"El gobierno no escucha a las víctimas de desplazamiento forzado"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

"El gobierno no escucha a las víctimas de desplazamiento forzado; creen que con una despensa ya nos atendieron”

Integrantes de comunidades que fueron capturadas por el crimen organizado exigen la aprobación urgente de una ley que los reconozca como víctimas, para tener acceso a ayuda humanitaria y a una vivienda digna.
Cuartoscuro Archivo
14 de noviembre, 2021
Comparte

La pesadilla se desató a eso de las once y media de la noche. Era domingo 22 de noviembre de 2015. Todo estaba en aparente calma en la comunidad de Polixtepec, una comunidad de la sierra de Guerrero que pertenece al municipio de Leonardo Bravo, en la zona centro de la entidad. Hasta que, de la nada, un convoy de vehículos con más de 40 personas llegó al poblado y abrió fuego contra todo lo que encontraban a su paso.

“Vamos a acabar con todos”, gritaban los atacantes , según narra Carmen, una de las pobladoras de la comunidad, que por motivos de seguridad se omite su identidad.

Lee: Desplazamiento forzado en la Tarahumara: obligados a dejar su comunidad y su bosque

La balacera en la comunidad fue brutal y se extendió hasta pasadas las dos de la madrugada. Por el suelo, las banquetas, por todas partes, quedaron regadas balas de armas tipo AK-47 y AR-15 y también de calibre 50, según los casquillos que encontraron los peritos de la Fiscalía guerrerenses, que no se apersonaron en el lugar hasta casi dos días después.

De entre toda la comunidad, cuenta Carmen, los integrantes del crimen organizado se cebaron con una casa en particular, la de Héctor, su hermano.

“Estos hombres armados se detuvieron frente a su casa y le empezaron a gritar que saliera, que eran militares. Mi hermano se asomó por la ventana, para ver si era cierto, y se dio cuenta de que no eran soldados. Así que no salió”, explica la mujer.

De inmediato, los agresores balearon la casa y le aventaron dos granadas. Luego, la rociaron de gasolina y le prendieron fuego con todo y la familia adentro.

Carmen dice que su hermano, un carpintero de 48 años, resultó herido, pero logró escapar y sobrevivir. Sin embargo, su esposa Cristina, y sus hijos Gloria, de 23 años, Adán, de 18, e Isael, de 16, fueron asesinados.

“Nos salimos de la comunidad para refugiarnos, y a eso de las seis de la mañana del día siguiente regresamos y nos acercamos a la casa. Pero ya estaba completamente calcinada. Mi cuñada, mis sobrinos… Todos estaban muertos. Nosotros tuvimos que levantar sus cuerpos porque ninguna autoridad había llegado, y en el pueblo toda la gente estaba muy asustada y escondida”, cuenta Carmen, que ante la pregunta de por qué un grupo armado entró de esa manera tan violenta a Polixtepec, solo acierta a encoger los hombros y a decir: “Los criminales querían la comunidad para ellos”.

Tras el asesinato de sus familiares, Carmen huyó a otra comunidad cercana, a Los Morros. Ahí vivió durante tres años con familiares, hasta que el mismo grupo delictivo entró y mató a otro de sus hermanos, que tenía 32 años, y acabó huyendo de nuevo; esta vez a la cabecera municipal de Chichihualco, a unas tres horas y media de la sierra.

Ahora la mujer lleva desde el pasado 22 de septiembre participando en un plantón permanente frente a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la Ciudad de México. Ahí lleva más de 40 días junto a pobladores de otras comunidades de Leonardo Bravo, que, en noviembre de 2018, sufrieron otro ataque armado en El Carrizal que dejó cuatro heridos. Mientras que, en marzo de 2020, alrededor de 800 habitantes de El Balsamar y Tepozonalco, también en Leonardo Bravo, huyeron por la presencia del crimen organizado que los despojó de sus cultivos de maíz, frijol, y de sus pertenencias.

Teodomira Rosales, directora del Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, la organización civil que acompaña los casos de desplazamiento forzado interno en Guerrero, entidad en la que estiman que hay más de 25 mil desplazados por la violencia, explica en entrevista que el objetivo del plantón es que las autoridades les otorguen el reconocimiento de víctimas, y que cumplan los acuerdos firmados el pasado 27 de marzo de 2019.

