Los 13 desaparecidos en Ojinaga: migrar a EU para sobrevivir
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los 13 desaparecidos en Ojinaga: migrar a EU para conocer al padre o pagar la carrera de su hija

Los migrantes fueron interceptados, cerca de Ojinaga, por integrantes del crimen organizado. Estas son sus razones para migrar a EU.
Cuartoscuro
10 de diciembre, 2021
Comparte

Alicia dice que en la última comunicación que tuvieron por teléfono su esposo se escuchaba “contento y nervioso a la vez”. 

Era la noche del sábado 25 de septiembre. Benigno Alberto Álvarez Castro, chihuahuense de 36 años, llevaba desde junio intentando cruzar para Estados Unidos. Pero unas veces por el mal clima, y otras porque aún no tenían ‘luz verde’ para ‘brincarse’, el viaje se había pospuesto varios meses. 

Benigno estaba ansioso. Había renunciado semanas atrás a su empleo en una fábrica avícola en Chihuahua capital y ya había pagado su parte al coyote para que éste, a su vez, pagara “el derecho de piso” al crimen organizado que ‘opera’ el cruce fronterizo de Ojinaga. Una vez del otro lado, Benigno planeaba llegar primero a Arlington, Texas, y de ahí seguir hasta Oklahoma, donde lo esperaba un primo de su esposa para emprender un negocio juntos. 

“Él miró en Facebook que a mi primo le estaba yendo muy bien. Y un día platicaron y le dijo que se fuera para allá, que había mucho trabajo y que la armaban juntos”, cuenta Alicia, que pidió resguardar su verdadera identidad por seguridad. 

Lee: ‘A Omar no se lo tragó la tierra, se lo llevaron’: migrante sobrevive al desierto, pero desaparece en Ojinaga

A Alicia aquello no le pareció buena idea. “Es mucho riesgo”, trató de persuadir a su esposo. “Mejor quédate y aquí vemos cómo le hacemos”. Pero él ya estaba decidido. “Tenía muchos planes en la cabeza -asegura la mujer conteniendo el llanto-. Me decía que con el dinero que ganara allá iba a pagarle a nuestra hija mayor la carrera de enfermería, y que a la otra que está por cumplir los 15 años le haría una gran fiesta”. 

El 25 de septiembre, por fin, todo estaba listo. El guía que los llevaría en su travesía por el desierto ya había entregado el dinero de la cruzada al traficante de personas, al coyote, y la noche de ese sábado Benigno llamó a su esposa desde una casa de seguridad, a unos 80 kilómetros de la frontera entre Ojinaga y suelo estadounidense. 

“Ya estoy en Coyame -le anunció-. Tengo que apagar mi celular. No tiene caso que lo lleve prendido y gaste pila porque ahí en la brecha no hay señal”. 

Benigno le pidió a su mujer que cuidara de las tres niñas y le dijo que no se preocupara, que en cuanto cruzara y tuviera señal le marcaba de vuelta. 

“Nos dijo que nos quería mucho y luego apagó su teléfono. Y eso fue todo. Ya no hemos sabido nada más de él”, lamenta su esposa. 

Entérate: ‘La situación es caótica’, Iglesia hace llamado urgente al gobierno a respetar derechos de migrantes

Alan quería llegar a EU para conocer a su padre

Benigno Alberto es una de las 13 personas que desaparecieron en algún punto de la brecha que conduce de Coyame del Sotol a la comunidad Lomas de Arena, muy cerca del Río Bravo que divide México de Estados Unidos. 

Según informó la Fiscalía chihuahuense el pasado 5 de octubre, un joven de 14 años que iba con el grupo logró escapar y testificó que los migrantes fueron interceptados en la zona del Valle de Juárez, en el municipio de Guadalupe que colinda con el de Ojinaga, por integrantes del crimen organizado que, armados y encapuchados, se los habrían llevado en tres vehículos. 

El joven contó a las autoridades que a él solo le dijeron “vete” y que salió huyendo con dirección a la frontera, donde la Patrulla Fronteriza lo detuvo y lo regresó a Ciudad Juárez días después a través de El Paso. 

