Víctimas de Roemer buscan eliminar prescripción de delitos sexuales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

#YoHabloCuandoQuiero: víctimas de Roemer encabezan batalla legal para eliminar la prescripción de delitos sexuales

Mujeres víctimas de Andrés Roemer iniciaron una estrategia legal colectiva para buscar que se elimine la prescripción de los delitos sexuales. Argumentan que por esa figura varias de ellas no tienen acceso a una vía legal para exigir justicia y castigo a su agresor. 
Cuartoscuro
19 de marzo, 2022
Comparte

En febrero de 2021, la bailarina profesional Itzel Schnaas abrió la puerta a una serie de denuncias contra el escritor y diplomático Andrés Roemer por diversos delitos sexuales. Después de publicar un video con su testimonio, más de 60 mujeres alzaron la voz para acusar que también habían sido víctimas de Roemer, y emprendieron juntas una batalla legal colectiva. Sin embargo, no todas han podido judicializar su caso porque algunas agresiones denunciadas ya “prescribieron”, según lo argumentan autoridades.

Itzel, de hecho, es una de las víctimas que no pudieron lograr la apertura de una carpeta de investigación. Tras sufrir acoso sexual y tocamientos sin su consentimiento, en la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FJGCDMX) le dijeron que parte de su denuncia no procedía porque había pasado más tiempo del establecido por ley para iniciar un procedimiento formal.

“Pero la primera parte de mi denuncia no ocurrió el día en que hice público el video, sino el día que decidí que iba a hablar. Yo no podía salir a denunciar a Andrés y decir ‘voy a ir al Ministerio Público’. Tuve que involucrar a otros que dieran credibilidad a mi palabra, por eso metí poco más de un año antes mi denuncia en la Unidad de Género de Grupo Salinas, no porque confiara en la empresa (donde trabajaba Roemer), sino porque necesitaba que altos ejecutivos se involucraran, lo que me llevó más de un año”, explica.

Itzel ganó la denuncia que interpuso ante Grupo Salinas, que resolvió que Roemer utilizó el mismo modus operandi en diversas ocasiones y lo describió como “un violentador sexual patológico que atenta contra las mujeres”. Sin embargo, la compañía omitió decir a la joven que, si no procedía legalmente en ese momento, se quedaría sin oportunidad de que se investigara todo lo ocurrido.

Acompañadas por la asociación Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD), las más de 60 mujeres que denunciaron a Roemer tras el testimonio de Itzel actualmente no solo buscan que se haga justicia en las cinco carpetas y órdenes de extradición contra el escritor —quien está en Israel—, sino también exigen que las autoridades de la CDMX eliminen la prescripción de los delitos sexuales. El objetivo: que quienes no han podido judicializar su caso lo hagan, y que esta figura legal no se convierta en un obstáculo para el acceso a la justicia en materia de violencia de género.

“¿Por qué denuncian hasta ahora?”

Entre las denunciantes de Roemer hay algunas mujeres cuyos delitos ya prescribieron, pero que acompañan la estrategia colectiva con la esperanza de acceder a la justicia. Coinciden en que tardaron en decidirse a denunciar por miedo a la figura de poder que para ellas representaba el agresor, y en que desconocían que después de determinado tiempo no podrían proceder en su contra penalmente.

Ahora enfrentan el hecho de saber que no pueden denunciar formalmente a Roemer —aunque emocionalmente apenas se sintieron con la fuerza para hacerlo—, así como la frustración por procesos revictimizantes, las posibles represalias que siguen latentes y una pregunta constante: “¿Por qué denuncian hasta ahora?”, que las responsabiliza de lo que les pasó.

“En mi caso, yo no sabía que existía la prescripción, y lo que me ocurrió fue hace mucho tiempo, pero por años lo oculté y lo sepulté en un baúl al que no quería acceder, porque era muy doloroso. Hasta ahora… hago mi denuncia de manera anónima porque mi familia no sabe”, cuenta una joven cuya identidad se mantiene reservada.

“Fue hasta que vi el video de Itzel que se revolucionó por completo mi mundo, porque dije ‘por fin alguien tuvo la valentía de desenmascarar a una persona con tanto poder que ha hecho tanto daño…’ porque sabía que no era la única. Después de eso, sabiendo que no estoy sola, tuve la oportunidad de ser escuchada, comprendida y creída”.

