Colectivos entran sin permiso de FGR a centro de exterminio en Tamaulipas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Elefante Blanco

Colectivos entran sin permiso de la FGR a La Bartolina, centro de exterminio en Tamaulipas

La Unión de Colectivos de Madres Buscadoras encabezó el contingente que recorrió el predio, en busca de huesos, ropa o algún documento que ayude a encontrar a una de las más de 11 mil personas desaparecidas en Tamaulipas.
Elefante Blanco
Por Redacción Elefante Blanco
13 de agosto, 2021
Comparte

La Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas entró al centro de exterminio de personas en el poblado La Bartolina, Matamoros, sin permiso y presencia de agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) que tienen el resguardo del terreno. Este viernes seguirán la búsqueda en una zona aledaña, informó Delia Quiroa, representante del grupo.

María Icela Chaidez y Alicia Gallegos, quienes buscan a su hijo Roberto Quiroa y su hija Yulisa Maité García Gallegos, respectivamente, encabezaron el contingente que recorrió el predio, en busca de huesos, ropa o algún documento que ayude a encontrar a una de las más de 11 mil personas desaparecidas en Tamaulipas.

Lee: Por qué colectivos y FGR discrepan sobre la búsqueda en “La Bartolina”, centro de exterminio en Tamaulipas

Por la mañana, los integrantes de la Unión se reunieron en el estacionamiento del hotel para orar antes de salir rumbo al sitio. Aproximadamente a las 9:00 horas el convoy con ocho vehículos particulares partió por la carretera rumbo a playa Bagdad, ya que el predio se encuentra a unos 12 kilómetros de Brownsville, Texas, Estados Unidos.

Elementos de la Guardia Nacional y policías estatales resguardaron al conjunto de coches hasta la carretera y luego se internaron en la brecha que conduce hasta al centro de exterminio más grande del país, de acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

Ya en el lugar, las buscadoras encontraron una parte del terreno delimitado con cinta naranja que fue colocada por la FGR el pasado viernes 6 de agosto, durante la visita del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas.

Sin embargo, las y los integrantes de la Unión dieron con la zona que no estaba delimitada y se adentraron al centro de exterminio. Apenas corría la primera media hora de buscar con la mirada en el suelo terregoso, entre la vegetación, cuando una buscadora vio unos huesos, que no pudieron definir si eran de humano o de animal.

Alicia Gallegos, madre de Yulissa Mayte, quien fue secuestrada el 12 de agosto del 2017, caminó y caminó en la zona no resguardada de La Bartolina. Tras esperar meses por una firma de un funcionario, en diciembre de 2018, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Tamaulipas le entregó el cuerpo de su hija que fue inhumado de una fosa común.

Te puede interesar:  Colectivos piden tregua a Cártel del Golfo para entrar a centro de exterminio en Tamaulipas; buscadoras se deslindan

“Nos dieron unos restos, nos dijeron que esos eran pero por presiones, no les creemos”, dijo Gallegos. Aun y con el sol, Alicia recorrió el predio hasta meterse en la laguna, de aproximadamente 35 centímetros de profundidad, que es parte de La Bartolina.

La búsqueda continuó en las zonas cercanas al resguardo judicial, donde se encontraron zapatos de mujer. Los huesos y el calzado no pudo ser recolectado como indicio debido a que no hubo agentes del Ministerio Público federal.

Anuncian plantón

Por la noche, la Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas, a través del representante Omar Bello, anunció que convocarán a un plantón frente a la oficina de la FGR en la Ciudad de México.

El acompañante de las buscadoras refirió que el miércoles por la noche, el titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, Abel Galván Gallardo, notificó que no podían ingresar a La Bartolina, porque incurrirían en delitos federales.

Delia Quiroa agregó: “contestaron que no me puede dar información porque no estoy en calidad de víctima en las dos investigaciones que llevan por esos hechos, pero si declaran que es campo de exterminio, no se puede reducir a dos investigaciones”.

No obstante, la Unión volverá a entrar a terrenos aledaños este viernes con el apoyo de José Martín, titular de la oficina de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en Reynosa; Leonel Salinas, en representación de la Quinta Visitaduría; y Carlos Treviño, del Programa Especial de Presuntos Desaparecidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El "rotundo éxito" del experimento en Islandia con la semana laboral de 4 días

Tras cuatro años de prueba, la mayoría de los trabajadores en Islandia se mostraron felices de trabajar menos horas por la misma paga.
6 de julio, 2021
Comparte

El experimento funciona. Al menos en Islandia.

Las pruebas con la semana laboral de cuatro días en el pequeño país europeo fueron “un rotundo éxito”, según afirmaron investigadores este lunes, y ya está produciendo un cambio en los patrones de trabajo.

En el experimento, realizado de 2015 a 2019, a los trabajadores se les pagó lo mismo por trabajar menos horas. Y la productividad se mantuvo o mejoró en la mayor parte de los lugares de trabajo, indicaron los investigadores.

Otros experimentos similares se están haciendo en otras partes del mundo, como España y Nueva Zelanda.

En Islandia el piloto se realizó en el Ayuntamiento de la capital, Reykjavik, y en puestos del gobierno nacional, y contó con la participación de unos 2.500 trabajadores, cerca del 1% de la población activa del país.

Muchos de ellos pasaron de una semana de 40 horas a una de 35 o 36, explicaron los investigadores del laboratorio de ideas británico Autonomy y de la Asociación Islandesa por una Democracia Sostenible (Alda).

Los experimentos llevaron a los sindicatos a negociar nuevos patrones de trabajo, y ahora el 86% de la fuerza laboral islandesa o ya ha decidido trabajar menos horas por el mismo sueldo o pronto tendrá el derecho a hacerlo.

Ayuntamiento de Reykjavik.

Getty Images
El ayuntamiento de Reykjavik fue uno de los lugares del experimento.

Los trabajadores afirmaron sentirse menos estresados y con menos riesgo de tener el síndrome de agotamiento o burnout, e indicaron que el balance entre su vida privada y laboral había mejorado.

Will Stronge, director de investigación de Autonomy, señaló que “este estudio muestra que el mayor experimento del mundo de reducción de la jornada laboral en el sector público fue, de acuerdo a todos los parámetros, un rotundo éxito”.

“Demuestra que el sector público está listo para ser pionero en reducción de semanas laborales y que otros gobiernos pueden aprender algunas lecciones”.

Gudmundur D. Haraldsson, investigador en Alda, destacó que “la reducción de semana islandesa nos dice que no sólo es posible trabajar menos en estos tiempos, sino que también lo es el cambio progresivo”.

España está probando una semana laboral de cuatro días en algunas compañías en parte debido a los retos de la pandemia.

Y la empresa Unilever en Nueva Zelanda está haciendo un experimento dando la oportunidad a sus trabajadores de reducir sus horas un 20% sin rebajar su salario.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1W89ZuP2ktY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.