Kenia Hernández: dictamen pone en duda acusación en su contra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Kenia Hernández es acusada de robo en caseta en Ecatepec, pero un dictamen señala que estaba a 600 km del lugar

La activista es acusada de haber cometido un robo en el Edomex en marzo de 2020, a pesar de que un dictamen incluido en esa causa penal señala que ese día estaba en Guerrero. Su defensa denuncia que hay un delito “fabricado”.
Cuartoscuro
24 de febrero, 2022
Comparte

Kenia Hernández, activista indígena amuzga que lleva un año y cuatro meses en prisión, fue acusada de haber cometido en marzo de 2020 un robo con violencia en una caseta de cobro en Ecatepec, Estado de México. Sin embargo, un dictamen pericial del que este medio guarda copia establece que la activista el día de los hechos se encontraba a más de 600 kilómetros de distancia

Desde octubre de 2019, Kenia comenzó a realizar toma de casetas en diferentes estados como medida de protesta ante la desaparición y el asesinato de activistas, así como ante el encarcelamiento de otros defensores de derechos humanos. Pero, a raíz de este activismo, fiscalías estatales y la Fiscalía General de la República (FGR) la han acusado de cometer robos con violencia y ataques a las vías públicas. De tales acusaciones surgieron ocho procesos penales en su contra, su detención el 18 de octubre de 2020 y su posterior traslado a un penal de máxima seguridad en Morelos. 

De esos procesos legales, cuatro continúan vigentes y uno ya resultó en una sentencia de 10 años de cárcel por otro presunto robo con violencia en una caseta de Toluca, en febrero de 2020. 

A pesar de esta sentencia, tanto la activista como el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, que lleva su defensa legal, sostienen que las acusaciones fueron “fabricadas”, como parte de una campaña de “hostigamiento judicial” para cortar de raíz las protestas en las casetas de cobro. Y un ejemplo de esto, exponen, es la causa penal que le iniciaron por un presunto robo en Ecatepec, aun cuando un dictamen en geolocalización establece que se hallaba a cientos de kilómetros del lugar. 

“Kenia no está en la cárcel por argumentos legales, sino por una razón política; por un intento de dar un escarmiento e inhibir las protestas en las casetas de cobro en todo el país”, denunció en entrevista Antonio Lara, abogado de la defensora de derechos humanos, de la tierra y de los pueblos indígenas. 

Lee: CNDH pide un debido proceso contra activista detenida en el Estado de México

La denuncia y lo que dice el peritaje

De acuerdo con lo expuesto en la causa penal 617/2020, el 19 de marzo de 2020, José Daniel “N” iba a bordo de su camioneta pick up junto a su pareja, Shirley “N”, con dirección a la colonia Las Américas de Ecatepec, cuando a las 18:10 horas llegaron a la caseta conocida también como de Las Américas, en el Circuito Exterior Mexiquense.

Una vez detenidos ahí, la pareja refiere que observó que “había mucha gente” en las diferentes casetas, que las plumas de acceso estaban levantadas, que las personas llevaban letreros “por la libertad de los presos políticos” y pancartas con el nombre del Movimiento Nacional por la Libertad de Presos Políticos, y que estas personas abordaban a los conductores que iban pasando. 

Al llegar su turno, José Daniel asegura que Kenia Hernández Montalván los abordó y les dijo que la cooperación era voluntaria. 

El conflicto surgió supuestamente cuando Shirley sacó su celular y comenzó a grabar a quienes pedían dinero a los automovilistas. Entonces, según la pareja, Kenia en tono amenazante dijo: “Deja de grabar, cabrona, o aquí te bajamos”. 

Según la denuncia de la pareja, tras la amenaza, un hombre “de un metro setenta aproximadamente, complexión delgada, tez morena, con cubrebocas y gorra” se acercó por el lado del copiloto donde estaba Shirley, le apuntó con un revólver negro y le dijo: “A ver, vieja pendeja, presta acá”; después, le arrebató su teléfono celular y la cartera, mientras que Kenia los habría vuelto a amenazar: “Sigan, o ya vieron cuántos somos para partirles su madre”. 

