Crece letalidad con AMLO: Ejército mata a más de 500 en enfrentamientos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Crece letalidad con AMLO: Ejército mata en enfrentamientos a más de 500 civiles y lesiona a 89

La brecha entre civiles muertos respecto a los que son detenidos o lesionados ha crecido en comparación con sexenios pasados.
Cuartoscuro
29 de noviembre, 2021
Comparte

En la primera mitad del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador el Ejército Mexicano se enfrentó en más de 640 ocasiones con civiles armados en el país. El saldo oficial de estos choques fue de 515 presuntos agresores abatidos, por apenas 89 lesionados y 381 detenidos. Del lado de los militares 21 perdieron la vida.

Al igual que sucedía en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, los soldados siguen matando a más personas de las que lesionan o detienen. Pero la letalidad de las fuerzas armadas ha aumentado: hoy es mayor la brecha entre civiles muertos respecto a los detenidos, entre civiles muertos respecto a los heridos, así como entre civiles y militares abatidos.

De acuerdo con el Monitor de Uso de la Fuerza Letal construido por expertos y organizaciones de cinco países distintos, estos saldos superan los estándares establecidos y generan alertas sobre un posible abuso de la fuerza de los militares en México.

Te puede interesar: Presidente propone fortalecer papel de titular de la Sedena y crear una Comandancia del Ejército

Datos oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) revisados por Animal Político muestran que de enero de 2019 a agosto de 2021 se registraron 641 agresiones armadas en contra de elementos del Ejército: 242 en 2019, 260 en 2020 y 139 en lo que va de 2021.

En promedio, se trata de un nuevo enfrentamiento entre soldados y civiles armados cada 36 horas. Es una frecuencia ligeramente menor a la reportada en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, donde el promedio fue de un nuevo choque cada 30 horas, y también está por debajo de lo reportado con Felipe Calderón donde había al menos un nuevo enfrentamiento cada 24 horas.

El saldo de los enfrentamientos entre soldados y civiles ocurridos en lo que va dele gobierno de López Obrador es de 21 muertos y 179 heridos del lado del Ejército, contra 515 muertos y 89 heridos del lado de los civiles presuntamente armados. Esto sumado a 381 agresores detenidos.

Lo anterior significa que, en promedio, por cada civil herido hay seis que pierden la vida a manos del Ejército. Esto es lo que los expertos denominan “índice de letalidad” y es mayor que en el sexenio pasado, donde el registro era de cinco civiles muertos por cada uno que resultaba herido. El gobierno de Calderón sigue siendo el de la letalidad más alta con 7 muertos por cada lesionado.

Además, la cifra de civiles muertos en enfrentamientos durante el actual sexenio supera en más del 26 por ciento a la de los civiles detenidos. La brecha es aun mayor que con Peña Nieto donde los muertos superaban por 10.9 por ciento a los detenidos, o con Calderón donde la diferencia era de 18.21 por ciento.

Si se comparan los muertos de cada lado tras los enfrentamientos (lo que expertos denominan índice de proporcionalidad) se advierte que con Obrador por cada militar que pierde la vida son abatidos entre 24 y 25 presuntos agresores. Se trata de un incremento significativo respecto a los promedios de sexenios anteriores según los propios datos de la Defensa: con Peña Nieto el promedio era de 12 civiles abatidos por cada militar caído, y con Calderón 19 presuntos agresores muertos por cada civil que perdió la vida

Es decir, actualmente el Ejército mexicano abate a más civiles por cada soldado que pierde la vida.

En el gobierno de López Obrador cada enfrentamiento del Ejército deja un promedio de 0.8 civiles muertos, un nivel mayor que con Peña Nieto que fue de 0.7, pero aun inferior al promedio con Calderón que es de 1.2.

Persiste posible abuso de la fuerza

El 20 de septiembre de 2020 el presidente López Obrador presumió en una conferencia matutina que la letalidad de las fuerzas armadas en su sexenio había bajado. Y para ello mostró una gráfica en donde se aprecia que en el gobierno de Calderón había cifras mas altas de personas muertas y heridas.

En cambio, sostuvo que durante su administración era mayor la cifra detenidos y lesionados que la de civiles abatidos. “Antes los remataban (a los civiles), pero no es lo mismo ahora”, dijo.

Lo que los datos muestran, como ya se detalló, es que si bien ha bajado el número de enfrentamientos las proporciones entre muertos y detenidos o heridos siguen e incluso se han ampliado. En 2020 (año que Obrador usó de ejemplo en la conferencia) ni aun sumando los civiles heridos (44) con los detenidos (170), se alcanza la cifra de civiles muertos (233).

