Empleados acusan a Facebook de descuidar negacionismo climático
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Maurizio Pesce/Flickr

Facebook Papers: empleados acusan a Zuckerberg de descuidar el negacionismo climático

Las quejas van desde las trabas a la moderación de las noticias falsas sobre el calentamiento global en la plataforma hasta los anuncios de empresas que cometen delitos medioambientales.
Maurizio Pesce/Flickr
Por Laura Scofield, de Agência Pública
6 de febrero, 2022
Comparte

Al menos hasta abril de 2021, Facebook no fue capaz de moderar satisfactoriamente la desinformación sobre el cambio climático, según los documentos filtrados al Congreso de Estados Unidos en octubre de 2021 y a los que ha tenido acceso Agência Pública en colaboración con Núcleo Jornalismo. La necesidad de moderar las publicaciones con mentiras sobre el calentamiento global ya fue señalada por los empleados de la empresa desde 2019 en discusiones internas.

En septiembre de ese año, un empleado planteó el debate en tono crítico en la plataforma de trabajo de la cadena: “Necesitamos cambios drásticos. Tenemos que hacer más para demostrar nuestro compromiso de ayudar al mundo a resolver este problema”, escribió. Los nombres de los empleados se omitieron en los documentos por seguridad. La publicación obtuvo 96 reacciones, 36 comentarios y 15 comparticiones entre los empleados de Big Tech.

“Nuestra misión en Facebook es construir comunidades. Sin embargo, hoy en día, el ritmo del calentamiento global y el colapso ecológico amenazan a las comunidades de todo el mundo. Cada año hay más refugiados climáticos, muchos de ellos en las zonas de crecimiento de Facebook”, continúa el autor.

Para él, Facebook debería, además de reducir su huella de carbono, desempeñar un papel en la “protección de estas comunidades vulnerables”, “elevando sus voces”. “Un factor importante en la crisis climática es el racismo ambiental, que afecta a las comunidades indígenas y pobres, formadas desproporcionadamente por personas no blancas”, argumentó.

El funcionario destacó el impacto de los incendios en la Amazonía sobre las comunidades indígenas y pidió cambios. Cícero Pedrosa Neto/Amazônia Real

Esta información forma parte de los llamados Facebook Papers, documentos presentados a la Comisión de Valores de Estados Unidos por el asesor legal de Frances Haugen, una ex empleada de Facebook, en octubre de 2021. Las versiones editadas que recibió el Congreso de los Estados Unidos fueron revisadas por un consorcio de medios de comunicación. En Brasil, Núcleo Jornalismo tuvo acceso a los documentos y se asoció con la Agencia Pública para compartir esta información.

En el mismo post, otro empleado de Facebook añadió: “Lo más importante que podemos hacer es presionar a Facebook para que responda adecuadamente a esta crisis. Cambiar los hábitos de gasto de un consumidor rico del mundo desarrollado tiene mucho menos impacto que cambiar las prioridades de una empresa que vale 500.000 millones de dólares”.

“Siempre me sorprende la poca tracción interna que tiene este tema y cómo quizás subestimamos hasta qué punto nuestra plataforma puede salvar el mundo”, valoró otro empleado. “Hice una pregunta a Mark en el Q & A , pero la respuesta no fue más allá de ‘medidas internas’. Todavía tenemos que crear una visión sobre la influencia medioambiental que podríamos tener en nuestra comunidad de 3.000 millones ”.

En octubre de ese mismo año, otro trabajador retomó el tema: “Escribo para saber si tenemos una política relacionada con el negacionismo climático, en particular sobre la implicación humana en el calentamiento global. ¿Está esto cubierto por nuestro esfuerzo para combatir la desinformación?”, preguntó en un post visto por 545 personas. La respuesta no tardó en llegar: “No eliminamos la información errónea, salvo en casos excepcionales en los que tenemos pruebas fehacientes de que el contenido puede generar un daño inminente fuera de línea a las personas. Sin embargo, aplicamos tratamientos diferentes a los contenidos clasificados como falsos por los verificadores de hechos independientes, como el “down-ranking””, una estrategia que ralentiza la entrega de contenidos al público. “No tenemos una política específica para el negacionismo climático”, añadió otro funcionario.

