‘Es racista e ilegal’: ONG de EU rechazan colaborar en Quédate en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

‘Es racista e ilegal’: organizaciones de EU rechazan colaborar en programa Quédate en México

México pidió garantías sobre apoyo legal a solicitantes de asilo devueltos y que los procesos no se alarguen más de seis meses, según documento de EU.
Cuartoscuro
Comparte

Organizaciones que prestan asistencia legal a migrantes en EU advirtieron al gobierno de Joe Biden que no colaborarán con la reimplementación de “Quédate en México”, el programa que obliga a los solicitantes de asilo de Centroamérica a esperar al sur del Río Bravo su cita con el juez.

El plan fue puesto en marcha por el expresidente Donald Trump en enero de 2019 y suspendido dos años después. Ahora, la decisión de un juez obliga al actual gobierno de EU a reactivarlo, aunque para ello necesita alcanzar un acuerdo con México.

Lee: EU prevé reactivar en noviembre la política migratoria ‘Quédate en México’

Andrés Manuel López Obrador ha transmitido a EU varias condiciones para aceptar la llegada de solicitantes de refugio, entre las que se encuentran la garantía de asistencia legal y que las estancias en México no se alarguen por más de seis meses.

“No hay forma que haga que este programa sea seguro, humano o legal. Ninguna medida de participación de la sociedad civil mitigará los daños de este programa horrible, racista e ilegal. Nos negamos a ser cómplices de un programa que facilita la violación, tortura, muerte y separaciones familiares de personas que buscan protección comprometiéndonos a brindar servicios legales”, dice la carta, dirigida al presidente Biden; la vicepresidenta Kamala Harris; el secretario de Estado, Alejandro Mayorkas; y el fiscal general Merrick B. Garland.

El documento advierte que activistas y abogados fueron también puestos en peligro al ayudar a solicitantes de asilo retornados a México o a migrantes devueltos mediante el Título 42, la orden ejecutiva que permite las expulsiones exprés.

“El amplio control territorial de los cárteles y la complicidad de los agentes del gobierno mexicano en ataques violentos y secuestros contra solicitantes de asilo y migrantes vulnerables deja en claro que el gobierno de los Estados Unidos no puede volver a implementar el MPP sin someter a las personas vulnerables a una violencia generalizada”, dice la carta, que recuerda que solo durante los meses que Biden lleva en el gobierno se han reportado al menos 6 mil 356 denuncias por “secuestro, violación, tortura y otros ataques contra migrantes”.

Lee: “Quédate en México” es una amenaza al sistema de asilo”: ONU

La negociación que México niega

El rechazo de las organizaciones de EU a colaborar con la reimplementación de “Quédate en México” va más allá de una posición retórica. El jueves se hizo público el segundo reporte del gobierno de Biden al juzgado de Texas que le obliga a reactivar el programa. En él, la Casa Blanca enumera las peticiones realizadas por México para aceptar a los centroamericanos: garantía de que los casos se resuelvan en seis meses, que los solicitantes de asilo reciban información “oportuna y precisa”, “mejor acceso a un abogado”, mejor coordinación en las horas y lugares de retorno y protección para evitar la expulsión de población especialmente vulnerable.

Ese mismo jueves, México anunció que había expresado a EU su preocupación sobre algunos aspectos del MPP como el “respeto al debido proceso, garantía de certidumbre jurídica y acceso a asesoría legal, así como sobre la integridad y seguridad de las personas migrantes”.

Aunque parezca que ambos gobiernos dicen lo mismo, no es así. México siempre ha asegurado que el MPP es una política unilateral de Washington a la que no puede oponerse, mientras que los documentos que presenta el gobierno de EU a la Corte señalan que el presidente López Obrador tuvo que dar su visto bueno tanto en 2019 como ahora para la llegada de solicitantes de asilo.

Para cumplir con los requisitos de celeridad en el proceso y acceso a apoyo legal, EU trató de buscar la ayuda de organizaciones que trabajan con migrantes en la frontera. El sábado, varias de ellas mostraron su rechazo a la reactivación de “Quédate en México” durante una reunión con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés). Tras expresar su negativa a reactivar el protocolo, todas abandonaron el encuentro y advirtieron que no seguirán manteniendo conversaciones hasta que el gobierno de Biden dé marcha atrás.

Reapertura de fronteras

“Piden a las organizaciones de la sociedad civil que hagamos lo posible para crear sistemas que faciliten la reactivación del MPP”, se quejó Luis Guerra, defensor de migrantes e integrante de la organización Catholic Legal Inmigration Network (Clinic).