Después, la pareja refiere que llegó a su casa en Ecatepec y que buscó en internet el nombre del Movimiento Nacional por la Libertad de Presos Políticos, y que encontró distintas notas donde aparecía Kenia. Una vez identificada, José Daniel y Shirley fueron a la fiscalía mexiquense y la denunciaron. 

No obstante, la activista negó que ese día estuviera en la caseta de Las Américas, por lo que ella no pudo haber cometido ese presunto delito. Y así lo establece también el peritaje que forma parte de la causa penal. 

En este documento se analizaron dos elementos clave: uno, la geolocalización satelital del celular de Kenia, y dos, un par de fotografías —selfies— que la activista se tomó ese día con familiares. 

En cuanto a la geolocalización, el peritaje concluyó que el celular estuvo todo el 19 de marzo de 2020, cuando la activista supuestamente cometió el delito, en el municipio de Xochistlahuaca, Guerrero, a más de 600 kilómetros y hasta ocho horas con 52 minutos de trayecto, por la vía más rápida, del lugar del robo en Ecatepec. 

Mientras, del análisis de las fotografías, el peritaje también estableció que ambas fueron tomadas ese mismo 19 de marzo en Xochistlahuaca, a las 18:55 horas, apenas minutos después de que, según el testimonio de la pareja, Kenia supuestamente la asaltó en Ecatepec.

El peritaje también realizó un análisis de los metadatos de las fotografías y llegó a la conclusión que ambas no habían sufrido modificaciones, ediciones, ni alteraciones. “Son auténticas”, subrayó el estudio. 

“De acuerdo a las documentales fotográficas que tuve a la vista se puede afirmar que el 19 de marzo del 2020, en un horario de 18:55 horas, Kenia Hernández Montalván se encontraba presente en el municipio de Xochistlahuaca, Guerrero, precisando que es una de las personas que aparecen en dos de las fotografías descritas”, concluyó el perito en el informe que rindió ante las autoridades ministeriales, en el que consta su cédula profesional y su formación académica. 

“El único interés que tienen es castigar a Kenia”

Antonio Lara, abogado de Kenia e integrante del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, explicó en entrevista que la causa penal relativa a este caso está por finalizar y llegar a la fase de juicio. El letrado consideró que, ante las conclusiones del peritaje, hay buenas probabilidades de conseguir una sentencia absolutoria. Sin embargo, recordó que, de las ocho causas penales que se abrieron contra Kenia, cuatro aún continúan vigentes y una ya resultó en la sentencia de 10 años de cárcel

Se trata de la causa 149/2021, en la que Autovías Concesionadas Mexiquenses denunció a Kenia también por robo con violencia en la caseta La Hortaliza, en Toluca, Estado de México. 

Kenia sí participó en esta toma de caseta, aunque su defensa rechazó que hubiera cometido el robo o que hubiera incitado a otros a cometerlo, y volvió a acusar que hubo una “fabricación” del delito. 

“Las cámaras de vigilancia de la caseta captaron cuando Kenia llegó con sus compañeros en un camión. Y luego, captaron cuando Kenia se marchó del lugar. Sin embargo, mágicamente, las cámaras no grabaron el momento cuando supuestamente robó a la gente”, expuso el abogado, quien hizo hincapié en que la acusación de la fiscalía se centró en los testimonios de dos trabajadores de la empresa concesionaria de las casetas, quienes supuestamente escucharon a Kenia ordenar a dos jóvenes que robaran a la gente. 

“Nosotros le dijimos al juez que el testimonio de los trabajadores está viciado porque tienen una dependencia económica de la empresa que les paga. Pero el juez dijo que no, que los trabajadores no tenían por qué querer perjudicar a Kenia, y que su testimonio era válido”, explicó el abogado. También aseguró que esos mismos trabajadores reconocieron que la suma de lo que supuestamente robó la activista ese día fueron 7 mil pesos. 

