"El gobierno no escucha a las víctimas de desplazamiento forzado"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

"El gobierno no escucha a las víctimas de desplazamiento forzado; creen que con una despensa ya nos atendieron”

Integrantes de comunidades que fueron capturadas por el crimen organizado exigen la aprobación urgente de una ley que los reconozca como víctimas, para tener acceso a ayuda humanitaria y a una vivienda digna.
Cuartoscuro Archivo
14 de noviembre, 2021
Comparte

La pesadilla se desató a eso de las once y media de la noche. Era domingo 22 de noviembre de 2015. Todo estaba en aparente calma en la comunidad de Polixtepec, una comunidad de la sierra de Guerrero que pertenece al municipio de Leonardo Bravo, en la zona centro de la entidad. Hasta que, de la nada, un convoy de vehículos con más de 40 personas llegó al poblado y abrió fuego contra todo lo que encontraban a su paso.

“Vamos a acabar con todos”, gritaban los atacantes , según narra Carmen, una de las pobladoras de la comunidad, que por motivos de seguridad se omite su identidad.

Lee: Desplazamiento forzado en la Tarahumara: obligados a dejar su comunidad y su bosque

La balacera en la comunidad fue brutal y se extendió hasta pasadas las dos de la madrugada. Por el suelo, las banquetas, por todas partes, quedaron regadas balas de armas tipo AK-47 y AR-15 y también de calibre 50, según los casquillos que encontraron los peritos de la Fiscalía guerrerenses, que no se apersonaron en el lugar hasta casi dos días después.

De entre toda la comunidad, cuenta Carmen, los integrantes del crimen organizado se cebaron con una casa en particular, la de Héctor, su hermano.

“Estos hombres armados se detuvieron frente a su casa y le empezaron a gritar que saliera, que eran militares. Mi hermano se asomó por la ventana, para ver si era cierto, y se dio cuenta de que no eran soldados. Así que no salió”, explica la mujer.

De inmediato, los agresores balearon la casa y le aventaron dos granadas. Luego, la rociaron de gasolina y le prendieron fuego con todo y la familia adentro.

Carmen dice que su hermano, un carpintero de 48 años, resultó herido, pero logró escapar y sobrevivir. Sin embargo, su esposa Cristina, y sus hijos Gloria, de 23 años, Adán, de 18, e Isael, de 16, fueron asesinados.

“Nos salimos de la comunidad para refugiarnos, y a eso de las seis de la mañana del día siguiente regresamos y nos acercamos a la casa. Pero ya estaba completamente calcinada. Mi cuñada, mis sobrinos… Todos estaban muertos. Nosotros tuvimos que levantar sus cuerpos porque ninguna autoridad había llegado, y en el pueblo toda la gente estaba muy asustada y escondida”, cuenta Carmen, que ante la pregunta de por qué un grupo armado entró de esa manera tan violenta a Polixtepec, solo acierta a encoger los hombros y a decir: “Los criminales querían la comunidad para ellos”.

Tras el asesinato de sus familiares, Carmen huyó a otra comunidad cercana, a Los Morros. Ahí vivió durante tres años con familiares, hasta que el mismo grupo delictivo entró y mató a otro de sus hermanos, que tenía 32 años, y acabó huyendo de nuevo; esta vez a la cabecera municipal de Chichihualco, a unas tres horas y media de la sierra.

Ahora la mujer lleva desde el pasado 22 de septiembre participando en un plantón permanente frente a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la Ciudad de México. Ahí lleva más de 40 días junto a pobladores de otras comunidades de Leonardo Bravo, que, en noviembre de 2018, sufrieron otro ataque armado en El Carrizal que dejó cuatro heridos. Mientras que, en marzo de 2020, alrededor de 800 habitantes de El Balsamar y Tepozonalco, también en Leonardo Bravo, huyeron por la presencia del crimen organizado que los despojó de sus cultivos de maíz, frijol, y de sus pertenencias.