“Nuestra labor es ayudar a la comunidad migrante y lo vamos a seguir haciendo”, dijo en entrevista con Animal Político. Pero recordó que México ha pedido que los solicitantes de asilo tengan acceso a representación legal y que los procesos acaben en seis meses. “Son dos cosas que no creemos que sea posible”, dijo.

En opinión del activista “no hay una forma en la que este protocolo pueda ser humanitario o seguro” para los solicitantes de asilo.

Los anuncios de la reactivación del MPP, que según EU comenzará a mediados de noviembre en Brownsville y Laredo, vienen acompañados de otros anuncios que no pueden analizarse de modo independiente. La semana pasada, el canciller Marcelo Ebrard anunció la reapertura de la frontera con EU para todos aquellos que tengan el esquema completo de vacunación contra COVID-19, y este lunes 18, el enviado John Kerry anunció el apoyo de Washington al plan de López Obrador para extender Sembrando Vida a Centroamérica en un acto celebrado en Palenque, Chiapas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Medio ambiente: ¿cuál es el veredicto de los científicos sobre lo acordado para frenar el cambio climático?

Científicos consultados por la BBC temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y recuerdan que "ya estamos en un nivel peligroso de calentamiento global".
18 de noviembre, 2021
Comparte

Los científicos y los principales expertos sobre el clima expresaron preocupación por los resultados de la COP26, la cumbre sobre el cambio climático que tuvo lugar este mes en Glasgow.

Expertos consultados por la BBC elogiaron que los países hayan acordado reunirse nuevamente el próximo año para prometer recortes de emisiones más profundos.

También dieron la bienvenida a los acuerdos sobre bosques, innovación y las reducciones de las emisiones de metano provenientes de la extracción de combustibles fósiles y la ganadería.

Pero los científicos temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y aseguran que la meta de contener el aumento de temperatura a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales es poco ambiciosa.

Los expertos destacan que la temperatura del planeta aumentó hasta ahora 1,1 ° C en promedio, y solo ese incremento ya ha puesto al mundo en un estado de calentamiento peligroso, con temperaturas récord, incendios forestales, inundaciones y sequías.

El profesor David King, exasesor principal del gobierno británico en temas científicos, me dijo: “Por supuesto, el calentamiento global ya está en un nivel peligroso. Las temperaturas en el verano en las regiones polares fueron de 32 °C. Los bosques estaban en llamas”.

“Incluso si recortamos las emisiones por completo, todavía estaríamos en un lugar difícil debido a la cantidad de gases de efecto invernadero que ya hay en la atmósfera”.

Un mensaje similar es expresado por Piers Forster, autor principal del informe de agosto del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés).

La gente ya está muriendo y las especies se están extinguiendo con las temperaturas actuales“, afirmó Forster. “Ya estaremos atrapados en un aumento del nivel del mar durante los próximos siglos”.

“1.5 °C se ha convertido en el talismán de lo más seguro que podemos esperar para este siglo. Pero cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que no existe un límite seguro (para las emisiones)”, agregó Forster.

Planta emitiendo CO2

Getty Images
China e India presionaron para cambiar el compromiso de “eliminar gradualmente” las plantas a carbón por el de “reducir gradualmente”.

Los científicos que contactamos aprecian que la COP haya ofrecido algunas soluciones prácticas.

Es un alivio que, después de 22 COP anteriores, por fin se haga referencia a la necesidad de eliminar gradualmente los combustibles fósiles, aunque hay consternación de que India y China debilitaran el texto del compromiso sobre el carbón en el último minuto. Y hay temores generalizados de que los políticos no cumplan sus promesas.

La profesora Gail Whiteman, fundadora de Arctic Basecamp, un grupo de científicos expertos en el Ártico, dijo que la cumbre había producido “resultados mixtos”.

“Hay muchas promesas bastante buenas sobre la mesa, pero ¿habrá suficiente acción? No lo sé. Estoy preocupada”, señaló Whiteman.

Y el profesor Tim Lenton, del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, afirmó: “En el lado positivo, la coalición de la sociedad civil, las empresas, las finanzas, las ONGs y otros en torno a la COP26 está comenzando a impulsar un progreso real”.

“Pero todavía nos dirigimos hacia más de 2 °C de calentamiento global, y esto corre el riesgo de desencadenar múltiples puntos de inflexión climáticos (puntos a partir de los cuales un sistema comienza a comportarse de una manera completamente diferente y sin retorno a las condiciones iniciales)”.

Todavía estamos en una crisis climática“, enfatizó Lenton.

“Todos necesitamos persuadir a nuestros líderes políticos para que se unan a nosotros en una gran transformación”, agregó.

“El proceso de política internacional avanza más lento que los cambios en el sistema climático”.

