El 2021 cierra sin nuevas denuncias ni indagatorias vs expresidentes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El 2021 cierra sin nuevas denuncias ni indagatorias contra expresidentes tras consulta popular

Ni la FGR ni el Poder Judicial reportan el arranque de algún procedimiento penal o indagatoria tras la realización de esta consulta que enfrentó al INE con el gobierno, y que tuvo un costo superior a los 500 millones de pesos.
Cuartoscuro
27 de diciembre, 2021
Comparte

La consulta popular que se realizó este año para preguntar si se debían indagar delitos del pasado (y que fui promovida por el gobierno como un juicio a los expresidentes) no ha arrojado, hasta ahora, algún resultado. El 2021 cierra sin denuncias presentadas o investigaciones en curso a partir de dicho ejercicio cuyo costo superó los 500 millones de pesos.

La única nueva acción que se ha anunciado es la creación de una comisión de la verdad para indagar las violaciones a derechos humanos durante el periodo de la llamada “guerra sucia entre 1965 y 1990”. Sin embargo, dicho organismo aun no ha comenzado a operar y de acuerdo con Jacobo Dayán, experto en derechos humanos, se trata de una “gran simulación”.

“Es una comisión creada en su mayoría por funcionarios, sin presupuesto propio y sin que exista ninguna garantía de colaboración con el Ejército. Y de la gran comisión que realmente se necesita y se prometió en campaña no hay nada”, advirtió.

De acuerdo con autoridades federales consultadas por Animal Político, ni la Fiscalía General de la República (FGR)ni el Poder Judicial federal tiene en marcha alguna carpeta de investigación o proceso penal relacionado con ilícitos donde figuren como presuntos responsables algunos de los expresidentes.

Lee: Casos de corrupción y violaciones a derechos: las denuncias contra expresidentes sin respuesta

Lo anterior debido a que no se han presentado denuncias en contra de ninguno de ellos luego de la referida consulta realizada el 1 de agosto. En específico tampoco se han presentado querellas en contra de los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón o Vicente Fox, cuyos rostros fueron utilizados por Morena para impulsar una campaña pública a favor del sí en la consulta.

Lo que único que existe, indicaron las autoridades, son indagatorias que ya se habían abierto con anterioridad por posibles hechos de corrupción de exfuncionarios de dichas administraciones, particularmente de los últimos dos sexenios.

Entre esos casos figuran los conocidos como “La Estafa Maestra” y “Odebrecht”, así la indagatoria por la desaparición de los normalistas de “Ayotzinapa” en 2014, entre otras. En dichas investigaciones tampoco se ha logrado fincar, hasta ahora, algún tipo de responsabilidad penal en contra de los exmandatarios.

La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC), instancia del Sistema Nacional Anticorrupción responsable de indagar los delitos y posibles responsabilidades de los servidores o exservidores públicos involucrados, tampoco reporta ninguna indagatoria en curso en contra de los expresidentes o sus administraciones.

En la administración del fiscal Alejandro Gertz Manero al frente de la FGR, para la apertura de una indagatoria se ha privilegiado el requisito de la denuncia directa ante el Ministerio Público. Dicha denuncia puede ser presentada por particulares, o por algunos de los órganos del Estado responsables de indagar irregularidades que deriven en posibles responsabilidades penales como la Secretaría de la Función Pública, la Auditoría Superior de la Federación, la Unidad de Inteligencia Financiera o la Procuraduría Fiscal de la Secretaría de Hacienda, entre otros.

Pero hasta ahora ninguna de esas instancias ha presentado denuncias penales contra los expresidentes a partir del ejercicio de la consulta popular, según lo confirmado por autoridades ministeriales a este medio. Tampoco se han hecho anuncios públicos al respecto.

Accidentado… y costos ejercicio

De forma similar a como ocurre ahora con el ejercicio de revocación de mandato, la consulta popular que el gobierno y Morena promovieron como una consulta para saber si se debía enjuiciar a los expresidentes generó fuertes fricciones con el Instituto Nacional Electoral (INE), órgano constitucional responsable de organizarla.

El punto central de la disputa fue el presupuesto. El INE llegó a estimar que se requerían recursos del orden de los mil 500 millones de pesos para llevar a cabo este ejercicio, sin embargo, la Cámara de Diputados recortó el presupuesto destinado a este organismo para 2021 y no se contempló alguna partida especial para la realización de la consulta.

El INE insistía en la necesidad de contar con un presupuesto especial para este ejercicio dado que requería formalidades establecidas en la Constitución, pero la mayoría de Morena y partidos aliados no lo consideraron procedentes, y disminuyeron en poco más de 800 millones de pesos el presupuesto a este instituto privilegiando una política de austeridad.

