Padrón electoral a la carta: así se venden tus datos personales en la red
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Juan Gómez

Padrón electoral a la carta: así se venden tus datos personales en la red

Comprar el padrón con la información de más de 93 millones de electores solo requiere algunas búsquedas en internet y entre 3 mil y 30 mil pesos. Aunque el INE ha recibido 35 denuncias por esta venta ilegal, el problema persiste.
Juan Gómez
Por Juan Gómez
17 de abril, 2022
Comparte

Fotografía, edad, nombre completo, domicilio, firma, clave de elector, Clave Única de Registro de Población (CURP), huellas dactilares. Todos estos datos personales, recopilados por el Instituto Nacional Electoral (INE), circulan hoy en el mercado negro de la información y pueden adquirirse en precios que van desde los 3 mil hasta los 30 mil pesos.

“PADRÓN ELECTORAL INE, excelente precio, por estado de la República”, “Vendo base ine 2021, ocr y clave de elector”, “Quien necesite tengo ine en fotos por ambos lados”, “Muestra_Ine.xlslx”, “Colegas donde puedo conseguir la base de datos del INE?”…

Esos son algunos de los mensajes que pueden encontrarse en grupos de Facebook, canales de Telegram y foros especializados en ventas de bases de datos bancarias y de instituciones públicas. Algunas plataformas son privadas, otras están al alcance de una búsqueda usando los términos correctos. 

En público y en privado, los vendedores afirman poseer copias del padrón electoral mexicano que, de acuerdo con el INE, tiene más de 93 millones de registros.

Información privada a la carta

Se hace llamar Ángel Torres, en su perfil dice vivir en Qatar y es el moderador de un grupo privado donde se vende información sensible. Tras contactarlo, afirmó que tiene diversas bases del INE.

“Te puedo hacer una búsqueda, pásame nombre y estado”, dijo el vendedor, quien como prueba mostró los resultados de una búsqueda con información de la investigadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

El paquete proporcionado incluyó su edad, fecha de nacimiento y la ubicación precisa de su domicilio en la colonia Toriello Guerra, en la alcaldía Tlalpan. El precio de esta información, junto con la de otros millones de registros, era de 3 mil pesos.

El vendedor hizo otra búsqueda y como otra prueba expuso datos de otra figura pública: el excandidato presidencial Ricardo Anaya. En este caso, Ángel Torres igualmente proporcionó la edad del panista, su fecha de nacimiento y un domicilio en la colonia Club Campestre de Querétaro. 

En agosto de 2021, el diario Reforma publicó que una casa justamente en esa zona forma parte de la indagatoria que la Fiscalía General de la República (FGR) mantiene contra Anaya por los sobornos que presuntamente recibió de la empresa Odebrecht. Al respecto, Anaya afirmó que la propiedad era de su madre desde 1993 y que ella se la había regalado en 2005.

El listado que los vendedores ofrecen contiene información como clave de elector —compuesta de 18 dígitos—, estado, distrito, municipio, sección, localidad, manzana y CURP.  

Las CURP de Gutiérrez Müller y Anaya fueron cotejadas en la página del Registro Nacional de Población (Renapo), mientras que la autenticidad de las claves de elector entregadas por el vendedor fue confirmada en las páginas de personas afiliadas a partidos políticos. Gutiérrez Müller milita en Morena desde noviembre de 2013 y Anaya está afiliado al PAN desde agosto del 2000. 

El mismo ejercicio de solicitar consultas en el padrón como prueba de veracidad se realizó con otros tres vendedores, quienes accedieron a buscar la información.

Un usuario denominado Ibav Garco ofreció una base de 2018 en 30 mil pesos. Envió videos de su computadora con el padrón y buscó en vivo el nombre de Gutiérrez Müller.  

Otra usuaria, quien se identificó como Sandra Mejía e interactuó en el grupo privado “Venta de Base de Datos para callcenter México”, ofreció en 3 mil pesos una base de datos subdividida por estados y con un peso de 3.2 gigabytes. 

Un internauta más, bajo el nombre Román López, del grupo “Venta de bases de datos para telemarketing y comercio electrónico”, ofreció hacer una consulta. Momentos después, envió un mensaje con los datos ordenados de forma similar a la del primer vendedor. 

En una nota de voz, López dijo que la primera consulta era gratuita y que por solo 200 pesos podía buscar los datos de cualquier mexicano en sus archivos.

