Aviones deberán incorporar sistema anticolisiones en 2022, tras análisis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aviones en México deberán incorporar sistema anticolisiones este 2022, tras años de análisis

Pilotos consultados destacaron que el ACAS es un sistema esencial que sirve de “última barrera” de seguridad para evitar incidentes aéreos, y respaldaron la entrada en vigor de la norma oficial.
Cuartoscuro
13 de mayo, 2022
Comparte

Luego de una discusión pública que comenzó en 2018, el Gobierno federal alista la publicación de una Norma Oficial que establece la obligación para que concesionarios, permisionarios y operadores aéreos equipen este año sus aeronaves de ala fija con un radar de última generación que ayuda a pilotos a evitar choques entre aviones.

Se trata del Sistema Anticolisión de a Bordo (ACAS II, por sus siglas en inglés) Versión 7.1, un requisito obligatorio establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y que será incorporado a la Norma Oficial Mexicana NOM-069-SCT3-2019, actualmente en revisión de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer).

El equipo refuerza las labores que desempeñan los controladores de tráfico aéreo, pues alerta a pilotos de la presencia de aeronaves que pueden representar un riesgo de colisión independientemente de los avisos provenientes de tierra.

La incorporación del ACAS II 7.1 en las aeronaves debe cumplirse obligatoriamente este 2022, conforme acuerdos internacionales de la OACI de los que México es parte. Con ello, se busca mitigar el riesgo de interferencias de rutas e incidentes aéreos derivado del problema de la creciente saturación aeroportuaria en México y el mundo. La NOM también busca que las aerolíneas mexicanas no sean rechazadas en países donde ya se reglamentó el uso del equipo anticolisiones.

El proyecto de NOM data de 2018 y ha estado en análisis durante cuatro años; su última actualización fue el pasado 12 de abril, cuando la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) entregó a la Conamer la versión final, firmada por el secretario Jorge Arganis. 

Pilotos consultados por este medio destacaron que el ACAS es un sistema esencial que sirve de “última barrera” de seguridad para evitar incidentes aéreos, y respaldaron la entrada en vigor de la norma oficial.

En 2017, la entonces SCT elaboró un informe de la flota aérea nacional en el que señaló que, de las 1 mil 267 aeronaves que utilizaban ese año el espacio aéreo mexicano, 655 –más de la mitad– requerían instalar el equipo ACAS o actualizarlo a la versión 7.1. 

La incorporación del Sistema Anticolisión de a Bordo en aeronaves se reglamentó en México desde 2011 mediante una norma oficial previa, la NOM-069-SCT3-2010, pero, durante años, no se cumplió el equipamiento debido a la escasez de oferta en el mercado. 

“Durante su periodo de vigencia, se detectó que la instalación de cualquier tipo y versión de ACAS para algunas aeronaves con ciertas características no fue posible, lo anterior debido a la falta de desarrollo tecnológico disponible en el mercado”, cita el proyecto en la Conamer.

En la nueva versión de la NOM, la SICT reitera la necesidad no solo del sistema ACAS, sino de contar con la versión 7.1. En el documento se estableció que el costo promedio por el equipamiento de todas las aeronaves –con cargo a los propios concesionarios, permisionarios y operadores aéreos– sería de 29.2 millones de dólares, pero destacó que el beneficio de implementar la norma oficial para evitar colisiones –y, con ello, pérdidas materiales y humanas— ascendía a 169.1 millones de dólares, lo que demostraba la conveniencia de la NOM.

“Es bien sabido que la aviación cada vez es más solicitada por usuarios, lo que nos deja un crecimiento estimado del 9% anual en los últimos años; esto provoca que el control de tránsito aéreo se complique y genere la posibilidad de un accidente por colisión de aeronaves en vuelo. Se tiene 10 accidentes fatales en los últimos 65 años, lo que nos deja la estadística es (…) que se tiene la posibilidad de tener un accidente dentro de los siguientes 5 años”, dice la justificación económica de la norma.

Agrega que los concesionarios, permisionarios y operadores aéreos deben cubrir las modificaciones necesarias en las aeronaves para la instalación del sistema anticolisiones; implementar programas de capacitación y adiestramiento para sus tripulaciones en el uso del ACAS, así como elaborar bitácoras de eventos relacionados con el uso del equipo y reportarlo a la autoridad aeronáutica.

Leer más | Federación internacional de pilotos advierte riesgos por la operación de dos aeropuertos en la zona de la CDMX

Pilotos destacan necesidad del equipo

José Suárez Valdez, vocero de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), refirió que, a la fecha, todos los aviones destinados a los vuelos comerciales cuentan con un sistema anticolisiones que sirve de respaldo a las labores de los controladores de tráfico aéreo.