En su mayoría, los migrantes desaparecidos eran del estado de Chihuahua, aunque también se reportó que había una persona de Querétaro y otra de la Ciudad de México. Hasta el momento, los identificados como desaparecidos son: Benigno Alberto; Javier Ricardo López Rodríguez, de 38 años; Lorenzo Abraham González Mendoza, de 39; Emmanuel Aguilar Bailón, de 24; Amador Aguilar Mendoza, de 55; José Luis Pallares, de 47; Luis Carlos Islas Villegas, de 30; y Alan Ricardo Salas Torres, de 22 años. 

Lee más: Ni Fox, ni Calderón, ni Peña: gobierno de AMLO rompe récord de detención de migrantes

Marta es la tía de Alan Ricardo, el joven de 22 años. En entrevista, la mujer explica que Alan era originario de Durango, aunque llevaba un año viviendo en Juárez. “Le gustaba estar un tiempo en un lado y luego irse para otro. Yo le decía que vivía en ‘modo hippie’”, bromea Marta, que también pide proteger su identidad por seguridad. 

Alan, “un joven inquieto y alegre”, trabajaba en una maquiladora. Pero su gran motivo para cruzar a Estados Unidos no era el económico, sino uno familiar: quería conocer a su papá.

El joven se había comunicado con su padre por videollamadas y todo estaba acordado. Pagarían a un coyote, llegaría al punto acordado, y de ahí se iría para Dallas, Texas. 

Sin embargo, Marta cuenta que luego de partir de Coyame el sábado 25, la agonía comenzó para la familia de Alan.  

-¿Dónde estás hijo? -escribió su padre desde Estados Unidos.

Sin respuesta. 

-¿Por dónde vienes?

Sin respuesta. 

El domingo 26, más mensajes. 

-Hijo, ya me tienes preocupado. ¿Dónde estás?

Sin respuesta. 

Y al día siguiente, lo mismo. También sin respuesta. 

“Mi hermano se enteró de la desaparición de Alan por los medios. Me habló llorando, diciéndome que vio en las noticias de Estados Unidos que un grupo de migrantes había desaparecido, que se los había llevado el crimen organizado”. 

Lee: Más de 70 mil migrantes fueron víctimas de tráfico o secuestro en México entre 2011 y 2020: informe de CNDH

En ese entonces, aun no habían trascendido en México los nombres de los desaparecidos. Pero el padre de Alan ya intuía que algo grave le había sucedido. 

“Le dije: ‘a lo mejor no es cierto, o son otros’. Pero él estaba seguro de que sí, porque ya habían pasado varios días y no le había llamado”, explica Marta. 

Poco después, el 5 de octubre, la Fiscalía chihuahuense confirmó esa intuición fatal: Alan estaba en el grupo de los 13 desaparecidos. 

Ojinaga, dominio narco

Han pasado más de dos meses desde que se dio a conocer públicamente el suceso. La Fiscalía de Chihuahua, en colaboración con otras autoridades policiacas y militares, informó que están realizando a diario múltiples labores de rastreo terrestre y aéreo por la zona donde se reportó la desaparición. Pero, hasta el momento, esas búsquedas no han arrojado resultados positivos. De hecho, lamentan Alicia y Marta, meses después aun no tienen ni una pista que conduzca hasta el paradero de los 13, o al menos a saber qué sucedió con ellos. 

“Sabemos que las autoridades sí están trabajando, que sí los están buscando”, concede Alicia. “Pero ya es mucho tiempo el que se ha perdido en el rastreo de celulares y en las brechas en el desierto. Creemos que no están ahí, que es una pérdida de tiempo”, agrega la mujer.

“Lo que pedimos a la Fiscalía son dos cosas”, plantea por su parte Marta. “Una, que ahora los busquen haciendo cateos en casas de seguridad en toda esa zona de Coyame y Ojinaga, porque todo el mundo sabemos que ahí hay muchas casas de seguridad. Y otra, que nos lleven con ellos a los rastreos”. 