Además de no eliminar los contenidos falsos, la red hacía sugerencias de autocompletado “engañosas”, según los documentos. En agosto de 2019, un funcionario registró que quienes buscaban “cambio climático” recibían como sugerencias frases negacionistas como “cambio climático desacreditado” o “el cambio climático es un bulo”. “Los algoritmos de sugerencia de búsqueda parecen ser un objetivo importante para las personas que intentan manipular la opinión pública, por lo que deberíamos contar con protecciones”, explicó, señalando que dos de las tres sugerencias eran problemáticas.

La ex empleada Frances Haugen dijo en su testimonio ante la comisión del Congreso de EE.UU. que la empresa “prefiere el beneficio”. Reprodução Youtube C-SPAN

Plataforma “confiable”.

En septiembre de 2020, la empresa trató de sortear las críticas lanzando una plataforma con información fiable sobre el tema, el Centro de Información de Ciencias del Clima (CSIC), en países del norte global, como Estados Unidos, Reino Unido, Inglaterra y Francia -Brasil y otros países del sur, como México y Sudáfrica, se sumaron a la lista cinco meses después-. La intención del proyecto era “demostrar el compromiso de Facebook con la ciencia del clima y combatir la desinformación en la plataforma”, según consta en los documentos.

La función, a la que se puede acceder escribiendo el término “cambio climático” y sus variaciones en la barra de búsqueda de la red, ofrece publicaciones realizadas por expertos y consejos sobre cómo se puede reducir el impacto de los cambios medioambientales. Además, la iniciativa pretende recaudar donaciones para las organizaciones no gubernamentales que trabajan en el tema.

Sin embargo, “no hay manera de que la información que se entrega directamente en el bolsillo de una persona, como son las noticias falsas, pueda competir con la información que se oculta en un elemento que muy poca gente conoce y al que es difícil acceder”, afirma David Nemer, investigador y profesor de estudios de medios de comunicación en la Universidad de Virginia (Estados Unidos).

Siete meses después del anuncio del CSIC, las discusiones internas atestiguan que la iniciativa no ha resuelto el problema. El 30 de abril de 2021, dos empleados denunciaron la situación en un post para celebrar la Semana de la Tierra, una campaña de la red: “Qué trabajo tan importante. El 1% ha terminado”, comentó el primero, a lo que recibió como respuesta: “Tenemos un pequeño grupo de personas que intentan dimensionar cómo es el otro 99%”. “¿Podríamos dar un paso más y empezar a clasificar y eliminar la desinformación sobre el cambio climático de nuestras plataformas?”, cuestionó otro.

“Con los Papeles de Facebook, quedó muy claro que las redes sociales capitalizan el discurso de odio y conmovedor porque es lo que genera más engagement”, explica Nemer. “Estas redes sociales necesitan eso para monetizarse. Eso es lo que genera engagement, eso es lo que genera datos, y esos datos los llevan las plataformas a los anunciantes”.

Para la ecologista y directora ejecutiva del Instituto Clima y Sociedad (iCS), Ana Toni, Mark Zuckerberg está “siendo cómplice de los negacionistas”. “Lo dicen sus empleados , lo dice la ciencia y lo dicen sus usuarios. Así que si quiere dejarse manipular por los negacionistas, y parece que eso es lo que quiere porque se lo pueden permitir, está en el lado equivocado de la historia”.

Mientras tanto, Facebook propagaba otros logros: la red se alimenta de energía renovable desde 2020 y ha estimado 2030 como fecha límite para la huella de carbono cero en toda la cadena de producción. Ana Toni reconoce que se trata de un avance, pero subraya que “las empresas tienen que darse cuenta de que la neutralización de su carbono, si eres una empresa de influencia, no te exime de tu influencia; al contrario, te aporta aún más responsabilidad”.

“Es como si Trump neutralizara y plantara un montón de árboles y siguiera actuando como lo hace”, ejemplifica. “Si Bolsonaro decide ahora neutralizar su huella de carbono, sigue siendo un canal de influencia muy dañino”.

Entre bastidores del gran anuncio

En la página de lanzamiento del CSIC, Facebook escribe que “el cambio climático es una crisis que sólo podemos afrontar si todos trabajamos juntos a escala mundial”. La plataforma también afirmó estar identificando contenidos desinformativos sobre el tema con la ayuda de fact-checkers para reducir su alcance.