“Este sistema lo traen todos los aviones comerciales de pasajeros, lo que hace es que nos alerta de los aviones que se encuentran alrededor de nosotros, y nos da una resolución cuando hay un avión que su trayectoria compromete nuestra trayectoria; es decir, si yo voy descendiendo y hay un avión que el sistema detecta que me voy a encontrar en mi descenso, primero te da una alerta sencilla, te lo pone en colores en la pantalla, y posteriormente, si continúa este acercamiento, te dice: ‘cuidado con el tráfico’ en inglés, y por último, cuando serían 40 segundos antes de una posible colisión, te dice qué maniobra evasiva tienes que hacer, y se lo dice a los dos aviones, a uno generalmente lo manda subir, a otro generalmente lo manda bajar, así es como funciona, es una comunicación entre el sistema de dos aviones, a uno lo manda a hacer la trayectoria opuesta del otro, y así es como se evitan (las colisiones)”, dijo en entrevista.

Refirió que el equipo ACAS ha servido no solo para sortear riesgos ante el creciente tráfico aéreo, sino para evitar errores humanos.

“(El sistema) debería ser la última barrera porque esperamos que el servicio de control de tráfico aéreo evite este tipo de situaciones. También se trata de tener sistemas redundantes, todos los aviones tienen al menos dos motores, al menos dos sistemas hidráulicos, dos sistemas eléctricos, dos pilotos, entonces vas poniendo barreras de seguridad. En realidad, el sistema ACAS existe en el mundo porque se ha llegado a la necesidad de utilizarlo, hacer maniobras evasivas, porque, a lo mejor, hay un controlador de tráfico aéreo pero un piloto entendió mal la indicación y sube a una altitud que no era la asignada, muchos tipos de situaciones que podrían suceder, entonces este sistema es la última barrera porque evita que, ante el error de quien haya sido, o la situación que haya sido, haya una colisión en el aire”, explicó.

Suárez Valdez agregó que, en el caso de México, el reordenamiento del espacio aéreo por la entrada en operación del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) ha ampliado el número de trayectorias o “carreteras” aéreas, lo que ha incrementado el tránsito de aviones y el riesgo de incidentes.

“Lo que ha sucedido con el espacio aéreo, especialmente en la Ciudad de México, todos sabemos que se encuentra congestionado a raíz del rediseño propuesto; se hacen unas especies de carreteras en el aire de llegadas y salidas para el AIFA y el AICM; estas salidas y llegadas funcionan en condiciones ideales, pero no están planteadas para las condiciones orográficas y meteorológicas del Valle de México, y quizá tampoco para un aumento de tráfico, toda vez que este rediseño se propone en marzo de 2021, cuando era una época de franca recuperación de la pandemia y el tráfico no estaba al 100% como está hoy en día”, explica el vocero del ASPA.

“Entonces, cuando un piloto pide al controlador una desviación por mal tiempo, puede ser que haya una aeronave volando en alguna de las trayectorias de salida o de llegada de las tantas trayectorias que se han hecho hacia estos aeropuertos, entonces es ahí donde ha habido acercamientos de aeronaves. Creo que este tema del ACAS y las alarmas de proximidad al terreno que tenemos también le garantizan a la gente que sepan que los pilotos también estamos en todo momento viendo qué está sucediendo en el entorno y que nos ayuda a tomar decisiones. Está el sistema ACAS porque se usa, porque se necesita, porque en México y muchas partes del mundo ha habido este tipo de resoluciones (maniobras), y hemos hecho la maniobra evasiva porque se necesita, porque sirve, porque ha salvado situaciones que hubieran podido ser bastante comprometedoras”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estudio que asocia COVID con mayor riesgo de desarrollar trombosis y embolia

Los autores de la investigación sostienen que sus hallazgos son una razón más para vacunarse.
9 de abril, 2022
Comparte

Una persona que haya padecido la covid-19 tiene un mayor riesgo de desarrollar un coágulo de sangre grave en los seis meses siguientes de haber tenido la enfermedad.

Esa es una de las principales conclusiones de un reciente estudio realizado en Suecia y publicado en la revista especializada British Medical Journal (BMJ).

La investigación también encontró que las personas con covid grave, especialmente las que tuvieron que ser hospitalizadas, y las infectadas durante la primera ola tenían el mayor riesgo de coágulos.

El estudio no afirma que la covid-19 haya sido la causa de esos coágulos, pero sí identifica a la infección como un factor de riesgo para desarrollar trombos, es decir, coágulos de sangre en el interior de un vaso sanguíneo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores rastrearon el estado de salud de más de un millón de personas que dieron positivo por covid entre febrero de 2020 y mayo de 2021 en Suecia, y las compararon con cuatro millones de personas de la misma edad y sexo que no habían dado positivo.