El Instituto promovió una controversia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación que fue desechada por el máximo tribunal, bajo el argumento de que no existía obligación del Congreso de asignar un presupuesto específico para esto.

En ese contexto el Consejo General del INE tuvo que realizar ajustes a su presupuesto y finalmente se llevo a cabo el ejercicio para el cual se asignaron 528 millones de pesos. Los consejeros explicaron que el dinero se obtuvo aprovechando ahorros que se tenían del ejercicio anterior. Operativamente esto se vio reflejado en la reducción de las casillas de votación las cuales quedaron en 91 mil en el país, por debajo de las más de cien mil que se habían estimado inicialmente.

Otra polémica en torno a este ejercicio tuvo que ver con la pregunta. La propuesta del gobierno de López Obrador era preguntar directamente a las personas si se debía proceder en contra de Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto por los delitos que pudieron haber ocurrido en sus gestiones. Sin embargo, la mayoría del pleno de la Corte estimó que esto era improcedente y violatorio del principio de presunción de inocencia, por lo que reajustaron la redacción para dejarla como una consulta sobre “acortes políticos” del pasado.

Tanto el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, como el titular del INE, Lorenzo Córdova, insistieron en que el ejercicio estaba orientado a crear comisiones de la verdad sobre hechos relacionados con corrupción o violaciones a derechos humanos. Pero el gobierno y Morena siguieron promoviéndola como un ejercicio de consulta sobre enjuiciar a los expresidentes.

Miles de volantes y posters en papel se colocaron con sus rostros en las calles para invitar a la gente a participar, y hasta se creó un sitio web para promoverla.

Lee: De qué trata la consulta popular, cómo se llevará a cabo y por qué no es para enjuiciar a expresidentes

La consulta popular se llevó a cabo el 1 de agosto y el resultado, como se preveía, fue abrumador en favor del sí a indagar los hechos del pasado con más del 90 por ciento de los votos que se emitieron. Sin embargo, en términos de participación solo acudieron a votar el 7 por ciento de los ciudadanos que podían hacerlo, muy por debajo del 40 por ciento que se requería para que su resultado fuera de carácter obligatorio.

El representante de Morena ante el INE, Sergio Gutiérrez, acusó al presidente del INE de “sabotear” la consulta al solo haber instalado un tercio de las casillas contempladas originalmente. Pese a ello el presidente López Obrador consideró el ejercicio como un éxito y dijo que se actuaría en consecuencia.

Una comisión corta, cuestionable e insuficiente

El 6 de octubre se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto del presidente López Obrador a través del cual se crea la “Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las violaciones graves a los derechos humanos cometidas de 1965 a 1990”. En síntesis, una comisión diseñada para indagar actos cometidos contra opositores político en lo que se conoce popularmente como “guerra sucia”.

La administración de esta comisión y su puesta en marcha quedó a cargo de la Secretaría de Gobernación y se estableció que seis de sus 11 integrantes fueran representantes del gobierno. A ellos se suman otros cinco expertos propuestos por la propia Segob en conjunto con colectivos de víctimas y Naciones Unidas.

El 29 de octubre se anunció la selección de los expertos que integrarían la comisión. Desde esa fecha hasta ahora no se han detallado mayores avances.

Para Jacobo Dayán, especialista en Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Humanos, la constitución de esta comisión es una “simulación”, pues se trata de un órgano controlado por el gobierno, que carece de autonomía presupuestaria y lo más importante: sin facultades reales para conseguir la cooperación del Ejército Mexicano, institución responsable de muchos de os abusos que se pretende indagar.

A lo anterior se suma que los hechos que se pretende indagar no abarcan los sexenios de ninguno de los expresidentes planteados en la propaganda del partido oficial y del gobierno y, por ende, tampoco hechos de corrupción o de violaciones a derechos humanos recientes como los cometidos en el contexto del combate al crimen organizado o la denominada “guerra contra el narcotráfico”.

En entrevista con Animal Político, Dayán recordó que sigue sin crearse es la “gran comisión de la verdad” comprometida por el presidente López Obrador en campaña ante los colectivos de víctimas.

“Se han negado a crear esta comisión de la verdad y menos de manera independiente, autónoma, con presupuesto y voluntad política. Y tampoco se ha querido implementar los mecanismos de justicia transicional. Hoy (el presidente) ha vuelto a repetir que confía en un fiscal General pese a la impunidad brutal que prevalece y los escándalos”, señaló el especialista.