De acuerdo con el Monitor de Uso de la Fuerza Letal, la relación entre civiles que pierden la vida frente a civiles que resultan lesionados al enfrentarse con agentes de seguridad, es uno de los parámetros más importantes pues permiten medir la moderación y proporcionalidad con la que actúan los agentes del orden. A ello se le conoce como índice de letalidad.

Un índice de letalidad aceptable, advierte el monitor, debe ser siempre menor a uno. Dicho de otra forma: la cifra de muertos no debería rebasar a la de las personas que resultan heridas. Sin embargo, con López Obrador el índice es de 5.7, casi seis veces mayor que el aceptable.

Otro parámetro que mide el monitor es el de la relación de agentes de seguridad abatidos frente a los civiles que mueren. Se trata de una comparación que también ayuda a observar la proporcionalidad con la que se está usando la fuerza. Dada la pericia y entrenamiento que tienen las autoridades es lógico que registren menos bajas en comparación con sus contrincantes, pero a un nivel aceptable. El estándar contempla un máximo de 10 civiles muertos por cada agente caído.

En el sexenio actual el Ejército sobrepasa, y por mucho, estos promedios llegando a 25 civiles muertos por cada militar caído.

De acuerdo con la abogada y antropóloga Catalina Pérez Correa, investigadora de la División de Estudios Jurídicos del CIDE, el sobrepasar este tipo de indicadores como ocurre con el Ejército representan “alertas” que debe tomarse en cuenta para estudiar si se está presentando un abuso de la fuera letal.

Lo que ocurre en el sexenio de López Obrador, subrayan los expertos, es la reiteración de un patrón de posible abuso de la fuerza que ha venido ocurriendo desde que en 2007 se decidió movilizar al Ejército mexicano a las calles para apoyar a las policías en las tareas de seguridad y combate al crimen. 

Lee más: ‘Cuando los militares se meten la democracia peligra’: Human Rights tras respaldo del Ejército a AMLO

El balance global de 2007 a la fecha, reportado por la Sedena, arroja un registro histórico de 5 mil 134 enfrentamientos, que han dejado como saldo la muerte de 5 mil 125 civiles, cifra casi siete veces mayor que la de civiles heridos que es de 755, y también más alta que la de los detenidos que son 4 mil 242. Del lado del Ejército, los fallecidos en estos choques suman 294.

“Lo esperable es que el Ejército hiera a más personas de las que mata, porque el Ejército no está en una guerra, sino que está llevando a cabo operaciones policiacas. Pero no es así, lo que encontramos es que en los últimos diez años el Ejército ha matado a más personas de las que ha herido… y si el número de militares muertos representa apenas una fracción del número de supuestos agresores muertos, entonces el Ejército está haciendo un uso desproporcionado de la fuerza letal” señalaron los expertos del Programa de Políticas de Drogas en este artículo.

Los últimos casos

Entre el 1 de enero y el 3 de agosto de 2021 los enfrentamientos del Ejército con civiles armados dejaron un saldo de 139 civiles muertos. De mantenerse la misma tendencia en los últimos cinco meses, el año podría cerrar con una cifra que oscile entre lso 230 y 240 civiles muertos, promedio similar al de los últimos dos años.

Apenas en septiembre pasado se reportaron dos de los casos más letales en lo que va del año. Uno de ellos ocurrió en una zona serrada de Coahuila donde elementos del Ejército 

acompañados de policías estatales se enfrentaron con presuntos delincuentes en una zona serrana del estado de Coahuila. El saldo oficial del incidente fue de nueve civiles muertos, sin que se reportaran lesionados ni detenidos. 

En tanto, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, una serie de enfrentamientos entre efectivos de las fuerzas armadas con civiles que presuntamente pertenecían a un grupo del crimen organizado dejaron un total de 13 personas muertas.

Un mes más tarde se reportó un nuevo incidente, esta vez en la comunidad de Caleras en el municipio de Apaseo El Grande, Guanajuato, donde elementos de la Sedena se enfrascaron en una balacera con los ocupantes de un vehículo que presuntamente no obedeció la orden de detenerse. Tras la persecución y los disparos el saldo fue de 3 muertos, todos del lado de los civiles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El meteorito que cayó en un pueblo de Inglaterra y que ofrece nuevas pistas sobre cómo se formó el agua de la Tierra

El agua en la roca espacial representaba un 11% de su peso. Su composición era casi idéntica a la del agua que hay en la Tierra.
19 de noviembre, 2022
Comparte

Un meteorito que se estrelló el año pasado en la ciudad de Winchcombe, en Reino Unido, contenía agua que coincidía casi a la perfección con la de la Tierra.

