Claves de la búsqueda en el centro de exterminio 'La Bartolina'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Por qué colectivos y FGR discrepan sobre la búsqueda en “La Bartolina”, centro de exterminio en Tamaulipas

FGR tiene asegurado el lugar y lleva cinco prospecciones en las que se extrajeron 500 kilos de restos. Solo tienen acceso permitido el colectivo cuyas carpetas de investigación están vinculadas al lugar. 
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Delia Quiroa hizo una petición de “tregua” al Cártel del Golfo para poder acceder a “La Bartolina”, lugar que durante años fue empleado como centro de exterminio en Tamaulipas. Ahora, más de un mes después de aquella declaración, la mujer se encuentra en Reynosa, la misma ciudad en la que su hermano Roberto fue secuestrado en 2014.

Afirma que mañana jueves acudirá a “La Bartolina” junto a un grupo de familiares de desaparecidos y con el apoyo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Su iniciativa se encontró con el rechazo del colectivo Madres Unidas por Nuestros Hijos, que lleva desde 2016 rastreando en la zona, y de la Fiscalía General de la República (FGR), que resguarda el área.

Alegan estos últimos que las búsquedas ya se realizaron hace cinco años y que ahora se están llevando a cabo exhumaciones, un proceso distinto que solo corresponde al Ministerio Público.

Rosa, que busca a su hija Dulce Yamelli desde mayo de 2012, hizo público un video en el que pedía a las otras familias que recapaciten:

“Que entienda que no se puede hacer búsqueda, es un lugar ya con hallazgo y se está procesando con una carpeta en la Fiscalía federal, si se meten y excavan afectarán los procesos de exhumación que ya se tienen y podría afectar la identificación de los restos que ya se recolectaron”, dijo.

Lee: Colectivos piden tregua a Cártel del Golfo para entrar a centro de exterminio en Tamaulipas; buscadoras se deslindan

La zona conocida como “La Bartolina” es uno de los mayores centros de exterminio hallados en México en los últimos años. La polémica de los últimos días va más allá del desencuentro entre víctimas: muestra los límites de las políticas públicas en relación a desaparecidos y fosas clandestinas. Ahora la FGR es quien legalmente se encarga de exhumar los cuerpos, resguardarlos y proceder a las identificaciones.

En este trabajo cuenta con el apoyo del colectivo que dio con el lugar y que tiene una carpeta de investigación vinculada al terreno. Sin embargo, hay otros familiares que solicitan tener presencia ya que alegan que sus desaparecidos pueden estar ahí también.

Durante el debate sobre el Protocolo Nacional de Búsqueda y la Ley Orgánica de la FGR, la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) planteó sin éxito que las comisiones de búsqueda pudieran tener un papel más protagónico. No es solo “La Bartolina”: son miles de fosas clandestinas a lo largo de todo el país, muy por encima de las capacidades de las fiscalías. Esto lleva a algunas familias a cuestionar la lentitud de los trabajos y la falta de transparencia.

¿Qué es “La Bartolina”? 

El hallazgo de “La Bartolina” es una prueba del horror en Tamaulipas.

Se trata de un área de unos 3 kilómetros de extensión cercana a Matamoros, en la que durante años se asesinó y enterró clandestinamente a un número indeterminado de personas. Un campo de exterminio a menos de 15 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

En la zona hay a la vista restos humanos: cervicales, pedazos de cráneos, piezas dentales, piel fibrosa e incluso restos óseos completos con las manos atadas a la espalda, según personas que han podido estar ahí.

En un inicio el lugar comenzó a ser inspeccionado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas junto con el colectivo Madres Unidas por Nuestros Hijos. A partir de 2018 entró la FGR que, desde entonces, ha realizado 5 exhumaciones y está preparando una sexta.

Según dijo públicamente Karla Quintana, comisionada nacional de búsqueda, al menos se han hallado 500 kilos de restos humanos, aunque hay colectivos que aseguran que podrían ser más. Fiscalía, por su parte, no ha ofrecido cifras oficiales.

La zona está oficialmente “asegurada” por parte de la FGR, por lo que acceder al interior sin permiso podría ser constitutivo de delito. Sin embargo, esto no quiere decir que haya agentes desplegados en el lugar en todo momento. Se trata de un territorio con fuerte presencia del crimen organizado y que habitualmente ha permanecido sin presencia de policía, Guardia Nacional o Ejército. Por el momento se han realizado 22 identificaciones de ADN que son coincidentes con familias.

“La dimensión es enorme, no solo por lo que se ve sino por lo que implica”, dice Karla Quintana, comisionada de la CNB. No es solo el volumen de todo lo que se ha encontrado. Es pensar que, para que todo ese horror se llevase a cabo hubo muchas autoridades que tuvieron que mirar para otro lado o, directamente, participar.