Lee: Tatiana Clouthier no exigió ‘embargar los bienes de los expresidentes’, la desinformación circula desde 2018

Dayán subrayó además que el proceso de militarización en el que se encuentra el país es una señal contradictoria respecto a las presuntas intenciones de privilegiar el respeto a los derechos humanos. Cuestionó además que apenas, a mitad del sexenio, se haya anunciado un plan de reparación a las víctimas sin que exista certeza de como se aterrizará.

“Ni verdad, ni justicia ni reparación, ni búsqueda de desaparecidos, ni garantías de no repetición, ni nada. Lo mas evidente es el control político de la verdad y la justicia. No quieren soltar eso”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es vivir con crometofobia, el inusual miedo extremo a gastar dinero

No es tan visible como otras fobias. Puede ser difícil de detectar porque las personas suelen ocultarlo y como no tiene una "definición clínica", no se le presta mucha atención.
28 de octubre, 2021
Comparte

Gastar dinero, en teoría, debería ser una fuente de satisfacción. Básicamente porque si lo gastas, es porque tienes dinero para gastar, ¿no?

Esta historia no es tan sencilla como parece. Están, por ejemplo, las personas que gastan compulsivamente y lo pasan muy mal cuando no pueden pagar las cuentas.

O los que han tenido una vida de carencias y cuando tienen la posibilidad de gastar, se restringen hasta en las cosas más básicas por miedo -consciente o inconsciente- a caer en la pobreza otra vez.

Otros son devorados por su propia codicia y prefieren llevarse el dinero a la tumba.

La lista de razones asociadas al temor a gastar dinero es muy larga.

Pero cuando esta conducta comienza a interferir en el desarrollo normal de la vida, es probable que se trate de una poco común condición llamada crometofobia.

La crometofobia es el miedo extremo a gastar dinero.

El concepto tiene un uso más bien informal, dado que no es un desorden mental reconocido médicamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Sin embargo, la publicación contempla algunas categorías donde la crometofobia podría eventualmente encontrar un espacio (pese a no estar incluida como tal).

Una ansiedad excesiva

Se trata de las “fobias específicas”, definidas por la publicación como “el miedo o ansiedad marcados y excesivos que ocurren constantemente al exponerse o anticiparse a la exposición a uno o más objetos o situaciones específicas (por ejemplo, proximidad a ciertos animales, vuelo, alturas, espacios cerrados, visión de sangre o lesiones) que está fuera de proporción con el peligro real”.

Mujer mira por una ventana

Getty Images
La crometofobia podría ser considerada dentro de las “fobias específicas” que define la OMS. Sin embargo, la comunidad científica no la ha incorporado.

Los síntomas, agrega el texto, deben persistir por varios meses y ser lo suficientemente graves como para causar “un deterioro significativo en las relaciones personales, familiares, sociales, educativas, laborales o en otras áreas importantes del funcionamiento”.

Terapeutas especializados en tratar pacientes que tienen serios problemas con el manejo del dinero, afirman que, independientemente de la definición clínica, es un hecho que algunas personas desarrollan un miedo desproporcionado a gastar dinero.

Se puede discutir si es clínicamente una fobia o no, pero la angustia que experimentan estas personas afecta varias dimensiones de su vida.

“Aferrarse al dinero”

“Hay muchos temas emocionales que están ligados a gastar dinero”, le dice a BBC Mundo Khara Croswaite, terapeuta financiera estadounidense y autora de libros sobre psicología y emprendimiento.

“En mi consulta veo personas que quieren aferrarse a su dinero”, apunta.

“El miedo a gastar dinero es algo que perturba tu vida diaria”, advierte. Puede llevar a las personas a desarrollar conductas como no pagar las cuentas o no querer usar la tarjeta de crédito”.

Persona con dinero en el bolsillo

Getty Images

Una persona con miedo a gastar dinero no solo puede experimentar ansiedad, depresión, o pensamientos suicidas, agrega, sino que también desarrolla problemas en sus relaciones sociales.

Algunos se sienten avergonzados por sus deudas y prefieren aislarse, o descartan cualquier gasto, incluso los más elementales, lo que los lleva a evitar reuniones sociales y a no hacer actividades que disfruta.

Suele afectar el sueño, la salud y el estado de ánimo. Y dependiendo de la gravedad, puede provocar diferentes trastornos de ansiedad.

Es una espiral de pensamientos negativos“, dice Croswaite.

Vivir con una fobia específica grave puede derivar en el abuso de drogas o alcohol y, en los casos más extremos, al suicidio.

“Estaba aterrorizada por el dinero”

“Estaba aterrorizada por el dinero”, cuenta Kelly Reeves en un blog dedicado a temas de emprendimiento y desarrollo personal.

Constantemente revisaba su cuenta bancaria por miedo a lo que podría encontrar.