Según los autores de la investigación, sus hallazgos resaltan la importancia de vacunarse.

Vacuna

Getty
Para los pacientes de la primera ola, antes de la vacunación, los riesgos de desarrollar este tipo de problemas es mayor.

Los hallazgos

El estudio mostró que después de una infección de covid-19 aumenta el riesgo de:

  • Desarrollar trombosis venosa profunda (TVP), que son coágulos de sangre en la pierna, dentro de un periódo tres meses.
  • Desarrollar embolia pulmonar, que son coágulos de sangre en los pulmones, dentro de un periódo de seis meses.
  • Sangrado interno, como un derrame cerebral, dentro de un periódo de dos meses.

Al comparar los riesgos de coágulos de sangre después de la covid-19 con el nivel normal de riesgo, encontraron que:

  • 4 de cada 10.000 pacientes con covid desarrollaron TVP, en comparación con 1 de cada 10.000 personas que no tenían covid.
  • Aproximadamente 17 de cada 10.000 pacientes con covid tenían un coágulo de sangre en el pulmón, en comparación con menos de uno de cada 10.000 que no tenían covid.
Arteria bloqueada

Getty

El estudio sostiene que el aumento del riesgo de coágulos sanguíneos fue mayor en la primera ola de la pandemia, probablemente porque los tratamientos mejoraron durante los meses siguientes y los pacientes mayores comenzaron a vacunarse en la segunda ola.

Ese resultado era “esperable“, según dice la doctora Inmaculada Roldán Rabadán, cardióloga del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, en declaraciones que recoge el portal Science Media Centre España.

“Entonces teníamos menos herramientas para manejar la enfermedad”, explica.

El riesgo de un coágulo de sangre en el pulmón en personas que estaban gravemente enfermas con covid mostró ser 290 veces mayor de lo normal, y siete veces mayor de lo normal después de una covid leve.

No se observó que una covid leve aumentara el riesgo de hemorragias internas.

Hospitalización

Getty
El estudio habla de una asociación entre estos problemas y la covid-19, pero no determina causalidad.

“Buena razón para vacunarse”

Los coágulos de sangre también pueden ocurrir incluso después de vacunarse, pero el riesgo es mucho menor, según indicó un estudio liderado por la Universidad de Oxford en agosto de 2021.

“Para las personas no vacunadas, esa es una muy buena razón para vacunarse: el riesgo es mucho mayor que el riesgo de las vacunas”, dice Anne-Marie Fors Connolly, investigadora del Departamento de Microbiología Clínica de la Universidad de Umea en Suecia y autora principal del estudio.

Frederick K Ho, profesor de salud pública en la Universidad de Glasgow que no estuvo involucrado en el estudio, sostiene que aunque el riesgo de coágulos aumenta después de la vacunación, “la magnitud del riesgo sigue siendo menor y persiste por un período más corto que el asociado con la infección”.

Coronavirus en la sangre

Getty

Covid y coágulos

El estudio no prueba que la covid sea la causante de los coágulos en la sangre.

Con este tipo de estudio “solo podemos determinar si existe una asociación entre la covid-19 y los coágulos de sangre o sangrado”, le dice Fors Connolly a BBC Mundo.

La experta añade que para establecer una relación de causalidad serían necesarios otros tipos de estudios.

“Los datos son claros en mostrar que hay una asociación (entre la covid-19 y los coágulos), pero lo que no está totalmente claro es cómo funciona esa asociación”, le dice a BBC Mundo Jon Gibbins, director del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares y Metabólicas en la Universidad de Reading, quien no participó en la investigación.

Vacuna

Getty

“Se necesitan otros esfuerzos para determinar si esto se debe a una condición inflamatoria de larga duración o alguna forma de disfunción inmunitaria de larga duración”, añade Gibbins.

Aun así, los investigadores creen que la aparición de los coágulos podría ser el efecto directo del virus en la capa de células que recubren los vasos sanguíneos, una respuesta inflamatoria exagerada al virus, o que el cuerpo forme coágulos de sangre en momentos inapropiados.

Frederick K Ho dice que este estudio “nos recuerda la necesidad de permanecer atentos a las complicaciones asociadas incluso con una infección leve de covid, incluido el tromboembolismo”.

Por su parte, la doctora Roldán Rabadán concluye que esta investigación “es muy relevante de cara al manejo de la enfermedad en el futuro”.


*Con información de Philippa Roxby y Carlos Serrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.