Director interino del CIDE destituye a secretaria académica por 'rebeldía'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CIDE

Director interino del CIDE destituye a secretaria académica por 'actos de rebeldía'

La destitución se da luego de que Romero Tellaeche quiso cancelar la reunión de las Comisiones Académicas Dictaminadoras, que son las encargadas de evaluar a los profesores.
CIDE
16 de noviembre, 2021
Comparte

Mientras encabezaba la primera reunión de las Comisiones Académicas Dictaminadoras (CADIs) -que son las encargadas de evaluar el desempeño académico de los docentes y con ello aprobar su continuidad, o no, dentro de la institución-, Catherine Andrews, secretaria académica del Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE) fue destituida por el director interino José Antonio Romero Tellaeche quien acusó a la académica de incurrir en “un acto de rebeldía”.

Como cada semestre, estas reuniones deben llevarse a cabo por lo que se agendó se realizaran este martes y miércoles, sin embargo, el viernes los participantes recibieron una comunicación de Romero Tellaeche en la que pedía que no se celebraran argumentado que el CIDE se encuentra en el proceso de elección de director.

Se trató, explicaron los académicos, de una decisión unilateral que no está fundamentada pues el hecho de que se esté en proceso electivo de un nuevo director no contraviene que el CIDE siga operando, pues para ello se nombró a un director interino, así que atendiendo a la legislación interna del centro educativo no se cancelaron las CADIs, lo que resultó que minutos después de haber iniciado, se emitiera un oficio destituyendo a la secretaria académica del CIDE, la segunda de abordo dentro del centro de investigación.

“Le informo que tengo a bien removerla de sus funciones como secretaria académica en este centro público de investigación con efectos inmediatos a partir de su notificación.

“En consecuencia, tiene usted impedimento legal para ejercer las funciones inherentes al cargo que venía desempeñando, por lo que deberá abstenerse a ejercitar cualquier acto derivado de esa función, so pena de incurrir en responsabilidad administrativa e incluso, de carácter penal”, se lee en el oficio que Romero Tellaeche firmó y del cual Animal Político tiene copia.

De acuerdo con un comunicado que Andrews socializó con sus colegas, el director interino del CIDE la cesó por haber mantenido la convocatoria a las reunión de evaluación aún cuando él había instruido que no se celebraran aunque esto violentaba la normatividad del centro de investigación. Una acción que acusó Romero Tellaeche constituía “un acto de rebeldía”.

Desde agosto, cuando fue nombrado director interino del CIDE tras la renuncia de Sergio López Ayllón al cargo, esta es la segunda remoción que Romero Tellaeche realiza. El pasado 5 de octubre, Alejandro Madrazo, quien se desempeñaba como director regional del CIDE Región Centro fue separado de su cargo debido a “pérdida de confianza”.

“Es un acto arbitrario”

“Me queda claro que no he incurrido en ningún ‘acto de rebeldía’ sino que he sido destituida por insistir en que el proceso de evaluación del profesorado investigador y asociado se realice conforme al EPA (Estatuto de Personal Académico) y al Reglamento de la CADI. Es decir, por insistir en el cumplimiento de las normas y estatutos que regulan las tareas y obligaciones de la Secretaría Académica”, señaló Catherine Andrews en un comunicado que envió a los profesores del CIDE tras ser notificada de su destitución.

En el documento, la académica explica paso a paso cómo se dieron los hechos desde la convocatoria a las reuniones de evaluación de los profesores, la confirmación del director interino del CIDE para asistir a las mismas y su comunicación vía electrónica -el viernes cerca de las 9 de la noche- para solicitar se cancelaran las evaluaciones.

Según explica, el 9 de noviembre Romero Tellaeche le indicó que preferiría suspender las CADIs hasta que hubiera nombramiento o ratificación del titular de la Dirección General, por lo cual, a través de la directora de Evaluación Académica, se consultó al director de Asuntos Jurídicos del CIDE para conocer si se podía atender la solicitud hecha sin que se incurriera en una falta.

“El miércoles 10 de noviembre la directora de Evaluación Académica informó al dr. Romero Tellaeche que, de acuerdo con la indicación del abogado del CIDE, ni él como Director General Interino, ni yo como Secretaria Académica ni la Directora de Evaluación Académica tenemos atribuciones para suspender o posponer las reuniones de las CADIs. El Estatuto de Personal Académico no contempla esta facultad”, expone Andrews.

Como respuesta, ese mismo día, Romero Tellaeche confirmó que asistiría a las reuniones de evaluación, sin embargo, dos días después, el 12 de noviembre a las 8:50 de la noche, mandó un nuevo correo a los directores de divisiones y demás integrantes en que anunciaba la suspensión de las reuniones. “Esta comunicación se hizo sin número de oficio y en horario inhábil”, subrayó la académica.

