Investigan desaparición a manos de Marina al inicio del gobierno de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro archivo

FGR investiga desaparición a manos de Marina en Nuevo Laredo, con AMLO en el gobierno

Felix Nieto Vázquez fue capturado cuando manejaba su vehículo, según la denuncia presentada por su pareja. Actualmente hay 18 marinos en prisión acusados de tres desapariciones forzosas en la ciudad fronteriza.
Cuartoscuro archivo
Comparte

Félix Nieto Vázquez desapareció en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 16 de diciembre de 2018. Según el testimonio de su pareja, incluido en la carpeta de investigación 347/2018 a la que Animal Político tuvo acceso, ambos fueron capturados por supuestos marinos cuando manejaban su vehículo por una calle aislada del extrarradio del municipio fronterizo. Posteriormente, ella fue liberada, mientras que él continúa en paradero desconocido.

“Tengo la certeza de que era una unidad de la Marina”, aseguró la mujer en su declaración ante la Fiscalía General de la República (FGR). Su identidad se protege para evitar posibles represalias. 

La FGR investiga los hechos y los vincula con la ola de desapariciones perpetradas por marinos entre febrero y mayo de 2018. Hasta el momento apenas hay avances en las pesquisas. La Armada de México negó su participación y la esposa dejó de contestar las comunicaciones de los investigadores, por lo que el expediente entró en punto muerto.

El caso, hasta ahora desconocido, sigue siendo relevante porque aporta nuevos elementos al contexto de vulneraciones a los derechos humanos perpetradas por la Marina en Nuevo Laredo en el año 2018.

En primer lugar, porque es la prueba de que los uniformados continuaron con las desapariciones tras la retirada de 265 elementos ordenada en junio, después de que las denuncias de las víctimas fuesen recogidas por la ONU.

En segundo lugar, se trata del primer caso ocurrido cuando Andrés Manuel López Obrador ya estaba al frente del gobierno federal, ya que ocurrió dos semanas después de que el presidente ocupase su despacho en Palacio Nacional. 

Las primeras desapariciones atribuidas a Marina tuvieron lugar en febrero de 2018. Se trata de la pareja formada por Hari Hassim Cruz Vázquez y Dafny Tamara Báez Guevara, de 25 y 24 años de edad, respectivamente. Ambos fueron capturados tras un accidente de tráfico presuntamente provocado por los marinos, lo que constituye un modus operandi que se repetirá en diversas ocasiones. El hombre apareció muerto un día después, con marcas de tortura en el cuerpo, mientras que la mujer todavía no ha sido localizada.

Durante meses se repitieron hechos similares en Nuevo Laredo. De hecho, la FGR tiene abiertas 34 carpetas de investigación por 47 desapariciones forzosas que apuntan directamente a la participación de elementos de la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES) de la Armada de México.

En un principio, las autoridades respondieron criminalizando a las familias de las víctimas y acusándolas de tener vínculos con el crimen organizado. Sin embargo, el incremento de denuncias terminó por llegar a la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, quien dio credibilidad a las familias y señaló a la Marina.

El 1 de junio, el mismo día en el que López Obrador se impuso en las elecciones presidenciales, la Semar dio orden de concentrar en Ciudad de México a 257 elementos para estar a disposición de los investigadores. Sin embargo, este desplazamiento de tropas no puso fin a la presencia de la Marina en Nuevo Laredo.

Los últimos oficiales estuvieron desplegados en dos bases, Laredo Norte y Laredo Sur, hasta enero de 2019. En concreto, la primera base mantuvo 36 elementos hasta el 22 de diciembre, mientras que la segunda siguió con 39 marinos hasta el 16 de enero. Se da la circunstancia de que la base Laredo Norte fue destruida por un incendio provocado días después de que la Marina lo desocupase. Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos recuerda que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) no quiso resguardar el edificio una vez que este había sido abandonado, a pesar de que había testimonios que aseguraban que algunos de los desaparecidos fueron llevados a ese lugar. 

