FGR indaga cinco ejecuciones ocurridas en agosto en Nuevo Laredo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

FGR investiga cinco ejecuciones extrajudiciales ocurridas en agosto en Nuevo Laredo

Testigos aseguran que militares capturaron a cinco civiles armados y, en lugar de arrestarlos, les dieron un tiro de gracia.
Cuartoscuro
16 de septiembre, 2021
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) tiene abierta una carpeta de investigación por la presunta ejecución extrajudicial de cinco personas el pasado 14 de agosto en la colonia Nueva Era de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Familiares de las víctimas interpusieron denuncias tras ser informados de la muerte de sus allegados. Al parecer, se trataba de civiles armados que fueron perseguidos por los elementos castrenses.

Tras un tiroteo, al menos dos de ellos habrían sido capturados con vida y posteriormente asesinados por los militares. Las víctimas son Uriel Garcia Lerma, Erik García Lerma, Marcos Alejandro Moreno, Juan Alberto Luevanos Orona y Juan Jesus Lopez Tinajero.

Te puede interesar: Familiares de desaparecidos en Nuevo Laredo temen represalias de Marinos

Los familiares señalaron directamente al coronel Miguel Ángel Ramírez Canchola, a quien responsabilizan de dar la orden de acabar con la vida de los sobrevivientes. Durante los días posteriores a los hechos circularon en redes sociales varios audios en los que, supuestamente, se escucha al militar ordenar las ejecuciones de los heridos. 

Los hechos tuvieron lugar el pasado 14 de agosto en la colonia Nueva Era, una zona cercana al aeropuerto internacional de Nuevo Laredo. Allí se produjo una persecución entre los elementos de Sedena y civiles armados que viajaban en una camioneta. Testigos presentados por el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo aseguraron haber visto la persecución y cómo las víctimas estaban vivas en el momento en el que llegaron los militares. “Estaban vivos. los militares los hincaron, les quitaron las armas y los comenzaron a matar”, dijo una mujer en un video filmado por el comité.“Los militares vinieron a mi casa, me amenazaron, me insultaron para que no hablara sobre estos hechos, pero yo no me voy a quedar callada y voy a decir lo que pasó y a mí no  me van a ver la cara de mensa”, añadió. “Los muchachos ya se habían rendido, no llevaban ni armas”, declaró otro hombre que presenció los hechos y cuyo testimonio también fue aportado por la organización de defensa de los derechos humanos.. 

Al parecer, los civiles armados chocaron la camioneta en la que viajaban y fueron capturados por los uniformados, que acabaron con la vida de todos ellos. Todos los testimonios coinciden en una misma versión: los jóvenes fueron perseguidos y atrapados por elementos militares. Posteriormente les obligaron a hincarse de rodillas y les dieron un tiro de gracia. 

“Quiero justicia. Dicen que los mataron en lugar de detenerlos, yo hubiera preferido que lo hubieran detenido a que lo hubieran matado, ya que él era trabajador”, declaró María Guadalupe Tijanero Uribe, abuela de Juan Jesús López Tinajero. 

Tras las denuncias presentadas por los familiares, la FGR abrió la carpeta FED/TAMP/NVO.LAR/0001719/2021 que busca esclarecer lo ocurrido. 

Lee más: El caso de Alejandro Baca: 10 años de desapariciones e impunidad en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo

Animal Político quiso conocer la versión de Sedena y consultó a FGR por el avance de las investigaciones, pero al cierre de la edición no había recibido respuesta. 

No es la primera ocasión en la que se registran denuncias por ejecuciones extrajudiciales en Nuevo Laredo. En lo que llevamos de año, el comité de Derechos Humanos tiene documentados al menos diez casos de asesinato a manos del ejército. Esta es la primera ocasión en la que se documenta que las víctimas eran civiles armados. Habitualmente, la Sedena ofrece una compensación económica a las familias de las víctimas para evitar que ellos presenten denuncias. Ahora, sin embargo, no hay constancia de que el Ejército haya contactado a los allegados de los fallecidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lula y Bolsonaro se enfrentarán en segunda vuelta en Brasil tras una votación cerrada

La mayor democracia de América Latina elegirá en segunda vuelta a su próximo presidente después de que ningún candidato consiguiera este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.
3 de octubre, 2022
Comparte

Brasil, la mayor democracia de América Latina, elegirá a su próximo presidente en segunda vuelta después de que ningún candidato alcanzara este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.

En una votación más ajustada de lo que pronosticaban las encuestas y con más de 99% de los sufragios contabilizados, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva logró el 48.33% de los votos, frente al 43.28% del actual presidente brasileño de ultraderecha, Jair Bolsonaro.

En tercera posición se ubicó Simone Tebet, con el 4.17% de los sufragios, seguida de Ciro Gomes, con el 3.05%.

En esta jornada electoral, que ha trascurrido sin graves incidentes y con largas filas en los centros de votación, 156 millones de brasileños estaban llamados a las urnas. Además del presidente, también se elegía a los representantes de la Cámara de Diputados, a un tercio del Senado, a los gobernadores de los 26 estados y del Distrito Federal, y todos los parlamentos estatales.