Sin embargo, los documentos muestran que, internamente, la red no confiaba tanto en su capacidad para detener la desinformación. Por si acaso, se tomó una medida adicional para no desviar el foco del lanzamiento del programa ni poner en duda la eficacia de las acciones anunciadas.

En la víspera del lanzamiento del CSIC, el día 14, un empleado se dio cuenta de que no obtenía ningún resultado cuando buscaba vídeos con los términos “cambio climático” y “clima” en la barra de búsqueda de Facebook y Facebook Watch -esta última es una plataforma exclusiva para vídeos en la red-. Consultó a sus colegas sobre el motivo del cambio en el grupo de retroalimentación de la búsqueda de vídeos.

“Los vídeos fueron bloqueados en la pestaña superior debido a las preocupaciones del equipo de ‘Política’ antes del lanzamiento del Centro de Información de Ciencias del Clima”, respondió un empleado en un comentario. Otro añadió que la petición de bloquear temporalmente los términos en la barra de búsqueda había venido directamente de Política, definida en los documentos como la persona que “ayuda a los equipos de Integridad y Productos a construir normas sobre lo que podemos y no podemos hacer”, formada por los responsables de asistencia jurídica, relaciones públicas, relaciones con los socios, marca y consideraciones estratégicas. Los “dueños” del proceso de decisión pidieron a los empleados que “actuaran rápido” para bloquear las condiciones. Según el trabajador que ejecutó la orden, la intención era restringir sólo los vídeos de la barra de búsqueda principal, no los resultados del Watch, lo que se corrigió pronto.

Falta de transparencia 

Cinco días después del lanzamiento del CSIC, la red fue señalada por eliminar los controles de una pieza de desinformación climática que se había hecho viral. La denuncia fue realizada por los boletines Popular Information y Heated y tuvo eco entre los empleados de Facebook, que se enfadaron por la actitud de la empresa y discutieron entre ellos en la plataforma de trabajo.

Según las conclusiones de los periodistas Judd Legum y Emily Atkin, un artículo publicado a principios de ese mes en The Daily Wire había sido revisado por siete científicos cualificados y clasificado como “parcialmente falso”, lo que hizo que la plataforma redujera la distribución de la pieza (que ya había sido compartida 65 mil veces) y advirtiera a los usuarios de que se trataba de una información engañosa. Sin embargo, el chequeo fue retirado del texto después de que el congresista republicano Mike Johnson se pusiera en contacto con el máximo responsable de la cadena.

No era la primera vez que una comprobación independiente de los socios de Facebook sobre el tema era eliminada tras las quejas. Una situación similar había ocurrido a mediados de 2019, cuando la cadena presionó a los verificadores para que retiraran la etiqueta falsa de una columna en el sitio web del Washington Examiner que afirmaba que los “modelos climáticos” eran “defectuosos”. ”

“¿Es eso cierto? Si es así, ¿cuál es la explicación?”, preguntó un funcionario. “¿Qué mierda es eso? ¿No estamos viendo en tiempo real el impacto de dejar que la desinformación sobre la ciencia destruya nuestro país? Nuestros sistemas de comprobación de hechos no significan nada si pueden ser anulados”, comentó otro.

“Facebook y Mark no parecen compartir esta preocupación y no están interesados en escuchar las opiniones de los empleados sobre las políticas o el grupo de Política”, se desahoga un empleado. Escribe que le llamaron la atención por hacer una crítica. “Para mí, todo tiene mucho sentido cuando veo la alineación de las políticas y los trabajos anteriores de nuestros responsables políticos. Todo funciona como está diseñado”. Según la investigación de Legum de octubre de 2019, los republicanos de extrema derecha tienen una gran influencia en las decisiones de la empresa.

“¿De qué sirve tener verificadores de hechos independientes si nosotros podemos interferir?”, preguntó un trabajador. “Los procesos son tan buenos como son transparentes y coherentes, o dejan de ser normas y se convierten en decisiones para cumplir un determinado propósito”, añadió otro empleado.