Teodomira Rosales, directora del Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, la organización civil que acompaña los casos de desplazamiento forzado interno en Guerrero, entidad en la que estiman que hay más de 25 mil desplazados por la violencia, explica en entrevista que el objetivo del plantón es que las autoridades les otorguen el reconocimiento de víctimas, y que cumplan los acuerdos firmados el pasado 27 de marzo de 2019.

También puedes leer: ‘Solo queda el silencio y salir’: extorsiones provocan desplazamiento forzado en Chalco, Edomex

En ese entonces, Rosales expone que los pobladores firmaron con autoridades del gobierno federal de López Obrador una minuta en la que quedaron establecidos tres compromisos principales: otorgar seguridad a las víctimas, garantizarles un retorno seguro a sus comunidades, y brindarles ayuda humanitaria.

Hasta ahora, dice la activista, solo se brindó ayuda humanitaria a 80 familias, pero aun faltan por reconocer como víctimas a más de 115 personas, con todo y sus hijos. Por lo que están exigiendo que, en primer lugar, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconozca a todos los desplazados como víctimas, para que, a continuación, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) les brinde la ayuda humanitaria y todos los recursos que necesiten para tener una vivienda digna, atención a la salud, y una educación de calidad para los hijos de los desplazados.

“En las manos de este gobierno está darnos la condición de víctimas. Queremos que volteen a vernos y que nos den una respuesta. Porque, hasta ahora, solo nos han criminalizado”, critica Rosales, que además señala que estas peticiones son extensibles para muchas otras comunidades en estados como Chihuahua, Chiapas, Quintana Roo, Sonora, o Michoacán, donde los desplazados por la violencia también se cuentan por miles.

“No tenemos a dónde ir. Nadie nos atiende. Tenemos tres años de lucha y tres meses de estar en el plantón. Pero el gobierno nos hace caso omiso. Nos dieron solo la esperanza, pero no el cumplimiento”, lamenta por su parte Mateo Moreno Pineda, otro habitante de la comunidad de Leonardo Bravo.

“Piensan que con una despensa ya nos atendieron”

Ante la denuncia por falta de atención de las autoridades de los tres niveles de gobierno, el jueves 11 de noviembre representantes de comunidades tanto en el sur, como en el centro y norte del país que sufren desplazamiento forzado como consecuencia de la violencia y más de 20 organización de la sociedad civil anunciaron una alianza nacional para dar visibilidad a esta problemática.

En el encuentro, en el que participó Serapaz, la Red TDT, y que se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, en la Ciudad de México, los representantes de estas comunidades pidieron a los legisladores la aprobación urgente de una Ley en materia de desplazamiento forzado, que reconozca la tipificación del delito y a las personas desplazadas como víctimas.

“Queremos que se nos reconozca como víctimas y queremos que el Estado nos provea de una vivienda digna, porque en nuestras comunidades lo dejamos todo”, dijo Joaquina Cantor, desplazada de Zitlala, en Guerrero.

“Nadie sale de su vivienda por gusto, sino por salvar la vida y la de los hijos y la familia -añadió-. En nuestras comunidades, el crimen organizado saca a los niños de 12 años para que hagan trabajos forzados. Y eso el gobierno no lo está viendo. Al contrario, nos está criminalizando”.

Marcelo Soto, integrante de un colectivo que representa a 80 personas que tuvieron que abandonar viviendas y ranchos en la sierra de Chihuahua, explicó que el crimen organizado, además de sus negocios habituales de tráfico de drogas, se apoderó también de los bosques y las minas, provocando la expulsión de cientos de personas de esas zonas.

“El crimen organizado lo controla todo”, lamentó. “Y muchos hemos perdido nuestras propiedades y el trabajo de toda una vida”, recalcó.

Julián Méndez Córdova, en representación de desplazados de El Guanal, en Ocosingo, Chiapas, señaló que no hay un reconocimiento explícito de las autoridades de los tres niveles de gobierno de que, en efecto, existe un problema de desplazamiento interno en México que afecta a miles de personas. Y tampoco se está visibilizando que estas víctimas, una vez expulsadas, quedan a la deriva sin acceso a una vivienda digna, ni a políticas públicas de empleo, educación, o salud.