También puedes leer: ‘Solo queda el silencio y salir’: extorsiones provocan desplazamiento forzado en Chalco, Edomex

En ese entonces, Rosales expone que los pobladores firmaron con autoridades del gobierno federal de López Obrador una minuta en la que quedaron establecidos tres compromisos principales: otorgar seguridad a las víctimas, garantizarles un retorno seguro a sus comunidades, y brindarles ayuda humanitaria.

Hasta ahora, dice la activista, solo se brindó ayuda humanitaria a 80 familias, pero aun faltan por reconocer como víctimas a más de 115 personas, con todo y sus hijos. Por lo que están exigiendo que, en primer lugar, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconozca a todos los desplazados como víctimas, para que, a continuación, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) les brinde la ayuda humanitaria y todos los recursos que necesiten para tener una vivienda digna, atención a la salud, y una educación de calidad para los hijos de los desplazados.

“En las manos de este gobierno está darnos la condición de víctimas. Queremos que volteen a vernos y que nos den una respuesta. Porque, hasta ahora, solo nos han criminalizado”, critica Rosales, que además señala que estas peticiones son extensibles para muchas otras comunidades en estados como Chihuahua, Chiapas, Quintana Roo, Sonora, o Michoacán, donde los desplazados por la violencia también se cuentan por miles.

“No tenemos a dónde ir. Nadie nos atiende. Tenemos tres años de lucha y tres meses de estar en el plantón. Pero el gobierno nos hace caso omiso. Nos dieron solo la esperanza, pero no el cumplimiento”, lamenta por su parte Mateo Moreno Pineda, otro habitante de la comunidad de Leonardo Bravo.

“Piensan que con una despensa ya nos atendieron”

Ante la denuncia por falta de atención de las autoridades de los tres niveles de gobierno, el jueves 11 de noviembre representantes de comunidades tanto en el sur, como en el centro y norte del país que sufren desplazamiento forzado como consecuencia de la violencia y más de 20 organización de la sociedad civil anunciaron una alianza nacional para dar visibilidad a esta problemática.

En el encuentro, en el que participó Serapaz, la Red TDT, y que se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, en la Ciudad de México, los representantes de estas comunidades pidieron a los legisladores la aprobación urgente de una Ley en materia de desplazamiento forzado, que reconozca la tipificación del delito y a las personas desplazadas como víctimas.

“Queremos que se nos reconozca como víctimas y queremos que el Estado nos provea de una vivienda digna, porque en nuestras comunidades lo dejamos todo”, dijo Joaquina Cantor, desplazada de Zitlala, en Guerrero.

“Nadie sale de su vivienda por gusto, sino por salvar la vida y la de los hijos y la familia -añadió-. En nuestras comunidades, el crimen organizado saca a los niños de 12 años para que hagan trabajos forzados. Y eso el gobierno no lo está viendo. Al contrario, nos está criminalizando”.

Marcelo Soto, integrante de un colectivo que representa a 80 personas que tuvieron que abandonar viviendas y ranchos en la sierra de Chihuahua, explicó que el crimen organizado, además de sus negocios habituales de tráfico de drogas, se apoderó también de los bosques y las minas, provocando la expulsión de cientos de personas de esas zonas.

“El crimen organizado lo controla todo”, lamentó. “Y muchos hemos perdido nuestras propiedades y el trabajo de toda una vida”, recalcó.

Julián Méndez Córdova, en representación de desplazados de El Guanal, en Ocosingo, Chiapas, señaló que no hay un reconocimiento explícito de las autoridades de los tres niveles de gobierno de que, en efecto, existe un problema de desplazamiento interno en México que afecta a miles de personas. Y tampoco se está visibilizando que estas víctimas, una vez expulsadas, quedan a la deriva sin acceso a una vivienda digna, ni a políticas públicas de empleo, educación, o salud.

“Las autoridades no nos escuchan. Piensan que con una despensa ya nos atendieron. Y nosotros lo que pedimos es justicia”, subrayó.

Mientras que Jeremías Mateo Juan, de la comunidad indígena desplazada en Maya Balam, Quintana Roo, explicó en entrevista con este medio que factores como el megaproyecto del Tren Maya, la violencia política, las disputas por los intereses económicos, y la irrupción del crimen organizado, están generando una situación creciente de desplazamientos forzados en la entidad.