Frans Timmermans mostrando la foto de su nieto en la COP

Reuters
Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea, mostró la foto de su nieto al hablar en la COP: “Si fallamos, él deberá pelear con otras personas por agua y comida. Esto es personal, no es un tema de política”.

Es esa brecha, entre la política, la acción y la ciencia, lo que alarma a los expertos en el clima.

Reino Unido, por ejemplo, es reconocido como un líder mundial en temas ambientales, y estableció un objetivo nacional de lograr el cero neto de emisiones para 2050.

Pero el gobierno británico ha fracasado sistemáticamente en alcanzar sus objetivos previos sobre el cambio climático. Y si bien es alabado por políticas como la eliminación gradual de los automóviles convencionales, no ha introducido cambios significativos para reducir las emisiones a nivel de los hogares, con mejores materiales aislantes y sistemas de calefacción más eficientes.

El gobierno británico quiere además aumentar el número de vuelos en contra de la recomendación de sus propios asesores, está permitiendo un nuevo campo de explotación de petróleo cerca de las Islas Shetland, en el Atlántico Norte, e impulsa el polémico proyecto HS2, que prevé la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad que unirá a Londres con varias ciudades a lo largo de más de 500 kms.

Para asombro de los científicos, el ministro de Economía Rishi Sunak no mencionó el cambio climático al anunciar un nuevo presupueto en vísperas de la COP26.

¿Demasiado poco y demasiado tarde?

El primer ministro británico Boris Johnson, mientras tanto, continúa insistiendo en que los recortes de emisiones se pueden lograr solo a través de innovaciones en tecnología, con poco o ningún cambio en el comportamiento de las personas.

Esto va en contra del propio Comité Asesor de Cambio Climático del gobierno británico, que insiste en que los objetivos de recorte de emisiones para 2030 no se pueden alcanzar sin una combinación de ambos factores.

John Kerry en la cumbre de cambio climático rodeado de otros miembros de su delegación

PA Media
John Kerry, en el centro de la foto, dijo que el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C.

Hay similares “enredos” a nivel de políticas en Estados Unidos. El presidente Joe Biden sigue intentando que sus medidas ambientales sean aprobadas por el Congreso.

Y su programa de infraestructura de un billón de dólares para carreteras, puentes, aeropuertos y puertos generará muchos millones de toneladas de gases de invernadero, ya que requerirá producir grandes cantidades de hormigón y acero. Las nuevas infraestructuras permitirán, además, más tráfico en el futuro.

Biden lideró el pacto para reducir las emisiones de metano en la COP26, pero no igualó la promesa de Johnson sobre los automóviles convencionales. Y los estadounidenses todavía siguen comprando enormes autos todoterreno.

El enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, estima que si las naciones realmente concentran sus esfuerzos en lograrlo, el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C. Pero los científicos afirman que esa meta equivale a “demasiado poco, demasiado tarde”.

El profesor Richard Betts, del Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido, me dijo: “Aún podríamos evitar mayores impactos del cambio climático con mayor ambición“.

“Pero hasta que dejemos de acumular dióxido de carbono en la atmósfera seguiremos calentando el clima y causando riesgos e impactos cada vez más graves”.

Ed Hawkins, profesor de ciencia del clima en la Universidad de Reading, advirtió: “Hay una pendiente, en la que ya nos estamos deslizando. Cuanto antes dejemos de deslizarnos, a través de reducciones profundas, sostenidas e inmediatas de las emisiones de gases de efecto invernadero, menos graves serán las consecuencias “.

Manifestantes en Londres con un cartel que dice "mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando".

Getty Images
Manifestantes durante la COP26. El cartel dice: “Mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando”.

Un cuestionamiento aún más grande proviene de Julian Allwood, profesor de ingeniería y medio ambiente en la Universidad de Cambridge.

Allwood me dijo que las soluciones que se discutieron en Glasgow dependen de lograr cantidades poco realistas de electricidad limpia, mecanismos de captura de carbono y quema de biomasa.

“Si se comparan esas cantidades con lo que está disponible hoy, aún teniendo en cuenta cualquier tasa de crecimiento plausible, no hay posibilidad de llegar a esas magnitudes esperadas”.

“Por lo tanto, necesitamos un conjunto diferente de políticas, como por ejemplo disminuir a la mitad el consumo de electricidad. Debemos además reducir los vuelos, el transporte, la producción de cemento y el número de ganado rumiante porque no hay forma de lidiar con ellos”.

Es un mensaje poco agradable para los políticos que quieren estabilizar el clima introduciendo apenas retoques menores a la política de “todo sigue igual”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/user/bbcmundo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.