El 68% de las mujeres en prisión tiene hijos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Paredes @driu.paredes

Ser madre en prisión: el 68% de las mujeres privadas de su libertad tiene hijos

En México, 8 mil 466 mujeres en prisión tienen hijos. Angélica y Edith son dos de ellas y sus historias reflejan los problemas que enfrentan y la falta de políticas públicas para que puedan estar con sus niñas y niños en condiciones dignas.
Andrea Paredes @driu.paredes
Por Ytzel Maya y Dalila Sarabia
23 de febrero, 2022
Comparte

En prisión —donde ha estado desde hace cuatro años sin tener una sentencia—, Angélica dio a luz a una niña.

Cuando la detuvieron, cuenta desde la cárcel, estaba embarazada. Jamás imaginó que tendría a su bebé tras las rejas y que para privilegiar el bienestar de la menor tendría que separarse de ella. “Es devastador”, dice.

En México, están privadas de su libertad 220 mil 477 personas; de ellas, 133 mil 821 —el 60.7%— son padres. Si se desagregan los datos por género, del total de mujeres que están en prisión, 8 mil 466 —el 68%— tienen hijos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL 2021).

Ya sea que hayan dado a luz en prisión y que tengan con ellas a sus hijos, o que los menores estén a cargo de familiares, la realidad es que no existen políticas públicas para garantizar el derecho de las mujeres a ejercer su maternidad, ni para que los menores crezcan en un entorno seguro en el que puedan construir vínculos familiares y sociales.

“Una mujer que es privada de la libertad perdió eso, su derecho a la libertad, pero no todos los demás derechos”, subraya Valentina Lloret Sandoval, coordinadora de Políticas Públicas e Incidencia en CEA Justicia Social. 

“Los niños, las niñas tienen derecho a tener sus vínculos familiares y sus vínculos comunitarios. Y como Estado, entendiendo el Estado como gobierno y sociedad, tendríamos que estar apuntando hacia garantizar esos derechos”.

“No tenemos apoyo”

Angélica tiene 35 años y está en prisión desde hace cuatro años por el delito de secuestro. Legalmente es inocente porque no ha sido sentenciada.

Cuando la detuvieron, explica, ya era madre de dos pequeños: uno que hoy tiene 13 años y otro más de siete, por lo que fue su madre quien tuvo que quedarse a cargo de ellos. En prisión, la mujer —que estaba embarazada en el momento de su detención— tuvo una niña.

Angélica es parte del 13% de las mujeres privadas de su libertad que tiene algún hijo de entre cero y dos años de edad.

Madres en prisión 1

Créditos: Andrea Paredes @driu.paredes y Jesús Santamaría @re_ilustrador

Según se estipula en la Ley Nacional de Ejecución Penal, las mujeres pueden conservar la guardia y custodia de sus hijos menores de tres años en caso de que no hubiera familiar que pudiera hacerse responsable de ellos. Anteriormente, los niños podían estar con sus mamás en prisión hasta que cumplieran los seis años; sin embargo, en 2016 se aprobó una reforma para reducir la edad.

 

En el artículo 10 de esta ley, se menciona que las mujeres privadas de la libertad tienen derecho a la maternidad y lactancia, así como a los medios necesarios que les permitan el cuidado de sus hijos, pero en la práctica estos lugares no cuentan con espacios dignos donde los menores puedan desarrollarse desde sus primeros meses.

También, aunque la ley enumera un amplio listado de derechos que se les deben garantizar a las mujeres y sus bebés dentro de prisión, como atención médica, estancias dignas, alimentación adecuada y saludable, así como educación inicial, nada de eso existe.

“Realmente es una vida muy difícil, muy complicada. No tenemos un apoyo, no hay para los pañales, para la comida (…) no hay servicio médico…”, dice Angélica en entrevista telefónica.

“Tenemos muchas complicaciones como madres aquí adentro, (porque) sí podemos tener un poco de tiempo (para atenderlos), pero no hay forma de trabajar, de tener una buena alimentación tanto para ellos como para nosotras”.

