Vicente Suástegui: dos detenidos por su desaparición, pero ninguna pista
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tlachinollan

A dos meses de la desaparición del activista Vicente Suástegui, hay dos detenidos pero ninguna pista

Un expolicía y un comandante de la UPOEG están entre los sospechosos por la desaparición de Vicente Suástegui, según denuncian la familia y organizaciones sociales.
Tlachinollan
Comparte

Dos meses después de su secuestro a manos de hombres armados, no hay rastro de Vicente Suastegui, de 37 años. El activista medioambiental, integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), fue capturado por hombres armados en la colonia Renacimiento de Acapulco, Guerrero, el 5 de agosto y desde entonces no hay noticias. Actualmente hay dos sospechosos vinculados a proceso y otras cuatro órdenes de aprehensión pendientes de ser ejecutadas. Además, se han desarrollado diversas jornadas de búsqueda, sin éxito. “Ya están identificadas las personas. Se ha ubicado donde están estas personas. Lamentablemente la inacción en cuanto a órdenes de aprehensión forma parte de la complicidad de las instituciones”, dijo Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan. 

Hasta el momento hay dos detenidos que ya han sido vinculados a proceso, según explicó el abogado Rogelio Telis García. Se trata de Juan Carlos “N”, alias El Brillo, y Felipe “N”, alias La Yegua. También hay órdenes de aprehensión contra un expolicía ministerial, Baltasar Cardona Clavel, y un comandante de la UPOEG (Unión de Pueblos y Organizaciones Estatales de Guerrero), Pedro Santos Pinos, así como contra Jorge Eduardo García Ramírez, alias El Junior y José Luis Carrera Vázquez, alias El Galleta. 

“No entendemos por qué se han ejecutado las órdenes”, se queja Telis García.

Animal Político consultó con la Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero pero al cierre de la edición no había recibido respuesta. 

Te puede interesar: Asesinan a 141 activistas y periodistas en lo que va del gobierno de AMLO

La historia de esta desaparición es la síntesis de muchos de los conflictos enquistados en Guerrero. Vicente Suástegui fue integrante del Cecop y uno de los principales opositores a la presa La Parota desde principios de este siglo. Su hermano Marco Antonio era vocero de la misma organización y entre 2014 y 2015 estuvo en prisión acusado de un robo que él siempre negó haber perpetrado. De hecho, las organizaciones sociales que acompañan a los comunitarios siempre consideraron que se trataba de un castigo por su activismo social. 

Tras años de activismo, Vicente Suástegui se trasladó al Acapulco rural para vivir con su familia alejado de las tensiones de los últimos años. Atrás quedaba, por ejemplo, su detención, junto a su hermano, tras los enfrentamientos entre policías comunitarios, civiles armados y policías estatales ocurridos el 7 de enero de 2018 en La Concepción. Ahora su vida iba a dedicarse al taxi. Sin embargo, no logró la tranquilidad que buscaba con su desplazamiento interno. 

Desde que abandonó su comunidad en 2019 hasta su desaparición en el mes de agosto, Suástegui fue hostigado por miembros de la UPOEG, que le acusaban de no dejar ser revisado en los controles. Además, la policía estatal y la Marina le realizaron cateos tras acusarlo de vender droga, algo que nunca llegó ante un juez.

El 5 de agosto Suástegui estaba manejando su taxi cuando fue capturado por hombres armados. Según la versión que aparece en la carpeta de investigación, hay testimonios de un forcejeo y de que sonó un disparo. 

Organizaciones apoyan a la familia 

“Esto no es un hecho aislado, es debido a las actividades que realiza en las últimas dos décadas, defendiendo bienes naturales”, dijo su hermano Marco Antonio en conferencia de prensa. Junto a él se encontraban organizaciones de Derechos Humanos como Tlachinollan, Fundar o la Red TDT Todos los Derechos para Todos.

La hipótesis que barajan los investigadores es que integrantes de la delincuencia lo capturaron para entregarlo al comandante de la UPOEG cuya captura se ha solicitado. 

“Días antes del 5 de agosto, una persona llamada Jorge Eduardo Gracia Ramirez, el Junior, manda citar a Valenzuela, El Balda y el Yegua, tienen que levantar a tres personas, entre las que está Vicente, a las que acusan de venta de drogas o ir de chapulines”, dijo el abogado Telis García. Según esta misma declaración, la víctima habría sido entregada a Santos Pinos, conocido como Comandante Pino, que habría acabado con la vida de Suástegui y lo habría enterrado a 300 metros de Metlapil, en una zona conocida como El deshuesadero. Aunque esto último el testigo dijo no tener constancia directa. 