Sesión en la CIDH

Aquellas fechas son relevantes porque el gobierno de López Obrador, que estaba asumiendo el cargo, reconoció las desapariciones en una sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y se comprometió a buscar a los responsables.

El 5 de diciembre, 11 días antes de la última de las desapariciones atribuidas a los marinos, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, aseguró que la nueva administración perseguiría a quien estuviese vinculado con los hechos “independientemente de la corporación a la que pertenezcan”.

Karla Quintana, que entonces estaba como titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), dijo en aquella sesión que había integrantes de la PGR que le habían transmitido su incomodidad por tener que investigar a marinos. Los investigadores no lo tuvieron fácil. Según reveló Animal Político, varios de ellos sufrieron dos ataques armados durante visitas realizadas en 2018. 

Tres años después de aquellas desapariciones, solo tres de las carpetas están judicializadas. En concreto se trata de las causas penales 305/2020, 308/2020 y 155/2020, en las que se investiga las desapariciones de Noe Ignacio Alférez Hernández Jonatan Organista Ballesteros; Julio César Viramontes Arredondo y José Luis Bautista Carrillo.

En un primer momento, un juez mandó a prisión a 30 marinos, pero 12 de ellos, señalados por la desaparición de los dos primeros, fueron liberados en noviembre de 2021. Un juez de distrito consideró que no había pruebas suficientes para mantenerlos en prisión, aunque está previsto que tanto FGR como la CEAV recurran su decisión.  

El 13 de julio de 2020, representantes de Marina y otras instituciones del gobierno federal realizaron un acto de disculpa pública en Nuevo Laredo. Esto implica que los oficiales aceptan la responsabilidad de la institución en las desapariciones forzosas. Sin embargo, sus elementos no han ayudado al esclarecimiento de los hechos ni han aportado datos para conocer el paradero de quienes siguen siendo buscados. El caso de Félix Nieto Vázquez se suma a esa lista de desaparecidos impunemente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El inicio del “paro armado” del Clan del Golfo en Colombia deja decenas de actos violentos

La organización criminal tomó represalias luego de la extradición de Otoniel quien fue su principal líder.
7 de mayo, 2022
Comparte

El primer día de “paro armado” del Clan del Golfo en Colombia dejo decenas de actos violentos.

Después de la extradición esta semana a Estados Unidos de alias Otoniel, la organización criminal que el líder narco dirigió, el Clan del Golfo, tomó represalias e inició un “paro armado” que durará cuatro días.

En el primer día ya se reportaron en diferentes carreteras del norte del país, alrededor de 100 vehículos incinerados entre camiones, buses, automóviles y motocicletas, según informó el gobierno.

La prensa local, por su parte, compartió imágenes de municipios que amanecieron con grafitis alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), como también se conoce a la organización criminal.

Durante los ataques conocidos como “paros armados”, los grupos criminales bloquean vías, restringen la libre movilidad y envían mensajes amenazantes que obligan el cierre de establecimientos comerciales y la suspensión de clases en colegios y universidades.

En respuesta a los hechos, el ministro del interior, Diego Molano, asistió a consejos de seguridad regionales en las zonas más afectadas.

Molano reveló que Wilver Giraldo, alias ‘Sipoas’, y Jesús Ávila Villadiego, alias ‘Chiquito Malo”, asumieron el liderazgo del grupo criminal después de la captura de Otoniel en 2021.

Molano anunció, también, que han aumentado la recompensa por cada uno de los cabecillas

El Clan del Golfo -también llamado Autodefensas Gaitanistas, Los urabeños o Clan Úsuga- es una de las principales organizaciones criminales de Colombia. De acuerdo con un reporte de la Policía Nacional y la Fundación Paz y Reconciliación, tiene presencia en 211 de los 1.103 municipios que hay en el país.

Su principal líder ha sido Otoniel, quien luego de ser extraditado a EE.UU. esta semana se declaró no culpable ante un fiscal federal en Nueva York, renunció a solicitar libertad bajo fianza y espera enfrentar un juicio con jurado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VAA9SgC0w9Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.