A Angélica quien la ayudó fue su familia, que regularmente intentaba hacerle llegar dinero o que mandaba pañales o leche; sin embargo, aunque se trataba de artículos de primera necesidad para su bebé, el acceso de estos a la cárcel no siempre fue fácil.

Además, si el servicio médico para las reclusas es deficiente, para los niños es peor.

“Hay que estar insistiendo, ¿sí me entiendes?, no es como que acercarte a la custodia y decirle que el bebé no durmió o tiene moquito o que yo me siento mal, no; es estar insistiendo todo el día y estarles diciendo que uno se siente mal… a veces hasta la noche atiende el médico…”, reclama. 

 

La discusión de si los niños deberían estar en prisión con sus madres, o no, no es fácil, pero sin importar hacia qué lado se inclinen las opiniones, lo cierto es que no se han impulsado acciones para la protección de los menores que tienen a sus madres en prisión. 

“El tema de la edad no es que exista un consenso. Ninguna normatividad, ni internacional ni nacional, (habla sobre) la edad óptima para que un niño o una niña pueda estar en prisión con su madre”, subraya Valentina Lloret Sandoval, de CEA Justicia.

En entrevista, la experta explica que, por ejemplo, en algunas entidades de Estados Unidos los menores que nacen en prisión son separados de sus madres inmediatamente. En China, en tanto, si la madre está embarazada, no puede entrar a prisión hasta un año después de haber nacido su hijo o hija, y los menores, cuando su madre debe entrar a prisión, no pueden acompañarla.

“Hay que generar condiciones para que los niños y las niñas puedan estar con sus madres (…) que existan guarderías con personal calificado, servicios de atención sanitaria, que los niños y las niñas no sean tratadas como personas privadas de la libertad, es decir, que haya un conjunto de condiciones que permitan salvaguardar un principio fundamental que es el del interés superior del niño”, subraya.

Cuando Angélica dio a luz, ella decidió quedarse con su pequeña. 

En principio, explica, porque un bebé recién nacido necesita estar con su madre, pero también porque pedirle a su mamá que se hiciera cargo de la bebé era demasiado, pues desde hace cuatro años, cuando detuvieron a Angélica, la mujer ha tenido que cuidar a sus otros dos nietos.

Datos de la ENPOL 2021 muestran que el 55% de los hijos e hijas de las mujeres en prisión está al cuidado de los abuelos y las abuelas. 

En contraste, en el caso de los hombres, en el 89% de los casos los menores están a cargo de sus madres y solo en el 17% quienes asumen el rol de cuidadores son los abuelos. 

Madres en prisión 2

Créditos: Andrea Paredes @driu.paredes y Jesús Santamaría @re_ilustrador

La cárcel no es un lugar para los niños

Conforme pasaron los meses, Angélica comenzó a preguntarse qué hacer. Tener a su hija con ella, dice, le daba fuerza para salir adelante y seguir luchando contra el sistema para poder probar su inocencia, pero ella sabía que ese no era el lugar indicado para que su pequeña se desarrollara.

“Vive contigo en una celda y tú puedes decirle ‘no tomes esto’, le hablas sin groserías pero al salir a los pasillos lo primero que escuchan son las groserías, son malas palabras. Y pues sí, hay muchas chicas fumando… entonces, en esta edad es cuando ellos absorben todo, imitan todo lo que ven”, explica.

Cuando la niña cumplió dos años, tomó la decisión. Tenía que separarse de ella.

“Fue fatal… días de llorar completamente, realmente caí en una depresión (…) y llegas a un punto donde como que ya no le encuentras sentido a nada porque realmente tu motivación era ella. Levantarte e ir a la tienda a comprar unas galletas para desayunar o hacerle un vasito de té, todo ese tipo cosas te motivan y de pronto voltear a ver y decir ‘estoy sola, no tengo a mi bebé, no sé sí ya desayunó; pobre de mi mamá, le estoy dando más responsabilidades que no debería de tener…’”. 