Otro usuario que refirió vender información para campañas de mailing —envío masivo de correos electrónicos— ofertó 93 millones de registros en “10 mil pesos, a negociar”. Durante la charla para solicitar informes, compartió un archivo de muestra: 239 registros con nombres completos, fechas de nacimiento, sexos, domicilios y CURP de ciudadanos en cuatro entidades.

Un análisis de metadatos —aplicado con la herramienta Jeffrey’s Image Metadata Viewer— permitió saber que el archivo fue creado el 30 de enero de 2019, mientras que consultas aleatorias en el Renapo indicaron que las CURP entregadas coinciden con las reales.

Padrón

Padrones en remate: su uso político 

“Los compran partidos políticos, personas de marketing y hasta compañías telefónicas”, explica Israel Reyes Gómez, profesor de la George Washington University y experto en seguridad informática.  

El académico advierte sobre las vulnerabilidades del INE en relación al resguardo de datos personales y recalca la facilidad con la que copias de padrones circulan en internet. Él y su equipo de investigación accedieron en julio de 2021 a foros de la web oscura donde se vendía el padrón electoral.

“Encontramos precios de 500 dólares (10 mil 371 pesos), ese fue el máximo valor que encontramos”, asegura Reyes. “Están devaluándose”.

Que más de 90 millones de registros de ciudadanos puedan adquirirse a tan bajo precio tiene una explicación: existen numerosas copias en el mercado subterráneo. 

“Imagínate, tú lo compras en 500 dólares o 10 mil pesos, pero se los vendes a partidos políticos: cuando recuperas tu inversión, ya lo das en remate”, dice Reyes.

Con el padrón, operadores políticos pueden tener en sus manos “una visualización por región, por municipio, por colonia, pueden tener hasta el estudio de la tendencia del voto (…) Teniendo el padrón actualizado, es una herramienta sumamente poderosa para quien la sepa utilizar”, indica. 

Iván Martínez, oficial de incidencia de la Red de Defensa de los Derechos Digitales (R3D), señala que las bases de datos ofertadas en estos grupos “son verídicas, no son un timo, sí existen, circulan y son una evidencia contundente de lo barato que puede ser obtenerlas”.

Y aunque los propios partidos políticos tienen legítimo derecho a acceder al padrón electoral y a la lista nominal de electores, de acuerdo con el artículo 148 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe), el INE ha aplicado multas millonarias a MC y al PRI, debido a que copias bajo su resguardo terminaron filtrándose y vendiéndose en plataformas como Amazon y Mercado Libre, en 2016 y 2017.  

El INE determinó sancionar a ambos partidos tras concluir que no cumplieron con su responsabilidad de resguardar debidamente el padrón de electores.

Datos biométricos en riesgo 

Pero no solo se venden listados. Ángel Torres e Ibav Garco también dijeron vender “sábanas del INE”. 

Las “sabanas” son expedientes de electores que contienen datos más sensibles y que no figuran en las hojas de cálculo, como escolaridad, ocupación, firmas, fotografías y huellas dactilares. 

Un vendedor dijo ofrecer en mil 200 pesos cada una. Como prueba, mostró la “sábana” de un hombre de 70 años residente de Jalisco. Otro fijó cada “sábana” en 3 mil pesos y adjuntó como prueba el documento de una mujer de 24 años originaria de San Luis Potosí.

Algunos usuarios más venden fotografías de credenciales de elector por lotes. Uno de ellos escribió: “Ahorita me llegó un lote de 2 mil credenciales, en cuatro pesos cada una, viene por ambos lados”. 

Sábana

Iván Martínez, de R3D, apunta que la vulneración de los datos biométricos, como los que pueden obtenerse de una identificación o una “sábana”, es muy difícil de reparar y acarrea consecuencias catastróficas, como el uso de los datos para el espionaje y la suplantación de identidad.  

“Otro tipo de datos que puede aportar una persona en un padrón son reversibles o se pueden cambiar (como el domicilio); otros, datos como los biométricos, son irreversibles. No te puedes cambiar las huellas dactilares, el iris del ojo, la forma de la cara”. 

Adrián Cervantes Jaime, especialista con 11 años de experiencia en aplicación de tecnologías biométricas y miembro de Robo de Identidad MX —una organización dedicada a concientizar sobre los riesgos de este ilícito—, coincide en los peligros que conlleva la venta ilegal de datos, caldo de cultivo para engaños y fraudes.