Y si tenía dinero en efectivo en su cartera, también se obsesionaba con comprobar constantemente que estaba ahí.

Al mismo tiempo, no soportaba hablar de dinero o escuchar a otras personas hablar de dinero.

Las cosas se pusieron aún más complicadas cuando pagar por cualquier cosa le provocaba ansiedad, incluso si era algo realmente necesario, como ponerle gasolina al auto.

Como tampoco pagaba sus deudas porque le provocaba miedo gastar dinero, fue cayendo en un foso cada vez más profundo.

Reeves cuenta que llegó a un punto en que tuvo que reconocer que lo que le estaba ocurriendo no era normal.

Entonces decidió acudir a una terapia que, según su testimonio, le ayudó a enfrentar sus temores.

Y aunque aún tiene deudas, está en una posición mucho mejor que en el pasado.

“Estoy pagando mis cuentas con gratitud”, escribe.

“Bastante raro”

Una fobia específica a gastar dinero “es algo bastante raro”, dice Elizabeth Sterbenz, terapeuta financiera en Los Ángeles, California.

Ojo con signo de dinero

lucapierro
Puede ser que la aversión a gastar dinero no se trate de una fobia.

Probablemente se puede presentar asociada a otros desórdenes de ansiedad, explica, o en conjunto con otras fobias.

“Por eso es importante descubrir si realmente estamos frente a un caso de fobia al dinero o si hay otra cosa detrás, algo más profundo”, señala Sterbenz en diálogo con BBC Mundo.

“Podría desarrollarse cuando ha existido un incidente traumático que la persona puede o no puede recordar”, agrega.

Síntomas

A nivel fisiológico, la persona que padece aversión a gastar dinero puede experimentar síntomas como dificultad para respirar, taquicardia, incremento de la presión arterial, sudoración, náuseas, dolor muscular o diarrea, cuando se enfrenta a la situación.

Desde la perspectiva cognitiva, suele desarrollar creencias negativas o ideas irracionales respecto al dinero y se siente impotente de controlarlos.

Mujer asustada con dinero

Getty Images

Y desde el punto de vista conductual, la persona tiende a evitar el estímulo fóbico (en este caso el dinero) de todas las maneras posibles.

Este tipo de síntomas se repiten en los distintos tipos de fobia con mayor o menor intensidad.

Causas

Si se considera la crometofobia como un desorden dentro de las denominadas fobias específicas, las causas pueden ser muy variadas.

Según lo describe la Clínica Mayo, un centro médico y académico estadounidense sin fines de lucro, en su página web, las causas de fobias específicas pueden incluir:

  • Experiencias negativas. Muchas fobias aparecen como consecuencia de una experiencia negativa o un ataque de pánico relacionado con un objeto o una situación específicos.
  • Genética y medio ambiente. Puede haber una vinculación entre la fobia específica y la fobia o la ansiedad de los padres de la persona, lo que podría deberse a factores genéticos o a una conducta aprendida.
  • Función cerebral. Los cambios en la actividad cerebral también pueden desempeñar un rol en el desarrollo de fobias específicas.

Tratamiento

Aunque hay varias alternativas para tratar las fobias, es bastante común el uso de la terapia cognitivo-conductual.

Algunas de las herramientas que se usan para enfrentar el problema son la “terapia de exposición” (donde el paciente es expuesto al estímulo), asociada con técnicas de relajación y técnicas cognitivas para abordar las creencias e ideas irracionales.

“En la terapia de exposición es necesario desarrollar tolerancia a la angustia que provoca gastar dinero”, dice Khara Croswaite.

Terapia

Getty Images
La fobia al dinero requiere terapia cuando afecta el desarrollo normal de la vida.

Eso se puede lograr, explica, poniéndose inicialmente metas pequeñas como, por ejemplo, gastar US$1 en el supermercado. Luego, por ejemplo, gastar US$50 en un regalo para alguien especial.

Y así, paso a paso, avanzar al primer pago de la tarjeta de crédito.

“Se trata de una repetición para confrontar el miedo con el apoyo de un profesional del área de salud mental”, señala la especialista.

Por otro lado, muchas fobias están relacionadas con las narrativas que construimos en torno al objeto o la situación que nos afecta, explica Elizabeth Sterbenz.

Influyen mucho “las historias que nos contamos a nosotros mismos” y que ni siquiera nos damos cuenta.

Podemos convencernos de que somos ineptos para manejar el dinero, aunque eso no sea así.

Cada terapeuta tiene su manera de abordar el tema. El punto es que si el miedo excesivo a gastar dinero afecta la vida normal de una persona, es conveniente que busque un especialista.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.