Tras la sentencia de 10 años de cárcel, misma que ya fue ratificada el pasado 20 de febrero, el abogado del Centro Zeferino Ladrillero dijo que interpondrán un recurso de apelación. 

Para Front Line Defenders, una organización defensora de derechos humanos con sede en Irlanda, la sentencia en contra de la activista indígena es parte “de una estrategia de acoso judicial y de detenciones arbitrarias en represalia por defender los derechos de las comunidades campesinas”. 

“Mostramos nuestra profunda preocupación por la seguridad física y emocional de Kenia ante la fabricación de casos en su contra con la intención de criminalizar sus actividades en defensa de los derechos de las comunidades indígenas y campesinas”, recalcó la organización en un comunicado. 

Además de estos dos casos en el ámbito estatal, Kenia enfrenta actualmente otras tres causas en el ámbito federal, en las que la FGR, a partir de las denuncias de Caminos y Puentes Federales (Capufe), la acusa de ataques a las vías generales de comunicación, con el agravante de haberse cometido supuestamente en “pandilla”. 

En todos los casos, expuso el abogado Lara, Capufe se negó “tajantemente” a llegar a un acuerdo reparatorio, luego de que en las protestas sociales se dejara el paso abierto a la circulación durante un tiempo y eso ocasionó un daño económico a la dependencia. 

“Capufe se niega reiterada y tajantemente a un acuerdo reparatorio, a pesar de ser viable jurídicamente. La decisión es mantener a Kenia en prisión a toda costa. Su único interés es castigarla como medida de escarmiento para los demás”, recalcó el abogado defensor. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: 5 escenarios de cómo podría terminar la guerra

A estas alturas de la invasión rusa a Ucrania no hay señales todavía de cómo podría llegar a su fin el conflicto. BBC Mundo te cuenta cuáles son las opciones más plausibles y cuáles serían sus implicaciones.
4 de marzo, 2022
Comparte

En medio de la niebla de la guerra, puede ser difícil ver el camino a seguir. Las noticias que llegan sobre los lugares donde se está combatiendo, los ruidos diplomáticos, la aflicción de los refugiados y desplazados… todo esto puede ser abrumador.

Pero demos un paso atrás por un momento y consideremos cómo podría desarrollarse el conflicto entre Rusia y Ucrania.

¿Cuáles son algunos de los posibles escenarios que están examinando los políticos y los jefes militares? Pocos pueden predecir el futuro con certeza; no obstante, aquí hay algunos posibles resultados. La mayoría son sombríos.

Guerra corta

En este escenario, Rusia escala sus operaciones militares. Hay más ataques indiscriminados de artillería y cohetes en todo Ucrania. La fuerza de aviación rusa, que hasta ahora ha desempeñado un papel discreto, lanza devastadores bombardeos aéreos.

Los ataques cibernéticos masivos se extienden por Ucrania y tienen como objetivo la infraestructura nacional clave. Se cortan los suministros de energía y las redes de comunicaciones. Mueren miles de civiles.

A pesar de la valiente resistencia, Kiev cae en cuestión de días. El gobierno es reemplazado por un régimen títere pro-Moscú. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, es asesinado o huye, al oeste de Ucrania o incluso al extranjero, para establecer un gobierno en el exilio.

El presidente ruso, Vladimir Putin, declara la victoria y retira algunas fuerzas, dejando suficientes para mantener cierto control. Miles de refugiados continúan huyendo hacia el oeste. Ucrania se une a Bielorrusia como estado satélite de Moscú.

Este resultado no es de ninguna manera imposible, pero dependería de que cambien varios factores como un mejor desempeño de las fuerzas rusas, un mayor despliegue de las mismas y el desvanecimiento del extraordinario espíritu de lucha de Ucrania.