A pesar de que las órdenes de aprehensión están firmadas todavía no se han producido las cuatro capturas pendientes. “Más de 80 personas están reportadas como desaparecidas ante la FGE recientemente”, dijo Barrera, quien denunció que “no hay investigaciones que pudieran contener la avalancha delincuencial”. “Hay actores armados que están interviniendo y no hay acción que los ponga en orden”, dijo. 

“Vicente es un defensor de derechos humanos, de campesinos, tiene que aparecer con vida”, dijo Marco Antonio, su hermano, quien consideró que los últimos 60 días han sido “de mucho sufrimiento”. “Estamos viviendo el infierno mismo”, afirmó. 

Guerrero tiene registradas 3 mil 613 personas desaparecidas según el registro de la Comisión Nacional de Búsqueda. Recientemente se cumplieron siete años de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa. Este mes también se cumplen dos años de la desaparición y posterior asesinato de Arnulfo Cerón Soriano. 

La familia de Suástegui teme que la falta de acción de las autoridades lleve al caso a convertirse en un nuevo ejemplo de impunidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: qué es la 'COVID incidental' y qué pistas nos da sobre la ola de ómicron

"COVID incidental" es el término que están usando miembros del personal de salud y científicos en Reino Unido para designar a los casos que acuden al hospital por una dolencia distinta, pero una vez allí, descubren que también son portadores del virus.
4 de enero, 2022
Comparte

Mientras la ola de ómicron rompe récords de contagios por el mundo, la comunidad científica se apresura a comprender el impacto real de esta última variante de coronavirus.

La evidencia reunida hasta la fecha apuntan a dos cuestiones claras.

La primera, que gracias a la protección de las vacunas, la inmunidad natural y los cambios en el virus, ómicron parece ser menos severa que sus predecesoras.

La segunda, que se transmite tan rápido que su avance sigue siendo un desafío para la salud pública y la recuperación económica.

Reino Unido, debido a su alto número de contagios, su extenso programa de pruebas diagnósticas y capacidad de secuenciación del virus, nos ofrece pistas rápidas y fiables sobre el comportamiento de ómicron.

Y una de las características de esta ola en este país parece ser el peso de los llamados casos de “COVID incidental”, un fenómeno que podría cambiar la forma en que medimos el impacto real de la pandemia.

Pero ¿en qué consisten estos casos?

COVID como causa secundaria

“COVID incidental” es el término que están usando miembros del personal de salud y científicos en Reino Unido para designar los casos de aquellos que acuden al hospital por una dolencia distinta a la provocada por el coronavirus pero que, una vez allí, descubren que también son portadores del virus.

Sala de hospital en Reino Unido.

Getty Images
Cientificos en Reino Unido llaman covid incidental a aquellos pacientes que ingresan al hospital por otra causa que no es coronavirus pero que luego dan positivo en los tests.

Es decir, pacientes que supuestamente están en el hospital “con COVID”, pero no “por COVID”.

Ómicron se extiende tan rápido que un considerable porcentaje de la población, asintomática o no, tiene el virus sin saberlo. Así que es probable que acuda al hospital, por ejemplo, por apendicitis, y que una vez internada dé positivo por coronavirus. En otros casos es posible que se infecten en el propio hospital.

Estos positivos son incluidos igualmente en las cifras diarias de contagios y hospitalizados con el virus.

Datos de la pasada semana sugieren que un tercio de los admitidos en los hospitales de Inglaterra estaban en esta posición.

Esto, debaten políticos y científicos, podría estar ofreciendo una imagen distorsionada del impacto de esta ola.

Pero ¿se trata de una buena o mala noticia? ¿Significa que estamos sobrevalorando la capacidad de infección de esta nueva variante?

Tests positivos alrededor de un teléfono.

Getty Images
Por su amplio programa de pruebas diagnósticas y secuenciación genética, Reino Unido nos ofrece pistas rápidas y fiables sobre el comportamiento de ómicron.

Es pronto para sacar conclusiones y los expertos esperan que con el paso de las semanas el panorama será más claro.

Además, la situación puede variar por países debido a diferencias demográficas y epidemiológicas.

Debate acrecentando

Chris Hopson, director ejecutivo de NHS Providers, la organización de membresía para los fideicomisos del servicio público de salud en Inglaterra, habló sobre el peso de los casos de COVID incidental en un hilo en Twitter a finales de diciembre.

En este advertía, entre otras cuestiones, sobre la mayor proporción de “pacientes asintomáticos admitidos al hospital por otras razones y que luego dan positivo por COVID , lo que algunos están describiendo como “COVID incidental”.

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido.

Getty Images
El gobierno de Reino Unido vigila de cerca el comportamiento de ómicron para decidir si es necesario imponer más restricciones.