“Aparte, no tienes una psicología, o sea, sí hay psicólogas pero realmente no te atienden. Tú vas (y les dices) ‘me gustaría platicar con usted’ y ‘sí, sí, sí, cuando te toque tu turno, luego te busco’, y ese ‘luego te busco’ nunca llega. A veces, quienes te ayudan un poco son tus mismas compañeras”, comparte la mujer.

Lee: 2021 cerró con casi 10 mil personas más en prisión; van tres años de crecimiento con población penitenciaria

Angélica habló con su mamá y el año pasado, antes de la tercera ola de COVID, la mujer fue al penal a recoger a su nieta. Angélica dice que la vida se le destrozó por partida doble porque no solo se separaba de su hija, a quien dio a luz en prisión, sino que a cambio de que su madre la cuide se acordó que su familia no la visitara en prisión, y no porque sus familiares no quieran hacerlo, sino porque no tienen los recursos para pagar los pasajes para ir a verla y alimentar una boca más en casa.

La situación es tan precaria, comparte, que en los cuatro años que ha estado en prisión no ha podido ver a sus otros dos hijos porque apenas a su madre le ha alcanzado para pagar su pasaje y visitarla en un par de ocasiones. Y es que antes de ser detenida, Angélica —que era comerciante— era el sostén de toda la familia.

Incluso, datos de la ENPOL 2021 revelan que el 68% de las mujeres privadas de su libertad tenía algún dependiente económico antes de su detención. El 54% de ellas sostenía económicamente a entre dos y tres personas, mientras que el 19% tenía hasta seis personas que dependían económicamente de ellas. 

En lo que respecta a la actividad económica que desempeñaban antes de ser privadas de su libertad, la ENPOL 2021 informa que el 37% se dedicaba al comercio, igual que Angélica.

“No puedo ser egoísta”

Edith lleva 11 años en prisión y es madre de siete hijos. El más pequeño, un varón, nació en la cárcel.

En entrevista telefónica desde la cárcel, la mujer afirma que no podía ser egoísta con su hijo porque quien cometió un error fue ella, no el pequeño, así que, aunque hubiera deseado tenerlo a su lado el mayor tiempo posible, optó por enviarlo “a fundación”. 

Aunque la mujer trabajaba dentro de prisión lavando ropa para así tener algunos pesos y con ello comprar pañales y leche para su hijo, nunca fue suficiente. 

Cuenta que el centro penitenciario le daba cinco pañales a la semana y un botecito de un cuarto de leche en polvo al mes. La solidaridad de una trabajadora de ahí es lo que la ayudó a que a su hijo no le faltara lo más básico porque ella le regalaba estos productos.

“Mi hijo estaba viendo normal que las chicas con las que yo vivía se drogaban y tenían la mona, el cigarro en la mano; entonces, por eso también es que decidí (separarme de él) porque eso no es normal, no es lógico que él esté aquí porque está aprendiendo cosas de las cuales yo no le pongo el ejemplo”, comparte Edith.

Sus tres hijos mayores, que ya son adultos, en principio quedaron al cuidado de unos tíos, hermanos de su papá. Los otros pequeños fueron acogidos por Reinserta, que durante el tiempo que Edith ha estado en prisión se ha hecho cargo de ellos, y desde hace unos meses atrás también del más pequeño. Los mayores no la visitan, dice que como ya hicieron su vida se olvidaron de ella, y los más chiquitos la ven una vez al mes, pero por la pandemia el encuentro ha pasado a ser una videollamada. 

Lee: 80% de las personas en prisión fueron detenidas sin orden de captura; la mitad fue agredido o torturado: Inegi

Sin opciones

Angélica dice que está tranquila porque sabe que su pequeña está con su mamá y que no le falta un plato de sopa o una pastilla cuando se enferma; sin embargo, esa no es la realidad que viven las mujeres que son madres y están privadas de su libertad.