Observadores electorales internacionales dijeron a BBC que esta votación fue “justa y transparente”, pese a las afirmaciones de Bolsonaro de que podría haber fraude.

También señalaron que el buen desempeño de Bolsonaro, que superó los pronósticos de las encuestas, desafía su afirmación infundada de que hay “una máquina de fraude” dentro del tribunal electoral.

Las últimas encuestas colocaban a Lula como líder en las intenciones de voto, con una ventaja de entre seis y 14 puntos sobre Bolsonaro. Algunas dejaban incluso abierta la posibilidad de que ganara la presidencia en esta primera vuelta.

La segunda vuelta entre Lula y Bolsonaro se celebrará en cuatro semanas, el domingo 30 de octubre.

Quien obtenga más votos en esa votación será declarado presidente electo. El nuevo presidente prestará juramento el 1 de enero de 2023.

Bolsonaro llega a la segunda vuelta con una tarea inédita en la historia electoral brasileña: superar al vencedor de la primera vuelta para ganar las elecciones.

Entre los desafíos que enfrenta el actual presidente brasileño están la ventaja numérica de Lula en la primera vuelta, el alto rechazo del electorado, el bajo potencial para atraer votantes de otros candidatos, un presupuesto de campaña restringido y una lenta recuperación de la economía.

Lee: Elecciones en Brasil: 3 claves para entender el áspero duelo entre Bolsonaro y Lula da Silva

Brasil

Getty Images
Se registraron lasrgas filas en los centros de votación.

Una prórroga

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta, Lula compareció en público para hacer balance de la votación.

“Ayer, en la conferencia de prensa, les dije que en todas las elecciones a las que me presento quiero ganar en la primera vuelta, pero no siempre es posible”, dijo el cantidato del PT, quien puede regresar a la presidencia de Brasil tras haber pasado 580 días en prisión, antes de que sus condenas por corrupción fueran anuladas por la justicia.

Lula también afirmó que pasar a la segunda vuelta “es solo una prórroga” y aseguró que ganará las elecciones.

“Durante toda esta campaña íbamos adelante en las encuestas de opinión pública, de todos los institutos, y yo siempre pensé que íbamos a ganar estas elecciones y les quiero decir que vamos a ganar estas elecciones. Es tan solo una prórroga”, dijo.

Lula Da Silva

Reuters

Bolsonaro, al votar este domingo en Vila Militar, Río de Janeiro, volvió a poner en duda la seguridad de las urnas electrónicas y se negó a responder si reconocería los resultados del Tribunal Superior Electoral en caso de ser derrotado.

“Tanta gente en la calle apoyándonos, lamentablemente no lo vieron en la prensa. Es parte de las reglas del juego. Lo que cuenta es Datapueblo (an alusión a la encuesta de Datafolha, que lo situaba 14 puntos por detrás de Lula). ¿Elecciones limpias? No hay problema. Que gane el mejor”, aseguró el mandatario.

Como hizo este domingo, en las semanas previas a las elecciones, Bolsonaro puso en duda el sistema de votación, alegando, sin proporcionar pruebas, que es susceptible al fraude.

La autoridad electoral ha desestimado las acusaciones como “falsas y deshonestas”.

Jair Bolsonaro

EPA

“El bien contra el mal”

Durante la campaña, Bolsonaro planteó los comicios como “una lucha del bien contra el mal”, se presentó como garante de los valores conservadores y cristianos, y se refirió a Lula como un “ladrón” que puede llevar a Brasil hacia un socialismo como el de Venezuela.

Lula, por su parte, ha buscado ampliar su base electoral con acuerdos como el que alcanzó con su candidato a vicepresidente, Geraldo Alckmin, un exrival suyo de centroderecha al que derrotó en 2006.

El líder izquierdista tampoco rehuyó de la confrontación directa con Bolsonaro, a quien calificó de “genocida” por su respuesta a la pandemia de COVID-19, y sostuvo que en las elecciones se juega “la democracia contra el fascismo”.

Las mayores preocupaciones de los brasileños pasan por temas económicos como el desempleo o la inflación, así como por la salud, según distintos sondeos.

Un hombre en Brasil muestra un plato que tiene escrita la palabra "hambre" en portugués.

Reuters
La el hambre y la inseguridad alimentaria moderada afectan a tres de cada 10 brasileños.

Esta elección será la primera en Brasil luego de la pandemia que golpeó al país y dejó más de 685 mil muertes mientras Bolsonaro comparaba el COVID-19 con una “gripecita” y se mostraba escéptico sobre las vacunas para combatirlo.

La economía brasileña entró en recesión en 2021 y, si bien volvió a crecer desde hace casi un año y la tasa de desempleo cayó a 9.1% en julio, la mejora está lejos de ser percibida por la población en general.

El 15% de brasileños (unos 33 millones de personas) pasa hambre y más de la mitad de la población (125 millones de personas) padece en algún grado de inseguridad alimentaria, de acuerdo a un estudio de la red Penssan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=S5Lkm_l-47M&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.