Algunos recibieron esta observación como una buena noticia, como una prueba más de la menor gravedad de los casos de ómicron.

Y varios artículos publicados en la prensa británica se preguntaban si llegó el momento de cambiar la forma en la que se mide el impacto de la pandemia.

Si bien los datos muestran que a pesar del récord de contagios las hospitalizaciones por COVID aumentan a un ritmo menor que en otras olas, los expertos consultados por BBC Mundo insisten en que es muy pronto para determinar el impacto potencial de ómicron.

De momento, esta nueva variante está generando varios desafíos.

Menos neumonía, más daño autoinmune

El profesor David Strain, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter en Reino Unido, le asegura a BBC Mundo que ómicron está provocando menos casos de neumonía y que muchos de los pacientes que llegan al hospital no ingresan por COVID como causa primaria.

La neumonía es una de las complicaciones más graves tras la infección por el coronavirus y la causa final de muerte de muchos de los infectados, sobre todo ancianos y pacientes inmunodeprimidos.

Paciente con respiración asistida en un hospital de Reino Unido.

Getty Images
Son menos los ingresados por ómicron que necesitan respiración asistida que los hospitalizados en olas anteriores.

Sin embargo, “no diría que esto es precisamente una buena noticia”, apunta Strain.

La falta de protección de los no vacunados y una mayor probabilidad de reinfectarnos, aunque estemos vacunados, por esta variante conllevan otros problemas.

“Muchos pacientes, sobre todo los más jóvenes, de entre 20 y 30 años, siguen llegando muy enfermos. Son pacientes que evitan la neumonía, pero que sufren la segunda parte de la infección, la que provoca una sobrecarga de problemas inflamatorios como coágulos de sangre o edemas”, explica Strain.

Los pacientes que sufren enfermedades crónicas como la diabetes, problemas cardiovasculares o la colitis ulcerosa, por ejemplo, están más expuestos a este tipo de respuestas autoinmunes.

“Al igual que la gripe, la COVID-19 puede agravar ese tipo de dolencias médicas, así como los problemas en los pulmones, riñones y el cerebro”, le dice a BBC Mundo Julian Tang, virólogo especializado en enfermedades respiratorias por la Universidad de Leicester, también en Reino Unido.

Strain explica que son esos pacientes los que, una vez que entran al hospital, pueden también figurar como casos de COVID incidental.

Vista del Parlamento de Reino Unido.

Getty Images

“Pero aunque ingresen porque su dolencia cardiovascular se haya resentido, si tienen COVID es muy probable que esa infección sea la que haya empeorado su padecimiento previo“, dice Strain.

Como consecuencia, conlleva “una estadía más prolongada en el hospital, un aumento en los ingresos recurrentes y una mayor frecuencia de visitas ambulatorias”, agrega Tang.

En resumen, si bien los casos de COVID incidental parecen excluir complicaciones como la neumonía, estos pacientes siguen suponiendo un desafío derivado del virus tanto para individuos como para los sistemas de salud.

“Es cierto que los casos de COVID incidental no son admisiones directas y no suelen tener neumonía, pero al final son pacientes cuyas enfermedades se han deteriorado definitivamente a causa de la COVID”, explica Strain.

Hospitales comprometidos

Tang enumera otros problemas derivados de la alta tasa de contagios de ómicron y los casos de COVID incidental.

“Esta ola está provocando muchas ausencias del personal sanitario en hospitales debido que a que las vacunas y dosis de refuerzo ofrecen una protección incompleta frente a la variante ómicron”, explica Tang.

Ambulancias en Reino Unido.

Getty Images
Aunque la proporción de covid incidental sea mayor, esto sigue suponiendo una gran presión sobre el sistema sanitario.

“Si no hay suficiente personal, esto repercute de manera indirecta y empeora las perspectivas para los pacientes“, explica.

Por lo tanto, “los casos de COVID incidental siguen siendo importantes desde el punto de vista del control de infecciones y de la salud pública”, añade.

“Estamos viendo un aumento en las personas que acuden al hospital, más bajas de personal sanitario y todo ello aumenta la presión” sobre el sistema de salud, admitió Chris Hopson en una entrevista este lunes con la BBC.

Mientras, el gobierno de Reino Unido, encabezado por el primer ministro Boris Johnson, ha descartado la aplicación de más medidas restrictivas, alegando que ómicron es “claramente más leve” que otras variantes.

Sin embargo, ha reconocido que la presión sobre los servicios de salud pública será “considerable” en la próximas semanas y que sería un “disparate” pensar que la pandemia se ha acabado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ua0Aeej9Cnk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.