Menciona como ejemplo: “(Los criminales) iban a una agencia, sacaban un auto con un nombre, luego iban a otra con otro nombre, iban a otra, luego a otra… y en una semana podían sacar el crédito de 10 autos, e incluso se ha dado el caso de flotillas y no lo pagaban”.

En los grupos monitoreados durante la investigación, los usuarios ofertan y adquieren documentos para validar identidades que no son suyas y así acceder a préstamos bancarios.

El riesgo de un posible padrón único

Los vendedores ofrecen padrones completos o subdivididos por entidad federativa, bases de datos que concentran información de millones de personas a bajo precio, lo que representa un riesgo elevado para la seguridad, consideran los especialistas consultados.  

“Algunas (personas) sugieren que debe existir una base de datos biométrica única y controlada de manera gubernamental, mi opinión y junto a otros especialistas es que no, tener el control absoluto ya es un gran riesgo”, señala Adrián Cervantes. “Lo que sí se debe tener son estándares claros del manejo de la información”

Mientras, Iván Martínez observa con preocupación una narrativa imperante en las instituciones de seguridad de México, la cual pretende justificar el empadronamiento de millones de personas para combatir a la delincuencia, por ejemplo, con la reciente propuesta de un Padrón Único de Telefonía Móvil.  

Desde la R3D, se considera que, a mayor vigilancia y control de la población con datos, la crisis de seguridad no se resuelve, sino que se agudiza. Incluso, se apunta al uso indebido de información sensible para el acoso a activistas, periodistas y defensores de derechos humanos. 

Para la organización, se trata de discursos tecnosolucionistas. “La justificación simplista es el argumento de la seguridad”, concluye.

Pese a pesquisas, el comercio ilegal continúa 

En información entregada vía transparencia, la Dirección Jurídica del INE informó que desde enero de 2000 a noviembre de 2021 se cuenta con 35 denuncias por presunta venta del padrón electoral, dos de ellas relacionadas con Facebook. 

Por separado, la Dirección de Investigación de Responsabilidades Administrativas (DIRA), adscrita al Órgano Interno de Control del INE, respondió que existen cinco expedientes de investigación en trámite y cuatro denuncias por venta de información en Facebook.   

Mientras el INE continúa las investigaciones sobre la filtración de datos más reciente —que tuvo lugar en julio y que se suma a otras nueve en las últimas dos décadas—, vendedores siguen ofreciendo datos personales de más de 90 millones de mexicanos.

Respuesta del INE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo aumentar la vida útil de las prendas y ayudar a salvar el planeta

La reutilización creativa, organización y remiendos decorativos son algunas de las soluciones para extender a vida útil de las prendas. Cuidar de tu ropa significa cuidar también del planeta.
3 de mayo, 2022
Comparte

En su libro de 2021 La ropa que amas dura (Loved Clothes Last), Orsola de Castro, fundadora de la campaña mundial Fashion Revolution, lanza una apasionada súplica.

“Pasé años hurgando en tiendas de ropa de segunda mano y vi cientos de piezas perfectas abandonadas simplemente por una cremallera rota”, dice.

“Después de todo, ¿por qué gastar tiempo y dinero arreglando una cremallera rota cuando es más rápido, más barato e infinitamente más divertido comprar un nuevo atuendo con una cremallera que funciona?”.

“Pero, ¿podemos detenernos y analizar qué estamos haciendo cuando despreciamos una prenda por la cremallera que se rompió? ¿Qué pasaría si decidiéramos reemplazarla?”, pregunta.

El cuestionamiento de Castro es uno de los muchos a los que se enfrenta la industria de la moda en el siglo XXI.

Cada vez es más difícil ignorar el daño social y ambiental causado por la fabricación de ropa.

Las tasas de consumo de recursos naturales son estratosféricas, sin mencionar los niveles de contaminación y desperdicio, mientras que las cadenas de suministro globales están marcadas por la explotación.

Y el sector también es responsable de entre el 2% y el 8% de las emisiones globales totales de gases de efecto invernadero, según el estudio.

Cremallera rota

Getty Images

Productos no esenciales

Estas son cifras impresionantes considerando que, hasta cierto punto, esta es una industria de productos no esenciales.

Muy pocas personas en las capitales de consumo de moda de todo el mundo realmente necesitan más ropa.

Aun así, se producen entre 80 mil y 100 mil millones de prendas al año, y esta estimación es conservadora.