Hoy, hacia las 7:45 horas y previo a dar inicio con las evaluaciones se contestó el mail en el que se volvía a informar que el Director General no tiene facultades para suspenderlas unilateralmente, por consiguiente, acatar su instrucción constituiría un incumplimiento de las tareas de la Secretaría Académica. Una vez enviada la respuesta se dio inicio a la reunión en la que esperaron 15 minutos a que Romero Tellaeche se uniera a sesión virtual.

A las 8:30 un nuevo correo electrónico llegó en el que el director interino afirmaba que la realización de la CADI constituía “un acto de rebeldía”, por lo que solicitaba a los integrantes no participar. Después de casi dos horas de discusión se decidió por unanimidad entrar en receso hasta las 19:00 horas de este martes.

Minutos después, Catherine Andrews, aún secretaria académica del CIDE recibió, de manos del Director de Asuntos Jurídicos del centro de investigación, el oficio en el que se le informaba que había sido destituida del cargo.

“Lamento mucho que las acciones del Director General Interino interrumpan el proceso estatutario de evaluación del profesorado del CIDE. Sobra decir que se trata de un acto arbitrario que le lleva a incumplir con sus obligaciones como Director General Interino”, concluyó la académica.

Incertidumbre

Tras la remoción de la secretaria académica del CIDE, profesores consultados por Animal Político rechazaron el actuar del director interino y expresaron su preocupación por la parálisis institucional que está viviendo el centro de investigación.

“Es una irresponsabilidad mayúscula porque la función del director interino es precisamente garantizar la continuidad de las labores de la institución; para eso existe la figura de director interino, para que ante la renuncia la institución no se paralice. El director interino, sin embargo, sostuvo por escrito lo contrario: que él no quiere cumplir con sus funciones, que no quiere cumplir con su obligación de garantizar el funcionamiento del CIDE. Y no solo no las quiere cumplir, sino que ahora destituye a otros funcionarios que sí cumplieron con sus responsabilidades. Este tipo de decisiones son realmente de una irracionalidad e irresponsabilidad realmente preocupante”, expuso Javier Martín Reyes.

Estas decisiones autoritarias, explicó otro académico que pidió no publicar su nombre, tiene consecuencias graves pues la lógica de esta decisión es impedir que se lleven a cabo las evaluaciones del profesorado lo que afecta su estatus laboral en la institución.

“Un poco la lógica -la jugada- muy evidente para quienes conozcan estas cosas, es posponerlas hasta nuevo aviso de modo tal que Romero Tellaeche pueda contar con una integración favorable para purgar a la institución”, sostuvo el profesor.

Con él coincidió otra maestra, quien también pidió resguardar su nombre, y quien alertó que estas decisiones tienen como objetivo hacer una limpia en el CIDE para traer perfiles afines al director interino quien compite para ser ratificado y ser el próximo director general de este centro de investigación.

“Nos preocupa esto porque detrás hay una intención eventual de reemplazar a los actuales profesores y sumar a personajes más afines a las ideas del director, lo cual es preocupante porque uno llega ahí por méritos, no por afinidad ideológica con el director. Eso es muy preocupante”, dijo.

A más tardar el próximo 29 de noviembre se deberá nombrar al nuevo director del CIDE.

Será la ratificación José Antonio Romero Tellaeche o bien, el nombramiento de Vidal Llerenas, ex alcalde de Azcapotzalco, los dos únicos postulantes que cumplieron con los requisitos.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: dejan cadáveres y cementerio de tanques en Bucha tras la retirada de tropas rusas

Un equipo periodístico de la BBC registra la total destrucción en la localidad de Bucha.
4 de abril, 2022
Comparte

Advertencia: esta nota incluye imágenes que pueden herir su sensibilidad.

Una avenida en el suburbio de Bucha se convirtió en el primer lugar donde quedaron enterradas las esperanzas de Rusia de rodear y entrar a Kiev e intentar deponer el gobierno del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Sucedió dos o tres días después de que las primeras fuerzas rusas cruzaran a Ucrania el 24 de febrero, cuando militares ucranianos destruyeron una columna de tanques y vehículos de transporte blindados rusos que pasaban por el pueblo de Bucha hacia la capital, Kiev.

El convoy quedó destruido en una de las primeras de muchas emboscadas ucranianas que frenaron en seco el avance ruso.

Nuestro equipo de la BBC pudo llegar a Bucha porque los últimos soldados rusos se retiraron durante el pasado viernes, como parte de lo que el Kremlin ha descrito como una decisión calmada y racional de concentrar la guerra en el este de Ucrania.

Moscú afirma, sin pruebas ni confiabilidad, que sus objetivos en el centro de Ucrania han sido alcanzados y que nunca incluyeron la toma de Kiev.

La dura resistencia ucraniana

La verdad es que una inesperadamente feroz y bien organizada resistencia ucraniana los detuvo en las afueras de la capital, y la evidencia de esto incluye los restos oxidados y torcidos de la columna que todavía yacen donde fue destruida en esa calle suburbana.