“Las autoridades no nos escuchan. Piensan que con una despensa ya nos atendieron. Y nosotros lo que pedimos es justicia”, subrayó.

Mientras que Jeremías Mateo Juan, de la comunidad indígena desplazada en Maya Balam, Quintana Roo, explicó en entrevista con este medio que factores como el megaproyecto del Tren Maya, la violencia política, las disputas por los intereses económicos, y la irrupción del crimen organizado, están generando una situación creciente de desplazamientos forzados en la entidad.

“El crimen organizado también ha comenzado a introducirse hacia el interior de las comunidades. Es algo muy alarmante, porque están utilizando las brechas donde cultivamos como fosas donde tiran a las personas que asesinan”, aseguró el activista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

#TheatreCapChallenge, la sencilla idea que "está salvando vidas" en las salas de operación

Cuando el británico Rob Hackett apareció en el quirófano con su nombre y profesión escrito en el gorro, recibió varias burlas. Pero esa sencilla medida ayuda a disminuir lo que es la tercera causa de muerte en Estados Unidos: los errores médicos.
31 de mayo, 2022
Comparte

“¿Acaso no puedes recordar tu nombre?”, solían decirle los colegas de Rob Hackett en broma.

Era fines de 2017 y el anestesista británico había decidido empezar a ingresar a las salas de operaciones con su nombre y profesión escritos en el gorro, algo tan vistoso que era ineludible para sus colegas.

Y esa era justamente la idea: que lo detectaran y leyeran con facilidad.

Un año y medio después, su iniciativa #TheatreCapChallenge (“desafío del gorro de quirófano”) se volvió viral y, según Hackett, ya está salvando vidas.

“Desde hace más de 10 años que me enfoco en mejorar la seguridad de los pacientes”, cuenta el médico a BBC Mundo desde Sídney (Australia), donde vive desde hace dos décadas.

Su interés en el tema comenzó tras presenciar la muerte de una madre joven por una serie de “peligros que aún existen”.

“Soy consciente de que otra gran cantidad de personas continúa muriendo innecesariamente por estos mismos problemas”, dice el anestesista.

Esos “peligros” o “problemas” se llaman errores médicos.

En Estados Unidos, por ejemplo, los errores médicos son la tercera causa de muerte, según un estudio realizado por la Universidad Johns Hopkins y publicado en la revista British Medical Journal en 2016.

Principales causas de muerte en EE.UU.. . .

Y, de acuerdo con la última guía para cirugías seguras de la Organización Mundial de la Salud, la comunicación es la raíz de 70% de los “miles de eventos adversos reportados (dentro de los quirófanos) entre 1995 y 2005” .

Hackett ha sido testigo directo o indirecto de todo ello.

Durante sus 12 años como anestesista, ha sabido de estudiantes a los que piden que terminen una operación porque los confunden con novatos en fase de entrenamiento.

O pacientes que sufren infartos porque no recibieron la compresión torácica (maniobra de primeros auxilios) a tiempo por la sencilla razón de que nadie en la sala quirúrgica se dio por aludido cuando se dio la orden.

Así que se propuso buscar medidas para cambiarlo.

#TheatreCapChallenge

“Conocí la llamada ciencia de los factores humanos a principios de 2015 y el tema me motivó aún más después de asistir a una serie de presentaciones del experto en seguridad médica (Rollin) ‘Terry’ Fairbanks”, cuenta Hackett.

Médicos operando.

Getty Images
La comunicación dentro de la sala de operaciones es la raíz del 70% de los “eventos adversos”, dice la OMS.

Fue en esa época que intentó introducir en la sala de operaciones lo que definió como “otra iniciativa obvia de seguridad”: “Fui sometido a intensas amenazas e intimidaciones por parte del personal de mayor jerarquía dentro de uno de mis propios hospitales”.

“Tal vez fue entonces cuando me di cuenta de que había pocas posibilidades de cambio y mejora dentro de los marcos de asistencia sanitaria existentes”, agrega.

Abandonó esa idea pero seguía pensando que algo debía cambiar.

La idea de los gorros con nombres llegó de una forma inesperada: leyendo el libro de autoayuda “Cómo ganar amigos e influir sobre las personasdel estadounidense Dale Carnegie.