La industria de la moda está luchando para enfrentarse a este desafío con planes y minuciosas investigaciones que incluyen una variedad de proyectos que van desde aumentar la eficiencia energética en las cadenas de suministro, cambiar a materiales renovables, invertir en innovación de materiales para evitar los sintéticos, promover iniciativas de justicia social o combatir la crueldad a los animales.

Pero aunque estos esfuerzos tienen buenas intenciones, se enfrentan a una industria que ya tiene un impacto ambiental masivo.

Basta decir que la mayoría de estos 80 mil y 100 mil millones de prendas terminan siendo incineradas o arrojadas a los vertederos con muy poco uso.

Orsola de Castro

Penguin Books
Para ayudar al medio ambiente, debemos ser creativos con la ropa que ya tenemos, en lugar de comprar siempre ropa nueva, dice Orsola de Castro.

Cuida para durar más

La pandemia ha sacudido las ventas mundiales de ropa.

Ahora, están en camino de volver a alcanzar niveles ligeramente superiores a los de 2019, según los informes State of Fashion de la consultora estadounidense McKinsey & Company.

Cada vez más activistas argumentan que una de las maneras más fáciles de reducir el impacto de la industria de la moda es comprar menos.

O incluso mucho menos.

Solo tres prendas nuevas al año, según el grupo activista británico Take the Jump, y hacer que la ropa que ya tienes dure más.

La idea básica es que la industria de la moda necesita reducir sustancialmente su tamaño.

Desfile de moda

Getty Images

Prolongar la vida útil de una prenda

Para una generación de compradores alimentados por deseos construidos artificialmente y gratificación instantánea, este puede ser un objetivo difícil de imaginar, pero los números son irrefutables.

Una investigación realizada por la organización ecologista británica Wrap indica que prolongar la vida útil de una prenda en tan solo nueve meses podría reducir su impacto medioambiental hasta en un 10%.

Imagina lo que podríamos conseguir durante décadas.

Los factores que contribuyen a lograr este objetivo incluyen la compra de ropa de buena calidad, la disposición de los usuarios a usar la misma ropa muchas veces y su capacidad para cuidarla.

Puede sonar fácil, pero si eso fuera cierto, ya lo habríamos hecho.

Es solo que, en este momento, los riesgos parecen demasiado abrumadores como para no intentarlo.

Ha pasado poco más de una generación desde que perdimos el arte del mantenimiento de la ropa.

Mientras que la vida de nuestros abuelos era de ahorro y reparación, la mayoría de los consumidores de hoy se han acostumbrado al sistema de usar, romper y tirar.

Las prendas perfectas de Castro con cremalleras rotas son síntomas de una profunda falta de conexión con la forma en que se hacen las prendas.

Cosiendo ropa

Getty Images

Pero ahora es más importante que nunca preguntarse por qué tanta ropa está hecha con materiales derivados del petróleo.

Hay que preguntarse si la viscosa de esa camisa fue extraída de bosques milenarios, si hay piel de animal en ese pompón o por qué solo una pequeña fracción de los trabajadores de las industrias de la confección gana salarios decentes.

Y también si todavía queremos seguir provocando caos.

El subtítulo del libro de Castro es Cómo la alegría de remendar y ponerse la ropa puede ser un acto revolucionario.

Es un hecho. Necesitamos una revolución.

¿Qué hacer?

El primer paso es visitar tu guardarropa.

En 2019, la organización británica TRAID lanzó la campaña “23 Percent” (23%) para resaltar la proporción de prendas que los londinenses guardan sin usar en el armario.

El diseñador de moda estadounidense Sam Weir es el fundador de Lotte.V1, un servicio personalizado de combinación de ropa y accesorios que tiene como objetivo revitalizar nuestra relación con la ropa.

Armario

Katrina Hassan/Spark Joy London
Si la ropa está organizada, es más fácil saber exactamente lo que tienes y aumenta la disposición a usarla y cuidarla.

Weir tiene una amplia experiencia en campañas de alto perfil y dice que “muchos de nosotros no usamos lo que tenemos porque nos han enseñado a encontrar soluciones para combinar la ropa según el consumo”.

“Combinar ropa permite que las personas se expresen y se diviertan con la ropa, sin comprar (piezas) nuevas; fuerza la creatividad y (hace) que las personas realmente usen su ropa. Implica aprender a interactuar con la moda, sin consumismo, y establecer una relación con nuestras cosas”, explica Weir.

¿Por dónde podemos empezar?

“Reserva dos horas y abre tu guardarropa”, enseña.

“Busca piezas que no hayas usado en meses o más. Una de ellas podría ser una camisa de vestir. Aquí es donde la ropa a juego puede ayudar”.