Un residente de Bucha con un pan molde

BBC/Kathy Long
Los lugareños dicen que durante semanas no había podido tener pan.

Tras dos o tres semanas de guerra, los invasores rusos se quedaron sin impulso. En las calles de Bucha se puede ver.

Las tropas élite de las fuerzas aerotransportadas de Rusia entraron en el pueblo en vehículos blindados, suficientemente ligeros para ser trasladados en avión.

Llegaron desde el aeropuerto de Hostomel, a unos pocos kilómetros de distancia, que fue atacado y tomado por paracaidistas rusos que descendieron de helicópteros el primer día de la invasión.

Entonces, la fuerzas ucranianas opusieron una resistencia feroz. Cuando la columna se desplazó por Bucha camino a Kiev, tuvieron un duro despertar.

La emboscada

La carretera es estrecha y recta, el lugar ideal para una emboscada. Los testigos dicen que los ucranianos atacaron el convoy con drones Bayractar que le compraron a Turquía. Otros lugareños indicaron que los voluntarios de la defensa territorial de Ucrania también se encontraban en la zona.

Fosa común en Bucha

Getty Images
Tras la recaptura de la ciudad se han cavado fosas comunes debido a la cantidad de cadáveres hallados.

De cualquier manera que lo hubieran logrado, los vehículos de vanguardia y retaguardia fueron destruidos, atrapando a los de en medio. Los escombros no han sido tocados. Cinturones de munición con proyectiles de 30 mm yacen en los linderos de césped, con muchas piezas abandonadas de artillería peligrosa y dañada.

Los jóvenes reclutas salieron corriendo, rogando que no los entregaran a la defensa territorial ucraniana, dijeron los lugareños.

Un hombre de unos 70 años, que dijo llamarse Hrysta, expresó: “Me dieron lástima. Eran tan jóvenes, entre 18 y 20 años, con todas sus vidas por delante”.

Cadáveres en la calle

Parece que los rusos, a medida que preparaban el retiro de Bucha, no tuvieron la misma compasión. Había por lo menos 20 hombres muertos en la calle cuando las tropas ucranianas entraron en el pueblo.

El alcalde dijo que enterraron a 280 personas en fosas comunes.

Los pocos civiles que permanecieron dijeron haber intentado evitar cruzarse con los rusos. Encendieron hogueras frente a sus edificios de la era de Khrushchev, para cocinar al aire libre porque habían cortado el gas, la electricidad y el agua.

Civil muerto en Bucha

Getty Images
Las tropas ucranianas que han retomado el control de la ciudad han tenido que encargarse de los cuerpos dejados atrás.

Los voluntarios están trayendo suministros de Leópolis, en el occidente de Ucrania, y de países muy alejados de la guerra, al menos en términos geográficos.

“Este es el primer pan que he comido en 38 días”, dijo una mujer llamada Maria, mirando una bolsa plástica con unos modestos panecillos. Su hija Larysa me guio una visita al edificio residencial de la era soviética.

Muchas personas que se habían ido a lugares más seguros, o al exterior, habían trancado sus puertas de seguridad con cerrojos. Los rusos las abrieron arrancándolas de los linteles de concreto y las jambas.

Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha

BBC/Kathy Long
Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha.

Golpe al orgullo nacional

A unos kilómetros de distancia, el rastro de la devastación conduce al aeropuerto de Homostel. Las tropas aerotransportadas de Rusia intentaron usarlos como base de su avanzada hacia Kiev.

El avión de transporte más grande del mundo fue destruido al comienzo. El techo del enorme hangar que se construyó para guardarlo estaba agujerado con una constelación de huecos de metralla. El avión, conocido por la palabra ucraniana Mriya, que significa sueño, yace ahí roto desde el dorso, con grandes trozos de fuselaje y motores alrededor.

Su suerte es un reflejo de lo que le está pasando a Ucrania. Una enorme cantidad de orgullo nacional fue invertido en la construcción de esa aeronave, un símbolo de la capacidad de Ucrania de realizar grandes proyectos por todo el mundo.

Reacciones

Ya retirado el ejército ruso, los cadáveres de civiles encontrados en Bucha y en otros lugares cerca de Kiev se están convirtiendo en una de las imágenes más impactantes de los estragos de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Alemania lo ha condenado como un “crimen de guerra terrible”. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó las imágenes como “insoportables”. Y el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó que esos “horribles ataques” son evidencia de crímenes de guerra.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, describió las escenas de cuerpos tirados en las calles como “una patada en el estómago”.

El avión Mriya destruido dentro de un hangar en el aeropuerto de Hostomel

BBC/Jeremy Bowen
El avión más grande del mundo, el Mriya, era símbolo de orgullo de Ucrania. Así quedó destruido.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gyrC55QhAPA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.