Cuestiona qué hubiera pasado si su familia, específicamente su madre, la hubiera abandonado después de que fue detenida, o que ella hubiera estado en la situación de Edith que no tiene familia.

“A mí me gustaría mucho que hubiera programas y pudiese haber un apoyo y decir ‘ah, bueno, tu hijo fue un niño que nació en prisión y allá afuera va a seguir teniendo un apoyo por parte de la asociación’. A lo mejor no económico, pero cada mes va a recibir una pequeña despensa o algo así. Eso sería buenísimo porque así apoyan de alguna forma a la familia”, considera. 

En este sentido, Valentina Lloret Sandoval, de CEA Justicia, reitera que es responsabilidad del Estado —no de los familiares o las reclusas— el pensar en las alternativas que se puedan consolidar para no dejar a ningún menor desamparado. 

“(Deben existir) medidas alternativas a la privación de la libertad, y esto tiene que ver con el interés superior de la niñez en el sentido de que esto alude a cómo se ven afectados niños y niñas por una decisión o por una política pública (…) los jueces y las juezas tendrían que tomar en cuenta esto y optar por medidas alternativas”, explica. 

“Necesitamos una visión desde el Legislativo, desde el gobierno, que entienda el problema, no desde el punto de vista de asistencia de ciertos bienes y servicios, sino desde un punto de derechos”, enfatiza la experta.

“No es una tarea sencilla (pero) hay que poner por encima de todo el interés superior de niñas y niños, y que este interés no puede estar atravesado por estigmas, por presunciones, por estereotipos. Y los niños, las niñas tienen derecho a tener sus vínculos familiares y sus vínculos comunitarios. Y como Estado, entendiendo el Estado como gobierno y sociedad, tendríamos que estar apuntando hacia garantizar esos derechos”.

Angélica sostiene su inocencia. Cuenta que a ella la detuvieron mientras estaba en la calle y, al momento de presentarla, los policías aseguraron que la habían detenido dentro de una casa de seguridad donde había personas secuestradas.

Ya suma cuatro años de proceso y no sabe cuánto más durará. Las autoridades no han podido declararla culpable porque no hay pruebas en su contra; en tanto, ella hace lo que está a su alcance para demostrar que está privada de su libertad injustamente.

Lo único que le da fuerzas para seguir son sus hijos.

“(Solo me queda) echarle muchas ganas al proceso que ahorita tengo, realmente es lo único que tengo en mente, el proceso. Estoy en juicio; entonces, poder demostrar mi inocencia, poder decir ‘soy inocente’ e irme, mis hijos me necesitan. Poder estar ahí afuera para poder educar a mis hijos, más que nada, y poder estar al pendiente de ellos, esa es mi meta”, afirma.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Patrick Lyoya: video muestra altercado donde policía de EU mata a hombre negro

La policía local divulgó imágenes en las que se ve a un agente peleando con Lyoya, de 26 años, antes de dispararle en la parte posterior de la cabeza mientras yace boca abajo en el suelo.
15 de abril, 2022
Comparte

La policía en Estados Unidos divulgó un video que muestra a un agente de policía blanco que dispara fatalmente a un hombre negro en la parte posterior de su cabeza tras un altercado en torno a un taser, el arma de electroshock usada para incapacitar temporalmente a un sospechoso.

El video del incidente, que tuvo lugar el 4 de abril en Grand Rapids, Michigan, muestra a Patrick Lyoya, de 26 años, huyendo del agente policial luego de que este le ordenara detener su auto.

Posteriormente se escucha al policía, que no ha sido identificado, diciéndole a Lyoya que “suelte” su taser, antes de los disparos que recibe el hombre mientras yace boca abajo en el suelo.

El incidente ha generado protestas. Decenas de manifestantes se congregaron el miércoles frente al Departamento de Policía de Grand Rapids (GRPD) exigiendo que se haga público el nombre del policía involucrado.