Putin podría lograr un cambio de régimen en Kiev y el fin de la integración occidental de Ucrania. Pero cualquier gobierno prorruso sería ilegítimo y vulnerable a la insurgencia.

Ese resultado seguiría siendo inestable y la posibilidad de que estallara de nuevo el conflicto sería alta.

Guerra larga

Quizás lo más probable es que esto se convierta en una guerra prolongada. Tal vez las fuerzas rusas se atasquen, obstaculizadas por la baja moral, la mala logística y un liderazgo inepto.

Tal vez las fuerzas rusas tarden más en asegurar ciudades como Kiev, cuyos defensores luchan por cada calle. Se produce un largo asedio.

La confrontación trae ecos de la larga y brutal lucha de Rusia en la década de 1990 para apoderarse -y destruir en gran medida- Grozny, la capital de Chechenia.

Chechenos durante la ocupación rusa de Grozny.

Getty Images
La lucha de Moscú para mantener bajo su control a Chechenia fue larga y sangrienta.

E incluso una vez que las fuerzas rusas hayan logrado cierta presencia en las ciudades de Ucrania, quizás les cueste mantener el control.

Tal vez Rusia no pueda proporcionar suficientes tropas para cubrir un país tan vasto.

Entonces, las fuerzas defensivas de Ucrania se transforman en una insurgencia eficaz, bien motivada y apoyada por las poblaciones locales. Occidente continúa proporcionando armas y municiones.

Y luego, quizás después de muchos años, puede ser con un nuevo liderazgo en Moscú, las fuerzas rusas finalmente abandonan Ucrania, doblegadas y ensangrentadas, al igual que sus predecesores abandonaron Afganistán en 1989 después de una década luchando contra los insurgentes islamistas.

Guerra europea

¿Sería posible que esta guerra se extendiera más allá de las fronteras de Ucrania?

El presidente Putin podría tratar de recuperar más partes del antiguo imperio de Rusia enviando tropas a ex repúblicas soviéticas como Moldavia y Georgia, que no forman parte de la OTAN.

O simplemente podría haber un error de cálculo y una escalada. Putin podría declarar que el suministro de armas occidentales a las fuerzas ucranianas es un acto de agresión que justifica represalias.

Podría amenazar con enviar tropas a los estados bálticos, que son miembros de la OTAN, como Lituania, para establecer un corredor terrestre con el enclave costero ruso de Kaliningrado.

Vista de la plaza frente al Ayuntamiento de Járkiv, destrozada por los ataques rusos.

Getty Images
La plaza frente al Ayuntamiento de Járkiv fue destrozada por los bombardeos rusos.

Esto sería enormemente peligroso e implicaría el riesgo de una guerra con la OTAN. Según el artículo 5 de los estatutos de la alianza militar, un ataque contra un miembro es un ataque contra todos.

Pero Putin podría asumir ese riesgo si sintiera que es la única forma de salvar su liderazgo. Si tal vez se enfrentara a la derrota en Ucrania, podría verse tentado a escalar aún más.

Ahora sabemos que el líder ruso está dispuesto a romper las normas internacionales establecidas.

Esta misma lógica se puede aplicar al uso de armas nucleares. Esta semana, Putin puso sus fuerzas nucleares en un nivel más alto de alerta.

La mayoría de los analistas dudan de que esto signifique que su uso es probable o inminente. Pero fue un recordatorio de que la doctrina rusa permite el posible uso de armas nucleares tácticas en el campo de batalla.

Solución diplomática

¿Habrá, a pesar de todo, todavía una posible solución diplomática?

“Las armas están hablando ahora, pero el camino del diálogo siempre debe permanecer abierto”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres. Ciertamente, el diálogo continúa.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha hablado con el presidente Putin por teléfono.

Los diplomáticos dicen que están tanteando a Moscú. Y, sorprendentemente, funcionarios rusos y ucranianos se han reunido para conversar en dos ocasiones.

Putin conversa por videoconferencia con Macron.

Getty Images
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha estado en contacto con Putin.

