitadas. Y eso se lo fuimos corrigiendo, fuimos mejorando, le fuimos diciendo ‘analiza, ve, espera y después decides’. Eso a todo árbitro le pasa”, señala el instructor.

Desde su debut en 2016 en la primera división, arbitró en dos finales y desde que obtuvo el gafete de árbitro internacional de FIFA en 2018 ha participado en seis torneos internacionales, la mayoría del área de Concacaf.

Karen Díaz

Getty Images
Díaz es la primera mujer mexicana en arbitrar en una Copa del Mundo.

“Hoy la gente ya entendió que están ahí, no por una cuota de género, no porque haya que darles oportunidad a las mujeres. No porque a la Federación Mexicana de Fútbol se le ocurrió decir hay que meter a una mujer para que vean que somos incluyentes. No, es por capacidad y ellas están ahí porque han trabajado muy fuerte para estar ahí“, destaca Ayala.

Pero ahora viene la prueba más importante para la árbitro, una en la que sus decisiones serán vistas por todo el mundo.

“Y eso ya lo sabe Karen. Ya lo lleva trabajado. Ya lo tiene en mente”, dice Ayala.

“El día que debute Karen Díaz en la Copa del Mundo, todos los ojos del mundo van a estar viendo ese partido, porque debuta una mujer en una Copa del Mundo”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.