En una justificación, el equipo de Política dijo a los periodistas que había tomado la medida después de que las “partes interesadas” tacharan el control de “sesgado”.

“Da miedo que el equipo de comunicación de Facebook haya afirmado que una comprobación de hechos era “tendenciosa”. ¿Cómo es posible que una comprobación de hechos sea parcial? Son los hechos. Quiero que se responda a esto, tanto interna como externamente, para que no se nos vea como simpatizantes de los negacionistas del clima”, criticó un empleado.

Facebook ignoró las sugerencias de los empleados

Los documentos filtrados muestran que los empleados plantearon ideas sobre las medidas que debía tomar la empresa a nivel individual y corporativo. Entre ellas se encuentra incentivar a los anunciantes para que sean ecológicos a través de recompensas; potenciar a las empresas verdes en el ranking de anuncios; e impedir que se anuncien o reducir la potenciación de empresas que “son malas para el medio ambiente”, como las petroleras BP, Shell y BlackRock, citadas nominalmente por un empleado en el post de septiembre de 2019.

Sin embargo, hasta la publicación de este informe, las empresas vinculadas a la deforestación ilegal y denunciada por diversos delitos medioambientales siguen anunciándose y generando dinero para la empresa. Una encuesta de la Agencia Pública identificó que empacadores de carne como Minerva, JBS y Marfrig, vinculados a la deforestación en la Amazonia brasileña, se anuncian en Facebook. Minerva impulsó tres anuncios en 2022, uno de ellos sobre las iniciativas de sostenibilidad adoptadas por la empresa. Seara, la marca de carne del grupo JBS, lanzó 83 anuncios sobre sus productos entre el 1 y el 10 de enero de este año; Marfrig publicó cuatro anuncios sobre ofertas de empleo este año.

Shell, una de las empresas citadas por el empleado de Facebook y condenada por las fugas de oleoductos en Nigeria, también se anuncia en la plataforma de Zuckerberg, tanto en Brasil como en países como Egipto y Singapur. En el primer semestre de 2022, la empresa impulsó 47 anuncios para el público brasileño.

ExxonMobil también utiliza los servicios de Facebook para decir al público que está “contribuyendo a las soluciones climáticas”, como se describe en un anuncio que publicó en diciembre. Fue citado directamente por uno de los empleados en un comentario de abril de 2021: “Exxon y otras empresas pagan anuncios en nuestra plataforma y hacen lobby para distraer a los ciudadanos y a los gobiernos de la necesidad de reducir rápidamente el uso de combustibles fósiles.”

Con servicios gratuitos para el usuario, las redes sociales como Facebook e Instagram, que forman parte de la empresa Meta, obtienen la mayor parte de sus ingresos a través de anuncios pagados y segmentados en la plataforma. En el tercer trimestre de 2021, la empresa obtuvo un beneficio de más de 9.000 millones de dólares.

“Para frenar las noticias falsas vas a tener que frenar los ingresos, y ellos no están dispuestos a hacerlo”, valora Nemer. “Las redes anteponen el beneficio a la promoción de un medio ambiente sano”.

En respuesta al informe, Meta -en referencia al metaverso, nombre que adoptó Facebook la semana en que salieron a la luz los documentos filtrados– dijo que “algunas interpretaciones son incorrectas y confieren falsas intenciones a la empresa”, sin especificar a qué se refería. “Meta se ha comprometido a colaborar para hacer frente al cambio climático y ha realizado cambios en sus productos para combatir la desinformación sobre el clima, incluyendo etiquetas informativas en los resultados de las búsquedas y en las publicaciones de Facebook sobre el cambio climático. Estas etiquetas dirigen a la gente a nuestro Centro de Información sobre el Clima, que está disponible en portugués y tiene características tales como información oficial de las principales organizaciones del mundo sobre el cambio climático y una sección que presenta hechos que desmienten los mitos comunes sobre el clima”.

Reportaje publicado originalmente en portugués por Agência Pública

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: las imágenes satelitales que desmienten la versión rusa sobre la "masacre" en Bucha

Fotos satelitales de ese suburbio de la capital ucraniana parecen mostrar a los cuerpos encontrados en las calles de Bucha antes de que las tropas rusas se retiraran de la zona. Moscú dice que todo es una "puesta en escena" posterior a su repliegue.
5 de abril, 2022
Comparte

Imágenes satelitales de Bucha parecen mostrar que los cuerpos que yacían en las calles estaban ahí casi dos semanas antes de que las tropas rusas dejaran este lugar cercano a Kiev.