“Cuanto más lo pensaba, más obvia y fantástica me parecía la idea”, confiesa. “Crea una mejora en la atención al paciente y expone los marcos de atención médica en los que nos basamos para resistirnos al cambio”.

Pero a la iniciativa le faltaba masificación.

La idea llegó de la entonces estudiante para partera Alison Brindle, quien propuso usar el hashtag #TheatreCapChallenge en redes sociales, cuenta Hackett.

En Twitter, en los últimos dos meses, el hashtag ha sido usado principalmente en Reino Unido y Estados Unidos, pero Australia, España y México le siguen en menciones, según la herramienta Hashtagify.

Además, organismos como las asociaciones de anestesistas de EE.UU. y Australia han apoyado públicamente la iniciativa.

La Asociación Estadounidense de Asistentes Médico Quirúrgicos, por ejemplo, lo agregó a su lista de políticas e informó: “Es una idea simple y gratuita que ayuda a mejorar la comunicación en una emergencia, especialmente en instituciones más grandes donde puede ser más difícil identificar a colegas y caras nuevas”.

“Experimento psicosocial”

Cuando Hackett comenzó con la iniciativa, creó un video donde explica que “saber los nombres de las personas y sus roles es una habilidad no técnica esencial para el trabajo en equipo”.

En situaciones de emergencia como un paro cardíaco, cuando el personal está corriendo hacia el quirófano, saber “quién es quién” marca la diferencia, continúa.

“Orquestamos al equipo con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir“.

Desde que se convirtió en “el loco” que lleva su nombre escrito en la frente hasta la actualidad, Hackett ha escuchado numerosas críticas.

Las principales, cuenta a BBC Mundo, son el costo, la falta de evidencia científica para llevar adelante la experiencia y la vergüenza de verse “poco profesional”.

Pero Hackett tiene argumentos para cada crítica.

Equipo médico.

Gentileza Rob Hackett
Rob Hackett junto a un equipo médico en Sídney, Australia, donde cada uno tiene su gorro con nombre y profesión.

Si bien hoy en día lleva un gorro con sus datos bordados, en un principio simplemente lo había escrito a mano. Por eso, agrega, el costo de implementación es cero.

Respecto a las pruebas, el británico cita una investigación de la Escuela Imperial de Anestesia de Reino Unido presentada en Londres el año pasado que afirma que los cirujanos saben el nombre de menos de la mitad (44%) del personal médico dentro del quirófano.

“Conocer y reconocer a los miembros del equipo por su nombre ha sido cuantitativa y cualitativamente asociado con una mayor confianza, compromiso laboral y resultados clínicos“, dice otro estudio publicado el año pasado por la revista British Journal of Anaesthesia.

El trabajo, que analizó el impacto de #TheatreCapChallenge en un hospital en Reino Unido, afirma que el recuerdo de nombres aumenta con los gorros, algo que no sucedió en otro estudio que incluyó una chapa identificatoria en el pecho.

Además, de acuerdo a ese mismo estudio, 94% de los anestesistas y enfermeros apoyaron la iniciativa.

“La reacción de los profesionales médicos ha sido fascinante”, confirma Hackett.

Médicos corriendo.

Getty Images
En las emergencias, saber quién es quién ayuda a organizar al equipo médico “con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir”, dice Hackett.

Según una encuesta realizada por PatientSafe Network, una organización sin fines de lucro sobre seguridad del paciente que Hackett dirige, 86% del personal apoya la iniciativa.

El apoyo fue unánime por parte de los estudiantes de enfermería y medicina, aquellos que son nuevos en la atención médica”, dice, agregando que lo mismo ha sucedido con los pacientes.

“Sin embargo, el apoyo fue menor entre quienes tienen la mayor influencia: el personal que ha estado en la industria durante más de 20 años”, reconoce.

Y es aquí donde entra el factor del profesionalismo y prestigio.

En palabras de Hackett, el #TheatreCapChalleng “es como un experimento psicosocial internacional masivo, que expone fácilmente dónde la cultura de la atención médica está fallando”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.