“El crimen organizado también ha comenzado a introducirse hacia el interior de las comunidades. Es algo muy alarmante, porque están utilizando las brechas donde cultivamos como fosas donde tiran a las personas que asesinan”, aseguró el activista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿qué son los autoanticuerpos y qué tienen que ver con la COVID-19 grave?

Hay una creciente evidencia de que muchas reacciones extremas al coronavirus podrían estar relacionadas con la presencia de anticuerpos "rebeldes" que atacan tejidos y órganos sanos.
27 de septiembre, 2021
Comparte

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los científicos han estado tratando de entender qué hace que unos y otros reaccionemos de manera tan diferente a la enfermedad.

¿Por qué algunas personas se enferman mucho más que otras? ¿Y por qué afecta a diferentes órganos del cuerpo, potencialmente durante períodos prolongados, cuando es COVID-19 prolongado?

Ahora existe una creciente evidencia de que algunos de estos procesos podrían estar relacionados con la producción de unos anticuerpos “rebeldes” conocidos como autoanticuerpos.

Los anticuerpos normalmente luchan contra las infecciones, pero los autoanticuerpos se dirigen por error a las células, tejidos u órganos del propio cuerpo.

Pero, ¿cuál es su rol en la COVID y cómo podrían impulsar la gravedad de la enfermedad?

Cuando el cuerpo se ataca a sí mismo

Incluso las personas sanas producen autoanticuerpos, pero generalmente no en cantidades lo suficientemente grandes como para causar un daño significativo al sistema inmunológico.

Sin embargo, en pacientes con COVID-19 se ha descubierto que no solo dañan el sistema inmunológico, sino también el tejido sano del cerebro, los vasos sanguíneos, las plaquetas, el hígado y el tracto gastrointestinal, según investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut (Estados Unidos).

Anticuerpos atacando el virus SARS-Covid-2

Getty Images
Se descubrió que los autoanticuerpos atacan múltiples vías del sistema inmunológico, según investigadores de Yale.

En las infecciones por COVID-19, los autoanticuerpos pueden apuntar a “docenas de vías inmunes”, le dijo a la BBC Aaron Ring, profesor adjunto de inmunobiología en la Facultad de Medicina de Yale.

En un estudio reciente publicado en la revista Nature, su equipo examinó la sangre de 194 pacientes que contrajeron el virus con diversos grados de gravedad, y encontró “aumentos marcados” en la actividad de los autoanticuerpos, en comparación con los individuos no infectados.

Cuantos más autoanticuerpos se detecten, más grave será la enfermedad experimentada por los pacientes.

Es un arma de doble filo. Los anticuerpos son cruciales para defendernos de las infecciones, pero algunos pacientes con COVID-19 también desarrollan anticuerpos que dañan sus propias células y tejidos”, dijo el científico.

Bloqueo de la respuesta inmune ante la COVID-19

El estudio del doctor Ring se basó en trabajos anteriores dirigidos por el doctor Jean-Laurent Casanova en la Universidad Rockefeller de Nueva York (Estados Unidos).

El laboratorio de Casanova lleva más de 20 años estudiando variaciones genéticas que afectan la capacidad de una persona para combatir infecciones.

Su investigación destaca el papel de los autoanticuerpos que atacan algunas de las proteínas encargadas de combatir las infecciones virales y bloquear la replicación del virus (los llamados interferones tipo 1).

En octubre de 2020, el equipo del doctor Casanova informó en la revista Science que había encontrado esos autoanticuerpos en aproximadamente el 10% de casi 1.000 pacientes con COVID-19 grave.

Un detalle crucial: cerca del 95% de ellos eran hombres, lo cual podría explicar por qué son ellos los que desarrollan mayoritariamente la COVID-19 grave.

Pacientes que sufren de covid-19 grave recibiendo oxígeno en una unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital en Nueva Delhi, India, mayo de 2021.

Getty Images
El doctor Casanova ha encontrado evidencia que podría ayudar a explicar por qué el covid parece ser más grave entre los pacientes varones mayores.

El mes pasado informaron en la revista Science Immunology los hallazgos de un estudio más amplio, con análisis de 3.600 pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 grave.