Los manifestantes coreaban “las vidas de los negros importan” y “sin justicia no hay paz”.

La policía estatal dijo que está investigando el incidente.

Lyoya era originario de la República Democrática del Congo y vivía en Grand Rapids desde hacía unos cinco años, según la oficina del abogado de derechos civiles Benjamin Crump, que representa a su familia.

Lyoya tenía dos hijas pequeñas y cinco hermanos, dijo la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, quien habló con su familia.

“Llegó a Estados Unidos como refugiado con su familia huyendo de la violencia. Tenía toda la vida por delante”, dijo Whitmer, demócrata.

¿Qué muestran los videos?

El miércoles el Departamento de Policía de Grand Rapids divulgó las imágenes del incidente captadas por la cámara corporal del policía, otra cámara de una unidad policial, el teléfono móvil de un pasajero en el auto de Lyoya y una cámara de seguridad de una casa.

En uno de los videos se ve al policía deteniendo el vehículo de Lyoya poco después de las 08:00 hora local (12:00 GMT) del 4 de abril.

El agente decidió detener el automóvil porque la matrícula no correspondía con el vehículo, dijeron las autoridades citadas por la cadena CNN.

Luego se ve a Lyoya que sale del auto, pero el policía le dice que vuelva a entrar al vehículo.

Con un gesto de confusión, Lyoya permanece entonces fuera del vehículo y pregunta qué ha hecho. El oficial le pregunta si habla inglés y Lyoya responde “sí”.

El policía pregunta repetidamente a Lyoya si tiene una licencia y, después de una breve conversación, este huye del agente.

Luego se ve a los dos luchando en el suelo y el policía saca su taser, por el que los dos pelean. El agente le dice luego a Lyoya que suelte el taser.

Ambos forcejean frente a varias casas en un vecindario de Grand Rapids mientras el pasajero del vehículo de Lyoya desciende del auto y observa lo que sucede.

Durante este altercado, el agente apaga accidentalmente la cámara de su cuerpo, según afirmó la policía estatal.

Sin embargo, también se divulgaron imágenes filmadas desde el teléfono móvil del pasajero en el auto de Lyoya, que muestran cómo el agente dispara a Lyoya en la parte posterior de la cabeza.

En los momentos finales el policía estaba arrodillado por momentos sobre la espalda de Lyoya, a quien intenta sujetar.

Manifestantes en Grand Rapids tras la divulgación de los videos sobre la muerte de Patrick Lyoya

Getty Images
Los manifestantes en Grand Rapids exigieron que el nombre del oficial de policía sea divulgado.

Licencia administrativa

El jefe de la Policía Estatal de Grand Rapids, Eric Winstrom, dijo el miércoles a la prensa: “Desde mi punto de vista del video, el taser se desplegó dos veces. El taser no hizo contacto”.

“Y el señor Lyoya recibió un disparo en la cabeza. Sin embargo, esa es la única información que tengo”.

Winstrom describió el incidente como una “tragedia”.

El agente de policía se encuentra actualmente en licencia administrativa a la espera del resultado de la investigación. No será identificado públicamente a menos que se presenten cargos penales en su contra, dijo Winstrom.

Winstrom agregó que se reunió con el padre de Lyoya, Peter, y que ambos lloraron.

“Lo entiendo como padre… Es desgarrador”, le dijo el jefe policial a la TV local.

Crump ha exigido en representación de la familia Lyoya que el agente sea despedido y se presenten cargos en su contra.

El abogado afirmó que los videos mostraban al policía disparando a Lyoya desarmado “mientras estaba en el suelo y de espaldas al agente”.

Patrick nunca usó la violencia contra este agente a pesar de que el policía usó la violencia contra él en varias ocasiones“, afirmó Crump.

“El video muestra claramente que este fue un uso de fuerza innecesario, excesivo y fatal contra un hombre negro desarmado que estaba confundido por el encuentro y aterrorizado por su vida”, agregó el abogado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.