¿Qué dicen los colectivos?

“De ahí sales cansada, es un desgaste humano. Por otro lado, es un lugar hermoso porque todos los que están ahí quieren que nos los llevemos”.

Rosa es originaria de San Fernando, Tamaulipas, y participa en el colectivo Madres Unidas por Nuestros Hijos. El 12 de mayo de 2012 fue secuestrada junto a su hija. Sus familiares pagaron el rescate, pero desde entonces no tiene noticias de ella. Lleva desde 2016 trabajando en “La Bartolina” y alega que quien quiera llegar debe hacerlo a través del MP.

“No se dejó de hacer. Hemos entrado 120 personas con autoridades de todos los niveles. Se está procesando en todos los niveles”, asegura.

Lee: Colectivos de familiares de personas desaparecidas han localizado 57 campos de exterminio en Tamaulipas

Delia Quiroa, que forma parte del colectivo 10 de marzo, tuvo un gran impacto mediático al pedir la tregua al Cártel del Golfo. Ahora asegura que tiene 50 personas de diferentes puntos del estado que la acompañan, aunque solo habrá espacio para 15.

En los últimos días desarrolló actividades en Reynosa, donde obtuvo el compromiso del gobierno municipal para instalar un mural por los desaparecidos. Su planteamiento para el jueves: acudir con sus compañeras resguardada por la Guardia Nacional y hacerse presente en el predio. En caso de que la Fiscalía no les permita el acceso, “haremos prospecciones en la zona”.

¿Cuál es el procedimiento?

Cuando un lugar como “La Bartolina” es descubierto pasa a ser resguardado por la fiscalía. En las pesquisas previas pueden participar tanto los colectivos de familiares como las comisiones de búsqueda, pero cuando se encuentra algún resto la zona se convierte en un lugar “resguardado”.

Esto no implica que haya policía en todo momento, sino que irrumpir en el lugar sería delito. A partir de entonces, los trabajos de exhumación e identificación los realiza la fiscalía, aunque puede contar con el apoyo de las personas que tienen una carpeta de investigación vinculada al lugar, que suelen ser los colectivos que dieron con el punto.

Hay que tomar en cuenta que puede haber varios tipos de búsqueda. Puede ser “Individualizada” porque se quiere encontrar a una persona de la que se tiene información que está ahí o “generalizada”, que haya datos sobre un lugar en el que hay restos, pero sin certeza de que sea de una persona. En este caso hablamos de un elevadísimo número de víctimas.

Durante los debates sobre el Protocolo Nacional de Búsqueda y la Ley General de FGR, la CNB abogó por mantener la posibilidad de mantener las “investigaciones contextuales”, que permitirían abrir una carpeta en relación al lugar y no solo a una persona. Sin embargo, esta opción se eliminó de la norma que antes sí lo permitía.

“Hay que plantear el debate sobre el papel de las comisiones y adecuarlo a la realidad del país”, considera Karla Quintana.

En México hay más de 90 mil desaparecidos, según datos de la CNB, y Tamaulipas es el segundo estado con más personas sin localizar: más de 11 mil, solo superado por Jalisco.

¿Y entonces, qué va a ocurrir?

La ley es muy clara y no permite que personas sin carpeta de investigación entren al predio. Delia Quiroa reconoció que, en caso de no tener permiso, no desobedecerán la ley. Aunque su presencia en la zona sirve para poner el foco sobre el lugar y sobre los trabajos que se están desarrollando. El otro grupo alega que ya se está trabajando y que su presencia solo calienta la zona sin sentido.

El pasado viernes hubo una diligencia de FGR en la que estuvieron presentes tanto la CNB como Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos. Fuentes federales indicaron que este era un paso previo para una próxima búsqueda. Animal Político consultó con la oficina de Encinas, pero su respuesta fue derivar a la Fiscalía.

Lo más probable es que todo siga como hasta ahora. Que la FGR se mantenga resguardando “La Bartolina” y solo tengan acceso a la zona los colectivos con carpeta de investigación, que son los que tienen permiso legal. Que los trabajos sigan a una velocidad limitada para las necesidades de muchas víctimas y que las comisiones, pensadas para apoyar en este proceso a las familias, sigan excluidas de buena parte de los trabajos posteriores al hallazgo. Llegará Delia Quiroa con su colectivo, habrá atención un día y volveremos a olvidarlo.

Aunque el foco mediático está ahora en Tamaulipas, el mismo problema se repite en fosas y centros de exterminio de estados como Coahuila, Veracruz o Guerrero.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.