Encontraron autoanticuerpos contra los interferones tipo 1 en la sangre del 18% de las personas que habían muerto a causa de la enfermedad.

Más del 20% de los pacientes mayores de 80 años con COVID grave tenían esos autoanticuerpos, en comparación con el 9.6% entre los menores de 40 años.

El doctor Casanova dijo que los hallazgos proporcionaron “pruebas convincentes” de que la “interrupción” causada por los anticuerpos rebeldes “es a menudo la causa del covid-19 potencialmente mortal”.

Autoanticuerpos, enfermedad autoinmune y COVID prolongado

Otros estudios están encontrando vínculos entre los autoanticuerpos y las condiciones médicas relacionadas con la COVID-19 que continúan incluso después de que el virus ha sido eliminado del organismo.

En un estudio publicado este mes en Nature Communications, investigadores de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), encontraron que al menos una de cada cinco personas ingresadas en el hospital con COVID-19 desarrolló autoanticuerpos en la primera semana de ingreso.

En el caso de unos 50 pacientes, dispusieron de muestras de sangre extraídas en diferentes días, incluido el día en que ingresaron por primera vez.

“En una semana después de registrarse en el hospital, aproximadamente el 20% de estos pacientes había desarrollado nuevos anticuerpos contra sus propios tejidos que no estaban allí el día en que fueron admitidos”, dijo el investigador principal PJ Utz, profesor de inmunología y reumatología en Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Un trabajador médico administra una dosis de la vacuna contra el covid en Nantes, Francia, el 14 de septiembre de 2021.

Reuters
Los expertos dicen que los hallazgos refuerzan la causa de aumentar la inmunidad a través de la vacunación.

El profesor Utz dijo que esto también podría explicar por qué algunos síntomas persisten meses incluso después de que la enfermedad haya desaparecido, en la condición conocida como COVID de larga duración.

“Si te enfermas lo suficiente por la COVID-19 como para terminar en el hospital, es posible que no estés fuera de peligro incluso después de recuperarte”.

En Reino Unido, investigadores del Imperial College de Londres encontraron autoanticuerpos en pacientes con COVID-19 de larga duración, que estaban ausentes en personas que se recuperaron rápidamente del virus o que no dieron positivo.

El profesor Danny Altmann, que dirige el grupo de investigación, le dijo a la BBC que el equipo está trabajando para averiguar si se puede diagnosticar COVID de larga duración identificando autoanticuerpos creadosrecientemente.

La investigación aún se encuentra en una etapa inicial, pero podría dar como resultado una prueba lo suficientemente simple como para ser utilizada en la consulta médica.

“Esperamos no solo avanzar hacia un diagnóstico, sino también en conocimientos terapéuticos: que esto ilumine mecanismos y tratamientos específicos”, dijo Altmann.

Para los expertos, estos hallazgos también justifican la vacunación.

En una infección viral mal controlada, el virus permanece durante mucho tiempo, mientras que una respuesta inmune que se intensifica continúa rompiendo las partículas virales en pedazos, lo cual confunde al sistema inmunológico, dijo el profesor Utz.

Sin embargo, las vacunas contienen solo una proteína de pico o instrucciones genéticas para producirla, por lo que el sistema inmunológico no está expuesto a la misma actividad frenética que podría conducir a la producción de autoanticuerpos.

Eso no es todo

Un médico atiende a un paciente infectado por covid-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Lyon-Sud en Pierre-Benite, el 8 de septiembre de 2021

Getty Images
Los expertos advierten que la respuesta inmune al covid es compleja y los autoanticuerpos son solo una parte de la historia.

Pero aunque los avances en este campo son emocionantes, los científicos advierten que la respuesta inmune a la COVID es compleja y los autoanticuerpos no lo son todo.

Otro mecanismo que se está investigando es la respuesta inmune hiperactiva que ocurre en algunos casos.

La producción de proteínas llamadas citocinas (también denominadas citoquinas) puede alcanzar niveles peligrosos y causar daño a las propias células del cuerpo, las llamadas tormentas de citocinas.

Todavía no comprendemos exactamente qué sucede en nuestras células cuando el virus ingresa a nuestros cuerpos; es el resultado de esa batalla lo que determina la gravedad y, en última instancia, la mortalidad de la enfermedad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.