“Redactar mi denuncia me sirvió para darme cuenta de que no estaba olvidado ni se curó lo que sentía, sino que estaba sepultado. Pero en ese momento, cuando al fin decidí que era el momento de denunciar, porque me sentía fuerte y acompañada, me topé con que legalmente estoy incapacitada para acceder a que él tenga una consecuencia legal por lo que hizo”, narra entre lágrimas.

“El daño que causan a una persona con la violencia sexual es una marca y un dolor muy profundo que no se olvida ni se sana; si acaso, aprendes a vivir con ello. Pero pese a todo no me rindo: aunque sé que no tengo acceso a la justicia, tengo la oportunidad de luchar por que no exista una persona más en el mundo que viva lo que yo viví, por eso debemos lograr que la prescripción de los delitos se quite”, sentencia.

En otros casos, como el de Monserrat Ortiz, las carpetas de investigación se abrieron por todos los delitos de los que acusó a Roemer, aunque por miedo a las represalias tardó cuatro años en denunciar que la acosó y abusó sexualmente de ella. Aunque él la amedrentó diciéndole que era amigo del director del medio para el que trabajaba, la joven se decidió a proceder legalmente después de que Itzel Schnaas contó su historia.

“Me costó dos años hacer una denuncia anónima, incluso cuando esta no tenía mi nombre, y me costó otros dos años hacer una denuncia judicial. Esto es muestra de la importancia de respetar los tiempos de cada víctima, porque no es fácil saber que nuestra cara y nuestra voz aparecerán en medios”, señala.

Como periodista de temas de violencia de género, Monserrat habla no solo desde su experiencia, sino desde los testimonios de las mujeres que ha entrevistado durante su trayectoria: “Da pena, da miedo, hay amenazas y posibles repercusiones. En mi caso, por ejemplo, me dijeron que si denunciaba perdería mi trabajo y así fue”.

“Por eso no debe ocurrir que le nieguen a las víctimas el derecho a denunciar, que después de una serie de revictimizaciones, de revivir lo ocurrido, les digan que no pueden abrir una carpeta de investigación porque han pasado años. Los ataques sexuales no deberían tener fecha de caducidad”, reclama.

Tortura sexual

El testimonio de las tres denunciantes fue compartido en el foro #YoHabloCuandoQuiero, organizado por el IMDHD, con el que especialistas buscan sensibilizar a autoridades sobre por qué las víctimas denuncian cuando están listas y no cuando la ley lo requiere.

De acuerdo con Verónica Garzón, abogada del IMDHD, los códigos penales nacional y estatales establecen prescripción para la mayoría de los delitos, entre los que se encuentran el acoso, el hostigamiento, el abuso y las violaciones, pese a que en diversos organismos internacionales se ha determinado que estos constituyen actos de tortura sexual.

En delitos como la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones, el genocidio y la discriminación, las denuncias pueden presentarse sin importar el tiempo que haya transcurrido desde que ocurrieron los hechos, por ser considerados de gravedad para la comunidad internacional.

Además, México incluyó en estos delitos el secuestro, debido al alza que se produjo con el inicio de la llamada “guerra contra el narco”, explica Garzón.

Basado en este catálogo de delitos en los que no existe prescripción, el IMDHD busca que, en el caso de la CDMX, las autoridades reconozcan los delitos sexuales como actos de tortura y discriminación en razón de género, para que se legisle que estos puedan ser denunciados sin importar el tiempo que haya transcurrido. Esto, con la finalidad de que se judicialicen más carpetas de la denuncia colectiva contra Roemer, y se beneficie a otras víctimas de la capital que actualmente se ven imposibilitadas para denunciar.

“Nosotras queremos impulsar y cuestionar, dependiendo de las necesidades de la protección, la necesidad de la urgencia en la protección de derechos humanos, para que la figura de prescripción no aplique en casos como lo son los de violencia sexual, ¿por qué? Porque además estamos en una situación pandémica de la violencia contra la mujer”, señala la abogada.

Según cifras oficiales, el delito de violación aumentó 31% en cinco años en México, el de abuso sexual se incrementó 86% y el de acoso en 400%.

A nivel nacional, el hostigamiento sexual aumentó 123% y otros delitos sexuales se incrementaron en 63%.

En el caso de la CDMX, los datos más recientes arrojan que las violaciones aumentaron más de 28% entre enero y octubre de 2021.

Para el IMDHD, este panorama permite ver que la violencia sexual es generalizada y estructurada y está normalizada, “además de que muestra que se incumple una de las obligaciones del Estado, que es erradicar la violencia contra la mujer”.