Es posible que no hayan progresado mucho.

Apenas el jueves llegaron a un principio de acuerdo para crear corredores humanitarios y evacuar a la población civil de las zonas más afectadas, pero en todo caso, al permitir las conversaciones, Putin parece haber aceptado al menos la posibilidad de un alto el fuego negociado.

La pregunta clave es si Occidente puede ofrecer lo que los diplomáticos denominan como “una rampa de salida”, un término estadounidense para referirse a una salida de una autopista.

Los diplomáticos dicen que es importante que el líder ruso sepa qué se necesitaría para que se levanten las sanciones occidentales para que de esa manera finalmente sea posible un acuerdo que permita salvar las caras.

Consideremos este escenario. La guerra va mal para Rusia. Las sanciones comienzan a inquietar a Moscú. La oposición crece a medida que las bolsas para cadáveres regresan a casa.

Putin se pregunta si ha mordido más de lo que puede masticar. Juzga que continuar la guerra puede ser una amenaza mayor para su liderazgo que la humillación de terminarla.

Un soldado ucraniano patrulla frente al monumento de la Independencia en Kiev.

Getty Images

China interviene, presionando a Moscú para que se comprometa, advirtiendo que no comprará petróleo y gas rusos a menos que reduzca la escalada. Así que Putin comienza a buscar una salida.

Mientras tanto, las autoridades ucranianas ven la continua destrucción de su país y concluyen que el compromiso político podría ser mejor que una pérdida de vidas tan devastadora.

Entonces los diplomáticos se involucran y se hace un trato. Ucrania, digamos, acepta la soberanía rusa sobre Crimea y partes del Donbás. A su vez, Putin acepta la independencia de Ucrania y su derecho a profundizar los lazos con Europa.

Esto puede no parecer probable. Pero no está más allá del reino de lo posible que tal escenario pueda surgir de los restos de un conflicto sangriento.

Putin derrocado

¿Y el propio Vladimir Putin? Cuando lanzó su invasión, declaró: “Estamos listos para cualquier resultado”.

Pero ¿y si ese resultado fuera que él perdiera poder? Puede parecer impensable. Sin embargo, el mundo ha cambiado en los últimos días y ahora se piensa en esas cosas.

Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres, escribió esta semana: “Ahora es tan probable que haya un cambio de régimen en Moscú como en Kiev”.

¿Por qué podría decir esto? Bueno, tal vez Putin persigue una guerra desastrosa. Mueren miles de soldados rusos. Las sanciones económicas hacen daño a Rusia. Putin pierde apoyo popular.

Policías detienen en Moscú a la cantante Olga Romanovskaya por participar en una protesta contra le guerra.

Getty Images
En Rusia también ha habido protestas en contra de la invasión de Ucrania.

Tal vez exista la amenaza de la revolución popular. Él utiliza las fuerzas de seguridad internas de Rusia para suprimir esa oposición.

Pero esto se hace muy duro, y suficientes miembros de la élite militar, política y económica de Rusia se vuelven contra él.

Occidente deja en claro que si Putin se va y es reemplazado por un líder más moderado, Rusia verá el levantamiento de algunas sanciones y el restablecimiento de relaciones diplomáticas normales.

Hay un golpe palaciego y Putin está fuera.

Nuevamente, esto puede no parecer probable en este momento. Pero puede que no sea inverosímil si las personas que se han beneficiado de Putin ya no creen que él puede defender sus intereses.

Conclusión

Estos escenarios no son mutuamente excluyentes: algunos aspectos de cada uno podrían combinarse para producir resultados diferentes.

Pero como sea que se desarrolle este conflicto, el mundo ha cambiado. No volverá al statu quo anterior.

La relación de Rusia con el mundo exterior será diferente. Las actitudes europeas hacia la seguridad se transformarán.

Y el orden internacional liberal basado en reglas podría haber redescubierto para qué servía desde un principio.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_g8wqDqtsSs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.