Esto refuerza la idea de que las rocas del espacio trajeron componentes químicos clave, incluida el agua, al planeta al principio de su historia, hace miles de millones de años.

El meteorito es considerado como el más importante recuperado en Reino Unido.

Los científicos que publicaron el primer análisis detallado dicen que ha arrojado ideas fascinantes.

Más de 500 gramos de restos ennegrecidos se recogieron de los jardines y de los campos locales donde cayó, después de que una bola de fuego gigante iluminara el cielo nocturno.

Los restos desmenuzados se catalogaron cuidadosamente en el Museo de Historia Natural (NHM) de Londres y luego se prestaron a equipos de toda Europa para investigar.

Una bola de fuego cruza una noche estrellada

Getty Images
Simulación de lo que podrían haber visto en el cielo los habitantes del pueblo de Inglaterra.

El agua representaba hasta el 11% del peso del meteorito y contenía una proporción muy similar de átomos de hidrógeno al agua en la Tierra.

Algunos científicos dicen que la Tierra, en su etapa más joven, estaba tan caliente que habría expulsado gran parte de su contenido volátil, incluida el agua.

Que la Tierra tenga tanta agua hoy en día (el 70% de su superficie está cubierta por océanos) sugiere que debe haber habido una adición posterior.

Algunos dicen que esto podría provenir de un bombardeo de cometas helados, pero su química no cuadra.

Sin embargo, las condritas carbonáceas (meteoritos como el de Winchcombe) ciertamente sí.

Vista de la Tierra desde el exterior

Getty Images
El 70% de la Tierra está cubierta por agua.

El hecho de que las partes del meteorito se recuperaran menos de 12 horas después de estrellarse significa que había absorbido muy poca agua terrestre o, de hecho, cualquier contaminante.

“Todos los demás meteoritos se han visto comprometidos de alguna manera por el entorno terrestre”, dijo a BBC News el coautor del estudio, Ashley King, del NHM.

Pero el de Winchcombe es diferente por la velocidad con la que fue recogido.

“Esto significa que, cuando lo analizamos, supimos que la composición que estamos observando nos retrotrae a la composición al comienzo del Sistema Solar, hace 4 mil 600 millones de años”.

“Excluyendo la búsqueda de muestras de rocas de un asteroide con una nave espacial, no podríamos tener un espécimen más prístino”.

Ashley King

BBC
El investigador Ashley King.

Los científicos que examinaron los compuestos orgánicos del meteorito que contienen carbono y nitrógeno, incluidos sus aminoácidos, obtuvieron una imagen igualmente limpia.

Este es el tipo de química que podría haber sido la materia prima que permitió que la biología comenzara en la Tierra primitiva.

El nuevo análisis también confirma el origen del meteorito.

Trayectoria precisa

Las imágenes de la cámara de la bola de fuego han permitido a los investigadores determinar una trayectoria muy precisa.

Calculando hacia atrás, averiguaron que el meteorito vino del cinturón exterior de asteroides entre Marte y Júpiter.

El material de Winchcombe se vendió recientemente en una subasta por más de 120 veces el valor de su peso en oro.

Fragmento del meteorito

NHM
Fragmento del meteorito.

Investigaciones posteriores revelaron que se desprendió de un asteroide más grande, presumiblemente en alguna colisión.

Luego, le llevó entre 200 mil a 300 mil años llegar a la Tierra, según revela la cantidad de átomos particulares, como el neón, creados en el material del meteorito a través de la irradiación constante de partículas espaciales de alta velocidad, o rayos cósmicos.

“0.2-0.3 millones de años parece mucho tiempo, pero desde una perspectiva geológica, en realidad es muy rápido“, dijo Helena Bates, del NHM.

“Las condritas carbonáceas tienen que llegar aquí rápidamente o no sobrevivirán, porque son tan desmenuzables que simplemente se romperían”.

Winchcombe meteorite

NHM

“Más secretos”

El primer análisis de los científicos, en la edición de esta semana de la revista Science Advances, es solo una descripción general de las propiedades del meteorito de Winchcombe.

Próximamente se publicará una docena de artículos más sobre temas especializados en una edición de la revista Meteoritics & Planetary Science.

E incluso ellos no serán la última palabra.

“Los investigadores continuarán trabajando en esta muestra durante los próximos años, revelando más secretos sobre los orígenes de nuestro Sistema Solar”, dijo el coautor del estudio, Luke Daly, de la Universidad de Glasgow.

Te puede interesar: La ciencia que el planeta demanda


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.