“Las consecuencias de esta violencia afectan muchísimo. Tenemos que entender el contexto de quienes han sido violentadas sexualmente, y es que no es tan fácil hablar después, y los tiempos que marca la ley son arbitrarios. Ellas no pueden atenerse a sus tiempos, ni enfrentarse fácilmente a los obstáculos que tienen que ver con la revictimización”.

“¿Quién va a querer someterse a esos procesos en los que hay impunidad, se les acusa de mentir y con ello se materializa también un acto de discriminación por parte de las autoridades?”, cuestiona la abogada.

Ximena Antillón, especialista en el impacto psicosocial de la violencia de género, explica que pese a la revictimización y los obstáculos que se presentan a las víctimas de agresiones sexuales, para muchas es importante seguir procesos legales, aun cuando haya transcurrido mucho desde que se cometieron, porque solo así pueden ser reconocidas y concluir con sus procesos personales.

“Es importante entender que los procesos jurídicos tienen un potencial muy importante en la recuperación frente a la violencia, y en particular cuando los delitos tienen que ver con razones de género. Tiene que ver con que se reconozcan socialmente los hechos, eso da sentido al proceso de recuperación y resulta en una reparación”, comenta.

“Si el argumento es que no se puede acreditar la violencia o tortura sexual por el paso del tiempo, esto no es cierto, porque hay secuelas muy contundentes, lo que pasa es que no se les cree a las víctimas”, afirma.

“A través de la prescripción, el Estado y la sociedad dejan en desamparo a las víctimas y sin posibilidad de rehabilitación de las secuelas. Se tienen que reconocer los obstáculos que el propio sistema de justicia pone a las mujeres y los cuerpos feminizados a la hora de denunciar violencia de género”, reflexiona.

En el foro, las víctimas reiteraron su disposición a que las investiguen, “a pasar por los procesos tan complejos de revictimización”.

“Esperamos que el Estado mexicano nos dé la oportunidad de seguir con este proceso formal del que no pensamos desistir. Seguiremos construyendo la voz y la posibilidad de ella, y resonando hasta donde sea necesario… en espera de que el Estado encuentre la forma de acreditar nuestros delitos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Para ahorrar, carga antes de cruzar': los estadounidenses que viajan a México para comprar gasolina más barata

Mientras en California el precio del combustible rompe récords nacionales, son cada vez más los que deciden ir a llenar el depósito de sus autos al otro lado de la frontera. Pueden llegar a ahorrarse hasta US$60.
1 de abril, 2022
Comparte

“Para ahorrar, carga antes de cruzar”.

El mensaje, acompañado del símbolo del dólar, el dibujo de una manguera surtidora y la bandera estadounidense es ubicuo en las gasolineras de Tijuana, en el norte de México.

Pero hay otros: “¡Aquí es! Más barato que en USA. Servicio y calidad”, dicen.

Apelan a los mexicanos que cada día acuden al otro lado de la frontera, a la ciudad californiana de San Diego o alrededores, a trabajar.

Y, cada vez más, a los estadounidenses que hacen el viaje al sur exclusivamente por el precio de la gasolina.

“Yo cruzo precisamente a llenar el tanque de combustible”, le dice a BBC Mundo Jason Wells, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, California.

Vive en el sur de San Diego, a apenas unos kilómetros de la línea que divide México de Estados Unidos.

“El depósito lleno en Tijuana me cuesta unos US$40, mientras que en San Diego pago más de US$120“.

Precios récord en California, subsidios en México

Hace meses que en EE.UU. el precio de la gasolina, como en muchas partes del mundo, no deja de subir.

De enero de 2021 al de este año aumentó en un 40%, según datos del Departamento de Trabajo estadounidense.

Pero el inicio de la invasión de Rusia —el tercer mayor productor mundial de crudo— a Ucrania hace algo más de un mes hizo que el precio se disparara. Y desde entonces rompe récords.

Precio de la gasolina en Los Ángeles el 8 de marzo.

Getty Images
El precio del combustible llevaba tiempo subiendo, pero con la invasión rusa a Ucrania se disparó.

El costo promedio nacional de un galón (3,78 litros) alcanzó este mes los US$4,33, el máximo en 14 años, de acuerdo a datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés).

La cifra palidece al compararla con el precio en California, que, por una combinación de impuestos elevados y leyes ambientales, es el más alto del país.

Este miércoles se pagaba de media en las gasolineras del estado US$5,91 por galón, frente al precio promedio nacional de US$4,24.