Alicia, que dejó su trabajo para dedicarse de lleno a la búsqueda de su esposo Benigno, tomó la iniciativa para ejercer de enlace con las autoridades. Y en entrevista cuenta que éstas le han reiterado en varias ocasiones que no es posible que los acompañen en las tareas de búsqueda por la inseguridad que impera en la zona. 

“Ojinaga es una zona totalmente dominada por el narco y una de las zonas más violentas de Chihuahua”, dice tajante una activista chihuahuense, que pide anonimato. 

“La Línea se quedó con el tráfico de personas en ese punto fronterizo. Es decir, ya no quieren que haya coyotes que les pagan a ellos una parte por la cruzada. Lo que quieren es cruzar ellos directamente a los migrantes y quedarse ellos con todo el negocio. Por eso también están desapareciendo a los coyotes”, explica la activista, en referencia a que entre los 13 desparecidos también se encuentra el guía que los llevaba por el desierto, y al parecer también el coyote que habría hecho el acuerdo con el grupo del crimen organizado para que los dejaran pasar. 

“Hay un control total del crimen organizado; son ellos quienes están desapareciendo a las personas”, subraya por su parte el activista Gabino Gómez, integrante del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), que asegura que con él han llegado al menos otros 14 casos de personas desaparecidos en la zona, aunque en distintos momentos y de manera individual. 

Gómez está acompañando a algunas de las familias de los 13 desaparecidos y también el caso de Omar Reyes López, de 20 años, un joven que salió de su pueblo natal en el estado de Hidalgo, que sobrevivió siete días caminando perdido por el desierto en la frontera con Estados Unidos, y cuya última pista de su paradero conduce precisamente a Ojinaga, donde también fue reportado como desaparecido. 

“A Omar no se lo pudo tragar la tierra, a Omar lo tienen alguien y nosotros solo queremos que nos lo regresen”, dijo su tía Sheila Arias en este reportaje que publicó Animal Político el pasado 6 de diciembre. 

“Ya no busque más a su pariente”

Marta, la tía del joven Alan, dice que hasta ahora solo han recibido intentos de extorsión de personas que buscan aprovecharse de la delicada situación de los familiares de los 13, y pistas falsas. 

La última la recibió hace apenas un par de noches, cuando un muchacho se comunicó con ella por mensaje de texto. 

“Me dijo: ‘ya no busque más a su pariente’. Luego nos pidió disculpas diciendo que él solo había hecho su trabajo cavando las fosas donde los habían enterrado”. 

Marta explica que sí creyeron que se trataba de una pista confiable porque hasta una ubicación con coordenadas precisas les mandó. Pero cuando las autoridades de la Fiscalía fueron a rastrear la zona no encontraron nada. 

Algunas de las familias intentaron realizar búsquedas en Ojinaga, pero también ha sido en vano. 

“Es muy difícil entrar ahí, porque entras y de inmediato empiezan a seguirte”, dice Marta. Mientras que Alicia expone que, por el miedo, la gente tampoco quiere hablar. 

“A las personas que ven y que escuchan lo que pasa ahí, solo les pido que se tienten el corazón, y que hagan una llamada anónima”, pide Alicia. “A lo mejor ellos piensan que las paredes oyen, pero pueden encerrarse en un cuarto y que nos den aunque sea una pista de ellos”, concluye. 

Animal Político buscó a la Fiscalía de Chihuahua para conocer los avances en el caso. En entrevista, el fiscal de distrito zona norte, Jesús Manuel Carrasco Chacón, expuso que están realizando búsquedas permanentes por vía aérea y terrestre en cuatro municipios: Villa Ahumada, Coyame del Sotol, Ojinaga, y Guadalupe. 

Hasta el momento, el fiscal señaló que tienen a varias personas detenidas por la “retención que hacen de migrantes y la exigencia que económica que hacen a sus familiares en Estados Unidos” y que han “localizado con vida a 60 personas migrantes en los municipios de Guadalupe y Práxedis Guerrero”. 

Sin embargo, dijo el fiscal, ninguna de esas personas localizadas son parte del grupo de 13 migrantes que desaparecieron el 25 de septiembre pasado, por lo que continúan las labores de búsqueda y las investigaciones. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.