Weir continúa: “Póntela con unos jeans casuales, algo que solo usarías el fin de semana. Agrega un par de zapatos de tacón bajo y un blazer. Al combinar la ropa, has convertido una pieza que solo usaste en un ambiente en algo para usar en innumerables ocasiones“.

“Con la combinación creativa, los vestidos pueden convertirse en faldas o tops, lo viejo vuelve a ser nuevo. Es como si acabaras de ir de compras, sin haber salido nunca de tu guardarropa”, concluye.

Las buenas compras son un buen punto de partida, según Mikha Mekler, profesora de gestión de producción en el London College of Fashion. Para ella, “la forma en que compramos es el problema. Si compramos calidad, (la ropa) durará más”.

Comprando ropa en internet

Getty Images

Empieza por evitar las marcas de moda de consumo, con sus gigantescas campañas publicitarias, llenas de celebrities.

Busca marcas con conducta ética que se enorgullezcan de ser artesanales.

Y aun así, compruébalo tú mismo: el peso del producto y la calidad de sus detalles pueden decir mucho.

“Pruébate la ropa”, aconseja Victoria Jenkins, tecnóloga de ropa y fundadora de la marca de ropa ajustable Unhidden.

“Tira, tira, examina la costura. ¿Está limpia y ordenada o llena de hilos sueltos? ¿Puedes ver líneas visibles en los puntos de tensión de la costura? ¿La camisa tiene tiras sobre los hombros para que no se deforme cuando se cuelga? ¿El dobladillo es fuerte o puede desprenderse con facilidad? ¿La tela tiene puntadas descoloridas o más defectos de impresión de los esperados?”, dice.

El siguiente paso es tener cuidado.

Lavar menos la ropa

En su estudio de 1954 titulado Jabones en polvo y detergentes, el semiótico francés Roland Barthes escribió sobre el uso de espuma, que no es estrictamente necesaria en el proceso de limpieza, en la publicidad del detergente.

Para él, “lo importante es el arte de disfrazar la función abrasiva del detergente con la deliciosa imagen de una sustancia, a la vez profunda y aireada, que puede controlar el orden molecular del material sin dañarlo”.

Persiste la idea de que el lavado de alguna manera renueva y refresca, pero en realidad es muy destructivo, como señala Barthes.

La mayoría de los expertos en ropa sostenible están de acuerdo: lava menos la ropa y lávala con detergentes naturales suaves.

Hazlo del revés para evitar que los colores y estampados se desvanezcan.

Planeta

Getty Images
Para ayudar al medio ambiente, debemos ser creativos con la ropa que ya tenemos, en lugar de comprar siempre ropa nueva.

La diseñadora Stella McCartney dijo en una entrevista con el periódico británico The Observer en 2019: “La regla es no limpiar. Dejas que la suciedad se seque y la cepillas. Básicamente, en la vida, la regla general es: si realmente no necesitas limpiar algo, no limpies”.

“No me cambio el sostén todos los días y no tiro las cosas en la lavadora solo porque han sido usadas. Soy increíblemente higiénica, pero no soy una fanática de la limpieza en seco, o cualquier tipo de limpieza, en realidad”, añadió.

Para Mekler, “cuidar la ropa sigue siendo algo que la gente hace mal a diario. Yo lavo mucha ropa, especialmente la más fina e incluso los jeans, en el ciclo de lavado de prendas delicadas, a menos que estén muy sucias”.

Considera colgar la ropa ligeramente sucia en el baño mientras se ducha y deje que el vapor haga el trabajo de limpieza. Evita el secado en secadora.

Agita la ropa y cuélguela para que se seque. Y celebra los beneficios ambientales de tus nuevas rutinas.

Ropa tendida

Getty Images

Según Energy Star, el programa de eficiencia energética de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), una lavadora promedio usa más de 93 mil litros de agua al año.

Es decir, aproximadamente la mitad de lo que una persona bebe en su vida.

Además del agua, cada vez que lavamos la ropa, arrojamos productos químicos y microfibras de telas sintéticas a cursos de agua ya sobrecargados.

Y finalmente, la mayoría de las emisiones producidas durante el periodo de uso del ciclo de vida de una prenda se generan durante el lavado y secado a máquina.

Reduce este proceso y estarás a la moda de forma sostenible.

Puedes leer este texto publicado originalmente en inglés en BBC Future.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZfhoPrrOp20

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.