En México, la historia es diferente.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a mantener los precios bajo control concediendo subvenciones al sector.

Mujer poniendo gasolina a su coche en California.

Getty Images
California tiene la gasolina más cara del país.

Desde marzo, ha renunciado a cobrar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) —el gravamen que se paga por la producción y venta o importación de gasolinas— y la Secretaría de Hacienda autorizó un estímulo fiscal adicional.

“El Estado no debe descuidar su responsabilidad social, y está aquí para proteger a la gente”, dijo el presidente en una conferencia de prensa a mediados de mes. “No se trata de dejar todo en manos del mercado”.

Al tiempo, recomendó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, establecer un precio máximo al combustible.

Aumento de clientela

“Yo lo que sé es que en México del 3 de enero a inicios de la semana pasada la gasolina regular subió un peso y 35 centavos el galón, lo que viene a ser unos US$0,10 centavos de dólar”, le dice a BBC Mundo Alejandro Borja Robles. “En California en una semana ya sube hasta US$0,70”.

Robles es el presidente del Grupo Especializado de Gasolineros de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana.

Y eso de lo que habla las 266 estaciones de servicio que su grupo representa lo notan en sus ventas.

“En algunas gasolineras ven el aumento entre las 3 y las 6 de la mañana. Es gente que vive en Tijuana y va al otro lado de la frontera para trabajar. Y ahora llena el tanque, no los 200 pesos justos para cruzar”, aclara.

Cartel en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

Manuel Noctis
Cartel que invita a “cargar antes de cruzar” en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

“Pero los fines de semana suben las ventas de Premium (la de 91 octanos) y se ven más camionetas con placas de California”.

Es un panorama nuevo. “Durante años fue a la inversa”, dice Robles.

No fue raro que los mexicanos que viven cerca de la frontera condujeran hacia el norte para llenar sus depósitos.

La tendencia alcanzó mayor expresión en 2017, con el aumento de precios que siguió a la desregulación de la industria petrolera.

Gasolinero en Tijuana.

Getty Images

Cientos de mexicanos acudieron entonces a repostar a las estaciones de servicio de Caléxico, una ciudad californiana que linda con Mexicali, la ciudad más septentrional de México.

“Un aumento de las ventas del 6%”

Patricia Saharagui, gerente de relaciones públicas de la cadena de gasolineras Rendichicas, calcula que sus locales cercanos a la frontera han experimentado en el último mes un aumento de las ventas del 6%.

Cuentan con 39 estaciones de servicio en el el estado de Baja California, 32 de ellas en Tijuana. Y 75 en el país y el 90% de sus trabajadoras son mujeres.

Venden el galón de gasolina regular a un promedio de US$3,88 y la Premium a US$4,12. Y han colocado carteles promocionales en los que se lee: “Tu aliada para ahorrar en ambos lados”.

“El ahorro de comprar en Tijuana es considerable, hasta US$50-60 dependiendo del tipo de automóvil”, le dice a BBC Mundo.

Gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

Manuel Noctis
“Tu aliada para ahorrar en ambos lados”, dice el cartel de esta gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

“Al punto de que hay californianos que cruzan específicamente para cargar (el tanque de combustible). Ahora les sale a cuenta hacer una fila de tres horas” en el paso fronterizo para entrar de regreso a EE.UU.

“Lo mejor de ambos lados”

Es algo que Julio Vaquero no descarta.

Residente de San Diego, compartió un video en TikTok en el que se le veía repostando su Honda Civic en Tijuana por US$40. “800 pesos. Tanque lleno”, decían.

Una semana después, pagó US$70 por llenar el depósito en California.

Vive a 20 minutos en coche de Tijuana y suele ir cada mes, aunque si los precios siguen subiendo, empezará a hacer viajes semanales por la gasolina, le dice a la BBC.

Precio de la gasolina en México.

Getty Images

“Es lo bueno de vivir en una región binacional“, explica Jason Wells, de la Cámara de Comercio de San Ysidro.

Se refiere a los ciudadanos de ambos lados que cada día cruzan la frontera, para trabajar, asistir a la escuela, visitar a la familia, ir al médico, de compras o a hacer turismo. Y ahora, para poner gasolina a sus vehículos.

“Para nosotros cruzar la frontera es como cruzar la calle. Aprovechamos lo mejor de cada lado, vivimos lo mejor de ambos mundos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dVR9HB4arCs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.