Una imagen del 19 de marzo, primero publicada por The New York Times y luego confirmada por la BBC, contradice las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, de que las imágenes de los cuerpos que se han difundido en los últimos días son “una puesta en escena” posterior al retiro de las tropas rusas.

La imagen muestra lo que parecen ser cuerpos en la misma ubicación en la que fueron luego encontrados por las fuerzas ucranianas cuando recuperaron el control de este lugar al norte de Kiev.

Rusia ha dicho que las fotos y los videos tomados en Kiev son falsos, pero Ucrania ha lanzado una investigación en lo que considera crímenes por parte del ejército ruso.

Este domingo, la fiscal general ucraniana, Irina Venediktova, dijo que hasta el momento se habían encontrado 410 civiles muertos en Bucha, pero enfatizó que ésa no sería la cifra final ya que la búsqueda y el análisis de los cuerpos llevaría más tiempo.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos han registrado numerosos casos de asesinato, violación y otros serios crímenes en los territorios ocupados por las fuerzas rusas.

Pocos días después del inicio de la invasión rusa a Ucrania, un convoy de tanques y vehículos blindados rusos fue atacado por los ucranianos en Bucha y no pudo continuar con su avance.

Esto obligó a las tropas rusas a permanecer en este suburbio de la capital ucraniana hasta, al menos, fines de marzo.

Muchos civiles abandonaron el área, pero otros permanecieron en sus hogares.

Testigos dijeron que los soldados rusos no dejaron que los hombres pudieran salir de la ciudad a través de corredores humanitarios, y aquellos que intentaron escapar fueron baleados.

Periodistas y funcionarios que llegaron a la ciudad después del retiro del ejército ruso encontraron al menos 20 hombres muertos en las calles. Algunos tenían múltiples heridas, otros habían sido ejecutados a quemarropa. Muchos cuerpos habían sido claramente arrollados por tanques.

Este lunes la corresponsal de la BBC Yogita Limaye encontró otros cinco cadáveres de hombres en el sótano de una casa en Bucha, que habrían sido ejecutados con sus manos atadas a su espalda.

Fosa

Imágenes de satélites tomadas por la empresa Maxar el 31 de marzo revelan una fosa común de 14 metros cerca de la iglesia Apóstol San Andrés.

Maxar destaca que imágenes del 10 de marzo ya muestran movimiento de tierra en el lugar.

Habitantes de Bucha han dicho que los primeros cuerpos fueron enterrados ahí en las etapas iniciales de la guerra, cuando se disparaba a mansalva sobre todo aquello que se movía.

Se estima que el número de cuerpos enterrados ahí varía entre los 150 y 300.

El ministerio de Defensa ruso ha respondido sobre Bucha que “ningún habitante sufrió ninguna acción violenta”.

Rusia dice que sus tropas se retiraron el 30 de marzo, mientras que Ucrania dice que lo hicieron en las primeras horas del día 31.

El 1 de abril, un video fue publicado desde un auto que recorre la ciudad y que muestra cuerpos a los dos lados de la carretera.

Rusia afirma que son “falsos cuerpos muertos”.

Sobre esto: Rusia acusa a Ucrania de preparar ‘montajes’ de civiles muertos

En BBC comparamos la grabación del auto con imágenes de satélite de Bucha del 19 de marzo, cuando Rusia aún tenía el control.

Video a la izquierda e imágenes de satélite a la derecha.

BBC. Imágenes de Maxar.

Tanto a la izquierda (el video tomado tras la retirada rusa) como a la derecha (cuando los rusos aún ocupaban el lugar) se ven cuerpos en las mismas zonas de la carretera (en rojo en la imagen) y vehículos cercanos (en amarillo).

Este martes el representante de Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Vasily Nebenzya, rechazó las acusaciones de crímenes de guerra y dijo que existen “flagrantes inconsistencias en los sucesos mostrados por los medios ucranianos y occidentales”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gyrC55QhAPA&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.